Testimonios Sobre El Perdon Perdonar Al Prójimo


TESTIMONIOS DE VIDA SOBRE EL PERDON, VALOR HUMANO

¿ES DIFÍCIL PERDONAR? Existen momentos en que la amistad o la convivencia se fracturan por diversas causas, las peleas y las rupturas, originan sentimientos negativos como la envidia, el rencor, el odio y el deseo de venganza. En estas situaciones, las personas pierden la tranquilidad y la paz interior, y al hacerlo, los que están a su alrededor sufren las consecuencias de su mal humor y la falta de comprensión.

De esta manera, debemos saber que los resentimientos nos impiden vivir plenamente, quizás un acto que provenga del corazón puede cambiar nuestras vidas y la de aquellos que nos rodean.

Así, es necesario pasar por alto los detalles pequeños que nos incomodan, para alcanzar la alegría en el trato cotidiano en la familia, la escuela o la oficina. Es más, debemos evitar que estos sentimientos de rencor nos invadan, por el contrario, es necesario perdonar a quienes nos han ofendido, como un acto voluntario de grandeza, disculpando interiormente las faltas que han cometido otros.

Quizá la más difícil, consiste en perdonar a otro que te ha hecho mucho daño. Yo sé que, moralmente, casi todo el mundo ha sido tratado alguna vez de forma injusta o que ha sido cruelmente herido por otra persona en algún momento de su vida, hasta tal punto que el perdón parece algo imposible de conceder. Sin embargo, albergar resentimientos y fantasías de venganza lo único que hace es atraparte en el victimismo. Sólo a través del perdón puedes borrar la injusticia y comenzar de nuevo.

Aquí están las cuatro clases de perdón y el modo de ponerlo en práctica:

1. Perdónate a ti mismo por tus faltas leves: compadécete de ti mismo por hacer todo lo que está a tu alcance con los recursos de que dispones en ese momento, haz lo que puedas y libérate de la situación.

2. Perdona los pequeños errores del otro: identifícate con esa persona para que puedas comprender su comportamiento; muestra y libera tu compasión.

3. Perdona tus faltas graves: acepta tus errores, enmiéndate lo mejor que puedas y después busca en tu corazón tu propia absolución.

4. Perdona las faltas graves del otro: da rienda suelta a tu dolor y tu ira para que puedas liberarte de ellos. Después considera la situación como una parte necesaria del camino hacia tu madurez espiritual.

Para Fred Luskin consejero, psicólogo de la salud y director del Proyecto del Perdón de la Universidad de Stanford, en los Estados Unidos,: “Perdonar es la tranquilidad que se siente cuando aterrizan los aviones”. El especialista aclara que el perdón no es aceptar la crueldad, olvidar que algo doloroso ha sucedido ni excusar el mal comportamiento. Tampoco implica la reconciliación con el ofensor. “El perdón es para usted y no para quien lo ofendió”, dice Luskin. “Se aprende a perdonar como se aprende a patear una pelota. Mi investigación sobre el perdón demuestra que las personas reservan su capacidad para molestarse pero la usan sabiamente. No desperdician su valiosa energía atrapados en furia y dolor por cosas sobre las que nada pueden hacer. Al perdonar, reconocemos que nada se puede hacer por el pasado, pero permite liberarnos de él. Perdonar ayuda a bajar los aviones para hacerles los ajustes necesarios”.

Según Luskin, el perdón sirve para descansar y no implica que el ofensor “se saldrá con la suya” ni aceptar algo injusto. Significa, en cambio, no sufrir eternamente por esa ofensa o agresión.
Sin embargo, ¿que pasa si esta última fue demasiado grave?

1) La Lección del Papa Juan Pablo II

Uno de los actos más recordados de Karol Wojtyla es el perdón que le concedió al turco Mehmet Ali Agca, quien le disparó tres balazos y lo dejó al borde de la muerte.  Ali Agca se hizo conocido a nivel mundial el miércoles 13 de mayo de 1981, cuando intentó matar a Juan Pablo II, quien cruzaba la Plaza de San Pedro en Roma a bordo de su vehículo blanco.



Anuncio Publicitario


El Papa logró recuperarse de las heridas que sufrió en la mano, brazo y abdomen, mientras que su agresor fue condenado a cadena perpetua en Roma y luego en Ancona.

El perdón: En uno de los episodios más destacados de su singular historia, el turco Agca obtuvo clemencia del Sumo Pontífice. Lo hizo en dos ocasiones.

La primera, el 17 de mayo de 1981, cuatro días después del atentado, cuando un Juan Pablo II convaleciente en el hospital Policlínico Gemelli manifestaba: “Rezo por el hermano que me ha disparado, a quien sinceramente he perdonado”.

La segunda fue en 1983, cuando recibió la visita del Papa en la cárcel. Hablaron cara a cara y en actitud casi confidencial durante 18 minutos.

2-La lección de Kim
Foto Nena Quemada Kim Phuc Guerra de Vietnam Gas Napalm Simbolo HorrorEra la guerra de Vietnam, exactamente el 8 de noviembre de 1972. La familia de Kim Phuc intentó guarecerse en una pagoda cercana al escuchar el ruido de los aviones estadounidenses. Pero el refugio no fue suficiente contra las bombas de napalm que caían del cielo, y el lugar comenzó a incendiarse.

Un corresponsal de la agencia de noticias Associated Press, Nick Ut, sacó en ese momento la foto famosa y triste que recorrió el mundo. Allí estaba Kim, de nueve años, desnuda y llorando en un grito, con gran parte de su cuerpo cubierto de quemaduras de tercer grado. A pesar de eso, Kim sobrevivió.

Tuvo que someterse a 17 cirugías y luego de años de ser utilizada como símbolo de la resistencia por su país, pidió asilo en Canadá. Pero lo destacable en su historia es que Kim perdonó al capitán John Plummer, el oficial que ordenó tirar las bombas sobre su pueblo.

En El don de arder, Kim cuenta a la periodista Ima Sanchís que al encontrarse con el militar en un evento no lo insultó, sino que lo abrazó: “La guerra hace que todos seamos víctimas. Yo, como niña, fui una víctima, pero él, que hacía su trabajo como soldado, también lo fue. Yo tengo dolores físicos, pero él tiene dolores emocionales, que son peores que los míos”.

Kim ha capitalizado sus viejas heridas en una forma positiva. En la actualidad, viaja por el mundo pidiendo por la paz, y es presidenta de la Fundación Kim Internacional, organización dedicada a dar asistencia a víctimas de conflictos armados.

Pero ¿cuál es el secreto para actuar con esa entereza?

3-La Lección de Rais Bhuiyan

En 2001, 10 días después de los ataques a las Torres Gemelas y al Pentágono, Rais Bhuiyan sufrió también un ataque terrorista. Hacía cuatro meses que este hombre, nacido en Bangladesh, residía en Dallas, Texas, adonde se había trasladado desde Manhattan con la intención de disminuir los gastos.

Un año antes, había sido unos de los miles de ganadores entre millones que entraron al sorteo para obtener la tarjeta de residencia permanente en el país. Aunque sus conocidos de la comunidad de inmigrantes le habían advertido que los téjanos podían ser un poco hostiles, Rais estaba decidido a hacer que su novia viajara allí para formar con ella una familia tan pronto como pudieran.

Como un amigo le había prometido un trabajo y un lugar donde vivir, y previendo muchas oportunidades de continuar su educación, a Rais le pareció que Dallas era el sitio perfecto. Tenía 27 años de edad se sentía listo para comenzar una vida nueva.

El 21 de septiembre de 2001, mientras reemplazaba a un amigo en un negocio de venta de gasolina, es enfrentado por un hombre de cabeza rapada, de 31 años y con un importante historial delictivo, llamado Stromban. Iba armado para buscar venganza por la muerte de su hermana (jamás se pudo comprobar) en el atentado del 11S. Si mediar palabra, le dispara en la cara una lluvia de 38 perdigones que lo deja inconciente al instante y tendido en el piso, casi muerto. El asesino fue detenido , enjuiciado y condenado a muerte.

Pero la agonía igual continuaba para Rais, que sufría muchos dolores, había perdido la vista de un ojo y con algunos perdigones adentro de su piel que no lo dejaban dormir del sufrimiento. Vivió con su cruz todos estos años, tratando de llevar su dolor lo mejor posible, era musulmán y sabía que hay una vida mejor después de su partida, y que ahora debía aceptar su destino y tratar de conseguir sus objetivos que había prometido a sus padres. Estudió informática y armó un negocio, estando mejor establecido económicamente decidió viajar a la Meca junto a su madre para agradecer por su vida.

A su regreso comenzó a pensar en aquel hombre que atentó contra su vida, que llevaba 9 años de cárcel y pronto sería ejecutado….comenzó a pensar porque Rais lo había perdonado y ahora quería acercarse para expresarle su perdón y tratar de conseguir la conmutación de pena.

Rais recuerda la reflexión que hizo en aquel momento: Ese hombre cometió un error terrible; no cabe la menor duda. Pero es un ser humano como yo, y el Corán establece muy claramente que si uno se encuentra en una situación como la que afronté, puede exigir justicia, solicitar una compensación económica o perdonar. Y cuando uno decide perdonar, significa que la otra persona queda exculpada, y no tendría que cumplir ninguna condena en prisión. Si yo decido perdonar a ese hombre, ¿qué sentido tiene imponerle la muerte como castigo? Esa es la enseñanza del islam. Ya sufrí lo peor que pude haber sufrido. También sufrieron las dos mujeres que perdieron a sus esposos, y los hijos que se quedaron sin un padre, pero nada ganamos con privar de la vida a Mark Stroman. Tenemos que salvarlo.

Rais trabajó sin cesar, movió cielo y tierra, consultando con abogados, con instituciones gubernamentales , ONG, artistas, pudo llegar a tener una corta comunicación telefónica con el reo, y pudo expresarle su perdón, pero lamentablemente  no pudo evitar la ejecución en día 20 de julio de 2011, a las 8:53 Hs.

Hoy Rais es un hombre nuevo, muy popular por su carisma y su actitud frente a la vida. Dá conferencias por todo EE.UU. y apoya a diversas organizaciones que luchan contra los crímenes de odio. También ha ayudado a la hija y nieta de Stroman, como así también a los hijos y viudas de otras víctimas del ejecutado.

Fuente Consultada: Revista Selecciones Abril 2013




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *