Tribuno Tiberio Graco Guerra de Yugurta Los Hermanos Gracos Proyecto





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


roma antigua

LECCIÓN X
LOS GRACOS (134-100)

  1.   Primera guerra de los esclavos. Se había aumentado de una manera extraordinaria el número de esclavos, procedentes de los prisioneros que se hacían en las guerras extranjeras, de la piratería, y hasta de los mismos plebeyos, que por su pobreza venían  a caer en tan miserable estado; y que por la desaparición de los colonos y pequeños propietarios libres, todas las faenas agrícolas vinieron a ser desempeñadas por los esclavos.

El trato que estos desgraciados recibían de sus señores no podía ser más cruel e inhumano: mal alimentados, albergados en hediondos calabozos, arrastrando pesadas cadenas, y aplicándoles los más terribles castigos por las faltas más insignificantes; el sufrimiento y la paciencia llegaron a acabarse, y se levantaron contra sus dominadores en Sicilia.

La mayor fertilidad de aquella isla, que continuaba siendo el principal granero de Roma, había aglomerado allí de tal manera los esclavos, que se contaban diez por cada  hombre libre. Allí fue donde Euno, esclavo sirio, se puso al frente de sus compañeros, tomó el título de rey Antíoco, y pasaron a cuchillo a sus amos, reuniendo en poco tiempo un ejército de 70.000 hombres, que se aumentó después con los esclavos sublevados en Agrigento por el siciliano Cleon, hombre enérgico y activo, que hizo causa común con Euno.

Durante cuatro años los pretores mandados por Roma fueron derrotados por Euno, que se apoderó de Enna, Tauromenium y otras plazas, preparándose a pasar a Italia, donde los esclavos comenzaban a agitarse. Por fin el cónsul Pison les obliga a levantar el sitio de Mesina, se apodera de Tauromenium, quitando la vida a cuantos prisioneros caen en su poder; y venciéndolos cerca de Enna, donde perecieron 20.000 esclavos, y muerto poco después su jefe Euno, la guerra quedó concluida.

  1. Tiberio Graco: su tribunado. La decadencia de la sociedad amenazaba destruir el poder romano, si no se ponía pronto y eficaz remedio: los que lo habían intentado, faltos de valor, cedieron en su empeño para evitar los graves peligros que había que arrostrar al realizarlo. En estas circunstancias aparecen los Gracos.

Tiberio y Cayo Graco eran hijos de Sempronio Graco, que se había distinguido en las guerras de España, y de Cornelia hija de Escipión el Africano. Muerto Sempronio, la virtuosa Cornelia dedicó toda su atención y sus cuidados a proporcionar a sus hijos la mas esmerada educación, consiguiendo hacer de sus dos joyas, como les llamaba, hombres instruidos, elocuentes, y virtuosos republicanos.

Tiberio Graco:

Tiberio, el mayor, que se había señalado por su valor en el sitio de Numancia, y que en sus campañas había observado la miseria de los pueblos y la ruina de la agricultura en poder de los esclavos, se propuso remediar los males de su patria, y con este fin solicitar el nombramiento de tribuno.

  1. Proyectos de Tiberio Graco: su muerte. Tiberio, ayudado del consejo de los ciudadanos más prudentes de la República, propuso el restablecimiento de la ley agraria de Licinio Estolon, como único medio de reparar los males de la patria; pero para hacerla aceptable por los nobles, que se habían apoderado del ager publicus, cuya propiedad era del Estado, se acordó que a cada ciudadano se le dejarían 500 yugadas de tierra, además de su patrimonio, y 250 a cada uno de los hijos; debiendo abandonar todo lo restante, cuyo importe les abonaría el Estado, para repartirlo en pequeños lotes de 30 yugadas entre los ciudadanos pobres y aliados italianos.

