La Oracion del Hijo – Martha Dora Arias



La Oración del Hijo – Martha Dora Arias

Diosito, hacé que mis padres lean esta carta.

Papa, mamá :

Cuando les pregunte o les cuente algo, no me respondan siempre «estoy ocupado» o «decímelo más tarde», necesito que me ayuden a elegir las formas y los valores con los que me moveré en la vida.

No pretendan sacarme del paso prometiéndome lo que no podrán cumplir porque la falta de palabra me volverá incrédulo y desconfiado.

No peleen ni griten en casa, sé que tienen muchos problemas para resolver y por eso les pido que razonen con tranquilidad , así no sufro, no me asusto, ni me altero pensando situaciones que yo aún no puedo solucionar.

No me enseñen a odiar ni a envidiar a la gente; traten de hacerme conocer la felicidad pues la vida misma con sus idas y vueltas, marchas y contramarchas, se encargará de ofrecerme su cuota de frustración y desaliento.

Ayúdenme a crecer en la sensibilidad, no quiero ser una computadora humana que gasta la vida calculando tener cosas, olvidándose de disfrutar, de sentir y amar; a los que piensan sólo en tener se les endurece el corazón y pierden el sentido de la realidad que los envuelve.

Enséñenme a ser solidario y a defender la vida; bien saben que nací en tiempos de agresión y violencia, de misiles y guerras bacteriológicas, de alcohol, contaminación y drogas, de sida y depredación; necesito confrontar la muerte con los brotes de las semillas y el crecimiento de los árboles y la multiplicación natural de los seres vivientes.

Traten de educarme en la solidaridad; creo que los partidarios de la verdad, la justicia y la naturaleza, si nos unimos, podremos defendernos de los insensibles que destruyen el país y el planeta, sin pensar en las consecuencias generacionales.

Nunca me mientan porque si lo hacen yo aprenderé a mentir; escuché decir que el mentiroso es capaz de cualquier delito y sé que les daría dolor y vergüenza tener un hijo ladrón, farsante o traicionero.

Les pido que sean justos conmigo y mis hermanos; soy chico pero me doy cuenta si obran con justicia y, esa justicia que practican, es lo que despierta mi respeto, admiración y confianza.

Jueguen jueguen conmigo, quiero compartir mi alegría y gastar con ustedes la energía de mis cortos años; si lo hacen, nadie ni nada podrá borrar de mi mundo interno las huellas generosas del afecto.

Cuéntenme un cuento todas las veces que puedan, preciso viajar por el mundo de la fantasía; seguramente las historias me ayudarán a comunicarme mejor y a despertar mi sensibilidad para percibir la dimensión del cosmos.

Cuando hago mis tareas escolares no se desentiendan diciéndome que no saben , que no entienden; una sola palabra de ustedes, un gesto oportuno, alcanzarán para alentarme y clarificar mis problemas.

Acérquense a la escuela y escuchen a mi maestra y si ven que presento dificultades, ayúdenme a sortearlas con coherencia; lo que más daño hace a mi personalidad son los dobles mensajes y las actitudes soberbias; creo que la señorita desea para mí lo mismo que ustedes, con todo el corazón.

Papá , mamá… sé que no son sabios ni adivinos y que éste es un tiempo muy difícil para los adultos que deben educar. Sin embargo estoy seguro que ustedes me aman y que por mi feliz y sano crecimiento, administrarán con respeto los necesarios sí y no, que orientarán la existencia de mis años primeros.

Gracias por darme la vida. Los quiero hasta el cielo.

Por Martha Dora Arias 

 

 



Volver al Inicio


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------