Caso Cabezas Asesinato del Fotografo Jose Luis Cabeza Crimen de Yabran


Caso Cabezas: Asesinato del Fotógrafo José Luis Cabeza – Crimen de Yabrán

CRÍMENES NOTABLES EN ARGENTINA: Algunos de los asesinatos que mas  han sorprendido a la sociedad argentina y que han marcado a fuego los prontuarios y los archivos policiales, conmoviendo a  todo un pueblo, movilizando a todos los medios de comunicación y consumiendo cientos de horas de transmisión en reportajes y juicios.
Estos casos presentados son solo algunos pocos de los ocurrido en nuestra historia nacional,
pero no por ello, menos sorprendentes…

Caso Cabezas: El verano que golpeó a la prensa: En Enero de 1997 fue asesinado en Pinamar el fotógrafo José Luis Cabezas. El caso tuvo gran repercusión. El reclamo por su esclarecimiento fue permanentemente sostenido por todos los periodistas desde los medios de comunicación y acompañado por amplios sectores de la opinión pública.

La investigación condujo a la detención de Gustavo Prellezo, de la Policía de la provincia de Buenos Aires, y de cuatro hampones conocidos como Los Horneros, que robaban en la zona balnearia protegidos por la Policía. Luego, se descubrieron contactos entre Prellezo y Gregorio Ríos, jefe de seguridad del empresario Alfredo Yabrán, y de éste con algunos funcionarios públicos.

ANTECEDENTES: Durante años, el fotógrafo José Luis Cabezas había sido el corresponsal elegido por la Revista Noticias, de la editorial Perfil, para cubrir la temporada veraniega en Pinamar, una de las zonas de la costa Atlántica más destacadas de los noventa, donde afluían políticos, empresarios y figurines de moda.

Caso Cabezas Asesinato del Fotografo Jose Luis Cabeza Crimen de YabranJosé Luis había llegado a Pinamar, junto con su compañero periodista, al comienzo de la temporada, para realizar el trabajo habitual durante los casi tres meses que duraban las vacaciones. Su principal objetivo debía ser conseguir aquella foto exclusiva que le permitiera responder a las exigencias del medio en el que trabajaba.

Pero aquella temporada duró menos de lo habitual para el reportero gráfico, ya que fue abruptamente terminada en la noche del 25 de enero de 1997, la misma noche en que Cabezas habías asistido a la fiesta del empresario Alfredo Yabrán, accionista de la empresa de correo Oca, entre otras.

Aquella noche, después de cubrir el evento con su compañera de toda la vida, la cámara de fotos, José Luis se retiró en el Ford Fiesta alquilado por la revista hacia la casa en la que residía en Pinamar por la temporada. Pero apenas descendió del vehículo, lo interceptaron un grupo de hombres armados, que después de golpearlo lo obligaron a ingresar nuevamente en el auto, para dirigirse a la ruta, en un camino sin retorno.

El fotógrafo jamás había temido a su trabajo. Él sabía lo que hacía y conocía la responsabilidad de cumplir con la labor de reportero gráfico, por lo que nunca dudo en apretar el disparador de su cámara de fotos para retratar a cualquier pez gordo de la Argentina, incluso en situaciones que demostraban las facetas más descabelladas de aquellos personajes. Hasta el momento, nada de esto había afectado su vida.

Sin embargo, algo pasó aquella noche, porque mientras Cabezas y sus secuestradores recorrían la ruta interbalnearia, el fotógrafo temió profundamente por su vida, quizás porque había podido vislumbrar cómo terminaría todo.

Cuando el motor del auto se detuvo, José Luis se encontró golpeado y esposado en una cava de un médano a orillas de la ruta. Por un momento, los disparos del arma que lo apuntaba iluminó la oscuridad de aquella madrugada.



Pero esa no sería la única luz que alumbraría las tinieblas, ya que poco después, los asesinos introdujeron el cuerpo de cabezas en el auto, para luego dar lugar al comienzo del fuego, con el cual esperaban borrar por completo las evidencias.

Inmediatamente se conoció la noticia, que impactó no sólo al ámbito periodístico, sino también a toda la opinión pública, la cual buscó sin cesar que se hiciera justicia, a través de inagotables marchas sin descanso, bajo el lema “No se olviden de Cabezas”.

La Justicia estableció que el crimen de Cabezas fue instigado por el empresario Alfredo Yabrán, quien instruyó directa o tácitamente a Ríos para que castigara al reportero gráfico por haberlo retratado en una foto que fue portada de la revista Noticias. Ríos convocó para esta tarea a Prellezo, jefe de un destacamento de la zona, quien junto a sus pares Luna y Camaratta planeó el secuestro del fotógrafo. Para ello contrató a una banda de la localidad platense de Los Hornos, que él había llevado a la Costa para que robara en casas de veraneo. Según los jueces, en la madrugada del 27 de enero de 1997, Cabezas fue capturado por Los Horneros a la salida de la fiesta de cumpleaños de un empresario.

El primer sindicado por el asesinato del periodista gráfico fue el empresario Alfredo Yabrán, que al parecer estaba furioso con Cabezas porque había podido obtener una fotografía suya, ya que hasta el momento no se conocía públicamente el rostro del empresario.

Un año después del asesinato de Cabezas, precisamente el 20 de mayo de 1998, Yabrán se suicidaría, antes de ser detenido como autor intelectual del homicidio.

Varios años después, un grupo de personas fueron detenidas y acusadas de haber perpetrado el homicidio, entre los que se hallaron culpables a policías, custodios y civiles, que debieron afrontar una pena que en algunos casos se ha visto disminuida por el 2 por 1, la libertad condicional bajo fianza, y el arresto domiciliario.

Fuente Consultadas: Graciela Marker Para Planeta Sedna

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles