Biografia de Antonio Allegri ,El Corregio



Biografia de Antonio Allegri ,El Corregio

ANTONIO ALLEGRI, EL CORREGGIO (1489-1534): Remate de una gloriosa trayectoria y, a la vez, punto de partida para nuevos ciclos pictóricos, ésta es la significación del maravilloso y etéreo pincel de Antonio Allegri, denominado Correggio del lugar de su nacimiento.

Durante su vida — una existencia sin grandes avatares—-fue un pintor provinciano; pero su solo temperamento creador le abrió las puertas de la fama postuma y señaló la ruta por la que, hasta la actualidad, habían de seguirle legiones de imitadores.

Alliegri Antonio
Alliegri Antonio

Artista puro, innovador atrevidísimo, buscó la belleza no en el equilibrio, como Rafael, ni en el vigor, como Miguel Ángel, ni en el supremo arte del colorido, como Ticiano, sino en la luz y en el movimiento, que supo captar como pocos, rompiendo moldes tradicionales en la búsqueda de la plasmación de inéditas inquietudes.

De Correggio salieron el nuevo claroscuro, en que las sombras son concebidas como algo positivo en el cuadro, y las composiciones al infinito, sin marcos arquitectónicos, en un suave ondular de formas.

Si a esto añadimos la ternura de sus pinceles, la delicadeza con que supo interpretar las carnes, el dominio absoluto de los escorzos y una intuición genial en la distribución de las figuras, comprenderemos por qué causa la obra de Correggio señala con piedra blanca un momento crucial en la Historia del Arte.

Como hemos dicho, Antonio Allegri nació en Correggio, localidad cercana a Parma, en 1489. Sus padres, Peregrino y Bernardina Piazzoli, eran gente modesta, pero bastante hacendada, pues poseían allí una pequeña propiedad; su tío y su primo eran pintores.

En estas circunstancias, cuando Antonio sintió despertarse en él la vocación artística, corroborada por no escasas aptitudes para la pintura, ningún obstáculo se opuso a la realización de sus juveniles designios.

Estudió en Módena en el taller de Bianchi Ferrari, en edad muy temprana, pues este artista murió en 1510.

Luego pasó a Mantua, donde quedó impresionado por la labor de Mantegna, aunque es muy discutible si tuvo ocasión de aprender directamente de este gran pintor, ya que la muerte lo había arrebatado en 1506; en este caso, el Correggio habría debido efectuar una primera visita a Mantua antes de su estancia en Módena.

Las obras de Mantegna y las de Lorenzo Costa, que le había substituido como pintor áulico, informaron la primerísima etapa de su actividad pictórica, como se observa en su producción hasta el año 1514, coronada por la Madona de San Francisco, gran tabla que pintó para la iglesia de su ciudad natal.



En esta obra, el Correggio busca ya la expresión de su intimidad artística. Durante cuatro años vacila, tantea y prueba de hallar una forma propia. Es posible que en esta época, quizá en 1517 visitara la fastuosa Roma de León X, donde imperaba la estrella de Rafael.

Al año siguiente, recibió el encargo de pintar un atrio en el monasterio de San Pablo, en Parma. Ejecutó esta obra con tal brío y potencialidad artística, que, rompiendo con lo viejo, afirmó las características de su genio de un modo inconfundible. De esta producción arranca el verdadero Correggio, ya vinculado para siempre a aquella ciudad.

Durante catorce años el Correggio trabaja con asombroso ahinco, como si supiera que su vida había de ser corta. Sus dos producciones monumentales corresponden a la decoración de las cúpulas de San Juan Evangelista y de la catedral de Parma.

La primera está hoy en estado defectuoso de conservación; en la segunda, realizada de 1522 a 1531, aproximadamente, los pinceles del artista alcanzan los vértices de su saber, dando a sus contemporáneos la impresión de que había descubierto una vía de posibilidades arrebatadoras.

Mientras ejecutaba este fresco, cuyo tema era la Asunción de la Virgen, se entregaba, en particular durante la temporada de invierno, a las obras de caballete, tanto de asunto religioso como mitológico.

Asuncion de la Virgen
Asuncion de la Virge de Parma

En todas ellas creó nuevos tipos, que luego vulgarizaron los pintores de los siglos XVII y XVIII.

Son particularmente notables, entre los primeros, la Virgen adorando al Niño Jesús (1522), el Noli me tangere del Museo del Prado, la Maclona con Santos (llamada El día) de 1528 y la Adoración de los Pastores (llamada La noche) de 1530.

Entre las composiciones de tema pagano, en que el Correggio revelóse consumado maestro, figuran Antiope (1522), portentosa en su mórbido descanso, Danae (1526) e lo (1530).

Una enfermedad perniciosa segó la vida del Correggio el 5 de marzo de 1534, cuando sus pinceles aun podían revelar nuevos mundos de ilusión y lirismo.

Murió en su casa natal, rodeado de una familia que le había sido adicta, en brazos de sus progenitores, que tuvieron el gran dolor de sobrevivirle.



fuente

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------