Resumen Biografia de Muhammad Ali Cassius Clay Campeon Mundial Boxeo



Resumen Biografía de Muhammad Ali Cassius Clay Campeón Mundial Boxeo

Para el niño Cassius Clay nacido en 1942 en Louisville, Kentucky, el deporte no era una pasión. Sólo por azar frecuentó las salas de boxeo. Irritado por el robo de su bicicleta, canalizó su ira destrozando sacos de arena.  Muy rápidamente sus cualidades saltaron a la vista.

A pesar de una técnica limitada, él se forjó, pelea tras pelea, una admirable reputación entre los aficionados y llegó a ser campeón olímpico en 1960 en Roma.

Algunos promotores decidieron apadrinar el fenómeno y lo ascendieron a profesional.  Más que sus primeras victorias, fue su carisma el que hizo que lo conociesen.

El 25 de febrero de 1964, Cassius Clay estaba maduro para la gloria.. Al llamado del séptimo asalto, Sonny Liston, campeón del mundo en vigencia.. no pudo volver a levantarse.

Al día siguiente de la consagración, Clay declaró: «Sí, soy efectivamente miembro de los Black Muslims (Musulmanes negros), Alá estuvo a mi lado cuando derroté a Liston. A partir de hoy reniego de mi apellido».

El que sería en adelante Muhamma; («signo de todos los elogios») Alí («el más alto») no hacía más que provocar reacciones escandalizadas en la opinión pública, por la mala reputación de los Musulmanes Negros.

Resumen Biografia de Muhammad Ali Cassius Clay Campeon Mundial Boxeo

CASSIUS CLAY – Boxeo- EE.UU.-   127 Puntos

Durante quince años, Muhammad Alí dominó el mundo del boxeo. Pero debido a su talento y su carisma, su influencia se extendió bastante más allá del «noble arte». Sus puntos de vista y sus extravagancias lo convirtieron en un hombre adulado u odiado.

Luego de algunos años de éxitos deportivos, se vió enfrentado con el gobierno americano por negarse a luchar en Vietnam, respondiendo que él desea pelear en su país donde era marginado por su color, y que jamás había conocido a un vietnamita.



Su licencia de boxeador y triunfos obtenidos fueron retirados y condenado a cinco años de prisión por rebeldía.

Abandonó el deporte y llevó una vida alejada del ring, por lo que aumentó mucho de peso, hasta que en decidió volver  a los combates, ganando los dos primeros , pero perdió  frente a Joe Frazier el 8 de marzo de 1971.

Tuvo una revancha ganada y luego se enfrentó a George Foreman, un joven de 24 años, a quien venció pirricamente.

Hubo luego una revancha, que se considera hoy como el combate del siglo, por la popularidad y el dinero en juego, ya que cada uno obtendría 5 millones de dólares.

La pelea que inicialmente fue dominada por Foreman, pegó un giro inesperado cuando Ali logra entrar con un derechazo profundo y demoledor que deja a Foreman en la lona y de esta manera demuestra a millones de televidentes que no quedan dudas y es el mejor boxeador del siglo.

Siguió boxeando un tiempo más, pero en 1980  afectado por la enfermedad de Parkinson, colgó los guantes.

En los Juegos Olímpicos de Atlanta (1996) Muhammed Alí encendió la llama olímpica en el estadio.

El boxeador más espectacular que se haya conocido a la fecha, el
que ha ganado una fortuna estimada en 60 millones de dólares, que
apenas conoció cinco derrotas en su carrera, fue atacado por el «mal
de Parkinson».

Pero Ali es joven, lleva una vida ordenada, no tiene
vicios, y cuando salió del hospital, lanzó una de sus famosas frases:
«¡Voy a derrotar a esta cosa!». Todavía es joven; el tiempo dirá si
también en este campo es campeón.



TRES VECES CAMPEÓN: En 1970 Ali gana su pelea judicial y recupérala licencia para boxear. En los años en que estuvo lejos del ring habían surgido algunas figuras nuevas, y fue necesario demostrar que él estaba en condiciones de retar de nuevo al campeón y recuperar su corona perdida.

Tenía que ganar a golpes de puño lo que le habían arrebatado con papeleo burocrático. Y lo hizo.

Su regreso fue visto por la prensa con expectación y no pocas dudas. Había ganado peso y no parecía estar en su mejor forma.

Cuando se presentó a disputar el título en Kinshasa, frente al formidable George Foreman, pocos creían realmente en sus posibilidades.

