Operacion Barbarroja Alemania ataca a Rusia Invasion Alemana a Rusos






Operación Barbarroja-Alemania ataca a Rusia

Se llama así a la proyectada invasión a Rusia que a causa de su fracaso, marca el comienzo del fin de la expansión alemana. El invierno más crudo del siglo (40 grados bajo cero en Leningrado) atrapa a los atacantes en plena campaña. Esta se inicia en junio de 1941, sin declaración de guerra previa y en un rápido avance tácticamente similar al desarrollado en Polonia. El avance por el centro tiene como objetivo la ciudad de Moscú, y el del sur, alcanzar los campos petrolíferos del Caúcaso.

Operación BarbarrojaEl ejército soviético, mal armado, mal pertrechado y sobre todo, mal conducido a raíz de las “purgas” (Stalin hizo ejecutar a muchísimos oficiales en los que no tuvo confianza absoluta), permite los alemanes “embolsar” ejércitos rusos completos (en la gran bolsa de Kiev son tomados 665.000 prisioneros, muertos 300.000 rusos, capturados 3.500 cañones y 884 blindados). Un párrafo aparte merece el logro más extraordinario de los rusos.

Para evitar que la industria pesada soviética cayera en manos alemanas, Stalin y sus consejeros idearon llevar todas las fábricas posibles del otro lado de los montes Urales.

En un esfuerzo increíble, trabajando contra reloj, miles fábricas son desmanteladas hasta él último tornillo, subidas sus partes en camiones, vaciados los camiones en trenes y trasladados al este junto con sus operarios. Este esfuerzo posibilita la salvación de Rusia y su posterior contraofensiva.

Hitler creía que la rapidez en la acción era imprescindible para evitar lo que consideraba una grave amenaza, es decir, que las «infrahumanas» razas eslavas llegasen a superar en número a los «arios».

Mas allá de exterminar al «bolchevismo judío», la industria y la expansión alemanas necesitaban la mano de obra y los recursos de aquella extensa región. Ese fue ciertamente el principal objetivo de Hitler al lanzarse a la conquista de Noruega y de Francia en 1940, pero era fundamental neutralizar el frente oeste, plan que se vio sin embargo abortado al negarse Churchill a negociar la paz con Alemania después de la caída de Francia en 1940.

La «Operación Barbarossa» (o Barbarroja)  se lanzó a las tres de la madrugada del 22 de junio de 1941. Abrió un frente de 2.000 kilómetros de longitud en el que combatieron 140 divisiones con un total de tres millones y medio de hombres.

Las tropas alemanas se abrieron en abanico, hacia Leningrado, Moscú y Kiev y tomaron a Stalin desprevenido. No creía que los alemanes llegasen a atacar, por lo menos en aquellos momentos. Pero, una vez que Stalin no tuvo más remedio que reconocer su error, su reacción fue fulminante.

El 3 de julio de 1941 llamó a su pueblo a «combatir sin piedad» en la «gran guerra patriótica». Fue una guerra total sin precedentes, con el concurso de todos los efectivos humanos y económicos. Incluso las mujeres fueron movilizadas, y 80.000 de ellas se integraron en unidades de combate del ejército soviético.

La guerra no empezó bien para Stalin. A lo largo de 1941, el ejército alemán barrió el territorio soviético. Pero, a medida que se retiraban, las tropas soviéticas pusieron en práctica la táctica de «tierra quemada», destruyendo las casas, los depósitos de combustible y las fincas.

En los frentes, el Ejército Rojo sufrió una carnicería y los millones de soldados soviéticos que cayeron prisioneros fueron tratados con suma brutalidad. No eran considerados «compañeros de armas» sino «inútiles bocas que alimentar». Los mataban sobre el terreno y, quienes sobrevivían, morían de hambre, a causa de extenuantes trabajos forzosos o víctimas de enfermedades mortales como el tifus, entre tres y cuatro millones de prisioneros soviéticos murieron en cautividad.

Para mayor ensañamiento, las tropas alemanas no sólo se cebaron en los militares sino también en los civiles. En la población ucraniana de Kerch los nazis asesinaron a 170.000 civiles. De los 25 millones de soviéticos que murieron, la mitad fueron civiles.

Para poder seguir avanzando, las tropas alemanas tenían que subsistir con lo que saqueasen. De ahí que los campesinos fueron quienes más sufrieron. Ciudades enteras fueron arrasadas y las mujeres y los niños asesinados en masa. Una orden del alto mando militar alemán, del 6 de junio de 1941, disponía que los soldados fusilasen a todos los militares del Ejército Rojo y a todos los judíos.

Gran parte de las matanzas las llevaron a cabo unidades especiales de las SS alemanas, llamadas Einsatzgruppen. Estos miembros de las SS y de las unidades de la policía, ayudados en muchos casos por soldados del ejército regular, mataron cruelmente a los comunistas y, sobre todo, a los judíos fuera de las líneas del frente.

Los antisemitas locales fueron alentados a organizar matanzas en sus poblaciones. Inicialmente, las víctimas eran apaleadas hasta la muerte o fusiladas en masa junto a fosas comunes, pero en la primavera de 1942 fueron gaseadas en las cámaras de los campos de exterminio. El gas era considerado un medio más eficiente de asesinar a gran número de personas, aparte de que a los perpetradores les resultaba psicológicamente más fácil.

No obstante, de manera gradual, las tropas soviéticas empezaron a darle la vuelta a la situación. La brutalidad alemana, unida al fortalecimiento del sentimiento nacionalista y a la reorganización del Ejército Rojo, empezó a surtir efecto. En términos militares, las batallas más decisivas tuvieron lugar en Leningrado, Moscú, Stalingrado y Kursk. La campaña de Leningrado fue muy larga pero Hitler estaba resuelto a conquistar la ciudad porque la consideraba la «cuna del bolchevismo».

OPERACIÓN “BARBARROJA”


Anuncio Publicitario


Los Hombres NAZI de Hitler





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *