Fiesta de la Sangre o Yaguar Ceremonia Inca – Su Interpretación



Fiesta de la Sangre o Yaguar Ceremonia Inca – Su Interpretación

El Inca presidía alguno de los ritos religiosos. Durante la fiesta del Sol, Intiraymi, que se realizaba en el mes de junio, los incas derramaban flores por el camino, danzaban, comían, bebían, hacían representaciones, sacrificios y cantaban en honor al Sol.

Introducción: Los dioses principales de los incas eran el Sol y su hermana, la Luna. Al dios Sol dedicarón grandes ceremonias, porque de él dependía el calor, la vida de los hombres y el desarrollo de todas las cosas vivas.

Según señalan sus relatos, el Sol, en figura de un hombre muy resplandeciente, llamó a Manco Cápac, el mayor de los incas, y le dijo: «Tú y tus descendientes serán señores y deberán sujetar muchos otros pueblos, me tendrán por su padre y se enorgullecerán de ser mis hijos».

Los incas respetaron a los dioses de los pueblos sometidos y a sus lugares sagrados, o huacas, pero impusieron a los suyos como dioses principales.

Para conseguir que el dios Sol y los demás dioses fueran generosos con ellos y los protegieran, realizaban ofrendas de diferentes tipos.

Al Sol, por ejemplo, se le ofrecía maíz, hojas de coca, caracoles, ropa fina (que se quemaba en su honor) y el sacrificio de llamas.

El culto a los antepasados era un aspecto central de la religión inca.

Al morir, los incas nobles eran momificados y pasaban a ser figuras sagradas llamadas malquis.

YAGUAR FIESTA: LA FIESTA DE LA SANGRE

Según algunos antropólogos, en esta ceremonia ritual, llevada a cabo por un pueblo en la sierra peruana, se recrea un enfrentamiento que tuvo lugar quinientos años atrás, entre conquistadores y conquistados: el toro representa a los españoles y el cóndor a los incas; ambos están «atados» por medio de una lucha donde, cada año, se espera que el vencido en la historia real sea, por fin, el vencedor en la fiesta.

El triunfo del toro por la muerte del cóndor, poco probable, pero posible, es tenido como presagio de calamidades.



El relato sobre yaguar fiesta nos muestra cómo se mantiene en la memoria colectiva de ese pueblo la conquista española.

La lucha, la sangre, la violencia y el triunfo de uno sobre otro, son los protagonistas de una fiesta ritual que en el presente recrea y conserva la historia transformándola para compensar la penosa situación vivida.

Estas fiestas con sus elementos religiosos, míticos y rituales son una de las posibles formas de interpretar y reconstruir situaciones de la vida de los pueblos: en este caso, la conquista de los incas por parte de los españoles.

Fiesta de la Sangre o Yaguar Ceremonia Inca

DESARROLLO DE LA CEREMONIA

En un pueblo cercano al Cuzco se realiza todos los años una fiesta muy particular, en la que puede verse cómo el pasado sigue vivo aún hoy.

Durante la misma, un grupo de hombres sube a las cumbres de los cerros, allí donde habitan los cóndores. Estas aves son consideradas por ellos como dioses.

Una vez allí, desparraman sobre el suelo granos de maíz a modo de ofrenda y aguardan la llegada del cóndor: son los elegidos porque sólo ellos saben el secreto de cómo capturarlo.

Para atraer al cóndor han sacrificado un cordero, el más gordo, el mejor.

El ave desciende majestuosa, con sus enormes alas desplegadas, describiendo círculos hasta caer sobre su presa.

Los hombres esperan que llene su buche y entonces lo atrapan con facilidad, ya que le cuesta levantar vuelo.

Lo tapan con mantas y ponchos, le atan el pico.



De regreso al pueblo se van sumando personas, el cóndor es recibido con gritos de entusiasmo por todos los que se han reunido en la plaza.

Los elegidos, con sus familias, van hacia la iglesia y rezan frente al altar, allí, junto al Cristo, hay una figura de plata parecida a un cóndor.

Mientras tanto, la gente del pueblo agasaja al ave, le ofrecen comida y bebida. Se hace de noche, un coro de niños con velas en las manos canta.

Sin dormir, algunos hombres cuidan al cóndor.

Por la mañana, siguen los preparativos para la fiesta en la cual el cóndor deberá enfrentarse con un toro.

Las patas del cóndor son introducidas en un tajo hecho en el lomo del toro y amarradas con cuerdas de cuero.

Luego, ambos son soltados en la plaza cercada. Comienzan a explotar petardos.

El cóndor agita sus alas sobre el lomo del toro, que lo tiene capturado dentro de sí, y en su intento por desprenderse le produce heridas profundas.

Algunos lanzan gritos desafiantes al toro,que se desespera. El ave continúa su aleteo para liberarse.

El toro corre, se retuerce y corcovea para sacarse de encima al cóndor pero, finalmente, cae vencido y se desangra.



Entonces, los gritos de la gente se hacen oír con más fuerza, festejando el triunfo del cóndor.

Al atardecer, fatigado, el cóndor es llevado hacia un extremo del pueblo, al «andén de las despedidas».

Está adornado con delgadas cintas de colores y le han hecho beber aguardiente para darle valor. La multitud lo acompaña bailando.

En el lugar, un grupo de mujeres cantoras se reúne con sus rostros hacia el ocaso del sol.

Se cubren parte de la cara con mantas y entonan una canción incaica que finaliza con un grito prolongado, sostenido por las voces más agudas que alcanza a todos los corazones.

El cóndor intenta unos pasos y, con esfuerzo, alza vuelo pesadamente.

La música lo acompaña mientras, dando vueltas, arrastrando las alas va tomando altura, a la luz del crepúsculo.

Fuente Consultada: Pensar la Historia – Argentina desde una Historia de América Latina – Editorial PLus Ultra – Patricia Moglia-Fabián Sislián-Mónica Alabart – La Ceremonia de la Sangre o Yaguar

Ver: Historia de los Incas

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------