A pesar de las moderadas pretensiones de esta ley, los  nobles que por ella perdían parte de su influencia y de su fortuna, se oponían tenazmente, consiguiendo que el otro tribuno, Octavio, interpusiera su veto en el momento de la votación. Indignado Tiberio, propuso una ley por la cual los nobles habían de abandonar todas las tierras usurpadas al Estado. La oposición de la nobleza fue entonces mayor, y Octavio interpuso nuevamente su veto. En esta situación Tiberio acude al pueblo, y, sin respetar la inviolabilidad de su cargo, consigue que sea depuesto su colega, votándose la ley, y nombrándose una comisión encargada de hacerla cumplir.

Con estas medidas, Tiberio se había enajenado las simpatías de toda la nobleza, cuya hostilidad hacia el tribuno aumentó por haber mandado éste distribuir al pueblo los bienes de Atalo rey de Pérgamo, legados a Roma. Para completar su obra, Tiberio pretende ser reelegido en el cargo de tribuno; pero los nobles, dirigidos por Escipión Nasica, promueven en el momento de la elección un gran alboroto, en el cual pierden la vida Tiberio y 300 de sus parciales.

  1. Cayo Graco su primer tribunado. A la muerte de Tiberio, el senado y la nobleza persiguen cruelmente a todos sus partidarios. Hostigado así el partido popular, presenta el tribuno Carbon algunas leyes contrarias a los intereses de la nobleza, pero fueron combatidas por Escipión Emiliano, que se atrajo por esta causa y por haber aprobado en público la muerte de Tiberio, la enemistad popular: poco después el destructor de Cartago fue asesinado en su propio lecho, sin que se supiera por quién.

Mientras estas luchas se sostienen en Roma, el senado había conseguido alejar a Cayo Graco, nombrándole cuestor de Cerdeña; pero éste, abandonando su cargo, volvió a Roma, y a pesar del senado, y de la influencia de toda la nobleza, fue elegido tribuno, recibiéndole el pueblo con el mayor entusiasmo.

Cayo Graco, estaba animado de las mismas ideas, y acariciaba los mismos proyectos de su hermano. Así es que el primer acto de su magistratura fue poner en vigor la ley agraria, y promulgar otras varias, todas en favor de los pobres, y en menoscabo del prestigio del senado y de la nobleza tales fueron, la venta del trigo a bajo precio, la reparación de los caminos y la construcción de otros nuevos, el establecimiento de colonias, el equipo de las tropas a cargo del Estado, y el aumento del impuesto sobre los objetos de lujo. Por otra parte, propuso la concesión del derecho de ciudad a los latinos, y del derecho itálico a todos los aliados de Italia; pero su mayor triunfo consistió en privar a los senadores del poder judicial, que pasó al orden de los caballeros.

Todas estas medidas, así como su honradez y severidad de costumbres, y la moralidad que procuró introducir en la administración de la república, le conquistaron el entusiasmo del pueblo y el apoyo del ejército y de los caballeros, sin que el senado ni la nobleza se atreviesen a poner obstáculos a tanta popularidad. Así es que, terminando su primer tribunado, fue reelegido por el pueblo.

  1. Segundo tribunado de Cayo Graco: su muerte. La actividad, la inteligencia y la energía no le abandonaron en el segundo año de su tribunado, promulgando nuevas leyes en favor de los caballeros, limitando la influencia de los cónsules en las provincias y confiriendo el derecho de ciudad a los Latinos aliados. No pudiendo luchar de frente con el célebre tribuno, el senado se valió de su colega Livio Druso, que de acuerdo con la nobleza, y con el fin de minar el crédito de su rival, propuso leyes mas favorables al pueblo que las de Cayo, aumentando el número de colonias, rebajando mas todavía el precio del trigo, y dispensando a los pobres del pago del canon por las tierras que aprovechaban del Estado. Con estas medidas el prestigio de Graco se fue debilitando ante la multitud inconstante, que ya encontraba poco beneficiosas sus leyes.

Para recobrar su popularidad, Gayo Greco aceptó el encargo del senado de marchar a Cartago, para organizar allí una colonia; pero cuando a los 70 días volvió a Roma, pudo comprender cuánto le había perjudicado aquella ausencia, que había servido a los nobles para destruir toda su influencia, viéndose rechazado por el pueblo cuando solicitó por tercera vez el tribunado.



