Caracteristicas de las Guerras: Concepto y Causas del Origen



Caracteristicas de las Guerras Concepto y Causas del Origen

Concepto de Guerra: Conflicto armado que se libra entre dos o más estados o naciones, aunque hay también guerras civiles o luchas armadas entre sectores de una misma nación.

Se trata de un fenómeno que ha existido en todas las agrupaciones humanas y que en nuestra civilización occidental ha adquirido un terrible poder destructor debido a la aplicación de los progresos científicos a aumentar la potencia de las armas y los métodos de guerra.

La frecuencia con que se suceden las guerras se pone de manifiesto si se considera que en 35 siglos de historia, la humanidad ha gozado de tan breves intervalos de paz general, que su conjunto llega apenas a formar un total de dos siglos y medio.

Importa, por tanto, comprender con objetividad la naturaleza de este hecho terrible, que en el siglo actual se ha traducido en las contiendas más gigantescas de toda la historia.

Caracteristicas de las Guerras Concepto y Causas del Origen
Imagen de la batalla de Towton en 1461 en la Guerra de las Dos Rosas

Causas y Razones:

Al declarar una guerra, todos los gobiernos invocan razones que justifican, o tratan de justificar, la decisión tomada. Estas razones siempre apelan a lo más noble del espíritu humano, invocando los valores más caros al pueblo.

Pero las razones aducidas no coinciden necesariamente con las causas reales del conflicto, que suelen ser egoístas, bajas y hasta perversas. En casi todas las guerras, ambas partes tienen cierto derecho a luchar; pero es difícil hallar una contienda en que toda la justicia esté de parte de un beligerante.

Toda guerra reconoce una compleja serie de causas económicas, militares, políticas y psicológicas.

La necesidad de buscar nuevos mercados o de mantener los ya existentes, la presión de las poblaciones sobre espacios reducidos, las barreras opuestas a lintercambio de bienes y las ambiciones de los imperialismos rivales son las principales causas económicas.

La más importante de las causas políticas es la existencia de muchos estados nacionales, teóricamente soberanos.

Cada país considera que su soberanía es absoluta y que es libre de desarrollar su propia política internacional.

Peloponeso Caracteristicas de las Guerras Concepto y Causas del Origen
Guerra de Griegos y Persas

Los sociólogos nos dicen que las guerras sólo se producen entre sociedades soberanas y que desaparecen cuando la soberanía es cedida o trasladada a una sociedad más amplia o más elevada.

Aclaremos esta fórmula abstracta: los clanes primitivos sólo luchan entre ellos mientras son independientes; en cuanto se unen en tribus desaparecen las querellas.

A su vez, las tribus luchan entre sí mientras gozan de soberanía ilimitada, y sus contiendas cesan cuando se federan en ciudades o imperios.

Del mismo modo, los estados de la Unión Norteamericana o las provincias argentinas pudieron luchar y desangrarse en querellas intestinas mientras no se hubo cimentado entre ellos una unión sólida.

Guerra  Púnicas Caracteristicas de las Guerras Concepto y Causas del Origen
Guerra Púnicas

La consecuencia que podemos extraer de estos ejemplos es muy importante: la guerra moderna desaparecería si los estados cedieran parte de su soberanía a federaciones o superestados continentales o mundiales.

Esta meta está lejana todavía, pero muchas fuerzas conducen a ella con relativa celeridad.

Junto a las fuerzas económicas y políticas aparecen elementos psicológicos que fomentan odios, recelos y suspicacias internacionales.

Desde mediados del siglo pasado, cuando el conde de Gobineau publicó su Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas, el egotismo nacional se ha visto robustecido por un inmenso aparato seudocientífico.

Muchos escritores, más patrióticos que objetivos, pretendían demostrar que los «creadores» de nuestra cultura eran oriundos de las patrias de cada uno de esos escritores.

Los autores militaristas magnificaron las glorias pasadas y el eventual futuro de cada nación, y se esforzaron por empequeñecer en medida idéntica el pasado y el futuro de cus rivales.

El impulso emocional del romanticismo y el complejo nacionalista produjeron arbitrarios excesos. Houston Chamberlain, por ejemplo, descubrió que todas las figuras importantes de la historia, desde Jesucristo hasta las de fines del siglo XIX, en que publicó su obra, pasando por San Pablo, Dante y Miguel Ángel, habían sido de raza germánica.

León Daudet, al cabo de sesuda investigación, dictaminó que la cultura francesa era un purísimo producto de la sangre céltica y que ni romanos ni teutones habían contribuido un ápice a su desarrollo.

Poetas insignes como Kipling, el bardo del Imperio Británico, y DAnnunzio, el cantor de la Italia Irredenta, alcanzaron los mayores arrebatos poéticos al exaltar los instintos bélicos.

Al mismo tiempo, los teóricos de la guerra justificaban la carrera de los armamentos con la unánime excusa de la guerra defensiva, que un sutil proceso mental acabó transformando en guerra preventiva. Los textos escolares en algunos países adaptaban estas falacias a las mentes juveniles, preparando así el clima mental que hacía aparecer la guerra como una culminación heroica del destino nacional.

Hemos visto que la guerra es engendrada por factores económicos, eolíticos y psicológicos. Algunos de ellos obedecen a fuerzas más o menos ciegas, pero otros nacen de torcidos apetitos humanos. Vemos también que las razones aducidas por los beligerantes no suelen coincidir con las causas reales del conflicto.

Guerra Santa Islámica
Guerra Santa Islámica

Corresponde preguntar ahora: ¿la guerra no será por ventura, un ‘enómeno «normal» de la vida humana, que no puede ser eliminado?. La respuesta debe ser negativa: la guerra puede y debe desaparecer del mundo.

Es la mayor amenaza que se cierne sobre el progreso social; obstruye el desarrollo económico, aumenta las deudas nacionales, siembra el horror y la muerte en todos los países y reemplaza la razón humana por una especie de magia agresiva, para la cual la verdad y el derecho pueden nacer del odio y el caos.

Justamente, en el campo jurídico, los derechos individuales se ven precisados a ceder su preeminencia cuando por bien comprensibles motivos de orden público se decreta el estado de guerra que consiste en el aumento de jurisdicción de la autoridad militar en detrimento de la civil.

La guerra subsiste en nuestro mundo por causas biológicas, sociales, psicológicas, económicas y políticas.

Las causas biológicas provienen de la naturaleza del hombre, que es a la vez amante de la paz y adorador de la lucha.

Las causas psicológicas derivan del falso patriotismo y del nacionalismo extremo, que colocan al propio país por encima de la persona humana y de la comunidad internacional.

Los factores sociales obedecen a la presión de poblaciones demasiado numerosas sobre territorios exiguos y a las diferencias demasiado agudas que existen entre diversas clases y razas.

Las causas económicas son los conflictos entre imperialismos rivales y las barreras comerciales. La principal causa política es la teoría de la soberanía absoluta.

Todos los esfuerzos realizados hasta hoy para terminar con la guerra han sido infructuosos: sociedades pacifistas, conferencias de desarme, mediación, conciliación, arbitraje, tratados, tribunales y ligas han sido incapaces de impedir las guerras mundiales.

Los dos esfuerzos más importantes han sido la Liga de las Naciones y la Organización de las Naciones Unidas, que han unido a la mayoría de los pueblos del mundo en un misma voluntad pacífica. S

in embargo, todos los recursos mencionados han tenido un defecto común: han tratado de eliminar la guerra mediante declaraciones políticas y gestos legales, en vez de atacar sus raíces más profundas.

Las raíces a eliminar son: las actitudes mentales que favorecen la guerra, mediante un programa mundial de educación; la mala distribución de los mercados y materias primas, mediante una redistribución inteligente y generosa; el retraso económico y social de los dos tercios del mundo, mediante planes de fomento que no oculten segundas intenciones; y los riesgos de la soberanía absoluta, mediante federaciones regionales de estados.

Dotado de mortíferas armas atómicas, químicas y bacteriológicas, el hombre moderno tendrá que realizar un gigantesco esfuerzo espiritual para impedir que su propia técnica lo destruya.

He aquí, en orden cronológico, algunas de las contiendas bélicas más célebres de la historia.

Primera Guerra Mundiual: Batalla de  Verdun
Primera Guerra Mundiual: Batalla de Verdun

De Troya (hacia 1100 antes de Jesucristo). Conducida por los príncipes griegos contra el rey Príamo. Según la leyenda, tendían a vengar el rapto de Helena, esposa de Menelao, señor de Esparta. Troya es sitiada y conquistada. (ampliar sobre esta guerra)

De Persia o Médicas (501-387 antes de Jesucristo) . Los persas invaden Grecia. Después de las batallas de Maratón, Termopilas, Salamina, Platea y Eurimedonte, los griegos retienen su independencia. (ampliar sobre esta guerra)

Del Peloponeso (431-404 antes de Jesucristo). Atenas y Esparta luchan por el dominio político y económico de Grecia: después de la expedición a Siracusa y la batalla de Egos Potamos, concluye la supremacía ateniense. (ampliar sobre esta guerra)

Púnicos (264-241, 218-202, 149-146 antes de Jesucristo). Roma y Cartago dirimen el dominio del Mediterráneo; Aníbal invade Italia, se libran los combates de Cannas, Zama y Metaura, y finalmente los romanos saquean y arrasan Cartago. (ampliar sobre esta guerra)

Cruzadas (1096-1291 después de Jesucristo). Todo el Occidente se moviliza en ocho grandes campañas para rescatar el Santo Sepulcro y extender su poderío hacia Oriente. A pesar de la captura de Antioquía, Jerusalén y Acre, ios sarracenos quedan dueños de la Tierra Santa. (ampliar sobre esta guerra)

De los Cien Años (1337-1453). Los reyes de Francia e Inglaterra luchan por el trono francés y parte de su territorio. Crécy, Poitiers, Azincourt y el sitio de Orleáns aseguran la unidad de la monarquía francesa. (ampliar sobre esta guerra)

De las Dos Rosas (1455-1485). Las dos casas de Lancaster y de York, aspirantes al trono de Inglaterra, luchan durante treinta años. La batalla más sangrienta es la de Bosworth Field; un matrimonio une a ambas familias. (ampliar sobre esta guerra)

De les Treinta Años (1618-1648). Los católicos y protestantes de Alemania, apoya-dos por varias potencias libran una contienda sangrienta. Batallas de Lützer y Leipzig. Alemania queda devastada. (ampliar sobre esta guerra)

De Sucesión de España (1701. 1714). La muerte de CarlosII sin dejar descendencia plan, tea una guerra general en Europa. Francia defiende los de rechos de Felipe de Anjou coronado como Felipe V. Pero la candidatura del archi duque Carlos es sostenida además de por Austria, por Inglaterra, Holanda, Portugal y grandes príncipes ale. manes e italianos, Sin embargo, y pese a graves reveses sufridos por los franceses, ter minó por ver reconocido a Fe lipe V como rey de España (ampliar sobre esta guerra)

De Sucesión de Austria (1740 1748). Francia y sus aliadas luchan contra Austria y sus aliadas para obtener las tierras de los Habsburgo. La emperatriz María Teresa es defendida por la Gran Bretaña. ()

De los Siete Años (1756-1763). Austria, Rusia, Francia y otros países se unen contra la expansión prusiana, apoyada por Gran Bretaña. Batallas de Rossbach y Leuthen. Prusia emerge victoriosa y Gran Bretaña desplaza a Francia. (ampliar sobre esta guerra)

