Biografía de Erwin Rommel El Mariscal Alemán, Zorro del Desierto



Vida del Mariscal Erwin Rommel-El Afrika Korps

ROMMEL, ERWIN Mariscal alemán (Heidenheim, 1891 – Ulm, 1944). Participó en la Primera Guerra Mundial y, después del triunfo del nacionalsocialismo, formó-parte del Cuartel General del Führer. Intervino en la ocupación de Austria y en la de Polonia y, una vez declarada la Segunda Guerra Mundial, dirigió el avance sobre Francia (1940); posteriormente fue nombrado general en jefe del ejército alemán en África (1941), donde fue derrotado por los británicos. Acusado de estar implicado en una conspiración contra Hitler, se le dio a elegir entre su propio envenenamiento o un consejo de guerra, ante lo que Rommel optó por lo primero.

Mariscal Rommel Erwin

Hijo de un maestro, Erwin Rommel nace el 15 de noviembre de 1891 en la ciudad de Heidenheim. En 1910 se incorpora al 124 Regimiento de Infantería del Württemberg y al año siguiente es admitido en la Escuela de Guerra de Danzig. El 2 de agosto de 1914 parte a la guerra. Dos años después contrae matrimonio. En 1917 entra en combate en Italia, en el frente del Isonzo.

BIOGRAFÍA: Erwin Johannes Rommel nació al mediodía del domingo 15 de noviembre de 1891 en Heidenheim sobre el Brenz, una pequena ciudad alemana de la región de Württemberg, cercana a Ulm. Provenía del corazón de aquella severa Suabia de antiguas tradiciones imperiales, poblada por sólidas familias burguesas y que gozaba de gran renombre por la vitalidad, energía, respetabilidad y sentido del honor de sus hijos.

Era el segundo hijo varón del maestro Erwin Rommel que a su vez era hijo de educadores casados en 1886.Su madre era la  bella Helene, hija de un alto funcionario local, el presidente del gobierno de la región de Württemberg, Karl von Luz.

En 1898, a la edad de siete años lo enviaron a la escuela y en ese mismo año su padre fue designado «Direktor» (presidente) del «Realgymnasium» de Aalen. La familia lo siguió a la nueva sede poco más tarde. En 1913 Herr Rommel muere imprevistamente, luego de una intervención quirúrgica y el hijo de veintidós años, ya convertido en soldado, vivirá traumáticamente esa pérdida.

El solemne padre no era muy querido por sus hijos e incluso los había perturbado con su culto desmesurado de la disciplina; quizás hasta causó alivio su desaparición, pero esto no quita que su personalidad prepotente haya dejado un gran vacío en la vida de Erwin y la de los otros hijos y una serie de interrogantes que se le plantearán durante toda la vida. Su mujer, Helene, le sobrevivirá mucho tiempo muriendo en 1940.

En 1907, a los dieciséis años, Erwin se quiebra el pie derecho mientras cruza saltando un riacho. La intervención del cirujano es eficaz y el joven no quedará afectado por el accidente. En esos años es el predilecto de sus profesores por su gran reflexividad y por la excepcional capacidad que demostraba especialmente en las materias científicas: en matemáticas era brillante. También revela una notable capacidad para los deportes: realiza carreras de bicicletas, es diestro para el tenis y el esquí, con los patines y el remo.

Erwin era un muchacho simpático, con un carácter excelente. No le tenía miedo a nadie. Mientras que los otros chicos escapaban cuando veían a los deshollinadores, con sus caras negras y los cabellos como púas, Erwin se acercaba con aire solemne y tranquilo y estrechaba su mano.

Erwin era distraído y disperso y en la escuela lo caracterizaban como al prototipo del desganado no demostrando en aquella época esa energía física que más tarde le permitiría conducir la extraordinaria aventura en el desierto. Tenía un solo refugio y consuelo: el grandísimo afecto por la familia. El padre era su modelo viviente para forjar su personalidad.



Desde muy joven se dedicó a su gran pasión; la aviación naciente. Junto con su amigo, Keitel se divertía construyendo pequeños modelos de aviones, y a los catorce años el joven Erwin perfeccionó un verdadero planeador con el que rev alizo muchos desafortunados intentos de volar; trasrcurría 1906, año del primer vuelo en Europa.

El 19 de junio Erwin entró en el 124, con el grado de «aspirante» con sede en la ciudad de Weingarten. Es decir que debía prestar servicio en un primer tiempo como simple soldado y luego sería admitido en la Kriegschule, la Escuela de Guerra, que era prácticamente una academia militar. En octubre fue promovido a cabo y a fines de diciembre, a sargento. En marzo de 1911 entró en la Kriegschule de Danzig.

