Origen de las Guerras en Medio Oriente Intereses Americanos



HOMBRES QUE DICTARON EL DESTINO DEL MEDIO ORIENTE

Osama Bin LadenYasir ArafatSadam Hussein

ORIGEN DE LOS CONFLICTOS EN EL MEDIO ORIENTE

La tensión que se arrastraba en la zona de Palestina desde antes de la guerra mundial, por los enfrentamientos entre judíos y palestinos, se agudizó a partir de la creación, en 1948, del Estado de Israel y de la expulsión de numerosos árabes de sus territorios.

La guerra permanente contra Israel, origen de numerosos intentos de movimientos panárabes, tenía como objetivos la independencia y la unidad de la nación árabe, aunque tuvo escaso éxito.

La riqueza petrolífera de los Estados árabes provocó constantes intervenciones imperialistas anglo-francesas en esta zona, apoyadas por Estados Unidos. El panarabismo fue tomando así un carácter cada vez más antioccidental.

El régimen nacionalista árabe, implantado en Egipto por Gammal Abdel Nasser (Iras el golpe de Estado militar que en 1952 derrota al rey Faruk), intentó convertirse en un aglutinante de ese sentimiento árabe, orientándolo contra el Estado de Israel y contra la dominación económica occidental. En 1956 tomó una audaz iniciativa: nacionalizó el canal de Suez, indemnizando a los accionistas británicos y franceses. El Estado de Israel, que, por otra parte, se estaba convirtiendo en la base predilecta de la penetración occidental en Oriente Medio, aprovechó la ocasión para desencadenar un ataque militar sorpresa sobre Suez, mientras tropas expedicionarias inglesas y francesas ocupaban la zona del canal.

La Unión Soviética tomó partido a favor de Egipto y amenazó con intervenir. La ONU, con la abstención de Estados Unidos, condenó las acciones de Israel, Inglaterra y Francia. Estas dos últimas naciones no tuvieron más remedio que retirarse.

A partir de entonces se fue incrementando el acercamiento entre los países árabes más progresistas (Egipto, Siria, Irak, Yemen) y la Unión Soviética. No obstante, dicha situación se invirtió a partir de la crisis de 1973. Estados Unidos, por su parte, tomaron directamente la defensa de los intereses económicos y estratégicos occidentales, desplazando a Inglaterra y a Francia. Síntoma de esta nueva actitud sería la intervención de los marines norteamericanos en Líbano en 1958, contra los peligros de una revolución de tipo nasserista.

La fundación y existencia de Israel generaron una serie de conflictos con sus vecinos en
Oriente Próximo que dieron lugar a problemas en la región que siguen sin resolverse.

La Guerra de la Independencia de Israel
Poco después de que los británicos se retiraran de Palestina en 1948 empezó la Guerra de la Independencia de Israel. El 15 de mayo de 1947 se declaró la fundación del estado de Israel, pero muchos árabes rechazaron formalmente el Plan de Partición aprobado por la ONU en noviembre de 1947.

Dicho plan establecía la fundación de un estado judío y otro árabe en Palestina, pero tanto las milicias judías como las árabes iniciaron una campaña por controlar los territorios colindantes a las fronteras delimitadas por la ONU.

Las milicias palestinas contaron para ello con el apoyo de soldados iraquíes, sirios, egipcios, jordanos y libaneses. Un millón de refugiados palestinos huyó de territorio israelí y 600.000 refugiados israelíes huyeron de territorios árabes de todo Oriente Próximo.



Mientras los refugiados israelíes se incorporaron en el nuevo estado, los palestinos apenas recibieron ayuda del resto del mundo árabe y se vieron forzados a construir sus hogares en campos de refugiados de la región, donde muchos de ellos permanecen todavía.

Hubo excepciones: el rey marroquí se negó a expulsar a los judíos y los líderes de la población israelí de Haifa instaron a los árabes a permanecer en ella. El alto el fuego se produjo con la firma de un armisticio en Rodas en 1949, pero el tratado de paz aún está por firmar. (ampliar este tema)

Las divisiones religiosas y étnicas en Oriente Próximo han precipitado numerosos conflictos, mientras que sus reservas de petróleo han atraído sobre la zona la atención internacional.

Petróleo y desarrollo
El descubrimiento y la explotación de las reservas de petróleo ha condicionado en gran medida la historia de Oriente Próximo del siglo XX. La región había estado ocupada desde tiempos inmemoriales por turcos otomanos, lo cual dio origen al nacionalismo árabe. Cuando el Imperio Otomano se derrumbó al final de la I Guerra Mundial, los británicos y los franceses se repartieron la zona y la gobernaron a modo de protectorado, hasta concederle la independencia tras la II Guerra Mundial.

A causa de los siglos de gobierno no árabe vividos, un movimiento panárabe acompañó a la descolonización. Conatos como los de la República Árabe Unida, una unión de Siria y Egipto entre 1958 y 1961, pueden analizarse a la luz de esta tendencia. Sin embargo, el nacionalismo panárabe fracasó debido a que los nuevos dirigentes no estaban dispuestos a renunciar a su poder.

A ello cabía sumar que los distintos países tenían niveles de riqueza diferentes debido a la distribución desigual del petróleo en la región. La religión también demostró ser un factor de división, al escindirse la población árabe entre el islamismo chuta, el islamismo sunita y el cristianismo.

Después de la Guerra de la Independencia de Israel, los refugiados palestinos se instalaron en campos de refugiados diseminados por toda la región y el hecho de que otros Gobiernos árabes se hayan negado a ofrecer la ciudadanía a los palestinos, pese a haber nacido en dichos campamentos, continúa subrayando la inviabilidad del panarabismo. Cabe destacar también que en Oriente Próximo existen países que no están dominados por poblaciones árabes, como Turquía, Egipto e Irán.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *