La Mafia y la Ley Seca Ley Volstead Negocio Ilegal con Alcohol



La Mafia y la Ley Seca – Ley Volstead
Negocio Ilegal con Alcohol

LAS BANDAS CRIMINALES  EN AMÉRICA: Durante mucho tiempo, en el continente americano se ha asociado a las organizaciones criminales con la Mafia. Sin embargo, también los cárteles colombianos, tomaron poder y control de negocios ilegales y comenzaron a aventajar a la Cosa Nostra.

Cuando se piensa en las organizaciones criminales de Estados Unidos, lo primero que viene a la mente es la Mafia. Generada a raíz de la inmigración siciliana, apareció oficialmente en los anales estadounidenses el 15 de octubre de 1890, con el asesinato del jefe de la policía de Nueva Orleáns, atribuido a los Matranga, un grupo de sicilianos inmigrantes.

La víctima había hecho deportar a Italia a varios miembros de esta familia que acuñaran moneda falsa y practicaban el homicidio la extorsión. Antes de morir, pudo pronunciar algunas palabras, entre ellas Dagoes, que la jerga significa «siciliano». Meses más tarde, el proceso judicial de los presuntos autores del asesinato determinó la inculpabilidad de la mayoría de los jefes. ¿Habrían sobornado al jurado? Lo cierto es que el 14 de marzo de 1891, la muchedumbre invadió la prisión donde todavía estaban encarcelados los inculpados y linchó a 11 personas.

Este episodio fue muy sonado e incluso provocó un incidente diplomático con el gobierno italiano. Después, la Mafia, que tenía su cuartel general en Nueva Orleáns, empezó a advertir que en el Sur del país estaba declinando su influencia y se instaló en Nueva York, San Francisco y Chicago.

Para 1910 ya estaba presente en la mayoría de las ciudades donde se concentraban italianos y sicilianos. Pero la Mafia no es la única asociación criminal importante en Estados Unidos, y la vertiginosa ascensión de este tipo de actividad en el país se debe a varios factores.

Para empezar, un sistema federal que implica una extrema diversidad de legislaciones para cada Estado; jurisdicciones cuya competencia se limita al Estado; un gobierno nacional con poderes tan restringidos que la única manera en que podría intervenir en los casos criminales –que con frecuencia quedan a cargo de policías locales corruptos– sería utilizar sus competencias sobre el comercio entre los Estados y sus prerrogativas en materia fiscal; la llegada continua de nuevos inmigrados: hombres enérgicos y ambiciosos que pertenecen a religiones y a culturas diferentes, y que ignoran los usos locales; una tradición nacional basada en la creencia de que el éxito está al alcance de todos; una población móvil y una sociedad en la cual el dinero compra el prestigio social; y, por último, leyes moralizantes que a menudo resultan poco realistas.

La Prohibición:

Durante los primeros tiempos, el juego clandestino y la prostitución fueron los ámbitos preferidos por estas empresas ilegales, que tenían su centro en Chicago. Pero en noviembre de 1918, con el voto de la ley Volstead que implantaba la prohibición del alcohol, el Congreso estadounidense, sin siquiera imaginarlo, estaba dando un impulso inesperado a la proliferación de las actividades ilícitas. Y Chicago, cercano a Canadá -donde la Prohibición no existía-, habría de convertirse en la capital del crimen.

La Mafia y la Ley Seca Ley Volstead Negocio Ilegal con Alcohol

El nombre de Al Capone se asociaría con la Prohibición y con el Chicago de la década de los veinte. Nacido en Brooklyn el 17 de enero de 1899 y de origen siciliano, llegó a Chicago en 1920 y se puso a la cabeza de la banda más importante de la ciudad en 1925. Controlando las casas cerradas, los antros y los flujos de bebidas clandestinas, dejaba a otros la propiedad de esos establecimientos, contentándose con recibir sus buenas tajadas del importe de las ventas, a cambio de protección contra los incendios, los operativos policiales y los atentados o asesinatos  por parte de sus propios gángsters o de las bandas rivales.

Esta organización suponía la complicidad de los representantes de la ley, desde el policía del barrio, pasando por los jueces. Se dice que, a finales de la década de los veinte, incluso algunos políticos conocidos a nivel nacional se habían procurado la ayuda de Capone para medrar en las elecciones federales. Y aunque él se cuidaba de no comprometerse -para que la policía no pudiera establecer nexos entre él y los actos de chantaje, homicidio y secuestro cometidos por sus subordinados-, nadie ignoraba sus verdaderas actividades.



Sin embargo, finalmente fue condenado a 11 años de prisión en 1931 por fraude fiscal. Liberado por razones médicas en 1939, murió de sífilis en 1947.

La omerta

Al Capone era miembro de la rama estadounidense de la Mafia siciliana. Sus hombres, vinculados por un código de honor, estaban dispuestos a morir por él. Es cierto que esta sociedad secreta, con su muy estricto código y en especial con la omerta -palabra siciliana que significa sentido de la justicia, del silencio, de la modestia y del honor-, que prohibía a sus miembros hablar de la organización, tuvo y sigue teniendo una enorme importancia en algunas ciudades estadounidenses.

Un siglo antes, algunos inmigrantes irlandeses habían adaptado sus técnicas de lucha contra los grandes terratenientes ingleses a las nuevas condiciones políticas de las ciudades estadounidenses. El rival más poderoso de Al Capone era, por cierto, la banda O’Banion, cuyos jefes eran, además del mismo O’Banion -que era irlandés-, un judío, un italiano y un polaco, entre otros. Aunque este pluralismo étnico le daba más fuerza en una lista electoral, no por eso es menos cierto que la cohesión de su grupo criminal dependía más de sentimientos personales de fidelidad que de la disciplina del grupo, y finalmente esta banda fue eliminada.

Aunque entre los principales cabecillas del crimen organizado en Estados Unidos se encuentran muchísimos italianos recién inmigrados, no existe prueba alguna de que exista una propensión al crimen propia de este grupo de inmigrantes.

De hecho, la mayoría de los italianos que llegaron a América a fines del siglo XIX eran campesinos pobres  y sin preparación, y la comunidad italiana se aventuró en empresas que no exigían ni grandes capitales ni una formación especializada.

En 1933 fue abrogada la ley sobre la Prohibición, de manera que, agotada su principal fuente de ingresos, las bandas se volcaron hacia la extorsión, el control de los tugurios, el juego y, ya hacia mediados del siglo XX, el comercio de la droga.

Fuente Consultada:
Los Últimos Misterios del Mundo Reader´s Digest
Crónica Loca de Víctor Sueiro
Almanaque Insólito Tomo 4 Irwing Wallace

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------