Durante uno de los lujosos bailes de la burguesía local en Danzing,  a Rommel le llamó la atención una bella muchacha que era una de las atracciones de estos bailes, Lucie María Mollin, hija de ün rico propietario terrateniente de Prusia occidental. La familia era de origen italiano y se había establecido en Prusia en el siglo XIII. Lucie estudiaba lenguas en la Universidad de Danzig. Fue atraída por la seriedad y el encanto de Rommel y el estilo oficial con que mostraba su uniforme.Se casaría con ella en 1916.

El 2 de agosto de 1914, el 124 Regimiento partió a la guerra. Los jóvenes alemanes marcharon bajo el fuerte sol de la mañana por las calles de Ulm, cubiertos por una lluvia de flores mientras millares de entusiastas los aplaudían.Durante algunos meses Rommel combatió en Francia en los campos de las grandes matanzas. A las 5 de la mañana del 22 de agosto de 1914 atacó a los franceses en la aldea de Bleid, próxima a Longwy. Estaba patrullando desde hacía 24 horas, sufría una intoxicación, estaba tan cansado y deteriorado que le costaba mantenerse sobre la silla de montar.

Entre la densa niebla alcanza a atisbar un pelotón enemigo en las cercanías de una gran estancia. Utilizando la sorpresa, que será su estrategia genial en toda la campaña del África, Rommel se lanzó con sólo tres hombres contra el enemigo y los tomó prisioneros a todos: una pequeña acción, reveladora sin embargo, de su gran talento y de su propensión a la iniciativa.

El 24 de setiembre de 1914 fue herido en Varennes por el rebote de una bala de fusil en el muslo izquierdo. Se había lanzado al ataque solo, contra tres soldados franceses, y por añadidura con el fusil descargado. Le otorgaron la Cruz de Hierro de segunda clase. Después de permanecer en el hospital, el 13 de enero de 1915 retornó al regimiento. En los bosques de las Argonas se estaba desarrollando el calvario de la guerra de trincheras.

Tras lograr varias condecoraciones por el valor demostrado durante la I Guerra Mundial, trabajó como profesor en diversas academias militares de Potsdam. Por esta etapa conoció a Hitler, con quien mantuvo interesantes reuniones , gozando y discutiendo nuevas ideas sobre la guerra y la milicia.

El 10 de octubre de 1933 asciende a Mayor y le confían el comando del 3o Batallón y el 17 Regimiento de Infantería. Era un batallón de Jaeger, cazadores, es decir las tropas alpinas más especializadas. Todos los hombres tenían que ser deportistas y expertos esquiadores. El cuartel general estaba en Goslar en el que  Rommel pasó los dos años más felices de su vida: alejado de las complicaciones de la política, un poco cansado de la carrera y ya abandonándose al reposo de un trabajo, que notoriamente estaba por debajo de sus aptitudes, feliz en compañía de su mujer y su hijito, en un escenario natural exultante.

Sabía que no estaba aprovechando sus posibilidades al máximo pero le producía placer ser considerado un valiente oficial y gozaba del prestigio que lo rodeaba. «Rommel tiene una cabeza que supera a todos» decían sus superiores. Y su batallón había comenzado a ser llamado simplemente «batallón Rommel».

Fue en 1934, a los cuarenta y dos años, que Rommel vio por primera vez al hombre que determinaría su destino en todo sentido, Adolf Hitler. Este había sido nombrado canciller de Alemania el 30 de enero de 1933 en una jornada que concluyó con una fantástica marcha de los Camisas Pardas, con antorchas a lo largo de la avenida Unter der Linden. A Hitler le había bastado un año para hacer sentir el peso de su poder. Había saneado la economía con audaces reformas y emparchado el maltrecho orgullo nacional. En particular prometió a los militares grandes cosas, asegurándoles que su ejército conocería un nuevo esplendor y que él, el Fuhrer, convertiría a los soldados del Reich en protagonistas de una espectacular expansión hacia el Este.



Resultado de imagen para historiaybiografis.com hitler

Rommel, como todo buen soldado alemán tradicional, tendía a reconocerse apolítico y expresaba el sentido común del hombre de la calle al decir que odiaba a los tribunos de los comicios y a los tiburones de la industria y el comercio que habían arruinado a Alemania. Rendía un rígido culto a la disciplina pero no era un autoritario, sus pocas ideas políticas tenían un tímido acento democrático. Le simpatizaban los socialistas porque habían execrado a los estados mayores y su infame carrera hacia la matanza.

