Picaduras de Arañas, Escorpiones Tecnicas de Primeros Auxilios



Picaduras de Arañas, Escorpiones Tecnicas de Primeros Auxilios

PRIMEROS AUXILIOS: PICADURAS DE INSECTOS

primeros auxilios

Picaduras:
Las picaduras provocan temor, sobre todo en los niños. Además pueden producir picazón y molestias, pero en la mayoría de las personas no generan problemas irreversibles. Sin embargo, pueden llegar a poner en peligro la vida de personas especialmente sensibles o alérgicas.

La picadura de avispas y abejas produce dolor, comezón, enrojecimiento y edema. Como dejan el aguijón clavado con los sacos de veneno adheridos, lo más urgente es extraerlo, pero no conviene hacerlo con los dedos porque al apretarlo se corre el riesgo de modular más veneno. El procedimiento más seguro es raspar suavemente la superficie de la picadura con la uña hasta desprenderlo de la piel.

Para calmar el dolor y la comezón son útiles el hielo, las compresas heladas, el alcohol o la aplicación de una pasta de bicarbonato de sodio con agua sobre la picadura. También pueden aplicarse compresas de amoníaco.

Para calmar el dolor y la comezón Son útiles el hielo, las compresas heladas, el alcohol ola aplicación de una pasta de bicarbonato de sodio con agua sobre la picadura. También pueden aplicarse compresas de amoníaco.

Las arañas, en su mayoría, no son capaces de perforar la piel de una persona, aunque existen algunas, como la Viuda negra, que están dotadas de glándulas ponzoñosas capaces de inocular veneno a través de conductos ubicados en la parte frontal de la a cabeza. Este tipo de arañas vive fuera de las casas habitadas: se alojan debajo de piedras o en trozos de materiales abandonados. Tampoco son agresivas, pero atacan cuando se toca su telaraña.

El veneno provoca dolores musculares, a veces acompañados de debilidad en las piernas e hinchazón del lugar de la picadura. Aunque los casos fatales son excepcionales, conviene seguir los siguientes pasos:

• Lave la herida con soluciones antisépticas, como alcohol o agua oxigenada.
• Haga sangrar la herida, para que arrastre en su salida la sustancia inyectada.
• Coloque un torniquete por encima de la herida.
• Suministre al afectado té o café cargado.
• Consulte al médico.



Respecto de los reptiles, existe una gran variedad de culebras que son inofensivas. Entre las serpientes, en cambio, encontramos algunas que son venenosas, como la de Cascabel. Para poder reconocer una serpiente venenosa hay que observar la mandíbula superior, donde tiene los característicos colmillos. A veces es difícil distinguir entre las serpientes que son venenosas y las que no lo son. Las primeras suelen tener pupilas elípticas, un surco facial entre el ojo y la nariz, y colmillos.

Las serpientes no venenosas tienen pupilas redondas y carecen de surcos y de colmillos.
La picadura de una serpiente venenosa toma un color azulado y se hincha progresivamente. En el lugar de la mordedura suele quedar la marca de los colmillos y se experimenta un ardor quemante y adormecimiento.

El veneno provoca dolores musculares, a veces acompañados de debilidad en las dor quemante y adormecimiento. El veneno produce disminución de la presión, hormigueo en los músculos faciales, convulsiones, dificultad respiratoria. En estos casos recurra a las siguientes medidas:

• Avise urgentemente al médico.
• Desinfecte la herida utilizando solamente agua y jabón.
• Succione la herida y escupa lo succionado. Si su boca no tiene ninguna herida, esta maniobra no implica peligro porque el veneno no se absorbe por las mucosas. Lo mejor es lograr que de la picadura salga sangre porque arrastra el veneno hacia afuera.
• Mantenga al enfermo acostado y quieto para no activar la circulación. No le suministre estimulantes.

Como solución extrema, puede realizarse un torniquete, en cuyo caso debe registrarse la hora en que se aplicó y buscar atención médica urgente.

Araña al Acecho

Escorpión en posición de ataque

AMPLIACIÓN DEL TEMA SOBRE PICADURAS

picaduras
■ Picaduras de arañas y de garrapatas. Por lo general, basta con aplicar compresas frías de agua con amoníaco o alcohol sobre la zona afectada. Si la picadura presenta un aspecto muy hinchado o sube la fiebre, resulta indispensable consultar al médico. En la medida de lo posible, conservar la araña a fin de permitir su identificación.

