Construcciones de los Castores Vida y Características



Construcciones de los Castores Vida y Características

VIDA DE LOS CASTORES: Muchos animales realizan perfectas construcciones, actuando sobre el medio que les rodea para proporcionarse abrigos donde poder criar, almacenar alimentos, esconderse de sus enemigos o protegerse de las inclemencias atmosféricas.

Pero ninguno de ellos construye a una escala tan grande como el castor. Estos animales, que miden, aproximadamente, un metro de largo, incluida la cola, y pesan casi veinte kilos, pueden construir diques de cientos de metros de longitud y de cuatro metros de altura.

Castor en el Agua Transportando Ramas

Derriban árboles de hasta un metro de diámetro, construyen canales de más de trescientos metros de largo, en los que hacen flotar troncos y ramas, y edifican casas completas con «aire acondicionado», provistas de entradas subacuáticas. Pueden también excavar en las orillas de los ríos, formando intrincados túneles.

A pesar de que estos hechos sean impresionantes, y parezcan indicar la existencia de un trabajo inteligente, sucede con frecuencia que los diques no son construidos en los lugares más apropiados, y se ha podido observar a los castores pasarse horas enteras reforzando innecesariamente diques ya terminados, o construyendo otros próximos, sin ninguna razón aparente. Parecen obedecer a un impulso interno que les obliga a embalsar el agua corriente, y a efectuar constantemente   trabajos  de  «reparación».

ESPECIES DE CASTORES
Hay   dos   especies   de   verdaderos   castores (pues el llamado «castor de montaña»   no es de la misma clase): el castor europeo (Castor fiber), y el castor canadiense o norteamericano (Castor canadensis). Y son tan semejantes, que, en realidad, es dudoso que se puedan considerar como dos especies separadas.

El castor norteamericano está difundido ampliamente por las partes septentrionales de América del Norte (EE.UU. y Canadá), pero el castor europeo es uno de los mamíferos que más escasean en Europa, y se encuentra sólo en pequeño número en el sur de Noruega. Las costumbres de las dos especies son semejantes, mas el castor europeo, en las regiones donde escasea, tiende a vivir en madrigueras excavadas en las orillas de los ríos, sin llevar a cabo las complicadas actividades constructoras de su pariente norteamericano.

CARACTERÍSTICAS
El cuerpo, de perfil aerodinámico, del castor, está muy bien adaptado para nadar bajo el agua. Una característica notable es su cola, ancha, plana y escamosa, que mide, a menudo, treinta y cinco centímetros de largo, y tiene un color pardo grisáceo oscuro.

Esta cola para múltiples usos puede funcionar como una paleta o un remo, y servirle al castor como punto de apoyo, y también, al golpear con ella en el agua, para avisar. a los otros castores la proximidad de un’ peligro, desde casi un kilómetro de distancia. Cuando el castor nada, las patas anteriores se pliegan hacia atrás, bajo el tórax. Sólo la parte superior de la cabeza sobresale del agua. Los movimientos de las patas traseras le impulsan hacia adelante. Los dedos de las patas posteriores están unidos.

El castor puede permanecer sumergido hasta un cuarto de hora. Su piel consta de dos capas, una fina, interior (la llamada piel de castor, tan apreciada en peletería), y otra exterior, de ásperos y largos pelos protectores, que crecen entre los de aquélla. La dirección de los pelos es de adelante a atrás, de modo que, al nadar, el rozamiento entre el agua y el cuerpo queda reducido al mínimo.

Los castores son bien conocidos, a causa de sus actividades ingeníenles. Sus herramientas son los cuatro dientes delanteros, de color anaranjado, que utilizan como escoplos, y las patas delanteras, provistas de unas uñas afiladas y fuertes, que utilizan para excavar. Los dedos de las patas delanteras no están unidos, y se pueden servir de ellos para manejar troncos y ramas, de la misma manera que nosotros nos servimos de los dedos. También utiliza las patas delanteras como una paleta, pues los castores pasan mucho tiempo taponando las aberturas de sus diques y uniendo ramas y barro.



castor cortando arbol

Para cortar un árbol, se apoya en la cola, con las patas traseras separadas y las delanteras aferradas al tronco. Los dientes delanteros superiores se clavan en la madera y roen el tronco, mientras que los inferiores/separan los trozos

EL DIQUE Y LA MADRIGUERA
El dique que el castor construye a través del río sirve para formar un embalse, donde sitúa su habitación o madriguera. El dique está constituido de troncos, ramas, piedras y barro, y lo levantan en un lugar donde ya una cantidad abundante de la clase de árboles cuya corteza les sirve de alimento. Entre ellos, el abedul, el chopo, el fresno y el sauce.

