Funcion de Insulina La Diabetes Para que usa el cuerpo la insulina







¿Que es la diabetes?: La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de los niveles de azúcar en la sangre. La mayoría de los alimentos que consumimos se convierte en glucosa o azúcar, que el cuerpo usa como energía. El páncreas, una glándula localizada debajo del estómago, produce una sustancia llamada insulina, que permite la transformación de glucosa en energía que utiliza nuestro cuerpo.

¿Cómo puede usted saber si tiene diabetes?: Haciendo un análisis de sangre. Para personas menores de 45 años, que tenga sobrepeso, o que no realizan actividad física es aconsejable realizar un estudio.

Síntomas:
Orina frecuente y abundante
Pérdida de peso
Sed excesiva
Falta de energía
Hambre constante
Visión Borrosa
Cambio de ánimo

No todos los síntomas pueden presentarse simultáneamente

Consecuencias de la diabetes
Si la diabetes ha sido mal controlada por un período largo de tiempo, puede presentarse una o
varias de las siguientes complicaciones:
• Ataques al corazón o infartos.
• Hipertensión arterial.
• Enfermedad de los riñones.
• Enfermedad de los ojos como visión borrosa, ceguera, cataratas y glaucoma.
• Hormigueo o falta de sensibilidad en los pies.
• Heridas que curan muy lentamente.
• Úlceras y amputaciones de miembros inferiores

La diabetes es un desorden del metabolismo, el proceso que convierte el alimento que ingerimos en energía. La insulina es el factor más importante en este proceso. Durante la digestión se descomponen los alimentos para crear glucosa, la mayor fuente de combustible para el cuerpo. Esta glucosa pasa a la sangre, donde la insulina le permite entrar en las células. (La insulina es una hormona segregada por el páncreas, una glándula grande que se encuentra detrás del estómago).


En personas con diabetes, una de dos componentes de este sistema falla:
el páncreas no produce, o produce poca insulina (Tipo I);
o las células del cuerpo no responden a la insulina que se produce (Tipo II).

La diabetes es un alto factor de riesgo para la aparición de trastornos renales, enfermedades coronarias y accidentes cerebrovasculares. Existen varios métodos simples para detectar esta enfermedad y de ahí la importancia dé visitar regularmente al médico.

El diagnóstico temprano de la diabetes permite establecer oportunamente el tratamiento adecuado y evitar posibles complicaciones. La experiencia de muchos años demostró que el paciente diabético es capaz de vivir normal y plenamente como cualquier otro individuo. Puede ser un excelente deportista, ejercer su profesión sin problemas, trabajar con toda normalidad y tener hijos sin inconvenientes. Basta para eso que conozca su enfermedad y siga las indicaciones del médico. Pero en la actualidad, el número de diabéticos crece progresivamente al ritmo de las malas dietas y el estrés.

Del total de diabéticos que hay en nuestro país, un diez por ciento es insulinodependiente (es decir que se inyecta insulina periódicamente para controlar su enfermedad). La OMS considera a la insulina como una de las diez sustancias esenciales para la vida y aconseja a los países liberarla de los impuestos correspondientes.

El Ministerio de Salud y Acción Social aprobó el Programa Nacional de Diabetes que contemplará la provisión gratuita de medicamentos y reactivos necesarios para tratar esta enfermedad crónica. El programa tiene como objetivo “mejorar la calidad y esperanza de vida de las personas diabéticas”

Promete distribución gratuita de insulina, que en la Argentina cuesta cuatro veces más que en otros países del mundo, y de otros elementos necesarios para el tratamiento y control de la diabetes.

Hasta ahora, el costo de esta enfermedad corría por cuenta de cada paciente. También asegura que se realizarán campañas de detección precoz y seguimiento epidemiológico de la enfermedad. Para lograr esto, el programa buscará la adhesión de las provincias, para entretejer una verdadera red de control de la diabetes.

PARA SABER MAS…
UN POCO DE HISTORIA

Los enfermos de diabetes, un trastorno caracterizado por los altos niveles de glucosa en la sangre, estuvieron condenados a una muerte lenta pero segura hasta que el médico canadiense Frederick Banting y su ayudante Charles H. Best aislaron la insulina. Esta sustancia, suministrada a las personas por primera vez en 1922, alargó la vida a los diabéticos y les proporcionó una existencia relativamente normal.

Hacía tiempo que la investigación diabética se había concentrado en el páncreas porque, al tratar la glándula en el laboratorio, los animales desarrollaban una enfermedad parecida a la diabetes. Se creía que algunas células del páncreas, conocidas como «islotes de Langerhans» por su descubridor, segregaban una hormona llamada «insulina» (de la palabra latina que significa «isla»). Esta controlaba el metabolismo de las moléculas de glucosa en el cuerpo. Los intentos de aislar la hormona a través del método tradicional de reventar el páncreas habían fallado porque la glándula también contenía enzimas digestivas que destruían las moléculas de insulina de base proteica.

