Gobierno Fundamentalista El Fundamentalismo Gobernar Segun la Biblia



Gobierno Fundamentalista
El Fundamentalismo Según la Biblia

FUNDAMENTALISMO: Según los diccionarios y enciclopedias occidentales, la forma más común de fundamentalismo es el religioso y, más precisamente, el islámico. De hecho, la mayoría de las definiciones académicas asocian este término al nacionalismo árabe y a la lucha terrorista que los musulmanes realizan contra el Estado de Israel y las potencias occidentales (sobre todo la norteamericana) desde la década del setenta.

Sin embargo, el verdadero origen de la palabra “fundamentalismo” es totalmente ajeno al contexto de Medio Oriente. Por el contrario, remite a una serie de panfletos titulada Los Fundamentos: un testimonio de la Verdad, que pastores protestantes repartían gratuitamente en iglesias y seminarios de los Estados Unidos entre 1910 y 1915.

FUNDAMENTALISMO

La esencia del fundamentalismo es la certidumbre. A través de algún tipo de revelación divina, los fundamentalistas religiosos de todas clases se creen poseedores de un acceso privilegiado a unas certezas elementales que son verdad más allá de toda duda y cuestionamiento, y como sus creencias son indiscutiblemente ciertas, las de otros que contradicen las suyas deben ser incorrectas, también sin la menor duda. Además, estas creencias tienen una importancia suprema para aquellos que las sostienen, de modo que tienden a considerar moralmente justificado, es más, un deber, imponerlas a los que no las comparten. La tolerancia no es una virtud cuando uno tiene razón y la voluntad de Dios se ve cuestionada.

Presentado como “la declaración cristiana de la verdad literal de la Biblia”, este material denunciaba la pérdida de la influencia de los principios evangélicos durante las primeras décadas del siglo XX.

Atentas a estas observaciones, las teorías más objetivas describen al fundamentalismo: como una doctrina que, basada en postulados religiosos, políticos y/o culturales, adopta una visión única y exclusiva de la verdad. Desde esta perspectiva, semejante forma de concebir la realidad suele desembocar en una actitud de fanatismo intolerante respecto de otros modos de vida.

Lo cierto es que la historia de la humanidad está plagada de movimientos o instituciones que, invocando determinadas creencias, han pretendido —y siguen pretendiendo— imponer su verdad a los demás.

En ese sentido, la Inquisición, el nazismo, el fascismo, el stalinismo (entre otros regímenes totalitarios), la política exterior de los Estados Unidos con respecto a Latinoamérica y, actualmente, a Afganistán, también pueden ser acusados de fundamentalistas. Palabras clave: fanatismo, terrorismo, islamismo, totalitarismo, adoctrinamiento religioso y/o político.

Aunque sobre todo de origen religioso, los fundamentalismos suelen negarse a reconocer una separación clara entre la religión y otros ámbitos de la vida. Totalitarios en su perspectiva, pretenden conseguir el poder político para reconfigurar radicalmente la sociedad conforme a sus propios principios. Los valores democráticos y liberales suelen ser enemigos y los objetivos de primer orden para los fundamentalistas y las primeras víctimas cuando los regímenes de ese tipo se hacen con el control político.

CONTRADICCIONES: En ningún aspecto ha sido más clara la ambivalencia del fundamentalismo hacia la modernidad que en su atormentada relación con la tecnología. Los fundamentalistas cristianos norteamericanos denuncian muchos aspectos de la ciencia y la tecnología como obra del diablo. En la ciencia médica abominan de la eutanasia, el aborto, la maternidad subrogada y la investigación con células madre, por lo general basándose en que contravienen principios como la santidad de la vida.



Aun así, tal condena se ha visto acompañada por un notable ingenio por parte de los fundamentalistas al explotar los medios tecnológicos para sus propios fines. Por ejemplo, una sucesión casi interminable de televangelistas ha utilizado la radio, la televisión y ahora Internet para llegar a amplias audiencias a las que rápidamente se les separa de su dinero para la causa de Dios.

Un emparejamiento todavía más estrafalario entre el fundamentalismo reaccionario y la tecnología moderna se ha visto desde mediados de la década de 1990 en Afganistán, donde los radicales islámicos talibanes coordinaron su proyecto de hacer retroceder la sociedad afgana a la edad de piedra utilizando teléfonos móviles.

Y a partir de 2001, cuando los talibanes cayeron y Al-Qaeda fue expulsada de sus bastiones afganos, el grupo terrorista ha realizado una transición muy efectiva al ciberespacio. De repente, los soldados del islam se armaron con ordenadores portátiles además de kalashnikovs, y los cibercafés se reconvirtieron en centros logísticos. (Fuente: «50 Cosas que hay que saber de política» Ben Dupré)

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria5.jpg

ALGO MAS… ¿Qué es el Islam?, los historiadores ingleses Chris Horrie y Peter Chippindale analizan algunos aspectos referidos al tema.

«El crecimiento reciente del Islam ha sido especialmente notable en los países de África y de Asia en los que existió contacto con las potencias colonizadoras cristianas.

[…] Ahora, al cabo de decenios de inestabilidad política, aumento de la pobreza y desintegración social, el sueño de un desarrollo al estilo occidental o al soviético ha terminado casi sin excepciones en la desilusión. Ése es el contexto en el que ocurre la «Reforma» islámica a la que se califica de «fundamentalismo» y que constituye literalmente un retorno a una forma simplificada y básica de la ley islámica.

La reacción occidental al fundamentalismo islámico se ha caracterizado por la repulsión contra la reintroducción de castigos coránicos, como la amputación de una mano por el delito de un robo. En ello subyace una reaparición del viejo temor europeo de que los musulmanes proyectan conquistar el mundo.

Esos temores son comprensibles, pero están exagerados debido a un malentendido básico y generalizado acerca del deber islámico de la yihad (Guerra Santa), que es uno de los pocos aspectos de la religión que se comentan mucho en Occidente.

Es cierto que todos los musulmanes están obligados a combatir a muerte en defensa del Islam […] Pero esa obligación coránica es totalmente defensiva. En el Corán se prohíben expresamente las guerras de agresión, sean para obtener poder mundano o la riqueza o para convertir por la fuerza a los no creyentes. […] En realidad, la distinción entre la guerra en nombre de la legítima defensa y la guerra de agresión es difusa, y los Estados Musulmanes tienden a ser tan belicosos como cualesquiera otros. […]



Pero incluso en condiciones de paz, es poco probable que el Islam fundamentalista pudiera jamás llegar a una avenencia, con las sociedades laicas de Occidente, ni aceptar las ideas y las instituciones políticas occidentales. En particular, los ideales caros al Occidente de nacionalismo y de libertad individual no tienen ningún lugar en el pensamiento musulmán.»

CONCEPTOS DE SOCIO POLITICA

Fuente Consultadas:
Diccionario de los Movimientos del Siglo XX – Tello y Kreimer
Wikipedia
Enciclopedia Encarta
Diccionario de Términos Históricos – Chris Cook
La Evolución de las Ideas – Roberto Cook

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------