El Río Rin en Alemania Importancia Económica y Su Historia



El Río Rin en Alemania
Importancia Económica e Historia

El río Rin es uno de los más importantes cursos fluviales de Alemania. Unido a través de canales con otros ríos principales de Europa occidental, algunas ciudades industriales y comerciales alemanas se localizan en sus orillas, pues el Rin constituye una destacada vía para el transporte de mercancías y la comunicación.

La historia del Rin, único río que une los Alpes al mar del Norte, es tan antigua como la del desarrollo de Europa occidental.

Cuando los romanos hubieron establecido sólidamente su autoridad en la Galia, hicieron de este obstáculo natural la frontera entre estas partes de su imperio y la inexplorada Germania. Todavía hoy, en algunos puntos de esta antigua frontera se encuentran vestigios de numerosos burgos y ciudades de origen romano.

La más grande de éstas es, indudablemente, Colonia, que fue fundada por unos oficiales de Augusto en el año 20 antes de Jesucristo. Sin embargo, el nombre del río no se deriva del latín. Se sabe que los celtas empleaban la palabra ren para designar este curso de agua. El nombre latino Rhenus debió de ser una derivación.

Las numerosas e imponentes fortalezas que se alzan en sus orillas demuestran que el Rin también representó un importante papel en la Edad Media. Las que se encuentran entre Coblenza y Bingen atraen cada año miles de turistas.

vista rio rin en alemania

El Rin merece ser llamado «la arteria de Europa». A lo largo de la historia de Europa occidental ha representado un importante papel estratégico (en la segunda contienda mundial fue el último obstáculo antes de conseguir la victoria). Sin embargo, hasta el siglo XX no alcanzó su completo significado, convirtiéndose en el verdadero camino hacia el mar que necesitaba el Ruhr, corazón industrial de  Europa.

En otros tiempos, la mayoría de estas fortificaciones sufrieron varios asedios. Evacuadas y abandonadas, se han convertido por último en grandiosas ruinas legendarias. Sólo Marksburg, cerca de Braubach, se salvó de la destrucción y se ha conservado en buen estado hasta nuestros días.

A cada uno de estos castillos se hallan vinculadas las leyendas y a relatos más misteriosos, maravillosos y heroicos. El ambiente romántico de esta parte del río destaca todavía más por los numerosos viñedos que se extienden en soleados ribazos.

Algunas rocas impresionantes, que dominan el profundo valle, tienen también un pasado rico en color y movimiento. Quizá haz oído hablar de la roca de Lórelei, desde la cual, según la leyenda, una ondina atraía con su belleza y mágicos cantos a los bateleros, que iban a estrellarse contra los escollos. Esta historia inspiró al escritor alemán Heinrich Heine un poema muy conocido. Pero la historia del Rin no se limita ni a la Edad Media ni a las numerosas leyendas y mitos famosos (como el de los nibelungos que cuenta las hazañas de Sigfrido).



La importancia histórica del río se ha afirmado en los tiempos modernos y de modo más visible en el siglo XX.

Secular manzana de la discordia, frontera natural para Francia y arteria económica para Alemania, el Rin sigue constituyendo un esencial objetivo estratégico. Nadie ignora el papel que deéstos, cuando ya habían conseguido establecer en la orilla derecha una cabeza de puente que les permitió seguir avanzando.

Todo este pasado contribuye a hacer del Rin un símbolo. Las grandes ciudades o poderosas fortalezas que lo jalonan testimonian su importancia, que, por otra parte, se refleja a lo largo de sus orillas en numerosos y magníficos monumentos, como el Deutsche Eck en la confluencia del Rin y el Mosela en Coblenza, o la «Germania» en Rüdesheim.

Remontar el Rin en barco significa además descubrir su importancia geográfica y económica. Desde su origen hasta Basilea es un río de montaña con régimen glacial. Debido al alto nivel de las aguas en verano, en muchos puntos ha habido que construir diques, pero, sin embargo, hasta Estrasburgo es de difícil navegación. A lo largo de sus orillas se extienden bosques y praderas.

Los viñedos y los cultivos de trigo, lúpulo y tabaco están dispuestos por pisos en amplias terrazas soleadas. Las grandes ciudades, como Mulhouse, Colmar y Estrasburgo en Francia, y Eriburgo, Karlsruhe y Badén en Alemania, están situadas a poca distancia del Rin.

Río abajo de Alsacia, el Rin corre exclusivamente por Alemania, describiendo anchos meandros y aumentando su caudal con las aguas del Neckar y el Meno. Los campos y las ciudades de Mannheim y Maguncia están situados a lo largo de las mismas orillas del río. Estas ciudades gozan de intensa vida industrial, basada en las explotaciones químicas y metalúrgicas.

Al oeste de Wiesbaden, el río se abre un estrecho paso por el macizo esquistoso renano. El Rin, el Mosela y el Lahn dividen la meseta en cuatro grandes bloques: el Hunsrück, el Eiffel, el Taunus y el Westerwald. En los valles se cultivan frutales, y en un circuito cuyo centro es Coblenza se cultiva la vid.

Después de Bonn, el Rin corre libremente por la llanura de Colonia, que se va ensanchando. La explotación agrícola disminuye bajo la influencia de una intensa concentración industrial. En efecto, a ambos lados del Ruhr, al este del Rin, se extiende la mayor cuenca hullera de Europa. Más adelante hablaremos detalladamente de las gigantescas industrias que se han desarrollado en esta cuenca.

Por último, cerca de la frontera holandesa, el Rin se divide en varios anchos brazos para formar un delta con el Mosela. El progreso del puerto de Rotterdam estuvo estrechamente vinculado al desarrollo industrial de la cuenca del Ruhr. Debido al carácter netamente internacional del Rin, el puerto de Rotterdam sirve a todos los intereses europeos. Por este motivo se ha llamado  «Europoort», la Puerta de Europa.

//historiaybiografias.com/archivos_varios4/fuente_tomo2.jpg – El Rin, Arteria de Europa



 

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------