Biografia de Juan Calvino y su Reforma Religiosa Resumen



Biografía de Juan Calvino: Resumen De Su Reforma Religiosa

En 1533, un joven humanista francés perseguido por la Inquisición, se refugia en Ginebra, donde conseguirá hacerse con el control de la ciudad e imponer su uersión del protestantismo.

Hijo del secretario del obispo de Noyon, Juan Calvino nació en 1509 y recibió una formación filosófica y religiosa, influida por el pensamiento humanista. Adoptó muy pronto las ideas del alemán Lutero, el reformador religioso cuyo pensamiento se extendía por Europa.

Tras experimentar en 1533 una conversión súbita, profundizó su doctrina, concretada en su libro Instituciones de la religión cristiana. Invitado por las autoridades de la ciudad, en 1541 se instaló definitivamente en Ginebra donde instituyó, no sin violentas luchas internas, un gobierno religioso.

El calvinismo:La doctrina de Calvino se basa en las sagradas escrituras y en la predestinación, en la que el Espíritu Santo desempeña un papel primordial. La ley sirve para reveiar la justicia de Dios y castigar la imperfección de los hombres.

Por ello la Iglesia calvinista se confundió con el poder civil y se mostró inflexible en el gobierno de la ciudad, implantando medidas disciplinarias que incluían la pena de muerte.

Calvino velaba también por el bienestar de la comunidad. Construyó hospitales y abrió centros educativos para la formación teológica y el estudio de humanidades.

Poco antes de su muerte, ocurrida en 1564, Ginebra se había convertido en uno de los principales focos del protestantismo en toda Europa.

Biografía de Juan Calvino: Resumen De Su Reforma Religiosa

EL ESTADO TEOCRÁTICO CALVINISTA DE GINEBRA Y EL ESPÍRITU DEL CAPITALISMO: En Ginebra se produjo un encuentro entre la ciudad y un hombre que tendría importantes consecuencias en la historia universal.

La ciudad, situada en el cruce de las rutas comerciales, estaba en guerra con sus señores, el obispo y el Duque de Saboya: ambos obstaculizaban el desarrollo de su comercio y le apretaban el cinturón.



Dada la situación, los ciudadanos pidieron ayuda a los suizos, quienes acudieron de buen grado e hicieron huir al obispo y al duque. Como el clero calvino reformador religiosocatólico era considerado un enemigo, la ciudad adoptó la Reforma.

Dos meses después, el destino se presentó en la ciudad en la persona de Juan Calvino (1536).

Calvino era de Noyon, Francia, y había estudiado derecho; pero a través de sus escritos se había hecho un nombre como teólogo reformista.

Creía en la predestinación (en el destino), es decir, en que desde el principio de la Creación Dios había predeterminado ya quién se salvaría y quién se condenaría.

A primera vista, esta absurda doctrina parece decir que la moral no puede influir sobre el comportamiento humano, pues todo está escrito.

Y así es desde el punto de vista tecnico; pero, desde el punto de vista práctico, dice más bien lo contrario:

puesto que obrar y vivir en el temor de Dios se interpreta como síntoma de que se es uno de los pocos elegidos, todos desean descubrir en sí mismos los signos de la gracia divina y obran convenientemente.

La doctrina de Calvino era una especie de profecía que se cumplía a sí misma.

También tenía su propio sistema inmunológico: en caso de persecución, la constante preocupación por salvarse convertía la ascesis y la perseverancia en un signo evidente de que se estaba entre los elegidos.

Hacía que el individuo desarrollara una conciencia moral elitista y que se sintiera parte de la comunidad de los santos.



Quien perseguía a los calvinistas, los fortalecía. Ocurría lo mismo que en la paradójica amistad entre sádicos y masoquistas.

Cuando Calvino llegó a Ginebra, colaboró con el reformador Guillermo Farel, en trance de implantar un riguroso régimen moral.

Contra él se rebeló el partido libertino (término que tomó el significado de desenfrenado o vicioso en la contrapropaganda de Calvino) y echó a los reformadores de la ciudad.

El obispo católico regresó, y con él la arbitrariedad y la corrupción que tanto perjudicaban al comercio.

Arrepentidos, los grandes comerciantes hicieron volver a Calvino y le transfirieron todo el poder.

Calvino se convirtió en una suerte de ayatolá protestante y fundó un Estado teocrático.

Si la utopía se ha realizado en algún lugar, ha sido en Ginebra entre 1541 y 1564 bajo la dirección de Calvino, cuyo sistema se convirtió en el modelo de la mayoría de las comunidades fundamentalistas y puritanas de Holanda, Inglaterra y Estados Unidos. (ver puritanismo)

El principio supremo del Estado teocrático radicaba en la afirmación de que el derecho y la ley de la comunidad están escritos en la Biblia.

