Historia de la Catedral de San Isidro Caracteristicas Construcción



MONUMENTO HISTÓRICO: LA CATEDRAL DE SAN ISIDRO

En los altos de las barrancas de San Isidro, sobre la avenida del Libertador General San Martín y circundado por las calles Ituzaingó y Belgrano, se encuentra el solar donde se levanta la Catedral y los paseos denominados Plaza Mitre y Tres Ombúes.

San Isidro es la más antigua de las poblaciones levantadas a orillas del río de la Plata, y sus tierras, lo mismo que las de Tigre hasta Vicente López, integraban lo que originariamente se llamaba el pago de Montes Grandes, y fueron repartidas por el fundador de Buenos Aires, don Juan de Garay, entre sus hombres en octubre de 1580 como suerte de chacras.

Según la leyenda, en las postrimerías del siglo XVII el entonces gobernador da Buenos Aires, don José de Herrera y Sotomayor, envió en comisión a la Guardia del Río de las Conchas al capitán Domingo de Acassuso. Cuando llevaba recorrido gran parte del camino, ya fuera por el cansancio o el calor, se detuvo, y al pie de un espinilio resolvió descansar; a poco se quedó dormido y soñó que se le aparecía el santo San Isidro Labrador y le decía de la necesidad de levantar en el lugar una capilla destinada a su culto.

Catedral San Isidro

Preocupado por aquel sueño, antes de finalizar el año 1694 el capitán Acassuso había hecho construir en el lugar una precaria capillita, que según el presbítero doctor Francisco Actis estaba «hecha con tapia de adobes y techada de paja brava y juncos, a dos aguas, sostenida por tijeras de sauce: con su interior y exterior blanqueado y un esquilón suspendido a un lado de la puerta, sobre un alto horcón, que servía para llamar a los labradores a la oración. El piso era de tierra endurecida; las paredes, lisas y cortadas por dos pequeñas ventanas, una a cada lado, y en el medio una imagen de San Isidro Labrador».

Pasaron los años y aquel capitán madrileño se había convertido en uno de los más ricos comerciantes y además propietario de una gran extensión de tierra que había comprado el 28 de agosto de 1706 a don Gonzalo de Zarate y que comprendía su  humilde capilla.
En ese mismo año, el 14 de octubre, decidido a honrar mejor al Santo: instituyó una capellanía con el título «advocación de San Isidro Labrador», y donó por escritura su chacra, que hoy constituye lo que es la ciudad de San Isidro, con el fin de levantar en ella un nuevo templo, y el resto de la tierra arrendarlo para sufragar los gastos del  culto.

En el mes de diciembre se inició la construcción en el mismo lugar donde estaba el espinilio, y el domingo de Pentecostés del año 1708 se inauguró. Tenía un frente sencillo con una sola torre sobre el lado derecho, con una sola ventana por la cual se veía su única campana y una nave con bóveda corrida. En la campana el capitán Acassuso hizo grabar: «Esta iglesia, dedicada a San Isidro, se cimentó el año 1706, gobernando  la Silla Apostólica  Clemente XI  y  el   Imperio  Felipe  V».

En el año 1875 fue refaccionada, contribuyendo el vecindario con ladrillos, cal, tierra, etc., y su trabajo personal, todo con la dirección del maestro mayor de obras don  Fernando  Indart.

Poco duró esta iglesia, pues en 1895, debido a la inseguridad que ofrecía, se inició su demolición, pese a las protestas del vecindario, y en el mismo lugar se colocó el 6 de octubre de ese año la piedra fundamental de la actual Catedral, que fue bendecida el 14 de junio de 1898.
Junto a la iglesia se encuentra la plaza Bartolomé Mitre y el paseo Los Tres Ombúes, nombre que se le dio en su época por los tres ejemplares de esta planta que había en el lugar.

En los considerandos del decreto que los declara históricos se dice:



«Que en este sitio, ocupado hace tiempo por la actual Catedral, frente a la histórica  Plaza  y  próxima  al  Paseo  conocido  por Tres  Ombúes,  se  ha  formado  el  ambiente espiritual de San Isidro, del que emanan sugerencias de profunda significación histórica que concretan más de tres siglos de historia y sintetiza memorables acontecimiento de fuerte orientación cristiana inherente a la Nación y a la provincia de Buenos Aires».

Fueron declarados lugares históricos por Decreto N° 9.226 del 10 de octubre ds 1963.

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------