Biografia de Malcolm X,Lider Musulmanes Negros y su Asesinato



Biografia de Malcolm X,Lider Musulmanes Negros y su Asesinato

Malcolm X —nació con el nombre de Malcolm Little y murió como John Doe—, líder de los derechos civiles de los negros y fundador de la Organización de la Unidad Afro-Americana y de la Sociedad de la Mezquita Musulmana. Fue asesinado el  21 de febrero de 1965.

Historia del hecho: Aquel domingo por la tarde, Malcolm X iba a hablar en el salón de baile de Audubon del distrito Manhattan de la ciudad de Nueva York. Antes de que comenzara el discurso y cuando se acercaba al atril, alguien le disparó y cayó muerto en el estrado.

El discurso estaba programado como la primera de una nueva serie de conferencias de Malcolm X en las que expondría y difundiría sus conocimientos acerca de la ideología del hombre.

El Partido de las Panteras Negras:Luchas Por los Derechos de los Negros -  BIOGRAFÍAS e HISTORIA UNIVERSAL,ARGENTINA y de la CIENCIA

Hasta algunas semanas antes de su muerte, Malcolm X había sido un estricto segregacionista, pero luego sus prédicas violentas y sus radicales opiniones antiblancas se habían suavizado.

Pensaba que había llegado el momento en que los grupos negros y los blancos coexistieran pacíficamente.

Y en especial sentía una urgente necesidad, como le contó a su amigo y biógrafo Alex Haley por teléfono la noche antes de su asesinato, de decirles a sus seguidores que no se debía culpar sólo a los Musulmanes Negros de desmanes tales como la quema de la casa de Malcolm X el 14 de febrero de 1965.

Malcolm X pensaba que la violencia se originaba en algo mucho más poderoso que los Musulmanes Negros: en algo más grande y de mayores implicaciones políticas.

Malcolm X había sido miembro de los Musulmanes Negros, una secta religiosa.

Como pastor musulmán fue suspendido el 23 de noviembre de 1963 por Elijah Muhammad, el jefe de la secta.

El 8 de marzo de 1964, se separó definitivamente de los Musulmanes Negros para formar su propia secta religiosa, la Organización de la Mezquita Musulmana, y también la organización de la Unidad Afro-Americana que tenía una clara orientación política.

La tensión entre los Musulmanes Negros y la OUAA alcanzó su punto crítico y originó hechos de violencia a partir del momento de la separación de Malcolm X.

La situación siguió después de su asesinato. Inmediatamente después del asesinato de Malcolm X, la policía y algunos medios informativos dieron por sentado que lo habían matado los Musulmanes Negros.

Una mezquita musulmana fue incendiada en represalia poco después del asesinato.

Para la policía, los medios de información y el público, esta venganza contra los Musulmanes Negros ratificaba la teoría de la responsabilidad de estos últimos en el asesinato.

A todas luces, los Musulmanes Negros pudieron haber asesinado a Malcolm X.

Sin embargo a través de los años las evidencias han demostrado que si bien los Musulmanes Negros fueron los responsables, al mismo tiempo fueron simples herramientas de una estructura de poder mucho más poderosa.

Malcolm X, en su último y fallido discurso, justamente se iba a referir con pelos y señales a esa situación dependiente de los Musulmanes Negros.

Ha sido una tarea inútil la de intentar precisar los hechos del 21 de febrero de 1965.

Los informes, los relatos de testigos, la declaración del gran jurado y los testimonios recogidos durante el juicio, se contradicen.

Y en lo referente a, los preparativos para la conferencia llevados a cabo por el Departamento de Policía de Nueva York, los medios de información difieren en cuanto al número de policías uniformados que estaban emplazados afuera del salón de baile aquella tarde fatídica.

Los informes abarcan desde un simple guarda hasta un destacamento especial de 20 oficiales uniformados.

Malcolm X esperó hasta alrededor de las 3 p.m. y, con la seguridad de que el orador que debía intervenir antes que él no aparecería ese día, se presentó ante la multidud con las palabras «¡Assalaam alaikum! (La paz sea con vosotros)».

La sala respondió con «Waalaikum salaam! (Y contigo sea la paz)».

En ese momento se produjo un tumulto entre la concurrencia cuando un hombre le gritó a otro: «¡Quita tus manos de mis bolsillos! ¡No me manosees los bolsillos!».

Cuatro de los seis guardaespaldas de Malcolm X comenzaron a avanzar.

«Ahora hermanos, sosegaos…», comenzó Malcolm X, mientras en la sala de baile se producía un nuevo incidente (el calcetín de un hombre había sido mojado con un líquido inflamable, lo llenaron de cerillas y luego lo quemaron en la parte de atrás del salón).

Un hombre con una escopeta de cañón recortado avanzó y cuando estuvo a unos tres metros de Malcolm X disparó un proyectil que atravesó el atril de madera y alcanzó a Malcolm en el pecho.

Simultáneamente otros dos hombres avanzaron hacia el estrado disparando al cuerpo caído del líder negro.

Uno de los guardaespaldas, Charles Blackwell, vio que un agresor huía hacia el lavabo de señoras.

El hombre logró escapar.

Por qué Blackwell no lo persiguió es algo que nunca se supo. Uno o dos hombres —los informes varían— huyeron hacia la escalera de salida enfrente del salón de baile.

Reuben Francis, un guardaespaldas de Malcolm X que nunca fue llamado a prestar declaración, disparó hacia esta salida hiriendo a Talmadge Hayer en el muslo.

Hayer cayó afuera e inmediatamente fue rodeado por miembros de la audiencia que comenzaron a golpearlo.

Tuvo que ser rescatado de manos de la gente por dos oficiales de policía de Nueva York, el guardia Louis Angelos y el sargento Alvin Aronoff, quienes lo arrestaron y lo llevaron a Bellevue para que recibiera atención médica. (La bala calibre 32 no le fue extraída del muslo hasta el 8 de marzo de 1965.)

Los relatos periodísticos informaban que el público golpeó a un segundo hombre. Éste fue supuestamente arrestado por el guardia Thomas Hoy. Jimmy Breslin informó en el New York. Herald Tribune el 22 de febrero de 1965 :

«El otro sospechoso fue llevado a la zona de Wadwsworth Avenue adonde inmediatamente convergieron las más altas autoridades policiales de la ciudad y en donde comenzó una de las más exhaustivas investigaciones de homicidio que esta ciudad haya visto nunca».

La prensa no tuvo acceso a más información sobre este hombre ni se preocupó en averiguar por qué quería quitarle importancia a este segundo sospechoso. Por último, la policía de Nueva York negó el arresto aduciendo que se trataba de un error periodístico.

Frases de Malcolm X:

• «En algunas alianzas los participantes se dan palmaditas en la espalda tanto tiempo hasta que se hacen daño.»

• «Normalmente cuando las personas están tristes, no hacen nada. Se limitan a llorar. Pero cuando su tristeza se convierte en indignación, son capaces de hacer cambiar las cosas»

Reuben Francis, el mencionado guardaespaldas de Malcolm X que hirió a Hayer, también hirió a un tal William Harris de 51 años en el abdomen y a William Parker de 36 a quien el disparo lo alcanzó en un pie. (Ninguno de estos espectadores que resultaron heridos compareció como testigo en el juicio.)

Francis fue acusado de dispararle a Hayer, pagó una fianza de 10.000 dólares, desapareció y finalmente fue arrestado otra vez el 2 de febrero de 1966 en la olí ciña del ayudante del fiscal del distrito de Nueva York.

El 15 de febrero de 1966 un portavoz del fiscal del distrito dijo a The Militant, un semanario socialista, que «Francis había sido atrapado poi el FBI» y que había tenido que pagar una fianza de 25.000 dólares.

En esa misma fecha «un portavoz del FBI negó que se tuviera conocimiento de Francis», según The Militant. Reuben nunca prestó declaración y se desconoce su paradero.

Benjamín X, el hombre que presentó a Malcolm X a la audiencia del Audubon segundos antes del asesinato, desapareció de la secta de la Mezquita Musulmana. «Sólo la policía sabe dónde encontrarlo», reveló uno de sus ex camaradas.

Lo mismo dice la revista Ebony en su publicación de octubre de 1965.

Tampoco hay pruebas de que los abogados de la defensa intentaran localizar a este Benjamín X, un testigo ideal.

El 14 de febrero de 1965 explotó una bomba en la casa de Malcolm X y fue en ese momento cuando miembros de la Mezquita Musulmana se hicieron cargo del sistema de seguridad de Malcolm Poco antes de su muerte éste le había dicho a un periodista: «Nunca he tenido un guardaespalda. Estar alerta es el mejor guardaespalda.

Los informes señalan que el día del asesinato había seis guardaespaldas en el estrado.

En octubre de 1965, tres de los antiguos lugartenientes y guardaespaldas de Malcolm X habían desaparecido. Dos de los tres acusados por el asesinato eran Musulmanes Negros y reconocidos adversarios de Malcolm X y sin embargo aquella tarde lograron pasar el control de seguridad en el salón de baile.

Los Presuntos Asesinos:

El abogado de Talmadge Hayer/aka, Thomas Hayer/aka, Thomas Hagan (22 años) lo describió a éste como «una persona callada».

Casado y padre de dos hijos, Hayer negó ser miembro de los Musulmanes Negros cuando se enfrentó con la dudosa declaración de dos testigos que lo acusaban de serlo.

El cuñado de Hayer, la hermanastra y su hermano testimoniaron que no era miembro de la secta religiosa.

El fiscal no pudo probar que Hayer era o había sido miembro de los Musulmanes Negros.

El juicio comenzó el 21 de enero de 1966 y el 23 de febrero 11 ayer testimonió en defensa propia.

El 28 de febrero, confesó haber asesinado a Malcolm X y declaró que los otros dos acusados no  caían nada que ver.

Hayer y sus tres cómplices, a quienes él no nombró, habían sido contratados para matar a Malcolm X. Rehusó decir cuánto dinero le habían ofrecido y afirmó que el hombre que lo contrató tampoco era Musulmán.

El 11 de marzo de 1966 el jurado condenó a los tres acusados del asesinato de Malcolm X.Norman 3X Butler de 27 años, el segundo acusado y condenado, era un conocido y confeso Musulmán Negro.

Butler no sólo era miembro de la orden religiosa sino que pertenecía al «Fruto de Islam», la minoría selecta que integraba la fuerza de seguridad musulmana.

En la mañana del asesinato, Butler había sido atendido por el doctor Kenneth Seslowe del Hospital Jacobi de una tromboflebitis como resultado de lo cual le vendaron la pierna derecha y le recetaron algunos medicamentos por vía oral.

Existen pruebas de que Butler ni siquiera estaba presente en el salón de baile cuando asesinaron a Malcolm X.

Si logró eludir el sistema de seguridad de Malcolm X para entrar en el salón de baile aquel domingo, y si realmente tuvo participación en el asesinato, cómo consiguió escapar de la escena del crimen estando físicamente impedido?.

¿O fue necesario que escapara?.

Las declaraciones de los testigos sitúan a Butler en la salida en donde Hayer fue herido por Rauben Francis. ¿Pudo haber sido Butler «el segundo hombre» u restado en el lugar y cuya existencia negó la policía?.

Thomas 15X Johnson de 30 años, el tercer acusado condenado, era pintor de casas y padre de 4 hijos. Era un conocido Musulmán Negro.

Mientras estuvo en prisión esperando ser enjuiciado por t asesinato de Malcolm X y después de recibir la condena, se sometió estrictamente a los dictados de su religión hasta en los detalles de la dieta.

Antes del asesinato Johnson había sido compañero de Butler. Efecto, Johnson, Butler y un tercer desconocido fueron arrestados en enero de 1965 por agredir a Benjamín Brown, un desertor los Musulmanes Negros.

Johnson negó haber estado en el salón de baile la tarde del asesinato, a pesar de que el fiscal lo acusó de ser quien disparó la escopeta Las declaraciones de los testigos eran divergentes con respecto a cuál de los tres —o si alguno de ellos— llevaba la escopeta.

La investigación del asesinato nunca determinó quién detonó con un calcetín la bomba de humo fabricada toscamente.

Durante el juicio se reveló que había sido hallada la huella digital de Talmadge Hayer en el trozo de una película que estaba dentro del calcetín pero nadie vio a quien la detonara. Hayer no pudo prenderle fuego y i. mismo tiempo correr para atacar a Malcolm X.

Si la huella digital no era una estratagema y Hayer participó en la fabricación de ls bomba de humo —puesto que en esta táctica para desviar la atención estaba en juego el tiempo— debió necesitar un cómplice que la encendiera.

Los dos hombres que discutieron cuando Malcolm X se adelantó en el estrado pudieron haber sido los que efectuaron los disparos de revólver.

Sin embargo esto nunca se probó y deja abierta la posibilidad de que haya habido por lo menos otro cómplice.

Los testimonios divergentes, las preguntas que quedaron sin respuesta, la falta de una completa investigación, la desaparición de las personas claves que estuvieron involucradas, todo esto continúa arrojando dudas sobre la identidad de los verdaderos asesinos.

Temas Relacionados:

Partido de los Panteras Negras
Biografia de Martin Luther King:Defensor Derechos Civiles
Asesinato de Martin Luther King: Historia de su Magnicidio
Líderes Espirituales de la Historia:Apostoles de la Paz
Luchas Por La Igualdad de Derechos Entre Blancos y Negros
Biografia de Rosa Parks y Su Defensa de los Derechos Civiles

Enlace Externo:La verdadera historia de Malcom X

La Historia del Mundo en Imágenes


Entradas Relacionadas Al Tema


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------