La interpretación de esta ley es tarea de los pastores y de los mayores (presbíteros).

La autoridad terrenal también está subordinada a su órgano supremo (en Ginebra, el Consistorio). Esto suponía implantar una teocracia (poder de Dios) como en el antiguo Israel.



La asistencia a la misa se hizo obligatoria y la virtud se convirtió en ley.

El placer o, según se mire, el vicio quedó prohibido.

Concretamente, se prohibieron las canciones indecorosas, el baile, el juego, el alcohol, los bares, los excesos gastronómicos, el lujo, el teatro, los cortes de pelo llamativos y la ropa indecente.

Se determinó el número de platos que podía tener una comida.

Los adornos y las joyas resultaban tan molestos como los nombres de santos, ante los que se prefería nombres bíblicos como Habacuc o Samuel.

Sobre la prostitución, el adulterio, la blasfemia y la idolatría pesaba la pena de muerte.

Sin embargo, Calvino permitió el préstamo de dinero a cambio de intereses, siempre que éstos no fueran abusivos.

La idea de la elección por la gracia, la importancia de las Sagradas Escrituras, la relevancia concedida no a la conciencia sino a la ley, y la autorización de prestar dinero a cambio de intereses, aproximaban a los calvinistas al pueblo de Israel, al tiempo que los distanciaban de los luteranos.

Pero, sobre todo, hicieron perder terreno al antisemitismo, consiguiendo que en los países en los que caló el calvinismo, como Holanda, Inglaterra y Estados Unidos, el antisemitismo fuera insignificante a diferencia de lo que ocurrió en España, Francia, Memania, Polonia y Rusia.

El régimen de Calvino en Ginebra era totalitario. Los mayores y los pastores, verdaderos policías de la moral, controlaban cada movimiento, tomando declaración y expulsando de la ciudad a los que incurrían en alguna falta.

Sin embargo, la fama de Ginebra se extendió por toda Europa. Los viajeros quedaban encantados al comprobar que en la ciudad no había ni robos, ni vicio, ni prostitutas, ni asesinatos, ni enfrentamientos entre partidos.

Escribían a sus casas diciendo que allí la delincuencia y la pobreza eran desconocidas. Lo que reinaba era el cumplimiento del deber, la pureza de costumbres, la caridad y la ascesis mediante el trabajo.

Pues, según Calvino, uno de los mandamientos del Señor era éste: el hombre no ha de desaprovechar inútilmente el tiempo que Dios le ha dado, y silo hace, esto es un signo de que se condenará.

Si, por el contrario, lo aprovecha debidamente en el trabajo, esto significa que está entre los elegidos. Si ve aumentar su dinero como resultado de su trabajo, esto también indica que es uno de los elegidos, lo que convence siempre a los afortunados.

Consecuencia: el calvinismo armonizaba perfectamente con los intereses comerciales de Ginebra, con el capitalismo en general y con la búsqueda del éxito propia del norteamericano.

Así nos lo enseña Max Weber, el padre de la sociología alemana, en su libro sobre La ética protestante y el espíritu del capitalismo.

Por lo tanto, si el luteranismo había  posibilitado el matrimonio entre la religión y el Estado, el calvinismo hizo posible el matrimonio entre la religión y el dinero.

La Reforma ayudó al nacimiento de la modernidad.

***** 0000 *****

CALVINO EN BASILEA: En Basilea se inicia una nueva etapa en la biografía de Calvino.

En la ciudad que había acogido la reforma de Zuinglio, el francés acaba su evolución religiosa y la plasma en la obra Institutio religionis christianae, base fundamental de su actuación futura.

En ella Calvino afirmaba la doctrina luterana de la salvación por la fe; pero, partiendo de este punto, sustentaba, con Zuinglio, la total predestinación del cristiano, comunicada por especial elección divina.

Después, conducido por su exigente racionalismo, negaba cualquier institución religiosa que no se desprendiera de modo claro y terminante, a su entender, del texto evangélico.

Los Sacramentos eran puros símbolos de las promesas divinas, no eficaces sin la fe en los méritos redentores de Cristo.

Abogaba también por una organización eclesiástica fundada exclusivamente en la palabra de Dios y no en la tradición secular de Roma.

El éxito de la Institutio llevó a Calvino a Ginebra, después de un nuevo viaje por Italia, invitado por Guillermo Farel, quien había reformado la ciudad (1536).

Transcurridos unos meses de intensa actividad propagandista, la burguesía ginebrina expulsó a los dos reformadores, los cuales se establecieron en Estrasburgo.

En esta etapa de su vida, de 1538 a 1541, Calvino profundiza en las ideas de los protestantes alemanes, e incluso participa en las conversaciones sostenidas entre católicos y luteranos para buscar un equilibrio religioso en Alemania y restaurar la tranquilidad en el Reich.

