Biografia de Lucky Luciano Gangsters Organizaciones Criminales en EE.UU. Mafia



Historia de Gangsters: Biografia de Lucky Luciano 
Organizaciones Criminales en EE.UU.

En enero de 1920, y durante los siguientes 14 años, en Estados Unidos se prohibió la producción y distribución de bebidas alcohólicas.  En esos años surgió un mundo oscuro. Gánsteres como Al Capone y Lucky Luciano aprovecharon para hacer grandes fortunas con el tráfico ilegal de alcohol. Al Capone se convirtió en el rey sin corona de los gánsteres, cuyo negocio era explotar y subvertir la ley seca por medio de la corrupción y de la violencia.

Lucky Luciano y el Sindicato

Salvatore Luciano –mejor conocido como Lucky Luciano– fue un inmigrante siciliano nacido el 24 de noviembre de 1897, que llegó a Nueva York en 1906. Durante su juventud conoció a tres gángsters que le serían siempre fieles: Maier Suchowljansky, que se convirtió en Meyer Lansky, nacido en Grodno (Rusia) en 1902 y contador prodigio que inventó el «banco de engrase» (exacción impuesta a sus asociados para corromper a policías, magistrados y políticos); Benjamín Siegel, alias Bugsy, asesino y apasionado por las estrellas hollywoodenses y que transformó a Las Vegas en la capital del juego), y por último, un calabrés que se convertiría en uno de los jefes de la mafia italo-estadunidense: Frank Castiglia, llamado Frank Costello.

Lucky Luciano

Luciano fue el primer miembro de la Mafia que se relacionó con gángsters que no eran sicilianos o italianos. Él pertenecía a la Cosa Nostra (en Estados Unidos, ese nombre designa a la mafia de origen italiano). Según el sistema de la Mafia, uno no elige entrar en ella, sino que es ella la que escoge a los que solicitan ese honor; pero, en todos los casos, el solicitante debe descender de cuatro generaciones de sicilianos.

Así, en esa organización, todos tienen algún grado de parentesco, y un jefe de familia (aún quedan 12 familias en la Mafia estadounidense, de las cuales cinco están en el estado de Nueva York) puede intentar imponerse como jefe de todas las familias.

Gran afluencia la que hay este día ante el muelle 7 de la Terminal Bush de Brooklyn (Nueva York). Es el 7 de febrero de 1946 y el famoso Lucky Luciano, condenado a 30 años de prisión por proxenetismo en 1936, e indultado por los servicios prestados a la nación estadounidense, va a abordar el barco Laura Keene, con destino a Italia. Sus amigos vienen a despedirse de él, y entre ellos se encuentran Frank Costello, Meyer Lansky y Bugsy Siegel, los gángsters americanos más peligrosos. En 1929 habían fundado, con Luciano, el Sindicato del Crimen, primer ejemplo de una organización que reunía a las bandas judías, irlandesas, alemanas e italianas y sicilianas.

Una de las luchas por el poder más espectaculares, la «guerra Castellamarese«, en Nueva York, costó en 1929 la vida a más de 500 mañosos. Luciano comprendió que esas guerras debilitaban a la organización y dejaban el campo libre a las otras bandas, e  ideó una alianza, asociándose con Lansky y  Siegel, y luego fundando el Sindicato.

Dirigido por nueve miembros, el Sindicato debía repartir las funciones y los sectores de influencia, así como los asesinos de cada banda, para que hubiera los menores vínculos posibles entre un asesinato y su ejecutor; asimismo, nunca habría un jefe único, con el fin de evitar las antiguas luchas sangrientas.

Aplicando este principio a la Mafia italoestadounidense, Luciano mandó asesinar a su jefe, Salvatore Maranzano y a unos 40 de sus aliados, durante la «Noche de las vísperas sicilianas», el 10 de septiembre de 1931.



Cuando se le propuso convertirse en capo di tutti capí re, es decir, el jefe de las familias, Luciano abolió ese título e instauró el Consejo, una especie de instancia suprema que reunía a los principales jefes de las familias de Nueva  York y de Nueva Jersey.

Más tarde, creó la Comisión, encargada de negociar con los otros jefes de bandas no italianas. Lo que se ha llamado Sindicato del crimen, Murder Incorporated Ltd, fue creado durante una reunión en la que se dieron cita los principales jefes, con motivo de la boda de Meyer Lansky, en Atlantic City. Por primera vez, las bandas judías, sicilianas, irlandesas y alemanas establecían un frente común contra los  ataques del gobierno estadounidense.

El Sindicato en Cuba

Luciano fue detenido el 18 de junio de 1936 por proxenetismo, y condenado a una pena de entre 30 y 50 años de cárcel, pero fue indultado gracias a que, desde su prisión, sirvió como intermediario entre la Mafia siciliana y los Aliados durante el desembarco de julio de 1943 en Sicilia. En 1946 fue deportado a Italia, donde se dedicó al tráfico de alcohol y cigarrillos, y luego de droga. Hasta su muerte, en 1962, Luciano permaneció en comunicación con sus amigos del Sindicato. Lansky había permanecido en Estados Unidos, donde se convirtió en el alma de la organización.

La muerte de Lucky

El 27 de enero de 1962, Lucky Luciano se dirigía al aeropuerto de Nápoles para recibir al productor de cine estadounidense Marius Goshsch, quien deseaba rodar una película sobre su vida. Después de intercambiar un apretón de manos, los dos hombres volvían hacia la aduana, cuando Luciano, que anteriormente había sido víctima de ataques cardiacos, tomó de su bolsillo una cajita que contenía sus píldoras y se tomó una. Súbitamente se derrumbó. Un médico se acercó, pero sólo pudo dictaminar que Luciano estaba muerto. Los médicos forenses diagnosticaron un ataque cardiaco. Aunque su muerte no parece sospechosa, jamás se encontró la cajita de medicamentos. Después de sus funerales, efectuados en Italia, Lucky Luciano sería inhumado el 7 de febrero de 1962 en el cementerio de Saint-John, en Nueva York.

El último grande del Sindicato

El poder del «sindicato Lansky» era tal en 1969, que el profesor Donald R. Cressey, miembro de la Comisión nacional de lucha contra las actividades criminales, llegó hasta a proponer al Estado que se negociara un «pacto de caballeros» con el Sindicato del crimen. Sus ingresos, ganancias y beneficios relacionados con juegos, apuestas, carreras y prostitución se reconocerían oficialmente, con la condición de que Lansky aceptara pagar sus impuestos y renunciara a sobornar y corromper al mundo político. Lansky se negó.

A fines de 1970 huyó a Israel, donde había preparado su regreso mandando construir una sinagoga e inundando con donativos diversas instituciones de caridad. Pero el fisco lo perseguía, y el gobierno estadounidense presionó al Primer ministro, Yitzhak Rabin: si Lansky no se presentaba en Estados Unidos, no se le entregarían a Israel los aviones Phantom. A comienzos de noviembre de 1972, Lansky partió de Tel Aviv, pero lo detuvieron en Miami y lo encarcelaron. Pagó en el acto su fianza de 750 millones de dólares y obtuvo la libertad bajo palabra. Falleció el 17 de enero de 1983 de muerte natural, libre, impune y multimillonario en dólares.

La Mafia y la Ley Seca



Fuente Consultada:
Los Últimos Misterios del Mundo Reader´s Digest
Crónica Loca de Víctor Sueiro
Almanaque Insólito Tomo 4 Irwing Wallace

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------