Tamerlán Ataca La Horda de Oro en Rusia Invasiones



EL CRUEL LÍDER MONGOL TAMERLÁN CONTRA LA HORDA DE ORO

Tamerlán, de origen mongol turcomando, fue uno de los mas grandes y feroces conquistadores. Convencido de su descendencia del gran Gengis Khan, desde 1364 trató de imitarlo y someter a los kanatos de Transoxiana. Invadió la Mesopotamia oriental, Irán y Armenia.

No aceptaba desafíos y borraba a todo aquel que se atrevía a enfrentarlo. Famoso por su crueldad, violencia e impiedad con el enemigo. Realizó  incursiones en Rusia, Lituania, India, Siria y el Imperio otomano. Como contraposición, se destacó por su amor y mecenazco en las artes y el saber.Uno de sus descendientes, Babur, fundó el gran Imperio mogol de la India. 

Tamerlán

¿QUIENES ERAN LA HORDA DE ORO?: Gengis Khan, fundador del imperio tártaro, había nacido hacia 1167. Procedía de una pequeña tribu de la Siberia oriental y fue proclamado caudillo de los mongoles en 1206. Gengis Khan coincidía con sus vecinos los chinos en afirmar que «lo mismo que sólo hay un sol en los cielos, sólo debe haber un emperador en la Tierra»; así pues, y utilizando su habilidad como táctico y estratega se dispuso a llevar a la realidad tal concepto.

En primer lugar, unió a todos los tártaros mongoles y después les condujo hacia el Oeste atravesando Asia hasta las estepas meridionales rusas y la Rusia central. Moscú, Vladi-mir, Rostov y Kiev fueron saqueadas y los mongoles asolaron el país dejando tras sí una estela de terror y atrocidades. De poco sirvió contra ellos el valor que desplegaron los príncipes rusos.

El obstinado individualismo de los pueblos rusos les convirtió en presa fácil para la clásica táctica tártara, que consistía en rodear regiones separadas y aplastarlas en su incontenible avance hacia el interior. Por otra parte, los rusos se hallaban invariablemente en inferioridad numérica y su sistema militar, que restringía el reclutamiento a las clases altas, les dejaba prácticamente indefensos ante una raza que consideraba a cada hombre como un soldado desde la juventud hasta la vejez.

Los tártaros de Rusia, conocidos por el nombre de Horda de Oro, gobernaron a sus subditos con violencia y crueldad por espacio de más de doscientos años.

Dado que el clima ruso les resultaba poco favorable, habitaban casi siempre cerca de las fronteras y desde allí obligaban a los príncipes rusos a reconocer su soberanía, a pagarles onerosos tributos, proporcionarles soldados y alimentos para sus tropas y a entendérselas con las constantes invasiones tribales en sus territorios.

EL ATAQUE DE TAMELAN: Después de una seguidilla de ataques y con la conquista y matanzas en la ciudad de Ispahán, el ejército se dirigió a Shiraz, donde había vivido, un siglo antes, el poeta Saadí, pero un mensajero informó a Tamerlán que Togtamish, Khan de la Horda Blanca y de la Horda de Oro,  que, tras su victoria de Moscú, había vencido a los lituanos cerca de Poltava, se dirigía contra Samarcanda; Tamerlán reagrupó su ejército y, a marchas forzadas, salió al encuentro de su enemigo. Su regreso fue tan rápido, que obligó a Khan a retirarse ea Transoxiana.

El señor de Samarcanda se preparó para la más gigantesca de sus campañas: la conquista del Kipchak, las estepas de la Rusia del Sur, con el fin de vencer para siempre a Togtamish.

La campaña fue penosa y larga; el ejército de Tamerlán sólo encontraba el vacío ante sí; cuatro meses después de su partida de Yelduz, había recorrido apenas la mitad del camino hasta los territorios de Togtamish.



El Khan evitaba continuamente el combate, obligando a Tamerlán a avanzar cada vez más. Por último, éste cruzó el río Ural y llegó a los alrededores de Samara, donde los dos ejércitoos adversarios se enfrentaron el 19 de junio de 1391. Después de tres días de combates encarnizados, la victoria sonrió a Tamerlán.

El Khan, herido en una pierna por una flecha, se internó en las estepas de Rusia, esperando, pacientemente, la hora del desquite. En 1392, Tamerlán invadió, de nuevo, Irán, pues Shah Mansur había reconquistado Shiraz e Ispahán.

La campaña mongola fue rápida. Siempre en nombre de la guerra santa, Tamerlán decidió entonces combatir a los ismailitas, aquellos herejes del Islam que osaban afirmar que Mahoma no era el último de los profetas, lo cual era contrario a la fe musulmana sunnita o shiita, para las que Mahoma había llevado, definitivamente, a los hombres, el último mensaje de Alá.

Los ismailitas, así como los adeptos de otras sectas, fueron perseguidos y acosados, y desaparecieron de Persia, refugiándose en Asia Menor, donde sus doctrinas tendrían gran influencia.

Tamerlán, prosiguiendo su marcha, penetró en Mesopotamia. Bagdad, abandonada por el sultán a cargo, se rindió sin combatir el 10 de octubre de 1393. Su antiguo señor, despojado de sus tesoros y de su harén, encontró asilo en Egipto.

Tamerlán, no satisfecho de su primera expedición contra los ejércitos de Togtamish, después de reunir un ejército de 300.000 hombres, atravesó de nuevo, en 1395, el Cáucaso y atacó a su enemigo en las riberas del Terek, donde, a pesar de la resistencia heroica de casi 30.000 jinetes, la suerte le fue favorable. Tras este éxito, marchó hacia el norte y alcanzó el Volga.

Se entabló allí una nueva batalla, en la que los dos jefes adversarios libraron un verdadero  duelo.

 Tamerlán iba  a ser muerto por su enemigo cuando, repentinamente, algunos jinetes, viendo a su jefe en peligro, se interpusieron protegiéndolo con una muralla humana.

Togtamish se batió en retirada. Explotando su victoria, Tamerlán emprendió una loca carrera a través de Rusia, aplastando a varias tribus de la Horda de Oro, a las que sorprendiera en las riberas del Dniéper y del Don; la inmensidad de la llanura rusa agotó a las tropas de Tamerlán, que, tras haber alcanzado la ciudad de Elek el 26 de agosto de 1395, volvieron sobre sus pasos.

Los soldados de Tamerlán llegaron al bajo Volga y penetraron en la antigua capital de la Horda de Oro, Sarai, la maravilla de las ciudades mongolas.



La ciudad fue completamente arrasada, hasta el punto de que se. pudo creer que nunca había existido. El mundo se olvidó de Sarai, hasta el siglo XIX, en que los arqueólogos descubrieron sus restos.

Ver: Historia del Principe Alejandro Nevski

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo V La Gran Aventura del Hombre

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------