La Crisis Balcánica Rusia Turquía Tratado de San Stefano Siglo XIX



RESUMEN CONFLICTO EN LOS BALCANES: RUSIA Y TURQUÍA

La atmósfera de paz que Europa vivió entre 1871 y 1914 se limitaba a las relaciones entre las naciones poderosas, ya que en otros territorios cercanos se vivía una severa crisis política relacionada con la rivalidad imperialista. Los Balcanes, situado en los extremos  oriental  de la cuenca del Mediterráneo, constituía una zona de gran fricción en los momentos en que las grandes potencias industriales, principalmente Inglaterra y Alemania, entablaban una feroz competencia por la búsqueda de nuevos recursos y nuevos mercados.

En estos territorios estratégicos, dominados en el pasado por los imperios árabes y turcos, a principios del siglo XX se desató una serie de crisis políticas que sirvió de pretexto a las potencias europeas para poner a prueba el equilibrio de fuerzas entre los dos bloques del sistema de alianzas.

Firma Tratado de San Stefano

En aquel mismo período, estallaba una crisis en uno de los puntos neurálgicos de Europa: los Balcanes. Excepto Grecia, que había conquistado su independencia a comienzos del siglo XIX, los Balcanes estaban bajo la dominación o el vasallaje otomano, y los pueblos balcánicos tenían muchos motivos de queja de la tutela turca: no1 sólo raciales y religiosos, sino también, muy frecuentemente, motivos económicos, pues los campesinos eslavos estaban sometidos a los propietarios turcos, que los explotaban duramente.

Los turcos se enfrentaban con aquellos elementos de permanente conflicto, imponiendo terror. Sin embargo, los pueblos balcánicos, por aislados que estuvieran, sabían que los rusos y austríacos estaban dispuestos a apoyarles. Contando con aquel apoyo exterior, surgieron en Bosnia los primeros conflictos, a partir de 1875. Poco a poco, el movimiento fue extendiéndose como una mancha de aceite, encontrando gran eco, sobre todo, entre los que ya habían logrado una cierta autonomía, como los servios, los montenegrinos y los rumanos.

En 1877, el movimiento de rebeldía se extendió también a Bulgaria. Para cortarlo de raíz, el sultán envió a Bulgaria bandas de Bachi-Buzuks, con carta blanca para usar de todos los derechos de los vencedores sobre los vencidos: robos, violaciones, asesinatos. Las matanzas en Bulgaria obligaron a los rusos a intervenir, y, una vez asegurados de la neutralidad de Austria, a la que hicieron promesas territoriales, declararon la guerra a Turquía (1877).

 EL TRATADO DE SAN ESTEFANO
Aunque faltos de medios, los turcos se batieron con valor y detuvieron el avance ruso   ante   Plevna.   Hasta   comienzos   de 1878, el ejército ruso no pudo desbaratar las posiciones turcas, con lo que no tardó en llegar ante Constantinopla. Aquel éxito fulgurante inquietó a las otras potencias.

Los ingleses querían impedir a los rusos la posesión de la llave del Mediterráneo, que eran los estrechos, y los austríacos temían que los rusos conservasen para sí solos los territorios que ellos codiciaban también. Los ingleses actuaron con decisión, enviando los barcos de Su Majestad hasta Constantinopla.

Ante aqueña amenaza, Rusia tuvo que reaccionar con la máxima rapidez, firmando con el sultán el tratado ce San Estéfano, que, además de algunas ventajas y libertades para los pueblos balcánicos, estipulaba la creación de una «gran Bulgaria», cuyo territorio —y esto era _: esencial— iría desde el mar Negro al mar Egeo, alcanzando, por lo tanto, al Mediterráneo.

Por medio de aquella Bulgaria, rae sería un estado satélite, Rusia conseguía una de sus constantes ambiciones históricas: el mar abierto. Bastaba imaginar lo que supondría, en el tiempo de guerra, la presencia de una importante escuadra rusa en el Mediterráneo.

El éxito de San Estéfano era demasiado evidente para no provocar las reacciones de las otras potencias. Bis-marck propuso una conferencia internacional en Berlín. Los rusos tuvieron que ceder, ya que, de otro modo1, corrían el peligro de encontrarse solos frente a una coalición de las demás potencias europeas.



Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo IX La Gran Aventura del Hombre

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------