De la Revolución Francesa (1792-1799). Gran Bretaña, Prusia, Austria y otras potencias forman varias coaliciones contra la Revolución Francesa. Gran Bretaña obtiene la supremacía colonial y marítima. (ampliar sobre esta guerra)

Napoleónicos (1799-1815). Bonaparte logra conquistar Europa, pero una coalición encabezada por Gran Bretaña lo derrota. Batallas de Tra-falgar (naval), Austerlitz, Leipzig. Invasión de Rusia y subsiguiente retirada, abdicación de Napoleón y su derrota definitiva en Waterloo, tras la restauración que duró Cien Días. (ampliar sobre esta guerra)

De Crimea (1853-1856). Gran Bretaña, Francia y el Piamonte defienden a Turquía contra la agresión rusa. Sitio de Sebastopol. Los propósitos de Rusia concluyen en el fracaso y Turquía permanece intacta. (ampliar sobre esta guerra)

Austro-Prusiana (1866). Un pleito sobre la región de Schleswig-Holstein engendra la «guerra de siete semanas». Austria queda aniquilada en Sadowa y es excluida de la Confederación Germánica.

Franco-Prusiana (1870-1871). Las ambiciones imperialistas de Prusia chocan contra Napoleón III. Después de la batalla de Sedán y el sitio de
París, Francia sufre una derrota humillante y se proclama la república. Surge el Imperio Alemán.

Ruso-Turca (1877-1878). El litigio de los Balcanes y la persecución de los cristianos hacen estallar el conflicto que culmina con la caída de Plevna y la derrota definitiva de Turquía, cuyo poder europeo es destrozado.

Chino-Japonesas (1894-1895 y 1935-1940). La primera es provocada por las ambiciones de ambos países sobre Corea; concluye con el triunfo total del Japón, qus sin embargo es obligado por los europeos a devolver todas sus conquistas menos Formosa. La segunda, que cuesta millones de muertos, tiene idéntico resultado; la derrota del Japón en la guerra mundial hace volver las cosas a la situación inicial. (ampliar sobre esta guerra)

Anglo-Boer (1889-1902). Los colonos holandeses resisten heroicamente la penetración británica en África del Sur. Transvaal y el Estado Libre de Orange se convierten en colonias inglesas. (ampliar sobre esta guerra)

Ruso-Japonesa (1904-1905). El imperio zarista entra en guerra con Japón, pero sufre un serio desastre. Sitio de Port-Arthur y batalla del Mar del Japón. El imperio japonés se convierte en potencia de primera clase. (ampliar sobre esta guerra)

Mundial, Primera (1914-1918). Las Potencias Centrales y los Aliados se traban en gigantesca lucha, derivada de complejas rivalidades que habían creado un ambiente muy tenso y cargado, en el que la tormenta estalló con motivo del asesinato del heredero al trono de Austria-Hungría, cuyo gobierno adoptó una actitud intemperante, apoyado por Alemania bajo la inspiración del Estado Mayor. Diez millones de muertos. Las Potencias Centrales son aniquiladas. (ampliar sobre esta guerra)

Civil Española (1936-1939). Librada entre los partidarios de la segunda república, implantada en España en 1931, y las fuerzas nacionalistas acaudilladas por el general Francisco Franco, quien obtuvo la victoria y procedió a organizar la nación sobre las bases de un Estado católico, social y representativo. (ampliar sobre esta guerra)

Mundial, Segunda (1939-1945). Los países aliados, dirigidos por los Estados Unidos de América, la Unión Soviética, Gran Bretaña, Francia y China, luchan contra el Eje, encabezado por Alemania, Italia y Japón. Librada en todos los continentes y mares, es la guerra más costosa y mortífera de la historia. (ampliar sobre esta guerra)

Fuente Consultada: Enciclopedia Ilustrada CUMBRE Tomo 5 – Entrada Las Guerra Causas y Razones


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------