A Banting se le ocurrió una alternativa tras leer un artículo sobre un experimento con perros, según el cual si se bloqueaba el conducto que transportaba las enzimas digestivas a los intestinos, el páncreas se degeneraba. Como los islotes de Langerhans no tenían nada que ver con la digestión, Banting pensó que este proceso podía dejarlos intactos dentro del páncreas, arrugado y sin enzimas. John J. R. MacLeod, profesor de medicina de la Universidad de Toronto, le proporcionó espacio en un laboratorio y un ayudante (Best, que aún era estudiante). Banting repitió el experimento canino y esperó seis semanas para ver si su hipótesis era correcta. Lo era: los islotes de Langerhans seguían sanos y la solución que extrajo de ellos mitigó los síntomas de los perros diabéticos.

La insulina había sido aislada. Al cabo de un año se administró a la personas. Cuarenta y tres años después pudo ser sintetizada en el laboratorio. Banting y MacLeod ganaron el Premio Nobel en 1923. Bantin pensó en rechazarlo: no le paree: bien compartir el premio con alguien que en realidad sólo hab contribuido con el espacio del laboratorio. Luego insistió en repartir el dinero del premio con Best

CONSEJOS PARA EVITAR LA DIABETES: Mas de 175 millones de personas en el mundo padecen diabetes, según la Organización Mundial de la Salud; en la Argentina, la cantidad de diabéticos asciende a casi 3 millones, pero por lo menos un tercio de las personas ignora que está enferma.

El páncreas de una persona sana produce insulina, que ayuda a regular la glucosa en la sangre, pero en los diabéticos la producción de insulina disminuye y la glucosa se dispara. A menudo no hay síntomas hasta pasados diez años con la enfermedad, y el retraso en el tratamiento puede provocar complicaciones graves. “Pero usted puede hacer muchas cosas para prevenir la diabetes”, a continuación, medidas de protección para usted y su familia:

Conozca sus propios riesgos: El riesgo aumenta en caso de hipertensión, colesterol alto, si tiene un familiar cercano con diabetes o sufrió la enfermedad durante el embarazo. Aunque se sienta sano, pídale a su médico que le haga la prueba de glucosa.

Muévase un poco: Si vive tirado en el sofá, su cuerpo no producirá insulina adecuadamente. El doctor Caballero recomienda 30 minutos de ejercicio cinco veces por semana. “Puede ser caminar, bailar o cualquier otro ejercicio”.

Baje unos cuantos kilos: Con sólo perder de un 5 a un 7 por ciento de su peso (para la mayoría de las personas, entre 4 y 6 kilos) reduce su riesgo hasta en 58 por ciento.

No crea en los mitos: “El estrés no causa diabetes”, dice el doctor Caballero. “Y desarrollar la enfermedad no significa, necesariamente, que deba comenzar a inyectarse. Los fármacos orales pueden controlar la diabetes durante mucho tiempo.

Infórmese: Investigue acerca de la prevención y el tratamiento de la diabetes, en www.diabetesonline.com.ar; www.cuidar.org

PARA SABER MAS…

El mal control de ¡a diabetes acaba con una persona cada seis segundos en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) existen 347 millones de personas con diabetes en el mundo; se calcula que en el año 2012 fallecieron 1,5 millones de personas como consecuencia del exceso de azúcar en la sangre.

Según el Atlas de la Federación Internacional de la Diabetes cada seis segundos una persona muere por causa de esta enfermedad.

Esta enfermedad se ha convertido en una epidemia que crece cada día.

Muchas personas no saben que padecen esta enfermedad. Si se hiciera un estudio serio de diabetes, la cifra aumentaría considerablemente.

Hay tres tipos de diabetes: la tipo 1, causada por una reacción autoinmune, el cuerpo no produce insulina. La tipo 2, cuando el cuerpo deja de producir suficiente insulina. Y la gestacional, ésta se da en mujeres que desarrollan una resistencia a la insulina durante el embarazo.

“La diabetes tipo 2 es la que se ha convertido en epidemia”, aclara Byron Cifuentes, presidente de la Federación Ecuatoriana de Diabetes, “ésta es una enfermedad crónica progresiva. Los elevados niveles permanentes de glucosa en la sangre son los que van dañando los órganos”.

Pero, la enfermedad por sí sola no causa la muerte de una persona, “la diabetes per se no le mata al paciente. E! mal control de la diabetes, la hiperglucemia crónica y el exceso de azúcar permanente daña los microvasos y produce las complicaciones”, asegura Clemente Oreliana.

“El diabético generalmente muere por infarto del miocardio o por derrame cerebral”, señala Cifuentes. Por ello es necesario que los pacientes aprenden a convivir con la enfermedad, ya que ésta “no es curable, pero sí previsible y controlable”.

Los especialistas consultados recomiendan que las personas que han sido diagnosticadas con esta enfermedad deben autocontrolarse en las comidas, bajar de peso, y llevar un registro permanente de sus niveles de glucosa para detectar a tiempo cualquier alteración que pueda causar complicaciones graves.

“La diabetes no mata a nadie, pero su mal control acaba con miles de vidas en el mundo”, insisten los especialistas.

En Argentina existe la Federación Argentina de Diabetes fundada en 1972. Se estiman 2,5 millones de argentinos afectados por la Diabetes. Proyecciones para el año 2030, habrá 438 millones de diabéticos en el mundo. La proyección para el año 2020 es de 4 millones de argentinos, el 9,6% de la población. El 50% de las personas con diabetes desconocen que tienen la enfermedad y, por lo tanto, no reciben tratamiento.

Fuente: Diario El Colono N° 2086 8/2015




Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *