Primer Hombre en llegar la Luna Vida de Neil Armstrong



Primer Hombre en llegar la Luna – Vida de Neil Armstrong

El nombre de en la cuando, el 20 de julio de 1969, se convirtió en el primer hombre que pisaba la Luna. Millones de persona de todo el mundo pegadas al televisor fueron testigos de la hazaña de Armstrong, junto a Aldrin y Michael Collins, sus dos compañeros de la misión espacial Apolo XI, cumplían así uno de los logros tecnológicos-cientificos mas importantes de la historia de la Humanidad. Armstrong, murió el 25 de agosto de 2012 en Cincinnati, por una afección cardíaca.

Neil Alden Armstrong, astronauta estadounidense, fue la primera persona en caminar sobre la luna; nació el 5 de agosto de 1930, cerca de Wapakoneta, Ohio.

Él era el mayor de tres hijos de Stephen y Viola Armstrong Engel. Su pasión por los aviones quedó señalada a los seis años, cuando hizo su primer viaje en uno de ellos.

Es probable que cuando Neil Armstrong nació, en la granja de sus abuelos, en su destino estuviera escrito «elegido para la gloria». Sin embargo, no lo sabría hasta pasados varios años, cuando se convirtió en el primer ser humano en pisar el suelo lunar. Nada hubo en su infancia que dejara adivinar un futuro tan colosal.

Neil no fue un niño prodigio. Todo en él era discreto, salvo un detalle: su pasión por volar.

Eso sí lo hacía distinto de otros chicos de su edad. Hoy, más de cuatro décadas después de que una pisada suya fuera recibida en el mundo como «la mayor aventura de la historia», se ha elaborado una leyenda romántica sobre este personaje, que escapa de la celebridad refugiándose en su Ohio natal.

Según esa leyenda, a los dos años Armstrong mostró su primer interés por los aviones. Fue un día en que su padre, Stephen Armstrong, lo llevó a la Competencia Nacional Aérea de Cleveland.

El pequeño Neil se mostró muy entusiasmado mientras presenciaba las cabriolas de enormes y brillantes aviones. A los seis años, Neil iba a disfrutar de su primer vuelo en avión. Es probable que nunca se sepa si en esa ocasión visitó o no una cabina de mandos, y si de ahí nació su auténtica afición por las aeronaves. Pero sí que poco tiempo después empezó a fantasear con la idea de comandar un aparato.

Comenzó a tomar lecciones de vuelo a la edad de catorce años, y en su décimo sexto cumpleaños le fue concedida una licencia de piloto. A esa edad, Armstrong se construyó un pequeño túnel de viento (un túnel a través del cual el aire es forzado a una velocidad controlada para estudiar los efectos de su caudal) en el sótano de su casa, también realizó experimentos utilizando el modelo de aviones que había diseñado.

A través de estas actividades se estaba preparando para lo que sería una distinguida carrera en la aeronáutica o la construcción, diseño y navegación de las aeronaves.



SU DESTREZA COMO PILOTO LO LLEVÓ A LA ASTRONÁUTICAFUE EL PRIMER HOMBRE EN PISAR EL SUELO LUNAREE.UU. SACÓ VENTAJAS EN LA CARRERA ESPACIAL CONTRA LA URSS
LA PROEZA CONTÓ CON UN GRAN ALIADO: LA TVHOY SE DEDICA A LA ENSEÑANZA Y ASESORA PROYECTOS ESPACIALES

Armstrong también estaba interesado en el espacio exterior a una edad temprana. Su fascinación fue impulsada por un vecino que era dueño de un potente telescopio; en el que fue encantado con las vistas de las estrellas, la Luna y los planetas que vio a través de este dispositivo.

Ingresó a en la Universidad de Purdue en Indiana en 1947 con una beca de Marina de los EE.UU. Después de dos años de estudio fue llamado al servicio activo con la armada y ganó sus alas de piloto de jet en la Estación Aérea Naval de Pensacola, en Florida.

A los veinte años fue el piloto más joven en su escuadrón. Voló setenta y ocho misiones de combate durante la Guerra de Corea, una guerra civil desde 1950 hasta 1953 entre el Norte y Corea del Sur en el que China luchó en el lado comunista de Corea del Norte y los Estados Unidos lucharon para ayudar a Corea del Sur.

Después de la guerra Armstrong volvió a Purdue y completó una licenciatura en ingeniería aeronáutica en 1955. De inmediato aceptó un trabajo con el Laboratorio de Propulsión a Lewis Vuelo del Comité Consultivo Nacional de Aeronáutica (NACA) en Cleveland, Ohio. Un año más tarde se casó con Janet Shearon.