Anuncio Publicitario


El senado revistió al cónsul Opimio de poderes ilimitados, el cual propuso la anulación de todas las reformas de Cayo y oponiéndose éste con sus partidarios, el cónsul los derrotó en el monte Aventino, pereciendo hasta 3.000 y el mismo Cayo Graco a manos de los aristócratas, que persiguieron de una manera implacable a todos los amigos del tribuno.

Con la muerte de Gayo Graco, todas sus reformas quedaron anuladas; la democracia quedó al parecer ahogada en sangre, y Roma entregada a los oligarcas.

  1. Resultados del tribunado de los Gracos. A pesar de los esfuerzos del senado, para abolir cuanto habían hecho los Gracos, aquellas reformas en cuanto tenían de justas y necesarias, sobrevivieron a sus autores, y dieron inmensos resultados.

Así, todos los esfuerzos de la reacción no fueron bastantes, para arrancar a los caballeros el poder judicial que se les había concedido, no consiguiendo otra cosa que indisponerlos con la nobleza y con el senado. Las leyes agrarias que habían hecho conocer al pueblo el mecho de salir de la miseria, al ser abolidas, produjeron en esta clase una animosidad profunda contra los nobles, que bien pronto había de dar sus frutos en las guerras civiles de Mario y Sila. Por último, los italianos llamados por los Gracos al derecho de ciudad, no cesarán en sus exigencias, pacificas ó a  mano armada, hasta ver cumplidos sus deseos.

De manera, que casi todos los grandes acontecimientos políticos del último siglo de la República, tienen su raíz y fundamento en las reformas planteadas por los Gracos.

Ampliar Este Tema

  1. Juicio sobre el tribunado de los Gracos. La revolución de los Gracos es quizá el hecho mas importante de la historia de la República romana, no tanto por lo que significa en si misma, y en sus inmediatas consecuencias, como por lo que representa en los destinos de Roma.

Las pretensiones de los Gracos se reducían a mejorar las condiciones de los plebeyos pobres, y a extender el derecho de ciudad a los italianos. En cuanto a lo primero, nada era mas justo que sacar de la miseria a los que habían derramado su sangre en las continuas conquistas de Roma, y que venían siendo victimas de la tiranía y de la avaricia de los nobles. El mal era tan grande que, antes de los Gracos, todos los personajes honrados é imparciales lo habían comprendido, aunque les faltara el valor para corregirlo, quizá por el temor de las complicaciones a que había de dar lugar una reforma semejante. Los Gracos, mas atrevidos y mas patriotas, acometieron esta empresa colosal, no llevados de la esperanza de medro personal, sino con las mas puras y rectas intenciones, movidos exclusivamente por el bien del pueblo y la salud de la República. Los oligarcas oponiéndose tenazmente a las reformas, y procurando destruirlas tan luego como fueron sacrificados sus autores, agravaron esta llaga social por el encono que estas medidas produjeron en los plebeyos, é hicieron necesarias las luchas sangrientas que tuvieron lugar en el siglo siguiente.

En cuanto a la extensión del derecho de ciudad a los italianos, los Gracos tenían igualmente de su parte la justicia y la conveniencia de Roma. La justicia por cuanto Roma los había igualado a sus ciudadanos en todo lo que constituía una carga, un servicio, ó un deber, hasta el punto de que la mayoría en los ejércitos que habían llevado a cabo tantas conquistas, eran italianos; y es justo que los que son iguales en los deberes y sacrificios, lo sean también en las ventajas y en los derechos. La intransigencia y el orgullo del senado hicieron estériles en este punto los esfuerzos de los Gracos, costando después ríos de sangre lo que entonces pacíficamente se hubiera podido practicar.

Así se comprende que la extensión del derecho de ciudad a los italianos, era conveniente para Roma. La misión de ésta era asociar todos los pueblos a su propio destino. Esa fusión que tarda seis siglos en realizarse dentro de Roma, por los esfuerzos de los reyes primero, y por la lucha de los plebeyos contra los patricios después, comienza desde los Gracos a extenderse fuera de la gran ciudad, y se comunicará con el tiempo, gracias a César y a la amplitud de ideas del Imperio, a todos los pueblos que vendrán a formar así un solo cuerpo, cuya cabeza será Roma.

