Porque Muere Una Abeja Al Picar? Veneno Como Defensa de los Insectos



Porque Muere Una Abeja Al Picar?
Uso de Venenos Como Defensa de los Insectos

Los seres más numerosos y de más amplia difusión del reino animal son los insectos. Así es en efecto; en el rincón más remoto y en el lugar más inhóspito de la Tierra se encuentra casi siempre un representante de alguno de los órdenes que integran la clase de los insectos, sobre todo si el hombre también se halla allí, transitoria o definitivamente.

La casi totalidad de los insectos dañan o simplemente molestan al hombre en una u otra forma. Entre los que dañan están aquellos que eventualmente (actitud defensiva) o como consecuencia de su régimen alimenticio («hematofagia»; del griego «hematos», sangre, y «fagos», comer) atacan no sólo a los animales salvajes y domésticos, sino también al hombre, transmitiendo graves enfermedades.

El mecanismo de la transmisión del agente patógeno (del griego «pathos», enfermedad, y «gennan» engendrar) es sencillamente una operación de conducción: el insecto vector (que conduce), al picar a un enfermo adquiere los gérmenes que luego inocula al hombre sano cuando lo ataca.

Por ejemplo: el paludismo y la fiebre amarilla son transmitidos por mosquitos (Anopheles y Stegomya, respectivamente); la enfermedad del sueño, en África ecuatorial, por la mosca tse-tse (Glossina sp.); la enfermedad de Chagas, en Sudamérica, por las vinchucas (Tríatoma infestans); el tifus exantemático, por el piojo del cuerpo (Pediculus humanus); la peste bubónica, por la pulga de las ratas (Xenopsylla Cheopis), etc.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

MUERTE DE LA ABEJA AL PICAR:

El aguijón de la abeja es una estructura complicada, que normalmente se encuentra en una cavidad dispuesta en el extremo del cuerpo.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com ABEJA

Dicho aguijón está constituido por tres partes que encajan una en otra, formando un tubo. Dos lancetas están parcialmente enfundadas en un único estilete.

Cuando el insecto da un picotazo, su cuerpo se arquea, de modo que el aguijón forma un ángulo recto con la superficie del enemigo. La punta del dardo penetra en el cuerpo de éste y las dos lancetas realizan, alternativamente, un movimiento oscilatorio.

Las extremidades de las lancetas están armadas de dientes, y el movimiento las hace penetrar cada vez más en el cuerpo de la víctima.



Al mismo tiempo, este movimiento introduce más veneno en la herida. El proceso completo, que abarca el momento de la picadura y el de la retirada del aguijón, es muy rápido cuando un insecto lucha contra otro.

Pero cuando el individuo pica a un enemigo que posee una piel más gruesa, como puede ser el hombre, los dientes del aguijón le impiden retroceder.

Por lo tanto, la abeja sólo puede liberarse, abandonando su aguijón.

Al hacerlo, deja también con él la glándula del veneno y otros órganos, quedando herida de muerte.

Para sacar de la piel el aguijón de una abeja, hay, pues, que raspar, en vez de pellizcar, ya que cualquier presión sobre la bolsa de veneno tendría por resultado la introducción de más ponzoña en la herida.

agujon de una abeja

Las picaduras de los insectos son siempre molestas y, la mayoría de las veces, peligrosas, ya sea que provengan de vectores de gérmenes patológicos, o por con el escozor que ocasionan y que obliga a rascarse, producen escoriaciones que son focos de infección. Las picaduras de las abejas, molestas y dolorosas, pero inofensivas para un individuo sano, resultan peligrosas para los cardíacos o para los muy sensibilizados.

Ha sido determinado que se necesitan por lo menos 500 picaduras simultáneas de abejas para que el veneno por ellas inyectado pueda representar un grave peligro para el organismo de un hombre sano. La gravedad está también de acuerdo con la zona en que la picadura se localiza: por ejemplo, la picadura de abeja, avispa o mangangá, en la lengua o en la garganta, puede causar asfixia.

En general, las picaduras de chinches, pulgas, piojos, moscas, jejenes y mosquitos, producen ronchas, enrojecimiento y picazón. Las picaduras de los tábanos son de las que más tardan en curarse. Actualmente se ha generalizado el uso de sustancias repelentes y de líquidos calmantes, que reducen al mínimo este tipo de inconvenientes. No obstante, si el hecho se produce, y el atacante es un ápido o un véspido, luego de extraer cuidadosamente el aguijón conviene friccionarse con amoníaco diluido, o con alcohol alcanforado o mentolado.

Los aguijones de las avispas tienen unos dientes mucho más finos, y pueden sacarse muy fácilmente de la piel humana. Una avispa, por lo tanto, puede picar a un hombre más de una vez, e incluso en una rápida sucesión de picotazos, hasta que la reserva de veneno queda temporalmente agotada.



Los venenos varían de una especie a otra, y se asemejan al de la cobra. Los de los insectos son unas sustancias complicadas que contienen un cierto número de proteínas; pero contrariamente a la creencia popular, no siempre contienen ácido fórmico.

Las hormigas no tienen aguijón propiamente dicho. Las «picaduras» de las hormigas son causadas por las mandíbulas; sin embargo, también inyectan veneno en la herida de la víctima, curvando el abdomen hacia adelante.

Resultado de imagen para historiaybiografias.com hormiga

En el caso de la hormiga, el veneno es realmente ácido fórmico. El nombre del ácido procede del hecho de que la primera fuente de producción de este ácido fueron, precisamente, las hormigas (en latín, fórmica).

Contra los venenos de los insectos, no se conoce todavía ningún antídoto específico.

Las picaduras se tratan por remedios empíricos, que pueden ser amoníaco diluido, vinagre, o bien cebolla o ciertas hierbas. Probablemente, el efecto perseguido con la aplicación de, estos remedios es anestesiar de modo parcial la zona afectada.

Los venenos originan rápidamente la muerte, cuando las víctimas son otros insectos, aunque, a veces, sólo actúen como paralizantes.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

USO DEL VENENO COMO ATAQUE A SUS PRESAS:

Todas las hembras de los insectos poseen, al final del abdomen, un dispositivo para depositar sus huevos. En muchos casos, estos órganos son muy pequeños y se encuentran completamente escondidos en el interior del cuerpo. Forman, simplemente, un canal por el que los huevos pasan a través de aquél.

Otras veces, sin embargo, estas estructuras son importantes y se extienden más allá del cuerpo.



Se utilizan para colocar los huevos en sitios adecuados, por ejemplo en el suelo, en el interior de los tallos o de los troncos. Por este motivo, reciben el nombre de oviscaptos (colocadores de huevos). Muchos saltamontes poseen estos órganos largos y curvados, mientras algunos icneumones —parásitos que depositan sus huevos en el interior de otros insectos— tienen unos tubos muy largos y finos para colocarlos.

Estos órganos se confunden frecuentemente con aguijones.

En la mayoría de las abejas, avispas y hormigas, el aparato para depositar los huevos se ha modificado, transformándose en aguijón, y no lo utilizan ya, al parecer, para ese fin. Naturalmente, sólo las hembras (es decir, las reinas y las obreras) pueden picar, ya que los machos (zánganos) no poseen este aparato.

Naturalista FabreEl aguijón es, principalmente, un arma defensiva; pero, además, muchos himenópteros que alimentan sus larvas con otros insectos se sirven de él para paralizar a éstos previamente, inyectándoles veneno.

elogios importantes para la mujer

El naturalista Fabre estudió detenidamente el caso de algunos de aquellos insectos, y así describe cómo el Sphex del Languedóc atenaza con sus patas y sus mandíbulas a un grillo, y, arqueando el cuerpo, hunde su aguijón, primero en el cuello de la víctima, luego en la articulación de los dos segmentos posteriores del tórax, y por último, en el abdomen.

Este comportamiento se explica si estudiamos la anatomía del grillo, pues entonces observaremos que éste, para mover sus tres pares de patas, dispone de tres centros nerviosos, colocados a cierta distancia unos de otros. Como el grillo no está muerto, sino sólo paralizado, su materia no se corrompe, lo que permite a las larvas disponer de alimento fresco.

La admiración de Fabre por esa clase de insectos, cuyo instinto les permite atacar directamente los centros nerviosos de sus víctimas, no es compartida por investigadores más recientes.

Estos últimos establecen que las picaduras carecen de precisión, que el aguijón penetra por donde puede, al nivel de la membrana que liga los anillos.

El número de picaduras depende mucho de los movimientos de la víctima.

En general, el aguijón no hiere directamente los ganglios nerviosos, sino que, el veneno los alcanza por difusión a través de los tejidos.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

En el caso del hombre, como la cantidad de veneno es pequeña, no suele producir más que molestias. Sin embargo, hay personas que poseen una sensibilidad particularmente grande para estas proteínas extrañas, y una simple picadura puede tener efectos muy graves.

Por otra parte, si una persona es afectada por el ataque de un enjambre, por ejemplo, la cantidad de veneno ya no es tan pequeña, y puede existir peligro. En estos casos, lo mejor es acudir al médico.

Los apicultores están generalmente inmunizados contra los efectos del veneno, y se ha pretendido alguna vez que el de la abeja era útil para el tratamiento de enfermedades de tipo artrítico y reumático.

paginas web

Se debe diferenciar el riesgo de las picaduras de abejas y avispas del riesgo de picaduras por otros insectos, por ejemplo de mosquitos. Las picaduras de abejas o avispas son mas graves y pueden dar reacciones muy graves. Cuando alguien sufre una picadura de abeja o avispa, se producen reacciones de inflamación en la zona de la picadura, reacciones que llamamos reacciones locales. Estas reacciones de enrojecimiento, hinchazón y dolor son normales. Entre los insectos que pueden desencadenar reacciones alérgicas, se incluyen las abejas melíferas, las avispas germánicas, los avispones y las hormigas rojas. Cuando pican a una persona, estos insectos le inyectan su veneno a través de la piel.

Al ser picado por un insecto, puede haber una reacción alérgica, normalmente no es en la primera picadura, sino en la segunda. Al reaccionar, se liberan sustancias quimicas en el organimso y esa liberación de sustancias puede hacer que los afectados presenten algunos de los siguientes síntomas:

  • resuello o respiración sibilante («pitos» al respirar)
  • dificultad para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • dolor de estómago
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos lloros, picor y/o hinchazón ocular
  • urticaria
  • granos o ronchas rojas
  • inflamación
  • disminución de la tensión arterial, que puede provocar mareos y/o pérdida de la conciencia
picaduras de insectos

El agujón de la avispa o abeja es para defensa, en cambio, en el mosquito es como aparato succionador

LA AVISPA Y LA ABEJA: Xo todos conocen con precisión cómo pica un insecto. La mayoría de los himenópteros (abejas, avispas, abejorros, etc.) cuando tienen que defenderse lo hacen empleando su aguijón retráctil, sircado en el extremo del abdomen, mediante el cual inyectan un lia nido venenoso en cuya composición predomina el ácido fórmico. La intensidad de los efectos de la picadura varía con la especie y tamaño del atacante y el estado físico del que recibe el aguijonazo.

La particular conformación del aguijón de la abeja (es un araserrado, con dos glándulas anexas) es causa de que una vez ado, no lo pueda retirar, y se lo arranque junto con sus glándulas y, a veces, parte del intestino, lo cual significa su muerte.

Muchos insectos pertenecientes al orden de los dípteros (moscas, mosquitos, jejenes, tábanos, etc.), de los afanípteros (pulgas) y de los hemípteros (chinches, vinchucas, etc.), disponen de.¡aparato bucal picador-chupador.

EL MOSQUITO: En el mosquito hembra (que es el que pica) este aparato picador-chupador consiste en mandíbulas y maxilas alargadas y punzantes, y en dos piezas bucales que se adosan para formar un tubo, por el cual el insecto aspira la sangre. Para lubricar el tubo segrega líquido salival, y es con dicho líquido con el que inocula los gérmenes que producen el paludismo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fascículo N°92 Picadura de los Insectos
Sitio Web http://kidshealth.org (en español)

Enciclopedia CONSULTORA Tomo I El Hombre en el Desierto
Enciclopedia Estundiantil Edición de Lujo Tomo III Las Picaduras de Insectos Editorial CODEX

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------