El Mecanismo de Anticitera Función del Reloj Astronómico





Haz Clic y Arrastra: Dos Veces "El"


El Mecanismo de Anticitera
Historia de su Descubrimiento

Por el año 1900, un grupo de exloradores marinos en busca de esponjas e  intentando buscar suerte en el fondo del mar, cerca de una isla griega llamada Anticitera,  se toparon por casualiadad con una rara pieza metálica que luego de un meticulo estudio resultó ser un mecanismo misterioso, que para algunos resultó ser la máquina del futuro. El físico inglés Derek J. de Solla Price empezó en los años 50 y luego de dos décadas junto a otro destacado físico  nuclear Charalampos Karakalos Descubrieron que había 27 ruedas de engranaje adentro, y que era tremendamente complejo. Era obvio que un mecanismo mecánico, formado por piezas de semejante precisión haya sido de aquella remota época, datado en unos 100 a.C.

SU HISTORIA: El Mecanismo de Antikythera es un artefacto antiguo creado para ser una máquina de medición de tiempo. Fue descubierto en un barco hundido en las inmediaciones de la isla griega de Antikythera, entre las islas de Kythera y Creta, y fue datado sobre el año 87 a.C.

mecanismo anticitera

El mecanismo de Anticitera (que data del año 87 a.C.) es una computadora analógica construida por científicos griegos diseñada para predecir posiciones astronómicas y eclipses con propósitos astrológicos y calendáricos así como las olimpiadas, tales como los ciclos de los Juegos Olímpicos de la Antigüedad. Se trataba de un mecanismo de cálculos (el primer mecanismo de engranajes conocido) que en un principio se creía              
que era capaz de calcular con precisión la posición del Sol y de la Luna, pero que
luego se demostró que también podía hacerlo con las posiciones de Venus y Mercurio

Como decíamos antes, este  artefacto fue descubierto por unos buceadores, recolectores de esponjas marinas, en el año 1900 a una profundidad de unos 40 metros, así mismo también obtuvieron en dicho hallazgo varias estatuas, ánforas y otros objetos arqueológicos. El 17 de Mayo de 1902, el arqueólogo Spyridon Stais notificó a la comunidad internacional que una de las piezas poseía una rueda dentada incrustada en roca.

Este mecanismo es el artilugio mecánico más antiguo que ha sobrevivido hasta nuestros días, hecho de bronce en un recipiente de madera, y que ha intrigado y desconcertado a los historiadores de ciencia y tecnología desde su descubrimiento. La teoría más comúnmente aceptada es su función como una máquina u ordenador analógico diseñado para seguir el movimiento de los cuerpos  celestes.

Recientes reconstrucciones fiables del  objeto amparan  este análisis. Lo que vuelve  al mecanismo,  si cabe, más impresionante por el  empleo de un engranaje    diferencial, lo cual  se creía desde siempre que había sido inventado en el siglo XIII d.C.

Varios años después de su hallazgo, el  profesor  Derek  De  Solla Price, un historiador científico de  la  Universidad  de Yale (EE.UU.), publicó un artículo sobre  el  mecanismo  en  la revista  “Scientific American” en  Junio  de   1959,   cuando todavía    el    Artefactc Antikythera solamente había sido  inspeccionado  parcialmente.  Entre  1973 y  1974, dicho   profesor,   publicó   un análisis basado en imágenes de rayos gamma hechas por arqueólogos   griegos.   En este  análisis,   el   profesor Price, declaraba que dicho artefacto había sido construido por un astrónomo griego antiguo, Geminus de Rodas. Su conclusión no fue aceptada por los expertos de la época, ya que estos creían que los griegos antiguos poseían el conocimiento teórico pero no las habilidades prácticas necesarias para su creación.

En 1993, una reconstrucción parcial fue realizada por los australianos Frank Percival (relojero) y Alian George Bromley (Ingeniero informático). Este proyecto condujo a Bromley a revisar los análisis del profesor Price y a realizar unos nuevos, con unas imágenes de rayos X más perfeccionadas.

Años después John Gleave, un británico constructor de planetarios, construyó una funcional réplica del Mecanismo de Antikythera. De acuerdo con esta reconstrucción, el disco delantero muestra el progreso anual del sol y la luna a través del zodiaco en un calendario egipcio. El disco superior trasero muestra un período de cuatro años y tiene asociados discos que muestran el ciclo metónico de 235 meses sinódicos, lo que equivale a 19 años solares. El disco trasero inferior muestra el ciclo de un mes sinódico, con un ¡disco secundario mostrando el año lunar de meses sinódicos.

El mecanismo original de Antikythera permanece en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas (Grecia). Siendo interpretado ocasionalmente como un anacronismo y “piedra angular” por aquellos que pretenden probar la posibilidad del viaje en el tiempo.

Este artefacto es una muestra clara del gran avance tecnológico que se poseía, antes de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría y todos los conocimientos que en ella se albergaban, y que, como otros muchos, han tenido y tendrán que ser redescubiertos. Arquímedes (287-212 a.C.) fue el mayor inventor de la humanidad, seguido de lejos por Leonardo Da Vinci el cual fracasó en reinventar muchos descubrimientos del griego (como en el caso de odómetro -cuentakilómetros-). Es pues a Arquímedes a quien se le atribuye la invención del original (tal como narra el cronista romano Cicero en el año 212 a.C.) del que el Mecanismo de Antikythera posiblemente fuese réplica.

Así pues, la hipótesis de que este artefacto sea algún objeto perdido por algún viajero en el tiempo, se desvanece como el humo, ante la cada vez más fuerte evidencia de que la humanidad, de la Edad Clásica, estaba mucho más desarrollada a nivel tecnológico de lo que luego estuvo hasta el siglo XIX.

El ciclo metónico, en estudios de la astronomía y del calendario, es un múltiplo común aproximado de los periodos orbitales de la tierra y de la luna. Se compone de 19 vueltas orbitales de la tierra que equivale a 235 meses sinódicos (lunares). Esta medición es empleada en el calendario judío, y era conocido por el astrónomo griego Metón, quién lo divulgó en el año 432 a. C. Un mes sinódico es el periodo que transcurre entibados “lunas nuevas”, es pues una medición de calendario lunar.



Anuncio Publicitario


El constructor y el propietario del mecanismo no han sido identificados. “Para fabricarlo era necesario un muy buen conocimiento de ingeniería y de astronomía, inimaginable tratándose de un periodo situado 1.700 años antes de la revolución científica de los siglos XVI y XVII ”. En el frente  los meses están escritos en el dialecto de la ciudad de Corinto, lo que hace suponer que el constructor  era originario de esta ciudad o de alguna de sus colonias situadas en las costas de Epiro, en el mar Jónico.

Fuente Consultada: Revista Código X Año 1/1




OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *