Que es un reloj biologico o interno? Funcion en el organismo



¿Qué es un reloj biológico o interno?
Función en el Organismo

Cuando sentimos hambre o dolor, cuando hacemos ejercicios físicos o cuando un hecho poco común nos excita, el ritmo de nuestro corazón se acelera. Si sentimos pesar o tristeza , disminuyye. Es estado de schock nuestra frecuencxia cardíaca tiende a aumentar , pero el volumen de sangre bombeada, en cada latido del corazón disminuye y pone en peligro áreas vitales de nuestro cerebro.

Esas súbitas alteraciones que experimenta nuestro cuerpo no se prolongan debido a la acción de mecanismos internos de control —los relojes biológicos o relojes interiores—, que restablecen el nivel normal de las junciones con gran precisión.

Ciertas funciones desempeñadas por órganos de animales y plantas se repiten con intervalos de tiempo regulares.

Esa puntualidad es asegurada por un mecanismo interno —una especie de reloj biológico— que controla las actividades de todos los organismos vivos. La existencia de ese mecanismo puede ser observada, por ejemplo, en las migraciones estacionales de aves y peces.

reloj biologico o interno

Algunos procesos vitales son simultáneos con un fenómeno de naturaleza astronómica, y ocurren aun cuando el organismo en el que se producen no pueda observar el fenómeno externo. Por ejemplo, el Eunice viridis (verme que puede ser encontrado en arrecifes coralinos del Pacífico) alcanza la madurez sexual y se reproduce una vez por año, siempre en la misma época (octubre-noviembre), al iniciarse la fase del cuarto creciente de la Luna. Este comportamiento se repite aun cuando el cielo esté cubierto, así como también si los animales son criados fuera de su habitat natural, en laboratorios.

Los ritmos o relojes biológicos
Los seres vivos reciben regularmente radiaciones electromagnéticas, la más abundante de las cuales es la luz. La influencia de esas radiaciones es tan grande que puede condicionar hasta la propia existencia de la materia viva. Las radiaciones rojas y anaranjadas de la luz solar, por ejemplo, estimulan las glándulas endocrinas y aceleran el desarrollo de las glándulas sexuales en los patos. El animal capta con los ojos este estímulo, que también puede trasmitirse directamente al hipotálamo.

Las glándulas suprarrenales del hombre reducen sustancialmente la secreción de ciertas hormonas durante la noche. El ritmo biológico de las personas sometidas a continuas variaciones de las condiciones de trabajo, como los pilotos de avión y las azafatas, se desajusta totalmente. Las funciones fisiológicas de los organismos de esas personas sólo se normalizan 48 horas después de finalizado el viaje.

Los ritmos biológicos más frecuentes en la naturaleza tienen un período de aproximadamente 24 horas. Por esa razón, se los denomina circadianos (del latín circa diem, «de casi un día»).

En un principio, se pensó que todos los ritmos circadianos correspondían a las reacciones de los animales y las plantas frente a las variaciones de las condiciones de luminosidad que se producen durante el día. Pero en 1792, el astrónomo De Mairan describió ciclos diarios de movimiento en las hojas, y demostró que ellos persistían aun cuando se mantuviera a las hojas en oscuridad total.



Algunas plantas sometidas desde el momento de la siembra a la luz artificial constante no presentaban ritmos diarios, pero luego de ser sometidas a la oscuridad, adquirieron el ciclo de movimiento de las hojas (que dura 24 horas) al ser expuestas nuevamente a la luz. Este experimento demostró que los ritmos circadianos no son simples respuestas a estímulos externos —como la luz y la oscuridad—, sino que son programados por un mecanismo interior.

Más tarde se descubrió que algunos animales poseen un reloj casi anual o circanual, que sigue funcionando aun cuando se eliminen algunas de las señales emitidas por el ambiente. Ese reloj anual «avisa» a los animales acerca del comienzo, del fin y del cambio de las estaciones, y los prepara para acontecimientos anuales, como la reproducción, la migración, la hibernación y también para enfrentar períodos de sequía o de escasez de alimentos.

Las ardillas terrestres, de piel dorada, que habitan en las Montañas Rocosas de los Estados Unidos, cuentan con un mecanismo interno de funcionamiento anual que las estimula a engordar en determinada época del año. De esta manera, cuando se inicia el período de hibernación, las ardillas ya han acumulado la cantidad de grasa suficiente para soportarlo.

Homeostasia
Los seres vivos son capaces de mantener su temperatura interna en niveles adecuados, cualquiera que sea la temperatura del ambiente donde se encuentren. Aun cuando la temperatura externa varíe mucho, la interna permanece constante. Este fenómeno se llama homeotermia.

Las condiciones del medio interno son mantenidas constantes gracias a intercambios incesantes que corrigen inmediatamente cualquier alteración en los valores físicos o químicos del ambiente. Este fenómeno se llama homeostasia.

Cuando el organismo vivo recibe informaciones del ambiente externo, el control homeostático analiza los datos suministrados y prepara al organismo para reaccionar frente a cualquier cambio ambiental. Aun en los casos en los que las condiciones del medio permanecen constantes, como por ejemplo en los tests de laboratorio, el control homeostático continúa en funcionamiento. Dicho control está íntimamente relacionado con un reloj biológico, el cual mide el tiempo y hace la evaluación de las condiciones ambientales.

De acuerdo con la luz que reciben (continua o no), ciertos animales aumentan
o reducen el ritmo biológico: se dice que son bioluminiscentes.

El mecanismo del reloj interno
Todavía no se sabe con exactitud cuál es la verdadera naturaleza y dónde está localizado el reloj biológico que poseen los diferentes organismos vivos. En opinión de algunos científicos, éste funciona a través del desplazamiento, hacia una y otra parte, del equilibrio químico: las diversas reacciones que se procesan constantemente en el interior del organismo, tanto de las plantas como de los animales, parecen actuar como mecanismos de control de las actividades orgánicas.

En contra de esa hipótesis se puede objetar que los ritmos circadianos resultan poco afectados por la temperatura, mientras que los equilibrios químicos se desplazan en diferentes sentidos según se produzca la variación de la temperatura.

Actualmente, algunos científicos tratan de localizar el reloj biológico de los insectos y de otros animales inferiores, como punto de partida de sus investigaciones.



El experimento más conocido relacionado con la localización del reloj biológico fue el realizado con las mosquitas de la fruta (se supone que el reloj biológico de las drosófilas se encuentra en el cerebro) .

En 1958, el biólogo Haeker llegó a la conclusión, después de interesantes pruebas y observaciones, de que en los animales pluricelulares el mecanismo de control biológico no se limita a una determinada región del cuerpo. Según dicho investigador, debe de haber un ritmo metabólico básico de 24 horas (circadiano) en todas las células de plantas y animales. Entre tanto, diferentes grupos de células pueden ser afectados por distintos factores ambientales, y cada grupo puede constituir un reloj fisiológico particular.

Como todos los organismos vivos cuentan con ese mecanismo de control, es probable, también, que su naturaleza se encuentre directamente relacionada con algunas propiedades de las células vivas que les permiten adaptarse «automáticamente» al medio.

EL VUELO  DE LOS MURCIÉLAGOS

murcielago, reloj biologico
Las condiciones eléctricas de la atmósfera durante la noche influyen en los murciélagos. En su gran mayoría, éstos pasan el día en cavernas situadas a muchos metros debajo de  la superficie, donde no entra la luz del sol. En el curso de un experimento reciente, el reloj biológico de esos animales se descontroló: durante un eclipse, ellos abandonaron su caverna mientras aún era de día, atraídos por la «noche» inesperada que había provocado dicho fenómeno.

Fuente Consultada: Revista CONOCER NUESTRO  TIEMPO N°17

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------