Biografía de Moliere Obra Literaria y Teatral Actor Francés



Biografía de Moliere y Obra Literaria y Teatral

Moliere es el creador de la gran comedia francesa nació en París probablemente en enero de 1622, pues del día 15 es su partida de bautismo en la parroquia de San Eustaquio.

Su familia pertenecía a la burguesía acomodada, ya que tanto su abuelo paterno como materno eran maestros tapiceros de bastante consideración.

Juan Bautista, hijo de Juan Poquelin y de María Cressé, recibió una educación muy cuidadosa en el colegio de Clermont, dirigido por los jesuítas, cuyas aulas eran concurridas entonces por ios hijos de las mejores familias de París.

En este centro de enseñanza Moliere adquirió una buena cultura clásica y francesa. La tradición refiere que fue uno de los discípulos del filósofo Gassendi, restaurador de las doctrinas epicúreas y adversario de Descartes.

Lo cierto es que estudió filosofía con aprovechamiento. Luego cursó de pura fórmula la carrera de derecho, pues su intención era continuar el negocio de su padre, quien en 1631 había sido nombrado tapicero de cámara del rey.

Moliere

SINTESIS BIOGRAFICA: Comediógrafo y actor francés, nace y muere en París. Aunque es conocido por su seudónimo, su verdadero nombre es Jean-Baptiste Poquelin (1622-1673).

Se le considera uno de los máximos representantes del clasicismo francés. Estudia con los jesuítas en el colegio de Clermont.  Fracasa en su intento por establecer el Illustre Théátre en Rouen.

En 1645 inicia con su compañía de teatro una gira por la provincia francesa, con una duración de trece años. Aunque tiene numerosas dificultades, es durante este período cuando Moliere adquiere renombre como comediógrafo.

A su regreso a París en 1658, su protector es el rey Luis XIV. Con la acertada descripción y acción de sus personajes, logra establecer tipos universales y perennes.



Su obra se distingue por la perfección técnica, la intriga dramática, el moralismo y el epicureanismo, enfrentando los personajes a sus propios viciosy desvarios, que, a su vez, les crean profundos conflictos con la sociedad. Satiriza la aristocracia y la burguesía de la época.

Así se aprecia en El avaro (1668), en la que capta las características universales del personaje; El hipócrita (1669); Don Juan; Tartufo (1664) y en El misántropo (1666). Otras de sus obras son Los amantes (1670);El burgués gentilhombre (1670), en el que representa la persecución del reconocimiento social, y El enfermo imaginario (1673).

Fallece mientras representaenescena la muerte del protagonista de dicha obra

https://historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

HISTORIA Y BIOGRAFIA: Moliere,  seudónimo de Jean Baptiste Poquelin: Gran poeta cómico francés, nació en París en enero de 1622 y murió en la misma ciudad el 17 de febrero de 1673.

El siglo del rey de Francia, Luis XIV, no sólo vió el surgimiento de dos grandes poetas como Corneilie y Juan Racine, que pueden ser comparados con los mayores dramaturgos de la antigua Grecia, sino que fue también fue el siglo de Moliere.

Actor, director escénico y dramaturgo, de nombre Jean-Baptiste Poquelin, dedicó su vida al teatro.

Hizo de la comedia un género propio, otorgándole un sello de nobleza, alejado de la farsa de sus inicios. quizá el mejor comediógrafo francés, creó una amplia galería de personajes cómicos a través de los cuales exponía los vicios de la sociedad de su época.

Confrontaba a su público con profundas observaciones y satirizaba el autoengaño y el seguimiento ciego de las convenciones sociales.

biografia de moliere

Moliere, fue ignorado en Francia durante toda la época de las guerras civiles. Obtuvo luego por sus obras la protección de la familia real y la estima de los más grandes literatos de su época.



Hijo de un rico burgués parisiense, nieto y sobrino-nieto de tapiceros emparentados  con una ilustre familia de músicos, los Mazuel,  cuando Jean Batipste  Poquelin  nació   en   1622, nada parecía predisponerlo hacia el teatro.

Educado en uno de los establecimientos más afamados de París, el colegio jesuita de Clermont (actual  liceo   Louis-le-Grand).

