La educación en america latina Evaluación de los Profesores



La Educación en América Latina
La Evalución de los Profesores

La cultura de la evaluación: La cultura de la evaluación, una cuestión pendiente para América Latina. Cuando se habla de evaluar la educación, se suele asociar a la evaluación con una calificación, con una dicotomía entre hacer las cosas bien y hacerlas mal. Se generan muchas reticencias porque la palabra evaluar es para el estudiante una nota, para el profesor un atropello a su forma de hacer las cosas y para el administrador algo impensable o tal vez una oportunidad para demostrar cuan bien están las cosas que él dirige.

Sin embargo, la evaluación es ciertamente algo más: es el único medio que tenemos para tomar decisiones sobre la educación.
“La evaluación es un proceso complejo y multidimensional que comprende distintos componentes: visiones, valores, comportamientos, rutinas, contexto organizacional, y social, experiencias pasadas y presentes (…)”

En general los que participan en el campo educacional, tienen un concepto muy pobre sobre lo que representa la evaluación. Esto conlleva que las decisiones que se toman en materia académica en un colegio, en una Universidad o, incluso, que toma el mismo Ministerio de Educación, se basan casi exclusivamente en los resultados de pruebas estandarizadas. Es necesario crear una cultura real de evaluación al interior de las instituciones educativas para poder tomar decisiones informadas y con criterios reales. Al hablar de cultura de la evaluación se hace referencia a la necesidad de evaluar permanentemente.

“La evaluación es más que dar una nota o ”rellenar las bolitas” de una encuesta en un momento puntual; es un ejercicio mucho más profundo que se debe desarrollar constantemente, clase a clase, día a día. Es una recolección de información detallada para mejorar la educación. Un profesor que le pregunta a sus estudiantes que tal le parecen los métodos de enseñanza que él utiliza, qué tan adecuadas son las oportunidades de aprendizaje de sus clases, qué tal hace las cosas. Un estudiante que le pregunta a su profesor en qué puedo mejorar, qué debo hacer para comprender mejor, qué tengo que hacer para llegar a ser un buen profesional. Un administrador que le pregunta a todo su personal (profesores y estudiantes) cómo podemos hacer de la educación que impartimos la mejor.”
Lo imprescindible es que la evaluación no tenga connotaciones negativas, es decir, sinónimo de reprobar una materia o un trabajo. Al contrario, la evaluación debe ser una oportunidad para mejorar y hacer la cosas cada vez mejor. Por esta razón, deberíamos alegrarnos al ver evaluaciones con resultados que muestran también las cosas que están mal.

El desconocimiento sobre la profundidad y la complejidad de la evaluación provoca que se diseñen modelos de evaluación para mostrar sólo los aspectos positivos, “lo que está bien”, de esta forma se elimina toda posibilidad de ver los errores para cambiar y transformar a partir de ellos.
Al respecto se puede preguntar ¿por qué ese afán de mostrar que se hacen las cosas bien?

“Es evidente que la evaluación tiene unas implicaciones políticas importantes: a ningún rector le gustaría mostrar que los estudiantes bajo su mandato no estuvieron contentos con las clases que recibieron, por el contrario, les gustaría mostrar que todos los profesores llegaron a tiempo, le entregaron un programa a sus estudiantes y que se cumplieron todas las clases. Es por eso que se evalúa lo que no tiene sentido evaluar, lo que no da información suficiente para tomar decisiones.”

Lo que se hace evidente entonces es que hay que cambiar de actitud frente a la evaluación. La evaluación es una especie de válvula que muestra qué cuestiones se pueden mejorar y a partir de ellas, transformemos nuestras prácticas. Evaluar no es malo, por el contrario, evaluar es el camino para no seguir haciendo las cosas mal. Hay que otorgarle el verdadero sentido a la evaluación para poder lograr un cambio educativo, y por lo tanto, de nuestra sociedad.

En Latinoamérica se han generado algunos debates en torno a cuáles serían las transformaciones que se deberían producir para construir una cultura de la evaluación. Algunos teóricos hacen referencia a la necesidad de adoptar rankings de estudiantes, como los que se llevan a cabo en los países desarrollados, en otras palabras fomentar la cultura de la competencia.
Un claro ejemplo de este tipo de cultura se produce en China donde los maestros hacen rankings de las notas que sacan los alumnos de sus clases, luego las colocan en la pizarra para que todos las vean. En este sentido, los estudiantes chinos son muy buenos en los exámenes, porque están acostumbrados desde muy chicos a que los evalúen desde el primero hasta el último de la clase.

Algunos expertos en educación internacional como Jeffrey Puryear, vicepresidente para Política Social del Diálogo Interamericano y director del programa de educación de dicha organización, existen soluciones para aquellos países que tienen “rezagos educativos”. Las mismas se basan en la adopción de tres objetivos: mayor participación de los padres en la educación de sus hijos, aplicación de estándares más exigentes desde la escuela primaria, es decir la permanente evaluación de los estudiantes y el sistema de rendición de cuentas de profesores directores de escuela.
Según Puryear, “en los sistemas educativos latinoamericanos prácticamente no hay consecuencias. Pueden existir profesores buenos o malos, pero eso no importa, ya que no hay ninguna diferencia en cómo son tratados: un maestro no pierde su trabajo por un mal desempeño, ni gana más por su buen desempeño”. En varios países Asia, al igual que en Nueva Zelanda, Australia y Holanda, se han hecho reformas educativas para incentivar la rendición de cuentas y evaluación de los estudiantes y sus escuelas, con excelentes resultados agregó. “En América latina se consideró prioritaria la cantidad, no la calidad. Y eso es un grave problema”, concluyó.

Sin embargo, existe un peligro en querer adoptar aquellas políticas generadas para países que tienen trayectorias muy diferentes a los países latinoamericanos. Al respecto Daniel Filmus (foto), el ex Ministro de Educación argentino expresó que “el problema nuestro con los rankings es que muchas veces terminan defendiendo no la capacidad, ni la calidad, sino el nivel socioeconómico”. En la Argentina hay enormes desigualdades sociales, que hacen que los jóvenes vayan a escuelas primarias y secundarias de calidades diametralmente opuestas y lleguen a la universidad con niveles de preparación muy distintos. “Si el chico no fue al jardín de infantes, después fue, una pésima escuela básica, y después fue a una escuela media donde no se estudia, va a estar en desventaja con otro que va a un muy buen jardín de infantes, y después fue a una muy buena escuela bilingüe privada. Entonces, la pregunta es cómo nivelar”.



Filmus coincidió en la necesidad de construir una cultura de la evaluación. “Acá en la Argentina tenemos un retraso en ese sentido. En los últimos treinta años no ha habido una cultura de la excelencia, ni del esfuerzo, ni del trabajo. Tenés un desarrollo y una cultura que está mucho más vinculada a lo que los argentinos llaman el zafe, o sea, pasar de grado, que al éxito basado en el esfuerzo, el trabajo y la investigación. El tema es cómo introducir la cultura de la calidad”, afirmó.

Frente a este contexto, la cultura de la evaluación no se asocia con el hecho de llegar a una evaluación indiscutible, objetiva o imparcial, sino a la posibilidad de ampliar su alcance, de incrementar los esquemas de percepción e interpretación para llegar a apreciaciones mucho más comprensivas, fundamentados en el valor sustantivo de la evaluación que se realza sobre una connotación meramente instrumental.

Es un concepto vinculado al cambio, a la institución, por cuanto promueve a la evaluación como un elemento esencial en el desarrollo organizacional, vinculado al mejoramiento continuo, al cumplimiento de objetivos y metas y a la búsqueda de la calidad y de la excelencia académica.

Fuente Consultada: Cuentos Chinos de Andrés Oppenheimer

Temas Tratados

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------