Batalla de Constantinopla Ataque Turco a Bizancio Mohamed Sultan






Batalla de Constantinopla – Ataque Turco a Bizancio Mohamed

FIN DEL IMPERIO BIZANTINO
CAÍDA DE CONSTANTINOPLA

Cuando Justiniano asumió el gobierno en 527, el Imperio Romano de Oriente tenía los mismos límites que en la época de Diocleciano. Este, dos siglos y medio antes, había dividido al Imperio Romano en cuatro regiones administradas independientemente por él y otros tres gobernantes.

En 308 estas regiones fueron unificadas en dos grandes divisiones, formando una parte de Oriente y otra de Occidente. En 324 el emperador Constantino reunificó el Imperio y trasladó la capital a Bizancio, declarada “la capital cristiana”, con el nombre de Constantinopla.

En 395 el Imperio fue definitivamente dividido entre los dos hijos del emperador Teodosio, y en 476, Rómulo Augusto, emperador de Occidente, fue depuesto por el jefe bárbaro Odoacro. La parte occidental del Imperio dejó de existir. Bajo Justiniano los límites de la Romanía Oriental (o Bizancio), fueron parcialmente asegurados y extendidos.

En el este consiguió firmar acuerdos de paz con los persas, y en el oeste sus generales Belisario y Narsés realizaron sucesivas conquistas: en África del Norte en 535, en Italia en 553, en el sur de España en 554. Pero esa expansión fue pasajera: tres años después de la muerte de Justiniano, los longobardos (o lombardos) conquistaron buena parte de Italia (que Bizancio había arrebatado a los ostrogodos).

Bizancio luchó, durante muchos siglos, contra los godos, los persas, los búlgaros, los árabes, los turcos, etc., constituyendo así el gran baluarte de protección de Occidente. En 976-1025, alcanzó su máximo poderío; en 1203, fue saqueada por los Cruzados; y en 1453 fue conquistada por los turcos otomanos.

mapa imperio bizantino

El Imperio Bizantino

Batalla de Constantinopla (1453)
La antigua ciudad de Constantinopla, en otro tiempo plaza fuerte leí Imperio Romano del Este, atrajo a muchos conquistadores en sus mil años de historia.

En 1453 fue atacada por el poderoso Imperio Otomano. Las inmensas tierras orientales habían ya caído bajo las manos de los turcos, quienes ahora pusieron su vista sobre la misma ciudad.

ataque a constantinoplaMohammed II, cruel gobernador pero enérgico e inteligente general, mandaba una fuerza de entre 80.000 y 150.000 hombres, dividida en tres tipos de soldados: los turcos pobremente armados ; indisciplinados; los reclutas anatolios que eran un poco mejor que los anteriores; y los jenízaros, soldados que eran la flor y nata del ejército turco.

Estos últimos eran cristianos por origen, apartados de sus padres a la edad de 12 años y entrenados cuidadosamente en si arte de la guerra. Eran los soldados más eficaces de ese tiempo.

Mohammed introdujo algo nuevo en el sitio de Constantinopla: la artillería. Los anteriores intentos de tomar la ciudad habían fracasado a menudo por sus 13 millas de gruesas murallas, pero el musulmán planeó primero hacer volar algunas secciones de este muro para eliminar la barrera de paso.

Para pelear contra los turcos, el emperador Constantino XI tenía sólo 8.000 hombres, aunque ellos estaban bajo el mando de un veneciano ingenioso, Giovanni Giustiniani. Constantino también trató de obtener ayuda de otros estados cristianos, pero el cisma entre los católicos romanos y los griegos ortodoxos había resultado muy encarnizado como para poder ser superado. Entonces, mientras el resto de la cristiandad se debatía y observaba, los turcos atacaban Constantinopla.

Al principio las cosas no fueron bien para los invasores: su flota no pudo entrar en el puerto. Las aberturas ocasionadas por los cañoes musulmanes fueron rápidamente tapadas por los valientes defensores romanos.

Después de haber sido varias veces rechazados por Giustiniani, Mohammed trató de aproximar una gigante torre de madera de la muralla, pero el veneciano respondió colocando barriles de pólvora debajo de la estructura para volarla.


Anuncio Publicitario


La defensa de este hombre resultó tan satisfactoria que Mohamed lo trató de sobornar para que desertara. En un último y desesperado asalto, el turco mandó sucesivas  oleadas de soldados para atacar las secciones más debilitadas de 11 muralla. Pero los defensores los hicieron retroceder con picas, ballestas y pólvora, y hasta los jenízaros sufrieron serias pérdidas.

Entonces, repentinamente, Giustiniani fue herido y se vio obligado a renunciar al mando. Recobrando su coraje, los jenízaros ganaron la delantera y dieron el ataque final mientras los enemigos trataron valientemente de recobrar sus fuerzas. Sin líder, la ciudad cayó

Fuente Consultada: Almanaque de los Insólito Tomo 3 Wallace-Wallechinsky





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *