Causas Primera Guerra China y Japón Siglo XIX Pierde Corea



1894: PRIMERA GUERRA JAPÓN Y CHINA POR COREA

Los países europeos veían en el gran país oriental un mundo maravilloso como mercado y también como proveedor de ciertas materias primas, e inició una política de en tales condiciones, China era incapaz de resistir a los asaltos de los europeos.

Francia, dueña ya de Cochinchina y de Camboya, trataba de extender sus posesiones por Anam y Tonkín. Percibiendo el peligro, el emperador de Anam renovó sus protestas de fidelidad a Pekín, y, para defender a su estado vasallo, China intentó oponerse a los ejércitos franceses, pero inútilmente: una nueva derrota la obligó a ceder, en 1885-1886.

Sin embargo, la resistencia china, en aquella ocasión, había sido más fuerte, pues el ejército chino parecía adaptarse a los nuevos métodos de la guerra. ¿Trabajaría el tiempo a favor de China? ¿Podría China, a fin de cuentas, poco a poco y gracias al tiempo ganado por la diplomacia, ir cediendo el menor terreno posible, mientras se preparaba? Fue entonces cuando intervino una nueva potencia: el Japón.

Poco después de la «apertura» impuesta por el comandante Perry en 1854, el Japón había comprendido que no se podía batir a los occidentales con las armas de la tradición. Mutsu-Hito estaba convencido de que no se recobraría la independencia, más que pagándola al precio de las viejas estructuras y de las viejas ideologías. Revolución fundamental y desgarradora, pero ineluctable. La industria japonesa se desarrolló y el ejército se modernizó. Aquel nuevo poder estimuló las ambiciones japonesas.

Emperador Mutsu Hito

No podía discutir aún la supremacía occidental, y enfrentarse directamente con los ejércitos extranjeros sería simple locura. Pero los japoneses, isleños, querían poner pie en el continente, y su primera presa debía ser Corea, país tradicionalmente sujeto a la soberanía china. Esta soberanía, por otra parte, era muy débil, pero, en los momentos de crisis, Corea recurría siempre a China, que le parecía ser su protector natural.

Japón tenía que esperar un momento favorable, o crearlo. En 1894, el rey de Corea consiguió a duras penas contener un movimiento insurreccional. Cuando estaba a punto de ser derrocado, recurrió a su protectora, pero China sólo envió un débil contingente de tropas. Los japoneses, en cambio, sin haber sido solicitados, enviaron poderosas fuerzas, con el fin declarado de mantener el orden. Conseguida una posición de predominio, trataron de consolidar sus ventajas, proclamando que era preciso reformar Corea, y que se encargarían de ello, muy gustosamente.

Como el rey de Corea y sus ministros iniciaron un gesto de resistencia, los ocupantes se apoderaron del palacio y llevaron a la familia real a la legación japonesa. Era un golpe de fuerza. La poderosa China no toleraría la acción de aquel país que todo el mundo consideraba muy vulnerable, y estalló la guerra chino-japonesa, que resultó sorprendentemente breve.

China había podido hacerse algunas ilusiones ante el pequeño cuerpo expedicionario francés en Tonkín, pero, en 1894-1895, era un ejército de hierro japonés el que se opuso a un débil ejército chino, en el que muchos oficiales salían todavía para el combate con sus sables, mientras un criado llevaba una sombrilla para protegerlos del sol. Manchuria fue invadida rápidamente, y el embrión de la flota de guerra china, inmediatamente destruido.

El Japón fue una revelación para el mundo entero, nacía de este modo una nueva potencia militar.

En Asia había nacido una nueva potencia, y China tuvo que ceder, una vez más. El tratado de Shimonoseki entregó Corea al Japón, así como la isla de Formosa, las islas Pescadores, la península de Liao-Tung y las mismas ventajas comerciales o jurídicas, en su territorio, que las ya concedidas a los europeos.



La importancia de las concesiones chinas acaso no fuese más que un ardid de Li-Hong-Tchang, el cual sabía que los occidentales no aceptarían de buen grado que los japoneses, recién llegados, obtuviesen, sin gran esfuerzo y tras una breve campaña, mucho más de lo que ellos habían conseguido en medio siglo.

Fuente Consultada:
Enciclopedia de Historia Universal HISTORAMA Tomo IV La Gran Aventura del Hombre

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------