El fracaso del partido burgués en Ginebra permitió el regreso de Calvino a esta población, efectuado el 13 de septiembre de 1541.

Desde este día hasta la fecha de su muerte (27 de mayo de 1564), ya no abandonó la ciudad, que convirtió en sede de la religión reformada y en centro de la subversión espiritual de Europa.

En Ginebra Calvino aplicó su idea de organización teocrática del Estado y de sumisión de la vida y las costumbres sociales a una rigidez bíblica.

Constituyó un gobierno, influido por un consistorio en que predominaban los ministros de la nueva Iglesia.

Su espíritu creó una sociedad rigorista y severa, agresiva e intolerante, democrática en sus principios políticos y capitalista en su actuación económica.

Se desembarazó de todo adversario religioso, católico o reformado, como Miguel Servet, a quien hizo ejecutar por sus doctrinas antitrinitarias.

Fanático de la predestinación, divulgó sus principios por toda Europa a través de los propagandistas formados en la Academia que fundó en Ginebra.

Antes de morir, las células calvinistas hormigueaban en Francia, Países Bajos, Alemania, Inglaterra, Escocia, Polonia, Hungría y Transilvania, como centros de futuros conflictos políticos y religiosos. De esta manera, Calvino preparó la primera revolución mundial.

Ver: La Ciudad de Dios en Ginebra

Cronología de Calvino

1509 Nace en Noyon (Picardía), el 10 de julio. Es hijo de Charles de Huguest, procurador del Capítulo de la catedral.

1523 Destinado a la carrera eclesiástica, estudia teología en el colegio La Marche de París. Formación escolástica.

1529 Estudia derecho en Orleans y Bourges. Aprende griego con Melchor Wolmar, luterano convencido.

1531 Su padre, acusado de malversación de fondos por el obispo de Noyon, muere excomulgado.

1532 Primera obra: un comentario del «De clementia», de Séneca, tratado humanista.1533Primeras actividades como convertido: prefacio a la traducción francesa de la Biblia, hecha por su primo Robert Olivier, protestante.

1534 Huye de París a causa de sus ideas. Viaja por Francia.

1535-1536 Se exilia de su patria y se instala en Basilea. Primera versión de la «Institución de la Religión Cristiana» o sistema de dogmática de Calvino.

1536-1537 instalado en Ginebra, organiza con Farel la Iglesia local. Su poder es indiscutible.

1538-1541 Desterrado de Ginebra por un cambio político, vive en Estrasburgo dedicado a la predicación y la enseñanza.

1539-1541 Asiste, con Martín Bucero y Melanchthon, a los coloquios organizados por Carlos V en Ratisbona para acabar con el cisma. Postura escéptica.

1541 Comienza en Ginebra la organización de la Iglesia. Ordenanzas eclesiásticas, código legal y moral que hace aceptar por el Consejo ginebrino.

1549 Unión entre Calvino y los partidarios de Zuinglio sobre la doctrina de la comunión: «Consensus Tigurinus».

1559 Sínodo general de los calvinistas franceses en París. Constitución del calvinismo francés. «Confessio gallicana», según el modelo ginebrino.

1561 El Catecismo de Heidelberg extiende la confesión calvinista al Paiatinado.

1564 Muere en Ginebra (27 de mayo).

***** 0000 *****

Algo mas…

Zuinglio, Ulrico
(1484-1531)

Ulrico Zuinglio

Reformador protestante suizo, nacido en Wildhaus (en el cantón* de Saint-Gall); estudió en Basilea, Berna y Viena, y ya ordenado sacerdote, tuvo a su cargo una parroquia en Glaris y posteriormente en Zurich.

Cuando en 1518 se predicaron las indulgencias para la construcción de la Basílica de San Pedro, Zuinglio se opuso a ellas un año antes de que lo hiciera Lutero; a partir de allí comenzó sus ataques contra algunos dogmas fundamentales de la fe cristiana, como por ejemplo, negaba la presencia real de Cristo en la Eucaristía y el valor de los sacramentos, y afirmaba que para la salvación era suficiente la fe, el libre examen y otros errores que luego retomaría Lutero.

Los cantones católicos de Suiza se aliaron contra Zuinglio, que había formado una liga en Constanza (1527); ambos partidos se enfrentaron en Cappel y entablaron una dura batalla, durante la cual murió el reformador. Los protestantes fueron derrotados y pidieron la paz; el tratado que firmaron católicos y protestantes, aseguraba a unos y a otros la libertad de culto, y desde entonces hay en Suiza cantones católicos, protestantes y mixtos.
*  Cantón: Estado que forma parte de la Federación Suiza.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------