El Tratado del Pilar y la Banda Oriental Caída de Artigas



El Tratado del Pilar y la Banda Oriental

La firma del Tratado Del Pilar, el 23 de febrero de 1820, significó el origen del federalismo nacional. por este hecho relevante se reconoce al Partido de Pilar como «Cuna del Federalismo» Rubricado en la primitiva capilla Del Pilar, puso fin a la guerra entre las provincias de entre Ríos y Santa Fe contra Buenos Aires. En la Constitución Nacional se lo incluye como «Pacto Preexistente»

EL TRATADO DEL PILAR:
Sarratea, Ramírez y López firmaron el tratado del Pilar el 23 de febrero. Buenos Aires figuraba en el mismo como provincia autónoma, en igualdad de condiciones con las demás.

A todo esto, el ejército de Artigas había sido vencido en Tacuarembó por los portugueses el 20 de enero de 1820 y este hecho se hizo sentir en el tratado: si bien se disponía la reunión del Congreso de San Lorenzo y se mencionaba el reclamo del jefe oriental respecto al auxilio ante el invasor, Artigas era desplazado políticamente y ello condujo a su posterior choque con Ramírez y, tras su derrota. a su exilio en el Paraguay.

El tratado sentaba las bases para un régimen federal. Buenos Aires perdía temporariamente el dominio político pero, de hecho, conservaba sus privilegios económicos.

Su recuperación fue cuestión de tiempo gracias  a sus recursos superiores, al igual que el triunfo final de su política, tras largos años de guerra civil.

El tratado también contemplaba  la comunicación del mismo a Artigas, para que entable relaciones encaminadas a incorporar la Banda Oriental, siendo de su agrado, a las demás provincias federales, lo cual se miraría como un dichoso acontecimiento. Ramírez y López entraron en Buenos Aires el 25 de febrero de 1820 y los cinco días que permanecieron en la ciudad recibieron diversos agasajos.

GERVASIO ARTIGAS exodo del pueblo uruguayoArtigas, que sólo era reconocido por el Tratado como Capitán General de la Banda Oriental, pero no en carácter de Protector de los Pueblos Libres, fue despojado, por obra de Ramírez, de toda autoridad sobre las provincias de Entre Ríos y Santa Fe. Si bien el caudillo fue invitado a incorporarse a la alianza, se lo desconoció como arbitro y sólo se le hizo llegar copia de lo resuelto. El Tratado del Pilar confirmó la unidad nacional dentro del sistema federal.

A partir de este Tratado se inicia una nueva etapa, la de los pactos interprovinciales y la de las organizaciones de cada una de las provincias de la Nación. Paradójicamente, el artífice de la lucha contra el centralismo porteño e iniciador de las ideas federales de nuestro país, José Gervasio Artigas, era derrotado, paralelamente a las fuerzas porteñas, por los portugueses: el 14 de enero de 1820 (unos días antes de la derrota de Buenos Aires en Cepeda), Artigas era derrotado en Tacuarembó, debiendo abandonar territorio oriental, al que nunca más volvería.

RESUMEN DEL TRATADO DEL PILAR

El Tratado del Pilar, después de una introducción, en la que se deja constancia de que las partes contratantes resuelven poner fin a la guerra, para «concentrar sus fuerzas y recursos en un gobierno federal», contiene doce artículos, cuya síntesis es la siguiente:

1º Las provincias signatarias se pronuncian a favor de «la federación», cuya existencia «de hecho admiten», con la aclaración de que tal pronunciamiento deberá ser confirmado o no por los diputados de todas las provincias, en un Congreso que ha de reunirse en el Convento de San Lorenzo «a los sesenta días contados desde la ratificación de esta Convención».



2º Las hostilidades cesan el mismo día de la firma del tratado, debiendo retirarse «las divisiones beligerantes de Santa Fe y Entre ríos a sus respectivas provincias». Este segundo artículo, cuyo acatamiento por parte de los federales está condicionado al cumplimiento de las cláusulas de un segundo convenio, al que no se menciona, pues es valor secretamente entendido entre él y Sarratea, que los federales sólo han de retirarse cuando se les cancelen los «gastos de guerra».

3º Los gobernadores de Santa Fe y Entre Ríos, «recuerdan a la heroica provincia de Buenos Aires, cuna de la libertad de la Nación», la difícil situación en que se encuentra la Banda Oriental, invadida por un ejército extranjero, «y aguardan de su generosidad y patriotismo auxilios proporcionados a la orden de la empresa, seguros de alcanzar cuanto quepa en la esfera de lo posible».

4º Establece que las aguas de los ríos Paraná y Uruguay sólo podrán ser navegadas libremente por embarcaciones de las provincias amigas «cuyas costas sean bañadas por dichos ríos».

5º Decreta una amnistía general.

6º Fija ante cualquier diferencia que pueda surgir, respecto de los límites provinciales, será sometida «a la resolución del Congreso General de Diputados».

7º Las partes contratantes admiten, «porque esta medida es muy particularmente del interés de los jefes del ejército federal», que la causa principal de la guerra, la deposición del régimen directorial, «ha sido obra de la voluntad general por la repetición de crímenes con que comprometía la libertad de la Nación, con otros excesos de una magnitud enorme».

8º Declara libre el comercio de armas entre las provincias federales.

9º Ordena la libertad de todos los prisioneros de guerra «después de ratificar esta convención».

10º Aunque las partes contratantes estén convencidas de que todos los artículos arriba expresados son conformes con los sentimientos y deseos del excelentísimo señor Capitán General de la Banda Oriental, don José Artigas, según lo expresado el señor Gobernador de Entre Ríos, que dice estar autorizado por dicho señor excelentísimo para este caso; «no teniendo suficientes poderes en forma, se ha acordado remitirle copia de esta acta para que, siendo de su agrado entable desde luego las relaciones que pueda convenir a los intereses de la provincia de su mando, cuya incorporación a las demás federadas se miraría como un dichoso acontecimiento».

11º Determina las condiciones en que abandonarán la provincia de Buenos Aires las tropas federales, «a las 48 horas de ratificados estos tratados».



12º Por fin, precisa en dos días el término concedido para aquella ratificación, «o antes, si fuese posible».

cuadro tratado del pilar

Fuente Consultada:
Historia Argentina de Luchilo-Romano-Paz
Historia 3 Historia de una Nación Miretzky y Otros
Breve Historia de los Argentinos de Felix Luna
La Historia-Argentina y el Mundo Contemporáneo Alonso-Elizalde-Vazquez

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------