Politica Agraria en el Virreinato Agricultura y Mineria



ORGANIZACIÓN ECONÓMICA DEL VIRREINATO DEL RÍO DE LA PLATA:

Política agraria — Los reyes de Castilla hablan sucedido a los naturales en el señorío de las Indias, y a ellos pertenecían las tierras, que por esta causa se llamaban de realengo (Real Corona). El rey las concedió en primer término a los conquistadores y gobernadores en recompensa a sus servicios. Alrededor de las ciudades se reservaban tierras de propiedad común e inajenables, que eran: el ejido, para uso común del vecindario; las dehesas, que limitaban con el ejido y que eran tierras para pastoreo y las propias del municipio, llamadas propios, que eran para renta del Cabildo. Quedaba prohibido sembrar en estos terrenos.

agricultura en el virreinato del rio de la plata

El hecho de que en Buenos Aires el área de tierra cultivable estuviese limitada por la zona habitada por los indios, fue causa de que las tierras tuviesen desde un primer momento un valor, siendo vendidas por el Estado, por lo que los más poderosos poseían grandes extensiones, donde practicaban la ganadería. Además de las tierras de propiedad común y de las concedidas a particulares, existían aquellas destinadas a ser poblados indígenas, por ejemplo: las reducciones.

En resumen las tierras americanas, posesión de los reyes de Castilla, pueden ser divididas en:

Ejido (para uso del vecindario); Dehesa (para pastoreo);
Propios (para renta del Cabildo);
Posesión de particulares (por concesión en reconocimiento a sus servidos o compra al Estado);
Poblados indígenas;
Posesión de la Iglesia.

Agricultura — Cuando los españoles llegaron a América, encontraron que algunas tribus de indios sedentarios practicaban la agricultura, cultivando especialmente el maíz y laquinoa o “trigo de la puna”.

Los conquistadores trajeron a América los cultivos europeos de la época. Muchas fueron las causas de que la agricultura no prosperase en tierras del virreinato del Río de la Plata. La sequía, la langosta, los ganados sueltos y las plagas de aves, los malos caminos para la introducción de los frutos en la ciudad y la escasez de brazos que encarecían los jornales, fueron factores adversos a la agricultura junto con la traba que significaban los impuestos que pesaban sobre ella.

Entre estos últimos, el diezmo, destinado a sufragar los gastos de la Iglesia, consistente en entregar la décima parte de los productos obtenidos; el de alcabala, que variaba entre el dos y el cuatro por ciento y a fines del siglo XVIII el seis por ciento, y otros propios del Cabildo.

Con el fin de proteger la agricultura se permitió la introducción de negros que se dedicasen a las tareas agrícolas. La agricultura, sin embargo, no avanzó hasta que se otorgó la libre exportación, especialmente del trigo a lo que se oponía el Cabildo por temor a quedarse sin el abastecimiento de este cereal, de cuya abundancia dependía su precio.

Fuente Consultada: Historia Argentina de Etchart – Douzon – Wikipedia –  La Argentina, Historia del País y Su Gente de María Sánchez Quesada



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------