En septiembre de 1939 fue ascendido a general de brigada y recibió el mando de la guardia personal de Hitler, para luego pasar a dirigir la 7º División Panzer, teniendo una importante y positiva misión en la carrera hacia el mar cruzando Francia.  Rompió el frente del Somme entre Abbeville y Amiens. Rommel se destacó enseguida por su capacidad de mando desde el frente y la velocidad de sus avances.

A fines de 1940, tropas italianas acantonadas en su colonia de Libia, invadieron el protectorado inglés de Egipto para cortar el canal de Suez, vital ruta de abastecimiento de combustibles para los aliados, pero fueron rechazados. A principios de 1941, Alemania necesitó comprometer tropas en este frente: el Afrika Korps, al mando del general Rommel, sostuvo una guerra de vehículos blindados en el desierto, enfrentando a los ejércitos del mariscal inglés Montgomery.

hbrindis de rommel en africa
 El «zorro del desierto» apodo con que lo bautizaron sus enemigos, identificando su habilidad de mando y astucia para combinar armas, soldados y emboscadas. Rommel llegó a Trípoli y se encontró un panorama desolador, pues las fuerzas italianas estaban totalmente desmoralizadas, por lo que decidió desobedecer las órdenes recibidas y pasar al ataque inmediatamente, con las escasas unidades de que disponía. 

A los 50 años, fue ascendido al grado de mariscal de campo, el más joven del ejército alemán.Rommel en Africa debió utilizar muy racionalmente sus recursos de suministros y materiales militares, pues le llegaban muy esporádicamente, frente a un enemigo muy superior en número. En sus avances fue solo detenido por la superioridad del ejército británico, en la famosa batalla El Alamein. Llevó a cabo un modelo de retirada bajo presión, hasta Túnez, donde se hizo fuerte.

//historiaybiografias.com/archivos_varios5/rommel2.jpg

Tras varias campañas con éxitos de ambas partes, y con la intervención de los norteamericanos, entrados francamente en guerra, los ingleses alcanzaron en El Alamein (octubre de 1942) una victoria decisiva. En noviembre, una expedición norteamericana desembarcó en Marruecos y Argelia, y avanzó hacia Túnez. Encerrados allí los italoalemanes debieron rendirse. Las unidades aliadas acorazadas tenían una enorme  superioridad a finales de 1942. Aqui arriba vemos una columna ole tanques Crusader se dirige a frente, seguida por los nuevos Sheraian.

En realidad los alemanes habían perdido la batalla logística hacía meses. En las semanas previas al ataque, las fuerzas del Eje no habían recibido ni un solo petrolero y la munición de artillería era escasísima. La mala alimentación y peor higiene causó estragos en las tropas del Eje. La disentería y la hepatitis eran muy frecuentes, siendo el propio Rommel víctima de ellas. El «zorro del desierto», en grave estado, fue evacuado a Alemania y su puesto ocupado por el general Stumme, mientras que von Thoma se hacía cargo del Afrika Korps. El 25, aún convaleciente, Rommel, ante la insistencia de Hitler, volvió a tomar el mando.

Tras ser derrotado por el teniente general británico Bernard Montgomery en 1942, Hitler le encargó defender las playas de Normandía (en el norte de Francia) ante la invasión aliada que habían previsto. En 1943 volvió a Alemania. Tras varios destinos pasajeros, fue nombrado jefe del Grupo de Ejércitos B. en Francia, bajo el mando de von Runstedt. Se dedicó con ahínco a reforzar las defensas costeras, pues era consciente de que, dado el dominio del aire por parte de los aliados, la batalla venidera se ganaría en las playas.



Resultó herido por un ataque aéreo el 17 de julio de 1944 y no pudo tomar parte activa en el complot del 20 de julio para asesinar a Hitler, aunque era muy consciente de que la guerra estaba perdida y apoyaba la eliminación del Führer. Dada su popularidad, se le dio la opción de suicidarse para evitar el escándalo y salvaguardar a su familia, cosa que hizo, tomando veneno, el 14 de octubre. Oficialmente se declaró que había muerto a causa de sus heridas y fue enterrado como un héroe.

Fuente Consultada:
Gran Enciclopedia Espasa Calpe Tomo 34 Editorial Clarín
Rommel Erwin por Guido Gerosa
Enciclopedia de la Segunda Guerra Mundial Tomo 12 De Tobruk a Túnez

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------