Lo anterior dicho  justifica a los Gracos y sus reformas; y si bien es cierto que debe censurarse la fuerza y la violencia de que se valieron para emprenderlas, no es menos cierto que a ello fueron provocados por la obstinada resistencia de los oligarcas.

  1. Guerra de Yugurta. Después de la destrucción de Cartago, Masinisa reinó en Numidia, protegido siempre por los romanos. A su muerte, le sucedieron sus hijos Micipsa, Gulusa y Mastanabal, pero por muerte de los dos últimos, quedó Micipsa como único rey, y adoptó a Yugurta, hijo de Mastanabal, que se había distinguido en las guerras de los romanos en España. Micipsa dejó dos hijos, Hiempsal y Aderbal, dividiendo su reino entre éstos y su sobrino, por iguales partes.

Descontentos los hijos de Micipsa por la parte asignada a Yugurta, y aspirando éste a reinar solo, la guerra estalló entre ellos, penetrando Yugurta en el territorio de Hiempsal, que fue asesinado por su mandato. Aderbal que implora la protección de los romanos, ve sin embargo invadido su país por Yugurta, y sitiado en su capital Cirta, tuvo que rendirse, perdiendo también la vida por orden de su primo, a pesar de la presencia de los comisarios romanos vendidos al oro del africano.

Guerra de Yugurta

Indignada Roma con los crímenes de Yugurta, le declara la guerra, enviando contra él un ejército a las órdenes de Calpurnio Bestia, que se dejó sobornar y concertó la paz con el africano, que llamado a Roma para justificarse, encontró medio de ganar a los principales personajes a fuerza de dinero; pero el asesinato de otro de sus primos, hijo de Gulusa, le obligó a salir de Roma, exclamando; ciudad venal, tú te venderías si encontraras comprador.

  1. Derrota y muerte de Yugurta. Después de la derrota de Aulo Postumio, que tuvo que pasar bajo el yugo él y su ejército, y firmar un nuevo tratado de paz, Roma cansada de tanta inmoralidad en sus generales, y de los crímenes de Iugurta, mandó contra él al incorruptible Metelo, que en poco tiempo se apoderó de varias plazas, y venció en varios encuentros al enemigo, obligándole a pedir la paz. Metelo con animo de apoderarse de su persona, le exige que se presente él mismo en su campamento, y conocida la estratagema por Yugurta, se renueva la guerra; pero el general romano, después de varias victorias, tuvo que entregar el mando a Mario, su lugarteniente, que había obtenido en Roma el consulado.

Al frente de un ejército de proletarios y de la gente más perdida del pueblo, Mario se presentó en África, apoderándose de varias plazas y derrotando al mismo Yugurta, unido con su suegro Bocco rey de Mauritania, que lo entrega a Sila, cuestor de Mario. Yugurta fue conducido como prisionero a Roma, y encerrado en la prisión Mamertina, donde se dejó morir de hambre. Numidia fue dividida por los romanos, dando la parte accidental a Bocco, y colocando en el pequeño Estado de la oriental a Goda hermano de Yugurta.

  1. Juicio sobre la guerra de Yugurta. Nada prueba mejor el rebajamiento y la inmoralidad de Roma a  fines del siglo II, que la guerra de Yugurta. Aquellos generales, aquellos cónsules, y hasta aquel senado, se dejan sobornar por el oro del rey de Numidia, posponiendo los intereses, el honor y la dignidad de Roma a su sed de riquezas. Pueblos que de tal manera pierden el sentido moral, no son dignos de gobernar el mundo; ó han de desaparecer, ó vendrán indefectiblemente a parar a la tiranía. Afortunadamente esto último es lo que sucede en Roma, que ensaya el poder personal con Mario, Sila y César, para concluir en el despotismo del Imperio.