 Sus condiscípulos eran hijos de familias nobles; no necesitó mayor esfuerzo para apropiarse sus distinguidos modales, disponiéndose para caricaturizar algún día cuanto observaba de risueño a su alrededor.

Habiendo egresado de ese colegio, fue enviado a estudiar derecho a Orleáns.

Allí se graduó de abogado en 1643, pero sentía poca inclinación por los asuntos forenses y volvió a París, donde su padre ya se alegraba prematuramente de poder iniciarlo en los secretos de su arte, el más noble de todos.

Fue sin duda un duro golpe enterarse, por boca del propio hijo, que, pesando bien las cosas, no creía que la vida pudiera tener para él ningún atractivo si no la dedicaba al teatro.

Y, efectivamente, pronto se inició como actor de comedias. Adoptó entonces el seudónimo de Moliere, para no deshonrar el nombre de su familia.

Moliere actor

Molière, dramaturgo del siglo XVII, quizá el mejor comediógrafo francés, creó una amplia galería de personajes cómicos a través de los cuales exponía los vicios de la sociedad de su época. Superando la comedia tradicional, enfrentaba a su público con profundas observaciones y satirizaba el autoengaño y el seguimiento ciego de las convenciones sociales.

Juntamente con los Béjart y algunos amigos fundó el Ilustre Teatro. Se constituyó el conjunto el 30 de junio de 1643. Alquilaron un local cerca de la Porte de Nesle, y ofrecieron la premiére a comienzos del año 1644.



El repertorio incluía principalmente tragedias, aunque no había quizás entre ellos ningún actor trágico. Poco duró el Ilustre Teatro; el genio de su inspirador no se había manifestado aún, y la empresa fracasó rotundamente.

A fines del año 1646 el desafortunado comediante abandona París y lleva durante doce años una vida ambulante.

Se le encuentra en 1648 en Nantes, en Limoges —donde seguramente conoció al auténtico Señor de Pourceaugnac—, en Burdeos, en Tolosa; en 1651, en París, siguen desconociéndolo; en 1653, en Lyon; allí estrena su primera comedia, en cinco actos y en verso, El atolondrado, y en Pezenas actúa ante uno de sus condiscípulos de Clermont, el príncipe de Conti.

Este, según se cuenta le ofreció el puesto de secretario privado, para ayudarle a restablecer sus finanzas. Moliere rehusó, y gracias a su negativa conocemos hoy las obras maestras de su genio.

elogios importantes para la mujer

En 1654 está en Montpellier. En los años siguientes su troupe recorrerá sobre todo las ciudades del valle del Ródano y del Languedoc. Pero ya en 1657, sale hacia el norte de Francia; en 1658 se presenta en Ruán, y desde ahí vuelve a París.

Ya ha escrito un gran número de farsas y de comedias: El médico enamorado, Los celos del ridículo —primer esbozo de Jorge Dandín—, El médico volador, El despecho amoroso.

El príncipe de Conti lo presentó a Monsieur, hermano de Luis XIV. En la Sala de Guardia del Louvre fue armado un tablado, donde Moliere pudo interpretar sus obras.

La primera fue Nicomedes. Al término de la misma, el director-actor, adelantándose hasta el auditorio, solicitó la venia para presentar una pieza breve de su repertorio que ya era conocida en las provincias. El rey dio su consentimiento, y pudo así verse por primera vez en París El médico enamorado.

Monsieur, hermano del rey, tomó a Moliere bajo su protección y obtuvo para él la autorización de compartir el teatro del Petit-Bourbon con los comediantes italianos, a quienes años atrás se había asignado aquel edificio. Luis XIV les autorizó para que fijaran su residencia en París tomando el título de Troupe de Monsieur, quedando de este modo fundado lo que andando el tiempo habría de llamarse Comedia Francesa.

Muy pronto recibió Moliere el premio a sus esfuerzos, pues se le autorizó a compartir el teatro del Petit-Bourbon con los comediantes italianos; los dos conjuntos debían presentarse alternativamente.

El 18 de noviembre de 1659 estrena Las preciosas ridiculas, que queda prohibida por unos días, debido a la influencia de algún cortesano.

En 1661 hace su aparición en el Palais-Royal, que Richelieu acaba de construir y le ha sido asignado.

Allí interpreta Don Juan García de Navarra, estruendoso fracaso, del que se recupera la compañía con el éxito clamoroso de La escuela de los maridos. El mismo año, en la fiesta que Fouquet ofrece a su soberano, Moliere presenta El impertinente.

En menos de veinticinco años escribió treinta obras, entre las que citaremos solamente: La escuela de las mujeres (1662), El casamiento forzoso, extraído de Rabelais   (1664),  Don Juan   (1665),  El misántropo (1666), Anfitrión (1668), El avaro (1668), Tartufo (1669), El burgués gentilhombre (1670), Los engaños de Scapin (1671), Las mujeres sabias (1672), El enfermo imaginario (1673).

Moliere casó con Armande Béjart; veinticinco años más joven que él, y que desempeñaba el papel de criada intrigante en las comedias. La coquetería de esta mujer envenenó la vida de su marido, pero enriqueció  con  esta  experiencia  el  genio  del  escritor.

Armande Béjart Mujer de Moliere

Moliere casó con Armande Béjart;

El célebre autor cómico soportó toda clase de disgustos, aun en la época en que el rey le otorgaba su protección y su gloria se afirmaba. Las contrariedades empezaron con el estreno de La escuela de las mujeres, que lo enemistaron con muchos personajes de la corte.

Para justificar su violenta sátira escribió La crítica de «La escuela de las mujeres», con la cual no hizo sino avivar el odio que sus adversarios hubieran querido disimular tras el desprecio. Pero, ¿acaso lo lo habrían logrado? Moliere tenía mucho talento y un conocimiento demasiado profundo de aquella sociedad.

La representación de Tartufo (1669) en Versalles motivó un escándalo de tal magnitud que se prohibió su exhibición en público.

En 1667 pudo presentarla nuevamente, pero el primer presidente del Parlamento impartió orden de suspender el ciclo. Luis XIV se encontraba en Flandes.

Moliere envió ante él a dos compañeros a fin de protestar por la inicua decisión. Pasaron dos años antes de que el rey autorizara expresamente las representaciones (1671). Ya no le quedaban a Moliere más que cuatro años de vida.

A pesar de saberse enfermo, no cuidaba su salud. Un día, en un banquete de la corte, el rey le preguntó: «Usted tiene un médico, ¿qué hace, pues?» «Señor —contestó Moliere—, charlamos largamente, me receta medicinas, yo no las tomo, y voy sanando.»

Su última obra fue El enfermo imaginario, en la que se burlaba de los médicos y sus medicinas.

En la cuarta representación fue presa de un súbito malestar. Era, en la ceremonia final, el momento preciso del «juro»; al pronunciarlo, Moliere tuvo un vómito de sangre; lo llevaron a su habitación. El sacerdote, que él había pedido, llegó tarde. Eran las diez de la noche del 17 de febrero de 1673.

Moliere fue el mago francés de la comedia. Se le reprochó haber atacado ciertos tipos más abstractos que reales: libertinos, devotos, escritores, gente de la corte, de trazos exageradamente fuertes; sin embargo, no hizo sino inspirarse en los hombres y la vida que lo rodeaba, y sólo fustigó el vicio, del que ofreció un retrato casi simbólico.

Así pudo decirse que Harpagón representa a la avaricia más que al avaro. Podría igualmente decirse que Tartufo es la hipocresía más que el impostor.

Se quiso hacer fama de la pretendida maldad y la hipocondría de Moliere. Pero se olvidaban entonces las anécdotas, tantas veces citadas, y que ponen de manifiesto su piedad y su generosidad.

Un día, Barón vino a decirle que un actor de provincia solicitaba su ayuda para unirse a los suyos. Era un tal Mondorge, tiempo atrás compañero del célebre autor. «¿Cuánto crees que debe dársele?», preguntó a Barón.

«Cuatro doblas», contestó éste sin pensar. «Toma las cuatro doblas, de mi parte, y dale estas veinte más de tu parte», y aún agregó a esto un hermoso traje.

Son innumerables los juicios que en Francia y en el extranjero han venido a atestiguar el genio de Moliere. Goethe ha reconocido su deuda hacia él.

Saint-Beuve, Taine, Brunetiére, han manifestado su admiración sin reservas; Luciano Guitry, Jouvet, Dullin, Raimu, entre tantos, han interpretado a Moliere; Sarah Bernhardt quiso ser Dorine, y en la Comedia Francesa, que es el teatro de Moliere por antonomasia, dos actores trágicos de fama, Mounet Sully y Max, tuvieron a honra desempeñar en Don Juan el papel muy breve del mendigo.

Como director escénico tenía mucho talento, lo que demostró en cerca de 2.500 representaciones entre 1658 y 1673.

La influencia sobre sus comediantes se evidenciaba por medio de la fidelidad que le demostraban, rechazando la mayoría de las propuestas de sus competidores.

En El impromptu de Versalles, comedia escrita en 1663, explicó sus principios estéticos y demostró un gran sentido de la dirección de actores y de la puesta en escena. Era común, por ejemplo, que creara personajes pensando en quienes los encarnarían.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

Henri Martin, célebre historiador, ha hecho una observación que ningún crítico anteriormente había apuntado. Moliere ha revolucionado profundamente la sociedad con sus ideas innovadoras, en particular las que conciernen a la condición de la mujer. «Las antiguas máximas judías y romanas acerca de la inferioridad y la sumisión de la mujer reciben un ataque por vía del ridículo y de la razón», dice Martin, y agrega más adelante: «Una libertad verdadera, una igualdad digna, una auténtica sociedad en el matrimonio: tal es el ideal humano que el poeta propone.» Sin embargo, el feminismo de Moliere no ha llegado hasta aprobar a las mujeres sabias. Tal vez no preveía entonces ilustres ejemplos como Madame Curie.

Recordemos, para terminar este artículo, los versos que Voltaire dedicó a la memoria de Moliere:

Tú fuiste el pintor de Francia;
Nuestros burgueses con sus tontos prejuicios,
Nuestros envanecidos marquesitos,
Nuestros letrados siempre bien puestos,
En tus obras veían sus retratos,
Y los hubieras enmendado…  

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

El teatro en tiempos de Moliere: Cuando Moliere regresó a París en 1658, el teatro estaba dominado por el género de la tragedia, en la que reinaba Corneille desde el éxito de El Cid, veintiún años antes. Moliere habría querido lucirse en la tragedia, pero sus intentos fueron infructuosos, como su puesta en escena del Alejandro de Racine. Por su lado, la comedia se reducía a un acto, confundiéndose con la farsa, retomando elementos ya sea de la comedia de intriga al estilo italiano, o bien, de la comedia de capa y espada al estilo español, a pesar de las tentativas originales de Pierre Corneille en sus inicios.

Moliere reconcilió las dos tradiciones y las superó, inspirándose sobre todo en la comme-dia dell’arte italiana. Desde finales del siglo XVI, esta última influenció profundamente al teatro francés: le aportó tipos de personaje sobre los cuales los actores podían variar hasta el infinito (el sirviente o el arlequín, el anciano pedante o avaro…), un nuevo sentido de expresión corporal (morisquetas, gestos, acrobacias…) y una inclinación por la puesta en escena que podía llegar hasta la improvisación.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

OBRA ARTÍSTICA DE MOLIERE: Sus aficiones y pasiones le llevaron al teatro; fue actor y autor y adquirió poco a poco celebridad por sus comedias L’Étourdi (El aturdido) (1653), Le Dépit Amoureux (El despecho de amor) (1656) y Les Precieuses Ridicales (Las preciosas ridículas) (1659), en las que alborea la verdadera comedia francesa, en que se exhiben y satirizan las costumbres y los caracteres con un diálogo vivaz y humorístico.

En Le Tartuíe (El impostor) (1664), que fue representada ante el propio Luis XIV en Versalles y que no pudo serlo públicamente hasta 1669, se hace una exposición magistral de la hipocresía. L’École des maris y L’École des íemmes promovieron grandes discusiones y causaron algunos  sinsabores  al  autor (1662). Le Misanthrope  (El misántropo)   (1666), contribuyó a elevar más aún la fama de Moliere. L’Avare (El avaro) (1669), Le Bourgeois Gentilhomme (El burgués gentilhombre) (1670), Les Femmes Savantes (Las mujeres sabias) (1672), Le Malade imagimaire (El enfermo imaginario) (1673) y Le Medecin malgré lui (El médico a pesar suyo) (1666), rebosan espíritu de fina y sagaz observación y vis cómica. Moliere pinta en sus obras con toda fidelidad la vida humana y ellas reflejan las costumbres, modas y gustos de la época y son modelo, al par que de verismo, de gracia satírica.

//historiaybiografias.com/linea_divisoria3.jpg

CRONOLOGÍA DE SU VIDA:

1622 Nacimiento en París de Jean- Baptiste Poquelin, el 15 de enero.

1637 El Cid de Corneille.

1643 Jean-Baptiste Poquelin renuncia al cargopaternal de «tapicero ordinario del rey».Fundación del Illustre-Théátre.

1644 Primera aparición del nombre  artístico de Moliere.

1645 Gira de Moliere a provincias luego del fracaso del Illustre-Théátre.

1658 Llegada de la compañía de Moliere a París y primera representación ante el rey.

1660 Sganarelle o El Cornudo imaginario. 

1661 Inicio del reinado personal de Luis XIV.  

1662 Matrimonio de Moliere con Armande Béjart (hija o hermana de Madeleine). La escuela de las mujeres.

1663 Querella de La escuela de las mujeres: Moliere escribe La crítica de la escuela de las mujeres y El impromptu de Versalles.

1664 Fiesta de los Placeres de la Isla encantada en Versalles. Representación de Tartufo en  Versalles. Moliere monta La Tebaida, primera obra de Racine.

1665  Don Juan. La compañía de Moliere llega a ser la Troupe del rey.

1666 El misántropo. El médico a palos.

1667 Moliere cae gravemente enfermo.

1668 Amphltryon. Primera compilación de las Fábulas de La Fontaine.

1669 El señor de Pourceaugnac. Tartufo es representado en Saint-Germain para el rey.

1670 El burgués gentilhombre.  

1672 Muerte de Madeleine Béjart. Las mujeres sabias.    

1673 El enfermo imaginario. Muerte de Moliere, el 17 de febrero.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  Editorial Ramón Sopena Tomo II del Renacimiento a la Era Atómica
Hicieron Historia Tomo I Entrada Moliere Editorial Larousse
Lo Se Todo Tomo II Editorial CODEX

Moliere: Y por si el azote de las pestes fuera poco castigo, el miedo a la enfermedad se convirtió en una nueva enfermedad. En Inglaterra, los médicos atendían pacientes que se creían frágiles como cacharros de barro y se apartaban de la gente por no chocar y romperse; y en Francia, Moliére dedicó al enfermo imaginario la última de las obras que creó, dirigió y actuó.

Burlándose de sus propias manías y obsesiones, Moliére se tomaba el pelo. Él representaba al personaje principal: hundido en los almohadones de su sillón, envuelto en pieles, el gorro hasta las orejas, se sometía a continuas sangrías, purgas y lavativas, recetadas por los médicos que le diagnosticaban hidrodipepsia, dispepsia, apepsia, lientería, disentería, hidropesía, hipocondría, hipocresía…

Hacía poco que la obra había sido estrenada, y con éxito, cuando una tarde todo el elenco le suplicó que suspendiera la función. Moliére estaba muy enfermo, enfermo de veras y no por fiebre de la imaginación. Respiraba poco, tosía mucho, y apenas si podía hablar y caminar.

¿Suspender la función? Ni se tomó el trabajo de contestar. Sus compañeros lo estaban invitando a traicionar el reino donde había nacido y sido, desde el día aquel en que dejó de ser quien era y se convirtió en Moliére para divertir a la buena gente.

Y esa noche, el enfermo imaginario hizo reír más que nunca al público que llenaba la sala. Y la risa, por Moliére escrita y actuada, lo alzó por encima de sus penurias y de su pánico de morir, y gracias a la risa, que de todo se reía, esa noche hizo el mejor trabajo de su vida.

Tosió hasta romperse el pecho, pero no olvidó ni una palabra de sus largos parlamentos, y cuando vomitó sangre y cayó al suelo el público creyó, o supo, que la muerte era parte de la obra, y lo ovacionó mientras el telón caía con él.

Fuente: Espejos de Eduardo Galeano

Ver: Biografia de La Fontaine Jean

 

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------