Para los apostadores estaba abajo uno a tres. Perdieron los que apostaron a las Casandras del boxeo y Alí fue el primer pugilista en recuperar la corona después de casi cuatro años de inactividad boxeril.

Casi cuatro años también le duró el título recuperado.

En este tiempo tuvo pocos oponentes, y la leyenda de su imbatibilidad comienza a crecer, hasta que le enfrentan a un boxeador de 25 años, sin dientes, de quien Ali no tarda en decir: «Es la criatura humana más fea que he visto en mi vida y yo lo voy a dejar más feo todavía».

León Spinks, sin embargo, le hace tal pelea a Ali, que un fallo dividido vuelve a arrebatarle la corona.

Ali es entrevistado esa misma noche en su camarín, donde en su famoso estilo retórico insiste ante la televisión del mundo entero que recuperará la corona. «Sólo se la he prestado», dice. «Volverá a ser mía.

Los promotores ya están fijando fechas». Hay mucho dinero en juego. El encuentro de revancha se va a realizar en el «Superdorne», estadio techado de Nueva Orleans con capacidad para 70 mil personas.



Desde mucho antes de la fecha señalada están vendidas todas las entradas.

La taquilla alcanza los 6 millones de dólares, un record jamás alcanzado entonces.

Mohammad Ali se prepara para ese encuentro como en sus mejores tiempos. Sus 36 años de edad parecen no pesarle, aunque su médico le aconseja que abandone el boxeo, que después de ese encuentro con Spinks debe colgar los guantes. Lo haré, le promete Ali a su médico y a su esposa, »si logro recuperar lo que es mío».

Se refiere, naturalmente, a su corona. Y en 15 asaltos salvajes, entre un joven de 25 y un veterano de 36, los jueces le devuelven la ansiada corona a Ali, quien se proclama the greatést una vez más.

elogios importantes para la mujer

Es la primera vez en la historia del deporte que alguien consigue tres veces el título de campeón de todos los pesos.

Cumpliendo su promesa, Ali anuncia que se retira llevándose el título consigo. Ha ganado en su vida pugilística una suma que supera los 60 millones de dólares.

Y aunque es, sin duda alguna, el campeón menos castigado en su categoría, su médico le advierte que tiene la salud resentida.

Pero a poco de colgar sus guantes aparece un nuevo campeón de quien también se dirá que es una maravilla: Larry Holmes, un hombre con una estructura ósea impresionante, cubierta de poderosos músculos y unos brazos larguísimos.

Ali no resiste a la tentación de medirse con él. Holmen ll propina una verdadera paliza. Holmes es otro boxeador qui gusta de alardear y le había advertido: ‘ ‘Voy a borrar de tu cura esa sonrisa.

Ya no serás más el más bonito».

Ali pierde la pelea y se lleva algunas huellas de ella que están muy claramente marcadas en su cara. Y cuando en el mundo boxístico aparece un luchador formidable proveniente de Jamaica, Trevor Berbick, Ali vuelve a entusiasmarse, desea medirse con él, se entrena como si tuviese diez años menos, pero no consigue pararse y bailar sobre el cuadrilátero sino para hacer un poco el ridículo.

Esa fue su última pelea.

Su historial se prolongó por espacio de 21 años con 61 combates, de los cuales sólo perdió cinco: con Joe Frazier, a quien le ganó en la revancha; con Ken Norton, al que también le ganó en la revancha; con León Spinks, a quien también derrotó en la revancha, y los dos últimos, Holmes y Berbick.

Los especialistas en el box sostienen que no volverá a conocerse otra cosa igual.

Ahora, a los 44 años de edad y afectado por el mal de Parkinson, ha vuelto a las bravatas. Cuando salió del hospital luego de ser tratado, afirmó ante la prensa:  «Esta cosa no me la va a ganar. Yo la derrotaré».

Tiene conciencia que debe cuidarse y lo hace en forma metódica, como ha sido toda su vida. A fines de 1986 contrajo matrimonio por cuarta vez con una chica de su ciudad natal, Lonnie Williams, quien se encarga de atenderlo y mimarlo.

Ali no está batiendo records ahora, y en los cuadriláteros y gimnasios se le echa de menos.

Al actual campeón no le encuentran contendores y se halla inactivo, dedicado a mantenerse en forma para cuando se presente la oportunidad.

Esto no ocurría en los tiempos de Ali, tiempos en que todos los días estaba en la noticia.

Es que inclusive a un campeón como Larry Holmes le costará mucho que le llamen the greatest. (el más grande)

HECHOS, sucesos que estremecieron al siglo N°5 Historia de Campeones de Boxeo

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------