La guerra yugurtina casi concluida por el aristócrata Metelo, pero que tuvo la fortuna de terminarla Mario, que era el ídolo del pueblo, contribuyó a enconar mas y mas los odios de los dos partidos, atribuyéndose ambos la gloria del triunfo. De todas maneras es indudable que Mario consiguió en ella asentar la base de su futura dominación.

Por otra parte, la costumbre introducida por primera vez en esta guerra, de reclutar el ejército entre los hombres sin propiedad y sin derechos, que por consiguiente no tenían lazo alguno que los uniera al Estado, trajo funestos resultados a la República; pues los ejércitos así constituidos, esperándolo todo de su general, se unían estrechamente a él, dispuestos a secundarle en todas sus empresas. Así comienzan a formarse  los partidos, cuyas sangrientas luchas abreviaron los días de la República.

  1. Conquista de  Galia Narbonense. Marsella, antigua aliada de Roma, había extendido su comercio por todo el Mediterráneo occidental, cuando se vio libre de la competencia cartaginesa, después de las guerras púnicas.

Tanta prosperidad la hizo pensar en la dominación da los pueblos del interior de Galia; pero careciendo de ejércitos de tierra para combatirlos, tuvo que apelar a Roma, que mandó en seguida sus legiones, logrando en poco tiempo apoderarse de los territorios entre el Var y el Ródano (Provenza), aumentando los dominios de Marsella, y estableciéndose los romanos en los puntos mas importantes.

Pasando después el Ródano, se apoderaron de Narbona, haciéndola capital de todo aquel país, que con el nombre de Galia Narbonense, fue la primera y única provincia que por algún tiempo poseyeron los romanos en Galia Transalpina.

  1. Invasión de los Cimbrios y Teutones. Los Cimbros, procedentes del Jutland (Quersoneso Címbrico), y los Teutones, de Germania, huyendo tal vez de las inundaciones del Báltico en las tierras bajas de la Dinamarca y Prusia actual, se dirigieron en número de 300.000 a las regiones meridionales, devastando cuanto encuentran a su paso, llegando hasta Nórica y Panonia, donde derrotaron un ejército romano.

Corriéndose después estos bárbaros a Helvecia (Suiza) y a l Galia, vencen cerca de Aix (Aquax Sextice) al cónsul Silano, y poco después sufren la misma suerte las armas romanas en Agen y en Orange: los bárbaros en vez de penetrar en Italia se dirigen a los Pirineos, inundando la parte septentrional de la península española.

En tanto Roma, terminada la guerra de Yugurta, y siendo entonces Mario el general de mas prestigio, le confía el mando del ejército de Galia. Mario, aprovechando la ausencia de los bárbaros, se ocupa en restablecer la disciplina, y habituar a sus tropas a los más rudos trabajos.

Cuando al cabo de tres años, los bárbaros volvieron a Galia y a Bélgica, obligados por la falta de subsistencias, se dividen para penetrar en Italia, los Teutones por Liguria, y los Cimbros por Helvecia y el Tirol. Mario derrota a los primeros en la sangrienta batalla de Aix, y pasando a Italia para oponerse a los segundos, los destruye por completo en Vercelli.

  1. Segunda guerra de los esclavos. Mientras combatía Mario a los bárbaros, se insurreccionaron por segunda vez los esclavos de Sicilia.

En los 30 años que habían transcurrido desde la muerte de Euno, la situación de los esclavos en aquella isla no había mejorado. Su número creció de día en día, a pesar de las órdenes del senado para que se diese la libertad a todos los que ilegalmente hubieran sido reducidos a la esclavitud: los tratamientos de los amos eran cada vez más duros é insoportables.

Y esto dio lugar a una sublevación, dirigida por un italiano, Salvio, que tomó el nombre de Trifon, y por Atenion, de origen griego. Después de haber derrotado a tres generales romanos, fueron vencidos y muertos por el cónsul Manio Aquilio, colega de Mario. En esta insurrección y en la de Euno, perdieron la vida un millón de esclavos.

RESUMEN  DE LA LECCIÓN X.

