Amianto Aplicaciones, Propiedades y Riesgos de Cancer



Amianto Aplicaciones, Propiedades y Los Riesgos de Cáncer

El amianto o asbesto es conocido por el hombre desde hace por lo menos 2.500 años. A causa de su singular resistencia al fuego, se atribuían a esta sustancia propiedades mágicas. Se dice que el emperador Carlomagno demostró sus poderes sobrenaturales arrojando al fuego un mantel de amianto que recuperó intacto. La resistencia al fuego es la propiedad que más llamaba la atención de los antiguos, pero no es la única cualidad del amianto, que ha probado ser enormemente apto en aplicaciones industriales.

Es un excelente aislante del calor, del sonido y de la electricidad, y su naturaleza fibrosa permite que se pueda trabajar para elaborar telas para trajes, etc. Mezclado con otros materiales como el cemento proporciona un excelente material de construcción. El amianto es flexible, resistente a los ácidos y a los álcalis y no se deteriora  con el  tiempo.

Amianto

Hablar solamente de «amianto» no es precisar mucho, pues el amianto no es una sustancia única. Hay muchas variedades de él, y cada variedad posee en distinto grado las propiedades ya indicadas.

El valor comercial del amianto depende grandemente de dos cualidades: su incombustibilidad y su singular estructura fibrosa. La última permite separarle en fibras o filamentos que, en la variedad usada con más frecuencia, poseen una gran resistencia a la tracción y son muy flexibles.

Podemos decir que las principales propiedades del amianto son:

Incombustibilidad.
Elevado aislamiento térmico.
Elevado aislamiento acústico.
Resistencia a altas temperaturas.
Resistencia al paso de electricidad.
Resistencia a la abración.
Resistencia al ataque de microorganismos.

Debido a estas especiales características, el amianto se ha usado para una gran variedad de productos manufacturados, principalmente en materiales de construcción (tejas para recubrimiento de tejados, baldosas y azulejos, productos de papel y productos de cemento con asbesto), productos de fricción (embrague de automóviles, frenos, componentes de la transmisión), materias textiles termo-resistentes, envases, paquetería y revestimientos, equipos de protección individual, pinturas, productos de vermiculita o de talco. El amianto también está presente en algunos alimentos.

YACIMIENTO Y ORIGEN
El amianto, tal como se encuentra en la naturaleza, es una roca, tan sólida y densa como el granito. Se encuentra subterráneamente en vetas delgadas, incluidas en rocas que tienen una composición química parecida.

Incluso hoy día no hay una idea clara de cómo el amianto se formó en la corteza terrestre. La teoría más generalizada es la de que la roca subterránea se transformó por la acción del agua caliente, que contenía sales disueltas y anhídrido carbónico. Al producirse grietas en la roca, éstas se llenaron de agua, y, durante largos períodos de tiempo, ocurrieron reacciones químicas, que dieron lugar a capas gelatinosas que eventualmente cristalizaron para formar el mineral, fibroso y estrechamente empaquetado, que hoy día conocemos.

VARIEDADES   DE   AMIANTO
El nombre de amianto, en una acepción amplia, puede darse a todo mineral natural capaz de ser manejado o transformado en fibras. Hay, por lo menos, treinta tipos distintos de minerales que forman lo que se llama el grupo asbestiforme, y que tienen grandes semejanzas, pero solamente seis poseen importancia comercial.



En orden de importancia, son:   el crisotilo  o  amianto blanco,  la crocidolita o amianto azul, la amosita, antofilita, tremolita y actinolita. Se dividen en dos grupos principales: los amiantos de crisotilo (o serpentina) y los amiantos anfibólicos.

Las diferencias entre los distintos tipos provienen de la roca o matriz donde el amianto se encuentra. Desde el punto de vista químico, son complicados silicatos de magnesio que, generalmente, contienen uno o varios de los siguientes metales: sodio, aluminio, hierro y calcio.

CRISOTILO
Es la variedad más importante de mineral de amianto, y constituye el 80 ó 90 por ciento de la producción mundial. Se encuentra principalmente en Canadá, en la U.R.S.S. y en Rodesia del Sur. Su color varía desde el blanco puro hasta el verde grisáceo, dependiendo de las impurezas que contenga.

El crisotilo no se altera a temperaturas de hasta 450 ó 500 °C, en que empieza a perder agua estructural. Sus fibras resisten la acción de los álcalis, pero no la de los ácidos, y los ácidos minerales  fuertes  las  disuelven  completamente.

Crisolito o Amianto Blanco

Algunas fibras de crisotilo tienen hasta ocho centímetros de longitud, aunque la mayoría están por debajo de los cuatro centímetros. Son fuertes y flexibles, trabajándose con facilidad, probablemente a causa de las cantidades de talco que se encuentran en ellas.

Estas propiedades, juntamente con su resistencia, longitud, y mala conductividad eléctrica (gran resistencia al paso de la corriente), lo hacen muy adecuado para la manufactura de amianto textil. Cuando se muele la roca, el amianto se descompone en fibras, y la parte de roca adyacente se pulveriza.

De esta forma, ambos se separan fácilmente. Frotando la superficie de la roca, pueden obtenerse fibras extremadamente finas, que, de hecho, son haces de fibras todavía más finas, las cuales pueden separarse a mano. Incluso esas fibras pueden subdividirse a su vez.

Con el microscopio electrónico han podido medirse los diámetros de las fibras más finas, que son del orden de dos millonésimas a veinte millonésimas de centímetro. Las fibras que se usan en la práctica son mucho  más  gruesas.

Los  estudios  modernos  con  el  microscopio electrónico sugieren que. las fibras de crisotilo son huecas, a pesar de que los tubos pueden estar rellenos de material menos cristalino, pero con la misma composición química. Esto serviría de explicación al hecho de que las fibras sean suaves, elásticas y absorbentes. Su resistencia a la tensión es muy grande; por término medio, del orden de la de una cuerda de acero para piano del mismo diámetro, aunque se han obtenido valores de resistencia doble.

AMIANTOS ANFIBÓLICOS
Los amiantos que derivan de este grupo se diferencian de los del crisotilo por su mayor riqueza en sílice, hierro, aluminio, sodio y calcio. Sin embargo, contienen menos magnesio. Cada uno de ellos incluye dos o más de esos metales en diferentes proporciones. La crocidolita, que tiene un color azul peculiar, y la amosita, que varía desde el blanco al pardo amarillento, son las variedades más importantes. Ambos son silicatos de hierro; el primero contiene dos tipos de hierro y sodio, y el segundo, hierro ferroso y magnesio.



La crocidolita posee magníficas propiedades de resistencia al calor, semejantes a las del crisotilo. Los amiantos anfibólicos son más ásperos al tacto y, por’consiguiente, más difíciles de trabajar, y menos aptos para la fabricación de tejidos, a pesar de que sus fibras son más largas y que su resistencia a la tracción es grande (mayor que la de las cuerdas de acero para piano). La propiedad más importante de la crocidolita es su resistencia al ataque por los ácidos.

La crocidolita se encuentra principalmente en Sudáfrica, pero también hay grandes yacimientos en Bolivia y en Australia. La amosita se encuentra solamente en Sudáfrica. La resistencia a la tensión es mediana, pero, para algunas aplicaciones, su resistencia al calor resulta superior a la del crisotilo o la crocidolita. Sus fibras pueden tener hasta 30 centímetros de largo, y se usa principalmente para la fabricación de aislantes térmicos. Dado que la amosita es menos flexible y tiene menor resistencia a la tracción que el crisotilo y la crocidolita, sus aplicaciones son bastante limitadas.

Las fibras de los amiantos anfibólicos no sólo son más largas que las del amianto blanco, sino también más gruesas (de 400 a 100 milésimas de centímetro, en vez de dos millonésimas de centímetro). Son sólidas, y, por lo tanto, duras y elásticas, pero quebradizas.

Riesgos del amianto: Existe el riesgo de contraer determinadas enfermedades específicas provocadas por la inhalación de fibras de amianto: asbestosis, cáncer pulmonar y mesotelioma de pleura y/o peritoneo, además de una irritación crónica de la dermis.

Está compuesto por fibras microscópicas que pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente para que representen un riesgo respiratorio. Cuando el contacto es prolongado puede provocar son enfermedades del aparato respiratorio. El cáncer de pulmón es la más mortal de las enfermedades que afectan a las personas expuestas al amianto.

Otra enfermedad respiratoria es la asbestosis es una enfermedad asociada directamente a la exposición al amianto. Consiste en el desarrollo de una fibrosis pulmonar tras la inhalación de asbesto que con el tiempo dificultad para respirar.

MINERÍA Y TRATAMIENTOS
La mayoría de las rocas que contienen los minerales del amianto se explotan relativamente cerca de la superficie, por lo que esta minería resulta relativamente económica y sencilla, en comparación -con la minería profunda. Con frecuencia, las explotaciones están al descubierto.

A veces, sin embargo, se practican túneles en el frente de la roca, y el mineral se saca en vagonetas. El mineral bruto, con grandes cantidades de ganga, se pica o se dinamita de la roca, de forma parecida a como se hace con el carbón, y se separa provisionalmente a mano. La roca acompañante se tira y el material se lleva al grupo separador donde se extraer; las fibras largas.

Éstas forman el 3 % del mineral extraído, y son susceptibles de ser tejidas. El resto se tritura y se pasa por tamices. Los residuos se aventan para recuperar las pequeñas cantidades de amianto que puedan quedar. La producción de fibra es pequeña: una tonelada de fibra por cada ocho o hasta treinta toneladas de roca triturada.

La fibra de amianto separada por los tamices se lleva a un molino que funciona como un mortero, y a continuación se pasa a un molino de alta velocidad, donde las fibras se separan aún más.



APLICACIONES DEL AMIANTO
Las fibras largas usadas para tejer reciben un tratamiento más cuidadoso para separar las longitudes desiguales, los fragmentos de roca y las fibras no abiertas. A continuación se cardan, se bobinan y se tejen o trenzan. Generalmente se refuerzan con alguna fibra vegetal o, en algunos casos, con finos hilos de metal.

El tejido de amianto tiene muchas aplicaciones industriales. Se usa en revestimientos aislantes de muchas clases, para juntas y protecciones de calderas. Para estos revestimientos, la cubierta exterior de tejido de amianto se rellena de fibra suelta del mismo material. Los revestimientos están solamente extendidos y tensados, de forma que pueden quitarse fácilmente cuando hay que hacer reparaciones o para su manejo.

Los trenzados de amianto tienen usos muy variados en la industria para empaquetamientos y juntas, especialmente para máquinas de vapor y para bombas. Su resistencia al calor y su larga duración les hace excelentes para tales aplicaciones. Otra aplicación de relieve es en los frenos y embragues, donde las propiedades importantes son las de la resistencia y no alteración por el calor. La lisura del amianto permite que la pieza giratoria encaje sin vibración ni desgaste. La mayoría de las camisas anti-fricción se fabrican con tejido de amianto o se moldean con fibras o resina de este material.

Las fibras cortas de amianto son la mayor parte de las obtenidas en la mina y se usan para hacer tableros y objetos prensados. Hay una demanda creciente de fibrocemento (cemento con fibras de amianto) en la industria, especialmente en la de la construcción. Se usa para cubiertas de tejados y paredes, para edificar depósitos y hangares, así como para compartimientos. Los productos de fibrocemento moldeado se usan en la construcción de canales, desagües, tuberías, depósitos, tubos para cables y acequias.

elogios importantes para la mujer

Los tubos subterráneos de fibrocemento de gran diámetro se fabrican con destino a aprovisionamientos de aguas, cloacas y drenaje. La fibra de amianto puede también esparcirse sobre objetos, especialmente si se desea protección contra el fuego. Cuando la fibra se mezcla con un líquido, cada haz de fibras absorbe cierta cantidad de éste. Esta propiedad hace posible el pegarla sobre estructuras de acero, por ejemplo, o sobre la parte inferior de los pisos, para evitar que las llamas puedan extenderse a otras habitaciones.

El amianto de usa también mucho en el aislamiento del sonido. El amianto esparcido o pegado en las superficies es especialmente útil. Como material absorbente del sonido, se usa en las salas de cine o de conciertos, para eliminar las superficies que reflejan el sonido produciendo eco.

El amianto esparcido se aplica también a superficies frías donde, de otra forma, se acumularía la humedad. El amianto esparcido disminuye el enfriamiento de la capa de aire próxima a la superficie (por ejemplo, en un techo) y, de esta manera, evita la condensación.

El uso de amianto fue absolutamente prohibido en España en diciembre de 2001, si bien algunas de sus variedades se prohibieron antes como el amianto azul en 1984 y el amianto marrón en 1993.

Fuente Consultada:
TECNIRAMA La Enciclopedia de la Ciencia y la Tecnología Fasc. N°56
Sitio web español: http://www.amianto.com.es/

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------