Falta de Vitamina B12 Carencia Deficiencia Consecuencia Exceso B12



Falta de vitamina B12

LOS RIEGOS DE LA CARENCIA DE VITAMINA B12 EN EL ORGANISMO:

Al envejecer, nuestro estómago produce menos ácido. La vitamina B 12 de los alimentos está asociada a las proteínas, que nuestro cuerpo descompone para poder absorber la vitamina en cuestión. Hace falta el ácido del estómago para realizar esta tarea.

Los signos de una deficiencia de vitamina B12 tardan mucho tiempo en manifestarse y son muy sutiles. Hace falta la B12 para mantener la mielina, el cubrimiento que protege las células nerviosas.

Si se desgasta la mielina, tenemos una sensación de debilidad y aturdimiento, además de sensación de quemazón en las extremidades, problemas de memoria y cambios de humor. Un efecto mucho más dramático de la deficiencia de esta vitamina es la incapacidad de las células sanguíneas para transportar el oxígeno. Si hay una ausencia de B12, las células aumentan su tamaño de manera anormal al tratar de capturar mayor cantidad de oxígeno.

A esto se le llama macrocitosis o anemia perniciosa. La dosis general recomendada para persona mayores de cincuenta años es un suplemento de vitamina B12 que contenga al menos un valor diario de 2,4 microgramos, pero algunos científicos recomienda una dosis mayor, hasta 25 microgramos. No se corre ningún riesgo de sobredosis. Un estudio de la Universidad de Tufts obtuvo unos resultados sorprendentes.

Desde hace tiempo se sabe que la B-12 es importante en el sistema nervioso y su funcionamiento.  Estudios recientes han comprobado que la suplementación con B-12, aún antes de que aparezcan síntomas claros de deficiencia, mejoran síntomas neuro-psicológicos como memoria, desorientación, reflejos bajos, debilidad, fatiga, desórdenes psiquiátricos, percepción del dolor y sensibilidad del tacto.

La deficiencia de B12 causa disfunciones neurológicas como depresión, estado anímico variable, confusión, agitación, psicosis y a veces coma.

Los investigadores analizaron a 3.000 adultos sanos con buenos hábitos alimentarios y descubrieron que el 40 % de ellos tenía unos niveles de B12 en sangre muy bajos. Parece ser que no absorbemos esta vitamina tan bien como creíamos al comer carne, pollo y pescado. Quizá al cocinarlos, la vitamina se une con más fuerza a las proteínas.

La absorbemos mejor en los productos lácticos; un vaso de leche nos aporta un microgramo de B12. ¿Quién tiene la última palabra? Todo el mundo debería tomar un suplemento de vitamina B 120 consumir regularmente suficientes productos lácteos en nuestra dieta cotidiana. Y debemos incluirla cuando aún nos acordamos de hacerlo, la deficiencia de vitamina B12 afecta a la memoria.



Fuente Consultada: Información Basada en el Libro «Porque los Gallos Cantan al Amanecer» de Joe Schwarcz y Sitio web www.alimentacion-sana.com.ar.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------