Guerra de Religión en Francia La Noche de San Bartolomé Hugonotes



LA NOCHE DE SAN BARTOLOMÉ:LAS GUERRAS DE RELIGIÓN EN FRANCIA

malas noticias en el mundo

Las Guerras de Religión Francesas, fueron  enfrentamientos políticos y sociales que tuvieron lugar en Francia, desde 1559 hasta 1598, provocados por la debilidad de la dinastía Valois ante el conflicto religioso y la rivalidad aristocrática, durante los cuales tuvo lugar el acceso de la Casa de Borbón al trono francés.

Se conoce como la Noche de San Bartolomé, al asesinato en masa de protestantes, (llamados hugonotes en Francia) en París, ocurrido el 24 de agosto de 1572. Para incrementar su poder, la reina madre, Catalina de Medici, intentó enfrentar a la facción católica francesa, liderada por la Casa de Guisa, con la facción de los hugonotes, liderada por la Casa de Condé. Celosa del creciente poder del líder hugonote Gaspard de Coligny, consejero de su hijo, el rey Carlos IX, Catalina ordenó su asesinato.

Guerra de Religion Francesa La Noche de San Bartolomé

Secretamente, en la Noche de san Bartolomé, el 23 de agosto, la reina madre Catalina de Médicis se dirigió a la habitación de su hijo. Sólo veía una salida para esta intolerable situación, si quería salvar la corona de Francia para su familia. La idea que tenía en la mente era una simple solución letal. Muy avanzada la noche, Catalina habló de complots de hugonotes para asesinar al rey, apoderarse de la corona y vender a Francia a su enemiga, Inglaterra. Habló hasta que el rey, en un estado de sugestión histérica, consintió en dar la orden que sólo él podía emitir: la de ejecutar «a los que pretenden levantarse contra el estado».

A los pocos minutos, la campana de la iglesia de Saint Germaint Auxerrois, que durante siglos había avisado a los ciudadanos de París para que tomaran las armas, tocaba a rebato. Los planes de Catalina estaban organizados a fondo. Los soldados recorrieron el palacio, sacando a los nobles hugonotes y a sus mujeres de la cama y matándolos allí mismo.

Un hombre escapó y entró gritando en la habitación de la recién casada princesa Margarita, sujetándola ante su cuerpo para que le sirviera de escudo. Otro hombre fue arrastrado y asesinado ante sus ojos. Un grupo de soldados se dirigió a la casa del almirante; esta vez realizaron su tarea sin cometer ningún error.

Fuera, en las calles, los ciudadanos estaban despiertos y dispuestos a saldar viejas cuentas. Para ellos, los hugonotes eran blasfemos y traidores, enemigos tanto de Dios como de la corona. Matarlos era hacer un favor a ambos.

En cuanto el rey firmó la orden, salieron mensajeros a caballo del Louvre advirtiendo a las provincias que debían demostrar su lealtad en la misma forma que el pueblo de París. En los días siguientes tuvieron lugar matanzas similares en los lugares en que los hugonotes estaban en minoría.



ANTECEDENTES Y  ORIGEN DEL CONFLICTO  
A pesar de la constante persecución, el calvinismo tuvo un fuerte impacto en las ciudades, las universidades y la nobleza de la Francia de principios del siglo XVI. La evangelización protestante era coordinada por un grupo de predicadores procedentes de Ginebra, enviados por Juan Calvino.

El rey Enrique II prohibió el protestantismo, pero su repentina muerte (en junio de ese año) fue interpretada por los reformadores como una señal del favor divino, y el número de conversiones se multiplicó. El trono pasó al hijo de 15 años de Enrique, Francisco II, que estaba manipulado por la católica familia de Guisa, especialmente por Francisco de Guisa y el cardenal de Lorena, quienes decidieron continuar con la campaña de persecución protestante iniciada por Enrique II, pero no pudieron evitar una intriga para secuestrar al Rey, la denominada conjuración de Amboise, preparada por la nobleza en marzo de 1560, que acabó en fracaso. A partir de entonces, los nobles protestantes, responsables de la misma, fueron llamados hugonotes.

Después de la muerte de Francisco I y de su inteligente hermana, los reyes de Francia trataron de restaurar el catolicismo romano. Entre tanto el grupo minoritario protestante-los hugonotes- se había convertido en partido político. Pronto los hugonotes contaron con algunos nobles destacados: Enrique de Navarra, Antonio de Borbón, el almirante Coligny y Luis de Condé, el mejor general de Francia en ese tiempo. En 1562 estalló en Francia una guerra civil religiosa intermitente.

Se debió a causas políticas y religiosas, y duró hasta 1594. El acontecimiento más destacado de ella fue la sangrienta matanza de San Bartolomé en agosto de 1572.

Cuando los dirigentes de los hugonotes vinieron a París para asistir al matrimonio de su rey Enrique de Navarra, miles de ellos fueron asesinados junto con muchos millares de otros hugonotes.  Este triste día se conoce como: La Noche de San Bartolomé.

Al hugonote Enrique, rey de Navarra y nieto de Margarita, se le ofreció la corona de Francia con la condición de que abjurara del protestantismo. Lo hizo por motivos políticos; pero durante su reinado, como el primero de la dinastía de los Borbones (1589-1610), favoreció a los hugonotes nombrándolos como ministros y mensajeros.

En 1598 promulgó el edicto de Nantes, que con sobrada ventaja fue el decreto más liberal concedido hasta ese entonces en la Europa occidental. En él se declaraba que la religión católica era la religión nacional, pero concedía un notable grado de libertad a los hugonotes. No se los perseguiría más debido a la religión, pero no se permitiría la celebración de servicios religiosos de los reformadores en París o dentro de un radio de 35 km.

El decreto asignaba ciudades de refugio para los hugonotes, a quienes también se les daba el derecho de desempeñar cargos públicos. Enrique IV acababa de trazar con su ministro Sully un plan de paz y comprensión general, al que se denominaba el “gran proyecto”, cuando fue asesinado por Ravaillac, un monje fanático, en 1610. El edicto de Nantes fue parcialmente abrogado por el cardenal Richelieu en 1628 y completamente revocado por Luis XIV en 1685.

La paz de Saint-Germain (1570) permitió una tregua, y que el almirante Coligny, hugonote, reforzase su influencia sobre Carlos IX. Catalina de Mediéis vio en peligro el inestable equilibrio entre católicos y protestantes, e instigó la matanza de la Noche de San Bartolomé (1572), en la que, en todo el país, fueron asesinados miles de hugonotes. Las nuevas luchas llevaron a Enrique III a hacer concesiones a los hugonotes en el edicto de Beaulieu, al tiempo que el protestante Enrique de Navarra era proclamado heredero al trono.

CRONOLOGÍA
1559
Los hugonotes celebran en París su primer sínodo nacional, a pesar de las persecuciones.
1562
Matanza de hugonotes en Vassy, que abre el período de las ocho guerras de religión.
1570
Fin de la primera guerra de religión; los hugonotes obtienen importantes concesiones.
1585
Guerra de los Tres Enriques, en la que perecen asesinados Enrique de Guisa y Enrique III; Enrique IV sube al trono.
1598
El edicto de Nantes otorga derechos a los hugonotes y pone fin a las guerras de religión.
1610
Asesinato de Enrique IV por un católico fanático, disconforme con su política religiosa y los derechos otorgados a los hugonotes.

Ampliar: Biografía de Catalina de Médicis y Matanza de Hugonotes



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


OTROS TEMAS EN ESTE SITIO

final

------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------