  1. El número extraordinario de esclavos en Sicilia, y el trato cruel de los amos, provocaron una sublevación dirigida por Euno que durante cuatro años derrotó a cuatro pretores mandados por Roma, siendo al fin vencido por el cónsul Pison cerca de Enna.
  2. Tiberio y Cayo Graco eran hijos de Sempronio y de Cornelia, y nietos por ésta, de Escipión el Africano. Para remediar los males de la sociedad romana, Tiberio, el mayor de ellos, pidió y obtuvo el nombramiento de tribuno.
  3. Tiberio propuso el restablecimiento de la Ley Agraria, como medio de dar a los pobres una pequeña propiedad; pero el otro tribuno interpuso su veto, y Tiberio consigue que sea depuesto y votada la ley; pero con motivo de una nueva elección, los nobles promueven un tumulto, en que pierden la vida Tiberio y 300 de los suyos.
  4. Cayo Graco fue elegido tribuno a pesar del senado y de la nobleza: puso en vigor la ley agraria, y otras igualmente favorables al pueblo; propuso la concesión del derecho de ciudad  a los latinos, y del derecho itálico a todos los italianos. y privó al senado del poder oficial, que pasó a los caballeros.
  5. En su segundo tribunado continuó favoreciendo a los pobres y no a  los caballeros. Su colega Livio Druso, de acuerdo con la nobleza, propuso leyes aun mas favorables al pueblo que las de Cayo, cuyo prestigio disminuyó hasta el punto de no ser reelegido tribuno, anulando sus leyes el cónsul Opimio, que además lo derrotó en el Aventino, pereciendo Cayo Graco y 3.000 de sus partidarios.
  6. A pesar de la muerte de los Gracos, sus reformas subsistieron en lo que tenían de justas y los esfuerzos de los oligarcas para abolirlas, no consiguieron mas que ahondar el odio y la animosidad del pueblo y de los caballeros contra la nobleza, y de los italianos contra Roma.
  7. La pretensión de los Gracos de mejorar la situación de los pobres era justísima, como ya lo hablan comprendido antes otros personajes; y por no realizarse entonces pacíficamente, se originaron después sangrientas luchas. En cuanto a la extensión del derecho de ciudad a los italianos, era conveniente para Roma, por cuanto contribuía al cumplimiento de su misión de asociar los pueblos.
  8. Micipsa dividió al morir su reino de Numidia entre sus hijos Hiempsal y Aberdal, y su sobrino Yugurta. Este vence y manda quitar la vida a sus primos; soborna a los generales romanos mandados contra el, y llamado a. justificarse a Roma. Encontró con el oro el medio de aplacar a los senadores.
  9. Metelo fue incorruptible al oro de Yugurta: lo vence en varios encuentros; sustituyéndole Mario en el mando del ejército, quien derrotó a Yugurta, siendo esto entregado por su suegro Bocco a Sila, y llevado a Roma, donde se dejó morir de hambre.
  10. Los acontecimientos de la guerra de Yugurta prueban el rebajamiento y la inmoralidad de Roma, que estaba destinada a pasar por el poder personal de Mario y Sila, para terminar en el despotismo del Imperio. Esta guerra, por sus resultados, enconó mas los odios de la nobleza y el pueblo; y el reclutamiento de les proletarios para el ejército dio origen a  los partidos y a las guerras civiles del siglo siguiente.
  11. Auxiliando Roma a Marsella en sus guerras con los pueblos del interior de Galia, se hizo dueña de Narbonense, primera provincia que poseyeron los romanos en Galia Transalpina.
  12. Los Cimbrios y Teutones, procedentes de Dinamarca y de Germania, derrotaron varios ejércitos romanos, y pasaron hasta Espada. A su regreso consiguió Mario vencer a los Teutones en Aix, y a los Cimbros en Verceil.
  13. Sublevados por segunda vez los esclavos en Sicilia a las órdenes de Sabio, derrotaron a tres generales romanos, pero fueron destruidos por Manio Aquilio, colega de Mario.

Ampliar Este Tema




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *