DJEM Coliseo Africano Tunez Anfiteatro Romano en Africa Patrimonio



DJEM Coliseo Africano Túnez Anfiteatro Romano

EL ANFITEATRO DE THYSDRUS,  SE ENCUENTRA UBICADO EN MEDIO DEL DESIERTO DE TÚNEZ. ESTA GIGANTESCA OBRA, QUE PARECE SALIR DE LA NADA, SE CONSTRUYÓ EN SÓLO OCHO AÑOS, Y ES UNO DE LOS ANFITEATROS MAS GRANDE DEL IMPERIO ROMANO.

Djem es una ciudad que está a unos 200 Km. de Túnez (al sur) y es famosa por su maravilloso anfiteatro, que en los tiempos de del cónsul romano Gordiano I, gozaba de las mas digna reputación por su grandeza y esplendor.

Giordano era casi un anciano, con mas de 70 años, que había sido enviado a África con el cargo de procónsul. Con el tiempo logró ganarse la simpatía del pueblo por su apoyo a los juegos y espectáculos, y en cuanto tuvo la oportunidad de pasar a la posteridad con la construcción de una majestuosa obra para topo el pueblo, lo hizo sin condicionamientos.

En el año 230 d.C., Gordiano I lo mandó a construir en Thysdrus y se ejecutó en tan sólo ocho años. De la arena del desierto se levantó una edificación que se caracteriza por la armonía y el equilibrio, parece como caído del cielo. Es el edificio antiguo mas grande de África y como anfiteatro es el cuanto en orden de tamaño, después del de Roma, Capua y Pozzuoli.

El anfiteatro de El Djem es una atrevida obra de impresionante monumentalidad. La arena se alza completamente libre, sin ningún tipo de apoyo en alguna pendiente o concavidad del terreno.

DJEM Anfiteatro Africano Tunez Coliseo Romano en Africa

Esta asombrosa obra de la arquitectura romana tiene unos 148 m. de largo por 120 de ancho, y podía
albergar cómodamente a mas de 40.000 espectadores. Las habitaciones y los pasillos del anfiteatro están decorados con magníficos mosaicos. Posee 64 arcos de tres pisos.

A pesar de sus dimensiones, este grandioso edificio de arenisca, que es atravesado por los rayos del sol, transmite una indescriptible sensación de ligereza y sublimidad. Los arquitectos mostraron un gran ingenio a la hora de idear las arcadas, y lograron su objetivo: que la luz pudiera «cubrir» la arena desde todas las direcciones y hacer parecer a ésta transparente.

Los 64 arcos de cada uno de los tres pisos confieren a la obra una sensación de auténtica filigrana. Especialmente logrados son los preciosos mosaicos del interior del anfiteatro, donde se percibe una armoniosa mezcla de tradición árabe y arte romano. Debajo de estos arcos estaban ubicados las jaulas en donde se encerraban a las fieras, a los gladiadores, esclavos y condenados a muerte. Este coliseo es recodado por su agresividad en los juegos, ya que a veces se enviaba a los condenados a luchar en la arena sin armas y eran descuartizados públicamente.

El material necesario sobre todo los enormes sillares de arenisca debió transportarse desde canteras situadas a más de 30 Km. de distancia, de una zona conocida comoMadhia. Dado que la arenisca es blanda y frágil, los sillares tenían que tener unas dimensiones considerables para soportar toda la estructura. Su color es realmente singular y se ha conservado hasta hoy. La caliente y terrosa arcilla absorbe la luz solar de tal manera que parece incluso arder, al tiempo que sigue confiriendo a la obra su grandioso atractivo.



El anfiteatro de Thysdrus fue la última gran arena construida durante el período del Imperio Romano. Se trata de un grandioso monumento arquitectónico que fascina por su sobresaliente calidad y su elegante y casi perfecta armonía. Modelados por el paso de los siglos, los bloques de arenisca de Thysdrus «cuentan» hoy sus propias historias, aquellas que el viento y los agentes meteorológicos dejaron impresos en ellos.

El anfiteatro de Thysdrus se levantó lejos del mar y de todas las rutas comerciales importantes; aun así, parece que la financiación del proyecto no supuso un problema demasiado difícil de superar. El capital procedía del comercio de olivas. Desde los tiempos de César, la estepa norteafricana se había convertido en el olivar del imperio. Así, durante los dos siglos en los que se cultivó este fruto, la región llegó a ser la mayor proveedora de aceite del mundo romano.

Las rentas obtenidas del aceite de oliva hicieron de Thysdrus una ciudad muy rica y próspera. La bonanza económica se tradujo en un gran bienestar, aunque también en una ambición, una arrogancia y un deseo de emancipación muy manifiestos, como lo atestigua todavía el fabuloso anfiteatro que osaron construir. En el año 238 d.C., la provincia de Thysdrus se encontraba en su máximo esplendor y, consciente de ello, se alzó contra el poder central. No obstante, Roma sofocó el levantamiento sin piedad alguna.

La cultura de la ciudad de Thysdrus, que en otros tiempos llegó a ser una floreciente metrópoli, se hundió en pocos años, y el anfiteatro no llegó a terminarse nunca. Hacia finales del siglo XVII, las tropas del conquistador turco Bey Mohammed hicieron saltar por los aires la parte posterior de la edificación.

Durante varias generaciones, el anfiteatro fue «desarmado» como si se tratara de una cantera. Aún así, en los mosaicos todavía permanece vivo el mito de los Juegos Olímpicos. El orgullo, la pasión y, sobre todo, el espíritu de lucha convirtieron Thysdrus en un centro cultural del África antigua.

DATOS:
* Longitud: 150 m, aprox.
* Anchura: 120 m, aprox.
* Altura: 36 m (tres pisos), aprox.
* Tiempo de construcción: 8 años (230238)
* Material de construcción: Arenisca.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------