■ Picadura de abeja. Sacar el aguijón con unas pinzas de depilación o con una aguja, tras haberlas desinfectado al fuego o con alcohol de 90 °. Procurar no apretar la picadura, para no reventar la bolsa de veneno que se encuentra en el extremo del aguijón. Lavar con agua y jabón, y poner sobre la picadura una gota de alcohol o de vinagre.

■ Picadura de avispa. La avispa no deja el aguijón clavado. Basta con poner un poco de alcohol o de vinagre sobre la picadura. Si las picaduras son numerosas, o se encuentran situadas en los labios o en el interior de la boca, consultar al médico.



■ Picadura de mosquito. Lavar la picadura con agua y jabón y poner un poco de vinagre o un antiséptico.

■ Picadura de escorpión. Si el aguijón ha quedado clavado en la carne, sacarlo con precaución, y lavar la picadura con agua y jabón. Aunque la picadura de escorpión no es mortal en nuestras latitudes, consúltese al médico al menor signo de fiebre.

■ Picadura de peces venenosos. Algunos peces producen picaduras muy dolorosas, que pueden provocar graves reacciones en el organismo. Mantener a la víctima acostada y llamar al médico si se considera necesario. Mientras éste llega, bañar con agua caliente la zona afectada. Si se trata de una picadura de erizo de mar, sacar los pinchos.

■ Picaduras de pulgas y piojos. No son peligrosas en una persona limpia, pero pueden desencadenar epidemias de peste o tifus en determinadas condiciones de vida (hacinamiento, etc.) en las que no se respetan las reglas de la higiene.

Si se trata de una picadura ocasional, basta con aplicar un poco de alcohol.

Heridas leves
Toda herida, por mínima que sea (arañazo, cortadura, erosión) debe ser desinfectada y cuidada inmediatamente. No hay que olvidar que la tierra y otras muchas cosas (clavos, astillas, etc.) pueden ser portadoras del bacilo del tétanos. Siempre es conveniente, si nos hemos vacunado no hace más de cinco años, administrar una dosis recuerdo de la vacuna.

De cualquier modo, limpiar la herida con una compresa (no con algodón) y jabón líquido o agua oxigenada, procediendo desde el centro hacia fuera. Extraer los posibles cuerpos extraños (arena, etc.). Aplicar mercu-rocromo con una compresa y dejarla al aire, a menos que la herida supure o sangre. Si no se consigue detener la hemorragia, aplicar unas compresas sujetas con una venda o un esparadrapo. Cambiarlas cada dos días, a fin de facilitar la cicatrización, teniendo cuidado al despegarlas. Si aparecen signos de inflamación (hinchazón, enrojecimiento), aplicar compresas calientes de agua con alcohol sobre la herida.

Heridas graves
Son extensas, profundas y desgarradas, e interesan regiones vitales (tórax, abdomen, espalda, ojos). Precisan de la intervención urgente del médico. Mientras tanto, tender al herido y mantenerlo abrigado con una manta. Cubrir la herida con compresas esterilizas y una venda más o menos apretada, según la importancia de la hemorragia.

■ Heridas en el abdomen. Tender al herido con la cabeza baja y las rodillas flexionadas. Cubrir la herida con un paño limpio sujeto con un vendaje. No tratar de extraer posibles objetos causantes del accidente: sólo el médico o el cirujano podrán hacerlo sin riesgo de agravar la lesión.

■ Heridas en la espalda. El mismo procedimiento.



■ Heridas en los ojos. Mientras se espera la llegada del médico, mantener al herido con la cabeza baja y cubrir la herida con una compresa esterilizada.

■ Heridas en el tórax. Aplicar compresas esterilizadas sobre la herida, sujetándolas con una venda poco apretada. Transportar al herido en posición semiacostada o echado sobre el lado herido, con la cabeza levantada para evitar la asfixia.

■ Heridas en el rostro. Mantener al herido tendido sobre un costado, con la cabeza sobre una almohada improvisada y vuelta hacia el suelo, para impedir que se ahogue con la sangre. Si tiene dificultad para respirar, mantenerle la boca abierta con un pañuelo enrollado, asegurándose de que no obstruye el paso del aire ni que el paciente puede tragarlo.

picadura de arañas

elogios importantes para la mujer

Fuente Consultada:
Cómo Prevenir Accidentes en el Hogar López-Gershanik
Tu Hijo: Guía de Prevención y Primeros Auxilios  – Orbis
Enciclopedia El Universo de la Familia Tomo 3 Primeros Auxilios

Ver: Accidentes Con Animales

Ver: Muerte de las Abejas Al Picar y Uso de Venenos Como Defensa

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------