Asesinato de Axel Blumberg Crimenes en Argentina Secuestro y Muerte


Asesinato de Axel Blumberg: Crímenes en Argentina Secuestro y Muerte

CRÍMENES NOTABLES EN ARGENTINA: Algunos de los asesinatos que mas  han sorprendido a la sociedad argentina y que han marcado a fuego los prontuarios y los archivos policiales, conmoviendo a  todo un pueblo, movilizando a todos los medios de comunicación y consumiendo cientos de horas de transmisión en reportajes y juicios. Estos casos presentados son solo algunos pocos de los ocurrido en nuestra historia nacional, pero no por ello, menos sorprendentes…

Axel Blumberg: Secuestro y asesinato de un inocente
“Yo no descanso en paz. Pobre país, donde a los culpables no se los condena.

Parece que con la pena les dan permiso para volver a delinquir”, dijo una quebrada y acongojada María Elena Usonis, madre del joven asesinado Axel Blumberg, minutos después de que el juez a cargo de la causa haya anunciado oficialmente una de las decisiones judiciales más esperadas de los últimos tiempos.

Asesinato de Alex Blumberg Después de las largas investigaciones y una largo juicio concluyó el mismo con las sentencias a los delincuentes que secuestraron y asesinaron a Axel Blumberg, resultando reclusión perpetua para Martín Peralta, alias “el Oso”, y José Díaz, alias “el Negro”, mientras que el resto de los imputados recibieron penas que van desde los 20 años a los 3 años y seis meses de prisión.

Por su parte, Juan Carlos Blumberg y su familia rechazaron inmediatamente la sentencia, ya que la consideran demasiado leve: “Este fallo es una mierda… Una vergüenza. Esta gente mató y secuestró personas; habría que separarlos de la sociedad”, dijo el padre de la víctima cuando se retiró del juzgado.

Hace varios años atrás, precisamente en marzo de 2004, Axel Blumberg era un joven de 21 años que estudiaba ingeniería, y que soñaba con seguir los pasos de su padre. Pero el día 16 de ese mes, su destino quedó sellado para siempre, aunque él aún no lo sabía. Durante esa jornada, Martín Peralta, a quien solían llamar El Oso, se reunió con José Díaz, encuentro que dio origen a un plan de “trabajo”, como ellos llamaban a la actividad delictiva de los secuestros expres.

La decisión fue secuestrar a un joven que tenían en la mira, ya que su padre podía responder a las fuertes demandas de dinero que habían planificado. Así fue que ese mismo día sorprendieron a Axel cuando el joven estacionaba su auto frente a la casa de su novia, en el barrio de Martínez.

Pocos días después, los delincuentes también decidieron secuestrar al empresario Guillermo Ortiz de Rosas, a quien mantuvieron cautivo en una habitación lindera a la que desde hacía días se encontraba Axel.

No obstante, Ortiz de Rosas fue liberado pocas horas después del secuestro, luego de que los delincuentes pudieran cobrar la recompensa de 82 mil pesos.

En el caso de Axel, los captores le solicitaron a Juan Carlos Blumberg el pago de 50 mil pesos, cifra que el padre no poseía, pero que al cabo de unos días logró reunir alrededor de 15 mil.

Para los delincuentes esta cifra era suficiente, ya que sumado a los resultados del secuestro del empresario Ortiz de Rosas, conseguían un total de casi 100 mil pesos.

En la madrugada del 22 de marzo, Juan Carlos Blumberg se dirigió con el dinero de rescate al punto de reunión que había pactado con los secuestradores de su hijo, una estación de servicio ubicada en ruta 202 y Panamericana. No obstante, una patrulla de la SIDE hizo que el encuentro entre Blumberg y la banda no se pudiera concretar.

Mientras tanto, Axel logró escaparse, aprovechando el descuido de sus captores, pero al cabo de unos minutos fue atrapado nuevamente. Peralta y Díaz comenzaron a vislumbrar los problemas que podría traerles este secuestro, y luego de debatir por algunas horas decidieron que lo mejor era terminar con la vida de Axel.

Bajo la fría luz de la luna de marzo, Axel viajó en un vehículo junto a «El Oso» Peralta y “El Negro” Díaz, con un destino incierto. Una vez que llegaron a un pequeño basural ubicado en Santa Teresa de Jesús, de La Reja, el joven de 21 años supo que pronto todo terminaría para él.

Un solo disparo de un revolver calibre 38 en la cabeza, efectuado a espaldas de Axel, fue suficiente para poner un punto final a las esperanzas de vida que hasta las últimas instancias mantuvieron tanto el joven secuestrado como sus padres.

Fuente Consultadas: Graciela Marker Para Planeta Sedna