La madriguera puede estar construida al borde del embalse, o en una pequeña isla natural. A veces, la construyen alrededor de un árbol pequeño o arbusto. Es una edificación en forma de cúpula, hecha con ramas amontonadas, unidas con barro.

A menudo, reposa sobre unos cimientos de troncos y de barro, que, a su vez, pueden descansar sobre una base de turba y musgo. Solamente están unidas las ramas que constituyen las paredes, y el tejado en cúpula está formado por ramas sin unir, de modo que la cámara hueca situada debajo esté bien ventilada, incluso en lo más crudo del invierno. El piso de la cámara queda siempre un poco por encima del nivel del embalse, y puede estar escalonado, de forma que los «dormitorios» queden sobre las húmedas aberturas de los túneles de entrada y salida. Estos orificios dan acceso al piso de  ramas  sumergido  y  al embalse.

cueva de castores

ACTIVIDADES DE CONSTRUCCIÓN
Para derribar un árbol, el castor se apoya sobre su cola, con las patas posteriores separadas y las uñas de las patas delanteras sujetando el tronco. Los dientes delanteros van royendo la corteza hasta penetrar en la madera. Tiene que hacer profundas tallas, hasta que el árbol cae. El castor no controla la caída del árbol en una dirección determinada, cortando el tronco por uno de los lados, pues se conocen casos de castores que han muerto aplastados por caídas de árboles.

El tronco es cortado ahora en trozos más pequeños, de alrededor de metro y medio de largo, dependiendo su tamaño de la distancia a que hayan de trasportarse. Después, echan los trozos al agua y los hacen flotar, corriente abajo, hasta el lugar de la construcción.

Los troncos y las ramas cortados están verdes, por lo cual pueden sumergirse fácilmente. Los lastran con piedras y barro, colocándolos paralelos a la dirección de la corriente, a pesar de que ésta puede desordenarlos. El dique, una vez terminado, embalsa el agua de forma que haya siempre profundidad suficiente para que el castor pueda entrar en su casa y llegar al almacén de alimentos en invierno, cuando la superficie del embalse está helada.

Una abertura en el dique sirve para que el exceso de agua salga del embalse, de manera que el nivel se mantenga constante. Pueden construir varios diques, corriente abajo de la casa, y uno o más, corriente arriba. El castor mantiene un depósito de víveres cerca de su habitación, en el embalse, a fin de alimentarse en invierno. Entre grandes ramas, introduce barro y ramitas para tapar todos los agujeros. A veces, construye largos canales para facilitar el trasporte de los árboles desde grandes distancias.

GRUPOS SOCIALES
Cada embalse está habitado por un pequeño grupo familiar de hasta doce individuos. El grupo se compone, frecuentemente, de un macho y una hembra, junto con sus dos últimas carnadas. Los jóvenes se hacen adultos al tercer año, y son expulsados del grupo familiar. La constitución del grupo es, probablemente, la misma del castor europeo. Se cree que el grupo actúa comunitariamente eñ la defensa del embalse y sus alrededores, contra  los  enemigos.

Los machos y hembras adultos se aparean entre enero y principios de marzo, y las crías nacen a partir de mayo, variando su número de 1 a 8, con un promedio de 3 ó 4. Los castores se alimentan de la corteza de los árboles, especialmente de los ya mencionados, pero en verano su régimen se complementa con brotes tiernos, raíces y hojas. El embalse del castor proporciona residencia a otros muchos seres, como peces, ranas, aves acuáticas, y pequeños mamíferos, como la rata almizclera (Ondatra zibethica).



El hombre lo considera un factor eficaz para la interrupción de los incendios forestales, y una buena reserva de agua para combatirlos. El embalse es, además, útil para retener caudales de agua que de otra manera se perderían, y para regular el curso de los ríos, pues reducen la erosión. El castor se muestra torpe en tierra, pero en el agua sólo la nutria lo supera en agilidad. El embalse es el foso que rodea su castillo o ciudadela acuática.

Fuente Consultada:
TECNIRAMA N°87 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología Vida de los Castores

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------