La Industria de los Plasticos en la Guerra Mundial Usos y Aplicaciones


La Industria de los Plásticos en la Guerra Mundial

Los plásticos se volvieron una industria importante, por el volumen de su producción y por la variedad de lo producido, durante la tercera década de nuestro Siglo. Fué durante ese período cuando aparecieron los plásticos mun-dialmente famosos, como el vinyon, la lucita, el nylon y el caucho sintético, los que entraron a formar parte con rapidez de los usos y costumbres de la civilización moderna. Para darse cuenta del gran aumento registrado en la industria de los plásticos durante ese período, basta observar que en tanto que la producción total norteamericana en 1933 tuvo un valor de $25.000.000 dólares, dos años más tarde este alcanzaba 40 millones, registrando un aumento de más de 82.5 %.

Merecen especial mención la lucita, el nylon y el caucho sintético. La lucita, hecha de carbón, aire y agua, es un polímero de esteres acríbeos que debe mucho de su vasta popularidad a sus características de refracción y transparencia. Un tubo de lucita conduce la luz de un extremo a otro aunque el tubo tenga varios ángulos y curvas. La lucita se emplea en infinidad de objetos personales como cepillos, peines y otros enseres de tocador, instrumentos quirúrgicos y dentales, reflectores automovilísticos, joyas y adornos de muchas clases, etc.

Con el desarrollo intensivo del caucho sintético, de los productos de nylon, de la lucita, los años anteriores a la entrada de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial se distinguieron por la creación y rápido desarrollo de otros productos plásticos de importancia notable tanto en la vida diaria como por lo que hace a su utilización durante el conflicto armado.

Pueden mencionarse entre las resinas sintéticas producidas en aquellos años el acetato butírico de celulosa con el que se fabrican los “vidrios” de las luces traseras de los automóviles, botones, adornos para radiadores, partes de aparatos y refrigeradores, cepillos de dientes y otros muchos objetos; la vinilita vino a ser un substituto de cueros en la fabricación de zapatos, cinturones y tirantes; el cloruro de vinilo empezó a usarse entonces para manufacturar asientos, cojnes y muebles ligeros de uso al aire libre; el polivinil de butirol se impuso universalmente para la fabricación de las capas intermedias en los vidrios de seguridad.

El papel de los plásticos en la Segunda Guerra Mundial: Así como en tiempos de paz los plásticos se introdujeron en todas las actividades humanas propias de la civilización moderna, así en la guerra puede decirse que ninguna operación militar, ninguna arma, ningún soldado dejó de ser afectado en una u otra medida por el empleo de materiales plásticos originados de resinas sintéticas.

Para hacerse una idea de la importancia de la industria plástica en la guerra basta darse cuenta, por ejemplo, que solamente en los Estados Unidos, en el año de 1941, se produjeron más de 45 millones de libras de resinas sintéticas destinadas a la manufactura de lacas y barnices.

En la industria automovilística norteamericana—dedicada enteramente a suplir las necesidades bélicas—y sobre todo en la industria aeronáutica, los plásticos vinieron a tomar el lugar de muchos metales, cuya escasez resultó así muy aliviada. Tomemos por ejemplo un avión militar—sea de caza o de bombardeo. Encontramos que no menos de 200 de sus partes fueron hechas de materiales plásticos, no solamente en lo que podríamos llamar su carrocería sino también en sus aparatos más delicados, en sus motores, en sus instalaciones eléctricas y de radio, y en sus mismas bombas.

A esto debe de añadirse que el desarrollo de nuevas gomas y pegamientos plásticos permitieron el uso en forma nunca vista antes de madera laminada en la fabricación de aviones de diversos tipos. El aviador mismo utilizó instrumentos personales y equipo hecho pre-ponderantemente de materiales plásticos ; sus gafas protectoras su máscara para gases o para oxígeno, sus botas, su paracaidas, su ropa misma estaban manufacturados con materiales plásticos de diversas clases.

En los barcos de superficie y más aún en los submarinos, se utilizaron cantidades asombrosas de material plástico, desde los aparatos de cirugía de emergencia hasta las espoletas de los torpedos. En la artillería muchos obuses, y particularmente las bombas cohete tuvieron partes esenciales de plásticos. Los procesos industriales encontraron en los plásticos un valioso factor de éxito en la batalla de la producción.

Puede mencionarse entre cientos de otros ejemplos el que ofrecen los cepillos industriales con cerdas de nylon, para pintura y lustre, los que resultaron más resistentes, más eficaces y más económicos que los de cerdas naturales. El uso de pinturas hechas a base de resinas sintéticas no solamente ofrecieron mejores cualidades de brillantez y duración sino que también, al ser preparadas con sales de plomo esas pinturas vinieron a resolver el problema de los sedimentos marinos en los cascos de las embarcaciones.



Un ejército moderno emplea una cantidad muy grande de papel y cartón para toda clase de usos, tales como envolturas a prueba de humedad, enseres de uso personal en campaña y otros; el ejército norteamericano utilizó así millones de toneladas de papel y cartón hechos con resinas sintéticas . . . sin contar la película de acetato de celulosa utilizada en el famoso correo V, gracias al cual los soldados podían comunicarse con sus familias con un máximo de rapidez y de economía.

Sería materialmente imposible citar aquí todos y cada uno de los aspectos en que los materiales plásticos desempeñaron un papel de consideración en la Segunda Guerra Mundial; baste decir que su contribución fue incalculable y que su uso sirvió, dentro de lo posible, a hacer más llevadera la vida del soldado en el cuartel o en cualquiera de las armas en que prestó sus servicos. Al terminar el conflicto, la industria de los plásticos inició un vasto proceso de reconversión a fin de brindar a la sociedad en tiempos de paz servicios considerables en los campos más variados de la actividad humana.

No solamente registró la industria de los plásticos importantes adelantos en el número y el género de los objetos con ellos fabricados y en la diversidad de las resinas plásticas utilizadas, sino que hizo también notables progresos en el orden de sus métodos de producción por lo que hace a una mayor rapidez, sencillez, economía y variedad.

Los métodos básicos de la fabricación de plásticos termofijos o termoplásticos, a saber, la compresión, la inyección y la expulsión, registraron progresos de significación. En el moldeo de plásticos termofijos se introdujo en forma creciente el uso del calor electrostático de alta frecuencia. Esto hizo posible el moldeo de partes más gruesas y más voluminosas con un substancial ahorro de tiempo.

El equipo de alta frecuencia utilizado durante la guerra fué convertido para usos en tiempos de paz, permitiendo este tipo de calentamiento en muchas clases de operaciones de moldeo. Piezas de 5 cm.  pudieron moldearse en 10 minutos gracias a ese método, en tanto que piezas delgadas apenas requierieron algunos segundos.

Resinas sintéticas perfeccionadas en la post-guerra: La investigación en el campo de las resinas sintéticas es uno de los aspectos más importantes de la química orgánica; nuevas resinas o combinaciones de resinas fueron introducidas al terminar la guerra. Mencionemos algunas entre las más importantes. El polietileno es una resina sintética con notables propiedades de aislante eléctrico que se utiliza especialmente con cables de alta frecuencia; es además muy flexible, refractario al agua, impermeable a la humedad y resistente a las temperaturas más variadas.

Las excelentes características aislantes y de moldeo del poliesterino fueron incrementadas con el uso de laminados a presión de contacto. Se realizó una novedosa combinación de polímeros orgánicos e inorgánicos que encontraron inmediatamente usos de primera importancia y que fueron dados a conocer bajo el nombre de silicones.

Las resinas de vinil forman un grupo de compuestos elastoméricos muy útiles para la fabricación de película y de material aislante. Resinas de formaldehido preparadas a base de un trímero de cianamido, llamado melamina, desempeñan un papel de considerable importancia en la fabricación de papel impermeable, en varios procesos de la industria textil y en la preparación de gomas para madera laminada al calor.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/utensillos.jpg

Antiguos utensillos de plástico, tan populares en la post guerra mundial

Las resinas de celulosa también sufrieron importantes desenvolvimientos, tales como la creación del propionata de celulosa, que ofrece determinadas ventajas sobre el acetato de celulosa empleado en la manufactura de película. Es preciso hacer mención también de la adaptación a la investigación científica de las resinas, de los espectros de absorbción de rayos infra-rojos y ultravioletas, de las formas de difracción de los rayos X, y del empleo del microscopio electrónico.

Las resinas de metacrilato metílico como la lucita y el plexiglás que desempeñaron papel tan importante durante la guerra, siguieron gozando de una enorme popularidad al terminar el conflicto, no solamente en la industria aeronáutica sino para la confección de toda clase de objetos de uso común y corriente.

Hemos mencionado aquí sólo algunos de los aspectos en que los plásticos se utilizan para la fabricación de objetos útiles para el hombre, y solamente algunos métodos de su fabricación. La industria de los plásticos es una industria moderna por excelencia, y con cada día que pasa se le encuentran nuevos aspectos y nuevas posibilidades.

ocio total

limon


problema de los tanques


noparece

anticonceptivos

fotos

creencias

mujeres

problema de los tanques

JUEGO DE OBSERVACIÓN-HAZ CLIC SOBRE LA GRILLA CORRESPONDIENTE



OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final