Poco después, Armstrong transferido a la NACA , donde se convirtió en un experto piloto de pruebas y voló los primeros modelos de aviones como el F-100, M-101, M-102, M-104, F-5D, y B-47. También fue piloto del avión cohete X-1B, una versión posterior del primer avión que rompió la barrera del sonido (el efecto de arrastre de aire en un avión al aproximarse a la velocidad del sonido).

Fue seleccionado como uno de los tres primeros pilotos de la NACA para volar el avión cohete X-15-motor. Hizo siete vuelos en este avión, que era una especie de primer modelo de las futuras naves espaciales. Logrando una altura récord de 207 a 500 pies y una velocidad de 3.989 millas por hora.

En 1962, Armstrong decidió convertirse en astronauta tras una selección de la NASA e ingresó a ella para su formación. En septiembre de 1962 se convirtió en el primer astronauta no militar de Estados Unidos. Su asignación de vuelo por primera vez como un astronauta fue como una copia de seguridad, o suplente, del piloto de Gordon Cooper, en la misión Gemini 5.

A posteriori continuó su formación especializada en la nave espacial Gemini y fue seleccionado como el piloto de mando para la misión Gemini 8. Con copiloto David Scott que fue lanzado desde Cabo Kennedy (ahora Cabo Cañaveral), Florida, el 16 de marzo de 1966. El Gemini 8 orbitó y se acopló como estaba previsto con otro vehículo en órbita, pero poco después la nave Gemini 8 se salió de control. Armstrong trajo al Gemini 8 al Océano Pacífico a sólo 1,1 millas náuticas del punto de aterrizaje previsto.

La conducta fría y profesional de Armstrong dio una fuerte impresión en sus superiores, quienes lo destinaron a la formación para el programa Apolo. Durante un vuelo de entrenamiento de rutina del vehículo de aterrizaje de la investigación, las embarcaciones de Armstrong se salieron de control; este se expulsó a sí mismo y aterrizó en paracaídas a unos metros de distancia del vehículo de formación, que se estrelló en llamas. Con sus emociones controladas de costumbre, él se alejó y con calma hizo su informe.

Misión Apolo 11
En enero de 1969 Armstrong fue seleccionado como comandante del Apolo 11, la primera misión de aterrizaje lunar. El 16 de julio a las 9:32 A.M. Hora del este (EDT), Armstrong, con los astronautas Michael Collins y Edwin Aldrin, despegó desde el Centro Espacial Kennedy en Florida.



El Apolo 11 pasó a la influencia gravitatoria (fuerza de la gravedad) de la luna el 18 de julio y la vuelta a la luna dos veces. Armstrong y Aldrin entraron en un módulo lunar (una pequeña nave espacial) llamado el Águila.

A medida que descendieron hacia la superficie lunar, su equipo se convirtió en sobrecarga, pero bajo las instrucciones del centro de control de la misión en Houston, Texas, Armstrong logró aterrizar el módulo. A las 4:17:40 pm. , el 20 de julio, una parte importante de la población de la Tierra estaba escuchando la transmisión de radio de Armstrong informando que el Águila había aterrizado.

A las 10:56 pm. puso el pie en la luna, diciendo: «Eso es un pequeño paso para el hombre, pero un salto gigantesco para la humanidad.»

Carrera después de la NASA
Apolo 11 fue la misión al espacio final de Armstrong. Luego se unió a la Oficina de la NASA de Investigación Avanzada y Tecnología, donde una de sus principales actividades era promover la investigación sobre el control de las aeronaves de alto rendimiento mediante la computadora. En 1971 comenzó a trabajar en la Universidad de Cincinnati en Ohio, donde pasó siete años como profesor de ingeniería aeroespacial.

Armstrong se mantuvo trabajando para el gobierno. En 1984 fue nombrado en la Comisión Nacional sobre el espacio, donde completó un informe con un ambicioso futuro de los programas espaciales de EE.UU., También fue líder de una comisión gubernamental para investigar la explosión desastrosa de la lanzadera espacial Challenger , que se produjo en enero de 1986.

Armstrong trabajó para varias empresas desde sus días de astronauta, incluyendo el cargo de presidente de los Sistemas de AIL, Inc., un fabricante de electrónica aeroespacial. En 1999 fue honrado en una ceremonia celebrada en el National Air and Space Museum de la Smithsonian Institution en Washington, DC, donde recibió la Medalla de Langley, en honor al trigésimo aniversario de la misión Apolo 11. Armstrong también hace ocasionales apariciones públicas en el aire en su ciudad natal de Wapakoneta, Ohio.

MITOS Y SECRETOS:

UN SUSTO:

Armstrong tuvo un percance en los ensayos previos a la misión Apolo XI En mayo de 1968, en Texas, guiaba el simulador Lunar Landing Research Vehide. Algo salió mal y la nave estalló en el aire. Armstrong salvó su vida al eyectar su asiento v saltar en paracaídas; sólo sufrió heridas leves.

TAN SOLO UNA QUEJA:



Según Armstrong, la misión espacial del Apolo XI transcurrió sin sobresaltos. Tuvimos muy pocos problemas, muchos menos de los esperados en la superficie. Fue una operación muy agradable y las temperaturas no eran altas. La combinación de los trajes espaciales y los aparatos en la espalda que mantenían nuestras vidas operaron a la perfección», afirmó. No obstante, sí se lamentó de que «la principal dificultad fue el poco tiempo para hacer la gran cantidad de cosas que nos hubiera gustado. Teníamos el mismo problema que un niño en una tienda de dulces».

UNA FALLA, UN SUSTO:

Houston sí tuvo que resolver con rapidez un problema de Apolo XI, ya que uno de los aparatos encargados del alunizaje se bloqueó. Según el ex-jefe de programas espaciales de la NASA en España, Luis Ruiz de Gopegui, «Armstrong, gritó, al ver cómo una luz roja de la cabina de mandos se encendía y centelleaba sin parar: ¡Tengo una alarma en la computadora que no conozco, díganme qué hago!». Esta señal, la alarma 1202, se hizo famosa, aunque no hubo mayores consecuencias.

SOBRE SU VIDA PRIVADA:

elogios importantes para la mujer

Poco se sabe de la vida privada de Armstrong, un hombre aislado del mundo y muy defensor de su intimidad; tan sólo, que se casó con Janet Shearon y tuvo tres hijos, Eric, Marky Karen -ésta última falleció en la infancia-. Quizás para entender su carácter basten sus propias palabras: «Ahora permanezco en casa, sentado y pensando en los buenos tiempos. Supongo que he tenido una buena vida y me siento muy afortunado. Todavía disfruto viendo a la gente que va al espacio. Leo todo lo que se refiere a las nuevas tecnologías y ayudo en el desarrollo de proyectos espacíales en todo lo que puedo.»

EN LA ARGENTINA:

Fue una de las primeras transmisiones televisivas vía satélite, recibida en la estación terrena de Balcarce. En la noche del 20 de julio de 1969, millones de argentinos vieron cómo Armstrong descendía del módulo Eagle. El seguimiento de la misión continuó hasta la madrugada del 21 de julio. En tanto, un argentino, el doctor Enrique Febbraro, declaraba al 20 de julio comoDía Internacional del Amigo..

ALGO MAS…
Entre los 50 cosmonautas estadounidenses, Armstrong, que en 1969 tenía casi 39 años, se destacaba por su sentido del orden, su gran autocontrol y por su carácter poco propenso a las fantasías. Nada le interesaba, excepto volar. «Cualquiera que lo trate, lo describirá como un sujeto frío, calculador» —decía de él otro astronauta—. «Su modo de pensar y de vivir es rígido como una operación aritmética».

Estudió ingeniería aeronáutica. Como piloto de la Marina, intervino en 78 misiones de combate durante la guerra de Corea. La guerra fue para él una experiencia técnica, una ocasión preciosa para familiarizarse con los más modernos equipos aeronáuticos. Tal como siempre lo manifestó, no es un romántico, detesta la aventura y el peligro, especialmente si los considera inútiles.

Antes de convertirse en astronauta, en setiembre de 1962, Armstrong ya trabajaba para la NASA (Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio) como piloto de pruebas del programa X-15, avión-cohete que era lanzado a los límites, de la estratosfera, tarea para la cual se encontraba ampliamente capacitado.

Cuando se proyectó el vuelo de la Apolo 11, Armstrong, que habría de ser el comandante de la nave, no fue elegido para ser el primero en desembarcar. Sintiéndose insatisfecho por ello, reclamó hasta que la decisión fue revocada y, finalmente, se le encomendó ser el primer hombre en hollar la superficie de la Luna.

Al regresar a la Tierra, declaró a los periodistas: «El alunizaje fue para mí el momento más emocionante del vuelo. En segundo lugar yo ubicaría al instante en que abandonamos la Luna». Cuando se le pidieron más detalles, recordó a los presentes que en la Luna el cielo es oscuro y la superficie del suelo clara, y manifestó que el trabajo no le había resultado cansador.

La prensa mundial consagró a Armstrong «el hombre del siglo» y hubo quienes llegaron a llamarlo, incluso, «el hombre del milenio». (Fuente Consultada: Revista Conocer Nuestro Tiempo Enciclopedia del joven N°2)

Profesora Sonia Gaynor Para Planeta Sedna

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------