Revolución Militar del GOU Derrocamiento Gobierno de Castillo



Revolución Militar del GOU
Derrocamiento del Gobierno de Castillo

La revolución de 1943: El coronel Juan Domingo Perón es, seguramente, uno de los pocos militares que se plantea con lucidez en 1943, qué quiere con ese golpe de estado y qué proyecto tiene para un país que conoce bien. Es Perón mismo quien por esos años (diciembre de 1945) caracteriza con extrema claridad el origen y significado del golpe del 4 de junio:

«… En mi concepto, la revolución del 4 de junio no es una revolución más. . . destinada a cambiar hombre o partidos, sino encaminada a cambiar un sistema. Nuestra revolución comenzó en el Ejército hace ya aproximadamente dos años y medio. Porque nuestro Ejército, como el de todas las naciones modernas, pertenece al pueblo, y por eso había que evitar que la descomposición del pueblo arrastrara al Ejército. .. Antes del 4 de junio y cuando el golpe de Estado era inminente, se buscaba salvar las instituciones con un paliativo o por convenios políticos a los que comúnmente llamamos acomodos.

En nuestro caso, ello pudo evitarse porque habíamos, en previsión de ese peligro, constituido un organismo serio, injustamente difamado, el famoso GOU).

El GOU hizo que se cumpliera el programa de la revolución. Los momentos fueron difíciles. Llegamos, inmediatamente de producido el golpe de estado al primer incidente… Los jefes de la revolución no eran hombres que debieran aparecer en primer plano porque sabíamos —y así convenía que fuera— que en las revoluciones los hombres se imponen desde la segunda fila y no desde la primera, donde invariablemente fracasan y son destituidos. (Referencia directa a la destitución del jefe formal del golpe, general Rawson, quien fue sustituido por el general Ramírez -imagen- el 5 de junio.).

Asi fue que el gobierno se instaló definitivamente el 6 de junio y desde entonces en adelante tuvimos muy en cuenta dos aspectos de nuestro programa: la política internacional y la interna… Se había seguido la política de neutralidad, completamente explicable en este caso, porque nuestra política neutralista tenía una tradición de 50 años. . . nos dimos cuenta de que la política argentina debía ser revisada porque no podríamos resistir la presión del Continente, manteniendo una neutralidad que nos podría llevar mucho más allá de lo sospechable. . . Luego se declaró la guerra.

En cuanto a la política interna… se produjo el despertar de la conciencia colectiva de nuestras masas y fue posible plantear las reformas sociales ya iniciadas, al recoger el anhelo de colaboración y dignificación de esas masas e incorporarlas ordenadamente a la estructura nacional».

Pero al margen de la reacción «moralizante» contra el fraude liberal y su aparato político y de la discusión ligada al neutralísmo-rupturismo en lo internacional, la revolución del 43 tiene una consecuencia inmediata destinada a influir indeleblemente en la política argentina. Perón accede a los resortes formales que le permitirán impulsar los planteos políticos que irán conformando el movimiento nacional. A partir del 29 de noviembre de 1943, junto a la creación de la Secretaría de Trabajo y Previsión, se coloca a su frente el entonces coronel Perón.

Con el posterior reemplazo de Ramírez (en 1944) por el general Edelmiro J. Farrell, Perón pasa a ser Ministro de Guerra y Vicepresidente de la Nación, reteniendo los tres cargos hasta las jornadas de octubre del 45.

La unificación de los tres cargos le permite, con un manejo indiscutido del poder formal, realizar los primeros pasos para consolidar el futuro movimiento nacional. Pero es sobre todo, en la Secretaría de Trabajo donde Perón juega su papel más importante, estableciendo contacto con los dirigentes sindicales marginados del bloque de dirigentes encuadrados por las directivas comunistas y socialistas, transmitiendo a la nueva clase obrera la imagen de su liderazgo que al poco tiempo es indiscutido, y apoyado en los pasos concretos que da su ministerio en defensa de la clase obrera.

En el campo de la organización sindical, hay un proceso paralelo de crecimiento cuantitativo y cualitativo, que si bien reconoce algunos factores anteriores a la aparición de Perón mismo, tienen su impulso real a partir de la aparición y actuación pública del mismo en 1943 y ya no serán separables de su líder. Ya en 1937, como fruto de la dirección inoperante de la CGT, se constituye la Unión Sindical Argentina, uno de cuyos principales animadores será el futuro secretario general de la GGT peronista, el dirigente telefónico Luis F. Gay; en su declaración de principios enuncia el antagonismo irreductible entre las clases capitalistas y los trabajadores y reconoce que «… Ja emancipación de los trabajadores ha de ser obra de los trabajadores mismos».



En todo e período de discusión acerca de la posición argentina frente a la guerra mundial, la USA denuncia el carácter interimperialista de la misma y sostendrá una postura más nacional y neutralista. En tanto, en la otra central obrera cuantitativamente más significativa, la GGT, se manifiestan tendencias encontradas que no llegar a cuestionar los fundamentos y acción de la misma.

De todos modos, en diciembre de 1942 en el segundo Congreso de la CGT la división se torna inevitable, constituyéndose dos direcciones, una encabezada por el gremialista ferroviario José Domenech, y otra por el dirigente del gremio municipal, Francisco Pérez Leirós, ex diputado socialista, quien contaba con el apoyo de los comunistas. Ambas CGT son reconocidas como CGT nº 1 y CGT nº 2 respectivamente; si bien las diferencias entre ambas no son hondas, Perelman  reconoce que la CGT n9 1 tendía a expresar una tendencia más nacional, al punto que los activistas sindicales con planteos clasistas consecuentes encuentran en ella apoyo para organizarse frente a las direcciones amarillas y rompehuelgas instaladas en algunos gremios.

Es el caso de Perelman y otros gremialistas metalúrgicos, quienes frente a la posición que el partido comunista, dirección entonces de la Federación Obrera Metalúrgica, toma ante la huelga de 1942, cqmienzan en el local de ferroviarios las primeras tareas que culminarán en 1944 en la fundación de la Unión Obrera Metalúrgica. En este panorama, en forma lenta pero constante, se irán destacando los dirigentes de origen socialista, anarquista, anarco-sindicalistas, etc., que formarán luego los primeros cuadros sindicales del movimiento peronista: Libertario Ferrari, de la Asociación de Trabajadores del Estado, Gay, de Telefónicos, Borlenghi, de Empleados de Comercio, etc.

SINTESIS

gou peron

Los componentes del peronismo

A partir de los primeros contactos entre los dirigentes sindicales que comprenden que algo nuevo está pasando, y Perón, comienza una acción que redundará en un fortalecimiento constante del aparato sindical con la organización de nuevos gremios y el aumento cuantitativo de los ya existentes. En 1943 la CGT tenía menos de 100.000 afiliados, mientras que en 1945 sobrepasa los 509.000.

En tanto, es lícito preguntarse qué piensa Perón en ese momento del proceso y qué dirección piensa imprimirle al mismo. Su pensamiento se encuentra claramente expresado en el discurso pronunciado en el Colegio Militar en agosto de 1945. En el mismo apunta a definir el programa, objetivos y enemigos de la revolución peronista. Así, en lo económico sostiene una rotunda postura nacionalista: «… defender las riquezas del país de manera que ninguna de ellas pueda ser entregada en un futuro a manos extranjeras»; en lo político, un planteo de plena participación popular en el manejo del poder: «devolver al país la soberanía popular que durante tantos años fue un mito».

A estas postulaciones agrega conceptos que es interesante conocer: «… Si yo entregara el país, me dijo un señor —en otras palabras muy elegantes, naturalmente, pero que en el fondo decían lo mismo—, en una semana sería el hombre más popular de ciertos países extranjeros. Yo le contesté: a ese precio prefiero ser el más oscuro y desconocido de los argentinos, porque no quiero —y disculpen la expresión—, llegar a ser popular en ninguna parte por haber sido un hijo de puta en mi país. . . a! país lo vamos a salvar o nos vamos a hundir con él, pero no lo vamos a entregar.

Esa es la famosa reacción en que verán Uds. que están los señores que han entregado el país. Están los grandes capitalistas, que han hecho negocios vendiendo el país, están los abogados que han servido a empresas extranjeras para escarnecer y vender al país, están algunos señores detrás de ciertos embajadores haciendo causa común con ellos para combatirnos a nosotros que somos los que estamos defendiendo al país; están los diarios pagados, en los que aparecen artículos de fondo, con las mismas palabras enviadas desde una embajada extranjera y frente a una página pagada por la misma embajada. Esos son los diarios que nos combaten. Mucho honor en ser combatidos por esos bandados y traidores.



Esos son los que han organizado la reacción. Afortunadamente no habían entrado en las FFAA, pero ya han entrado en ellas, y tenemos ahora la contrarrevolución en marcha, a la que debemos parar, haciendo lo que sea necesario hacer. Esta es una carta que se juega una sola vez en la vida, pero no debemos olvidar que estamos escribiendo la historia de la Nación. Si hemos guerreado durante veinte años para conseguir la independencia política, no debemos ser menos que nuestros antepasados y debemos pelear otros veinte años si fuera necesario, para obtener la independencia económica. Sin ella seremos siempre un país semicolonial».

Omitiremos el clima gestado entre la oligarquía y ciertos sectores de la clase media frente al surgimiento del movimiento peronista, y concentraremos nuestro esfuerzo en describir las características y desenvolvimiento del movimiento mismo.

Fuente Consultada:
Transformaciones, Enciclopedia de los Grandes Fenómenos del Siglo XX – Tomo N° 4 –  Los Estudiantes
Centro Editor de América Latina.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------