Biografia de Gengis Khan Conquistas y Expansion del Imperio



Conquistas de Gengis Khan – Expansión de los Mongoles

Gengis Kan (nacido entre 1162 y 1167, y muerto en 1227). Antes de convertirse en Gengis Kan (escrito a veces Chingis Khan) se llamaba Temüjin. A la edad de trece años se volvió jefe de un clan desesperadamente pobre de mongoles nómadas. Temüjin estaba hambriento de poder, así que puso manos a la obra combatiendo y derrotando a otros clanes, entre otros a los naimanes y tangutos (nombres que hoy día nadie recuerda pero que entonces eran importantes).

El primer objetivo de Genghis Khan estaba al alcance de la mano: las ricas y civilizadas tierras de la China septentrional, en que la una vez poderosa dinastía Sung había dejado de tener influencia.

conquista de los mongoles y sus matanzas

Estas tierras septentrionales habían caído en manos de los Kin (o Chin), un pueblo agrícola, cazador y pescador de la zona más tarde llamada Manchuria. Estimulados por la opresión, los Kin se habían convertido en un pueblo guerrero a principios del siglo XII, derrotando a la dinastía Sung del Norte y poniendo a la China septentrional bajo su dominio.

Su régimen era brutal y convirtieron en esclavos a muchos de los Han que vivían en la China septentrional.

En 1206, cuando los uigures turcos le rindieron pleitesía, tomó el nombre de Gengis Kan, que significa “gran jefe” o “rey universal” .

Genghis empezó su ofensiva contra los Kin en la forma clásica mongol, es decir, reteniendo los tributos. Al mismo tiempo, hizo un pacto secreto con los Sung en la parte meridional de China.

Empezó su ataque a la provincia de Hsi-Hsia, en lo que ahora es la China centroseptentrional, en 1211.

El imperio Kin estaba protegido por la Gran Muralla de China, construida hacía más de mil años, pero por aquel tiempo estaba bastante mal conservada. Los mongoles, expertos en asedios, traspasaron pronto la muralla y las fortificaciones, donde los soldados Kin habían buscado refugio, matando a las guarniciones y a los civiles.

Asesinando, saqueando y quemando las hordas mongolas barrían cuanto encontraban a su paso, cruzando las provincias septen-tentrionales hasta Yenching (la actual Pekín), la capital de los Kin. Hacia 1215 Yenching había caído y los mongoles controlaban toda China al norte del Hoang Ho, o Río Amarillo.



Privaron a las ciudades chinas de sus riquezas y obligaron a los soldados chinos más aptos a instruir a los ejércitos mongoles en estrategia y en el uso de nuevas armas, incluyendo los explosivos. Los chinos del Norte dieron la bienvenida a los mongoles como libertadores de los odiados Kin más que como opresores.

Genghis Khan decidió dejar tranquila a la China meridional y pasar al Oeste, a través del Asia central, hacia el rico reino musulmán de Persia. Sus tropas bien entrenadas y extraordinariamente móviles se lanzaron a través del difícil país que ahora es el Sur de Siberia, superando los peligros de la nieve, el calor, las inundaciones y las arenas desérticas. Tomaron y saquearon muchas ciudades famosas, como Samarkanda, Tashkent, Bokhara y Herat.

El noroeste de la India y Afgha-nistán cayó en manos de los invasores.

En 1222 entraron en Europa, derrotando a los ejércitos ruso y búlgaro. A su muerte, Genghis Khan dominaba desde el Río Amarillo en el Este hasta los bancos del Dniéper en el sur de Rusia. Previo que este vasto y mal organizado imperio no podría sobrevivir intacto durante mucho tiempo.

Decretó que a su muerte se dividiera en cuatro partes gobernadas por sus tres hijos sobrevivientes, Ogdai, Jagatai y Tule, y los descendientes de su hijo mayor Juji, que había muerto anteriormente. Por consiguiente, cuando murió en 1227, tras una partida de caza, el título de Khan pasó a Ogdai, y él y Tule empezaron una nueva campaña de conquistas y pillaje en China que duraría hasta 1279.

 A su muerte el Imperio Mongol se extendía desde el mar Negro hasta el océano Pacifico.

La Horda Azul, como eran conocidos los mongoles, invadió la China de los Kin arrasándola. En el asedio a Pekín la peste, que ya recorría las estepas, se extendió rápidamente debido a la cantidad de cadáveres putrefactos y a las ratas infectadas que eran catapultadas al interior de las ciudades.

Durante los asedios, los mongoles desviaban cursos de agua, provocando sed o inundaciones, y terribles máquinas lanzaban «fuego griego» (un chorro de fluido ardiente). Después de una tregua en el verano de 1215, Pekín capitulaba. Despreciando la suntuosidad de la impresionante metrópolis china Gengis Khan se retiró hacia el norte mientras sus tropas la exterminaban y saqueaban.

Estas atrocidades eran producto de una visión nómada de la vida que llevo a los mongoles a la política de «tierra quemada», a convertir en desierto las tierras conquistadas. De este modo las zonas muy fértiles fueron restituida a la estepa mientras se asesinaba a miles de personas.

El terror que evoca la mención de los mongoles está directamente relacionado con la terrible devastación que se abatió sobre Asia central entre 1219 y 1221.



Las ciudades que ofrecían resistencia eran arrasadas hasta sus cimientos y su población exterminada. En dos años conquistaron todos los grandes centros comerciales de Asia central.

En Merv se alzaron macabras pirámides con las cabezas de hombres mujeres y niños. En Nishapurt Herat hubo también horribles masacres. El desierto recuperó lo que los siglo de civilización le habían arrancado laboriosamente.

Privadas de su base agrícola, multitud de ciudades de Asia central empequeñecieron o desaparecieron. A duras penas se salvaban algunos artesanos, condenados a la esclavitud, y los imanes. Los carruajes repletos de botín y de mujeres partirán hacia Mongolia.

masacres humanas

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------