Mapa de Avistamientos de OVNIS Lugares donde se observaron OVNI






LOS OVNIS

En 1947 se produjo el incidente de Roswell en los EE.UU. , lo que generó el fenómeno OVNI en todo el mundo. Desde entonces se multiplicaron los avistajes de presuntas naves extraterrestres. Cronología de los principales casos ocurridos en cada continente.

Algo que indudablemente apasiona al hombre de nuestro tiempo y acicatea su curiosidad es la presunta existencia de los denominados OVNI (sigla de Objetos Voladores No Identificados), más popularmente conocidos por “platillos voladores”. Mucho es lo que se ha discutido y se discute acerca de su posible origen, y, frente a la incógnita que plantean, las opiniones están divididas entre los que admiten incontrastablemente su procedencia extraterrestre y los que rechazan de plano tal posibilidad por considerar que carece de asidero científico.

Otros, menos drásticos respecto del punto de vista que sustentan, reconocen que han ocurrido hechos aparentemente inexplicables y por lo tanto susceptibles de una seria y profunda investigación. Al acrecentamiento de la polémica contribuyen, y en grado sumo, La televisión, el cinematógrafo y las novelas de ciencia-ficción.

La hipótesis más generalizada sostiene que dichos objetos son movidos o están tripulados por seres dotados de una inteligencia superior y que no pertenecen a nuestro planeta. Pero, ¿quiénes son esos seres y cómo son esos objetos que vienen intrigando a la humanidad desde hace varios años? A menudo los periódicos y las publicaciones especializadas registran en sus páginas fotografías de esos artefactos tomadas muchas de ellas por meros aficionados, algunos legos en la materia, pero también de las que han obtenido personas cuyo nivel profesional (marinos, oficiales de la Aeronáutica, etc.) las pone a cubierto de toda sospecha de carácter emotivo.

El espionaje científico, por su parte, ha descartado la posibilidad de que esos seres y objetos existan realmente, pues argumenta que el secreto de un nuevo descubrimiento en materia de vuelos o el relacionado con alguna arma bélica desconocida no podría ser mantenido durante mucho tiempo por potencia alguna.

Tanto la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, la U.R.S.S. y Francia vienen investigando el fenómeno desde el año 1947, pero sin haber arribado a una solución satisfactoria. ¿Sondas de exploración procedentes del Cosmos, vehículos extraterrestres- dirigidos…? Las dudas, discusiones y conjeturas siguen en pie.

«Los frecuentes rumores relativos a los discos voladores se hicieron realidad ayer, cuando la oficina de inteligencia del Grupo de Bombarderos 509 de la Octava Fuerza Aérea del campo de Roswell tuvo la suerte de entrar en posesión de un disco, gracias a la cooperación de un ranchero local y de la oficina del sheriff del condado de Chaves.»

Así empezaba el comunicado de prensa distribuido por el teniente Walter Haut, de la USAF, el 8 de julio de 1947; así nació la leyenda del incidente de Roswell. De hecho, lo que se encontró fueron restos de un tipo extraño, tan extraño, según el mayor Jesse A. Marcel, que fueron sustituidos rápidamente por los restos de un globo meteorológico que él presentó en la prensa (izquierda) como el material hallado en el desierto de Nuevo México.

La posibilidad de que se tratara de un disco volante o de alguna nave extraterrestre es, por lo menos, frágil, y se basa sobre todo en relatos de segunda mano. Pero los integrantes de un equipo de arqueología de la Universidad de Pennsylvania que ayudaron a recoger los restos no han sido interrogados.

Entonces, ¿qué fue lo que se estrelló? El 3 de julio de 1947, fecha aproximada del accidente, en la base de misiles de White Sands fueron lanzados un cohete V2 y los primeros (para la USAF) globos de polietileno. Cualquiera de éstos, si no alcanzaron su objetivo, podría ser el origen de los restos encontrados en el desierto, y causa del forzado encubrimiento que siguió al torpe comunicado de prensa distribuido por el teniente Haut. Eso mismo explicaría las descripciones del material como liviano pero muy resistente, así como completamente nuevo.

Para los ufólogos, el significado del incidente podría residir en el hecho de que White Sands ha admitido que aproximadamente un 7 % de sus lanzamientos fracasan, incluidos ensayos de misiles tácticos como el Pershing (a la derecha); en 1967, uno se estrelló en Van Horn (Texas), a 400 Km. de distancia.





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *