Primeras Peliculas Comicas de EE.UU. Caracteristicas y Personajes



Primeras Películas Cómicas de EE.UU.

Corrían los primeros años del siglo. Y, mientras por las calles de la ciudad empezaban a circular los automóviles, en los barrios periféricos iban naciendo las primeras salas cinematográficas. Las grandes tiendas de lona de los circos se transformaban rápidamente en cines rudimentarios: el espectáculo del clown y de los payasos era sustituido por las películas. Se creyó, durante algún tiempo, que el cine haría olvidar, para siempre, a los grandes «maestros» de la carcajada, a los hombres que bajo las lonas habían divertido al público durante años. Pero* si tal cosa sucedió fue por poco tiempo.

Los payasos, los clowns, los acróbatas, que se habían quedado sin trabajo cuando sus grandes tiendas se transformaron en cines, empezaron a dedicarse, con éxito, a las películas. Así, las bromas de los payasos y las acrobacias de los clowns volvieron a llenar de vida y de risas las carpas que los primeros filmes habían hecho enmudecer. Precisamente por obra de los artistas circenses, el cine se convirtió en espectáculo completo y maduro: ellos fueron los primeros auténticos artistas de la historia del cine

LAS PELÍCULAS DE PERSECUCIÓN
En general, se cree que la película cómica nació en EE.UU., pero no es así. En realidad, los primeros filmes cómicos y sus actores fueron europeos, aunque no alcanzaron mucha fama; es preciso, empero, recordar al francés Max Linder, que, después de haber obtenido un éxito discreto con una serie de películas cómicas breves, marchó a los Estados Unidos. En realidad, la fórmula de las primeras películas europeas era acertada (y se puso en práctica en seguida), pero no suficiente para sostener un largo espectáculo.

Cine cçomico, película persecución Ben Turpin, cómico
Divertida escena de una película de «persecución», cuya comicidad consiste en lo absurdo de la situación: una locomotora corre tras un motociclista que huye alocado, entre las vías. El famoso cómico estadounidense, Ben Turpin, captado en un original gesto, muy cambiante y expresivo, que poseía una sorprendente comicidad natural.
una película de Mack Sennett cine comico escena típica del cine cómico
El automóvil, después de atravesar una pared, se detiene en el interior de una habitación. Así termina la persecución, en una película de Mack Sennett. He aquí una escena típica del cine cómico estadounidense en su primera época. La situación es increíblemente absurda, pero, precisamente por esto, resulta cómica.

Eran las famosas películas de «persecución», en las que el protagonista huye constantemente de terribles esbirros o de astutos ladrones, de perros rabiosos o de mujeres enfurecidas…

El filme consistía, en definitiva, en una única fuga prolongada, durante la cual el actor acróbata lograba evitar la captura gracias a increíbles saltos y acrobacias. Pero este tipo de película cómica no satisfizo enteramente al público; para triunfar le faltaba todavía el elemento más importante: el actor cómico.

LAS PRIMERAS PELÍCULAS CÓMICAS
Fue el cine estadounidense el que comenzó a adaptar la película a la capacidad del actor, a sus logros de expresión, a su mímica, a su modo de andar y de vestir, más que a las aventuras de que era protagonista.

El primer gran cómico estadounidense fue Mack Sennett. Rodó muchísimas películas «de risa», filmes breves que se hicieron célebres en todo el mundo. Interpretaba, casi siempre, el papel de vagabundo enamorado y demasiado ingenuo.

Comenzó su actividad de actor en 1912, pero pronto se convirtió en director. Fue también un extraordinario «descubridor de talentos». Él llevó al cine a Charlie Chaplin, Fatty Arbuckle, Mabel Normand, Ben Turpin, Buster Keaton…

Estos actores perfeccionaron pronto el cine cómico estadounidense, que llegó, con ellos, a su mejor momento.

CARACTERÍSTICAS DEL FILME CÓMICO ESTADOUNIDENSE
Brevedad e improvisación Las películas cómicas estadounidenses tenían poca duración, pues raramente superaban los diez o quince minutos. Por esta causa, se rodaban también en poco tiempo, en el breve período de una semana, y no era necesaria una preparación muy minuciosa: sobre el guión elemental de una aventura, apenas esbozado, el actor representaba frente a la cámara, casi siempre improvisando.



Procedimiento del alud Las primeras películas cómicas estadounidenses se basaban, sobre todo, en la acumulación de situaciones jocosas: destacada una situación humorística, se repetía continuamente, aumentándosela por el procedimiento del alud. Por ejemplo, el protagonista de la película empieza a empujar su automóvil. Sin darse cuenta, durante la marcha empuja con su vehículo, y por detrás, a un segundo, un tercero… y así, hasta veinte.

Como una bola de nieve que descendiendo por una pendiente se transforma en un alud, así, de una sencilla situación inicial (el protagonista que empuja un automóvil), se llega a una conclusión absurda y cómica: un solo hombre, fatigadísimo, empuja una columna de veinte automóviles, cuesta arriba.

Ritmo vertiginoso Otra característica de los filmes cómicos estadounidenses: la serie inagotable de situaciones, que se sucedían con ritmo y velocidad vertiginosos. No habían terminado las risas causadas por una salida de tono, cuando ya otra situación absurda volvía a provocar la carcajada. Estas películas presentaban una serie de fugas y encuentros rapidísimos, con intervalos constituidos por las famosísimas tortas lanzadas contra la cara y aparatosos cataclismos de los que salían indemnes las víctimas, si bien con las ropas hechas jirones.

Era un mundo ingenuo y fantástico, lleno de situaciones espectaculares en las que viejos coches Ford, lanzados en loca carrera, escalaban muros, atravesaban oficinas o bares, subían cuestas inclinadísimas o rodaban por tremendos precipicios. Y todo esto, claro está, sin que el conductor resultase herido.

La comicidad de las escenas se derivaba también del contraste entre la gravedad de situaciones e incidentes, y el fin afortunado que, inevitablemente, tenían las vicisitudes de los protagonistas. En las películas «de risa» estadounidenses, jamás se vio un personaje herido o ensangrentado.

Trucos y extravagancias Otra característica de los filmes cómicos estadounidenses: el truco. Con él comenzaba a ser posible la representación de situaciones inverosímiles: los motociclistas que se lanzaban a loca velocidad por cables telefónicos, los automóviles que iban a chocar contra el centro de un tranvía y lo salvaban de un salto. Saltar una tapia a pies juntillas era una broma.

Lo mismo que caer de pie, e ileso, desde un sexto piso. La comicidad de lo inverosímil, que hoy se conserva en los dibujos animados, se afirmó en el género cómico. Entre los detalles que primero llaman la atención en las películas cómicas resaltan el atuendo extravagante y la caricaturesca caracterización del cómico: los cabellos revueltos, las prendas más raras, los bigotes, las cejas, las gafas más grotescas, eran usuales en los personajes del cine cómico primitivo.

Mabel Normand, la más famosa actriz cómica

Mabel Normand, la más famosa actriz cómica del cine estadounidense. Ha recibido en plena cara la acostumbrada torta La escena es de la película «Un paso en falso».

La torta en la cara Esta fue una de las escenas más curiosas y divertidas del primitivo cine cómico  estadounidense. En efecto, el hecho de que una torta crema choque con violencia en la cara de una persona esalgo que provoca risa, aunque el recurso sea fácil Y en los filmes cómicos se abusó de tal escena. Sol todo, el período comprendido entre 1920 y 1930 puede  considerarse, para el cine, como la época de las tortas en la cara.



Harold Lloyd se halla en grave peligro

Harold Lloyd se halla en grave peligro, como podemos y pero se salvará. El final feliz es inevitable en las películas cómicas estadounidenses. Esta escena es del filme «¡Ay, …que me caigo!».

LOS GRANDES PERSONAJES CÓMICOS
Mabel Normand – Nació en Boston, Massachusetts (Estados Unidos), el 16 de noviembre de 1894, y falleció el 24 de febrero de 1930. Era una mujer agitada y ruidosa y fue una de las pocas actrices cómicas aparecidas en la pantalla. Empezó a trabajar con Griffith en 1910, y después, con el nombre de M. Fortescue, interpretó la serie de películas breves que tiene por título «Betty». Entre los muchos filmes en que actuó, recordamos: «La vida matrimonial de Mabel» y «Susana».

Fatty (Roscoe Arbuckle) – Nació en Smith Center (Kansas, Estados Unidos) el 24 de marzo de 1881. Murió el 29 de junio de 1933. Se hizo célebre por haber creado un personaje cómico inolvidable: Fatty, el gordinflón de corazón de oro, siempre enamorado, siempre sufriendo, con sus pantalones de mecánico sujetos con grandes tirantes, los calcetines Mancos arrugados y sus grandes zapatones con elásticos.

Buster Keaton (Joseph Francis Keaton) – Nació en Fickway el 4 de octubre de 1896. Fue el famoso cómico que nunca reía; incluso en las circunstancias más humorísticas, su cara permanecía seria e impasible, como si pensara que el mundo era su permanente enemigo. Luchaba constantemente en defensa de su dignidad, amenazada por las insidias de una silla, de una butaca, de una locomotora estropeada o de un barco sin tripulación.

Stan Laurel (Arthur Stanley) – Nació en Ulverson (Inglaterra) el 16 de junio de 1890, y falleció el 23 de febrero de 1965.

Oliver Hardy – Nació en Atlanta (Estados Unidos) el 18 de enero de 1892, y falleció el 7 de agosto de 1957.
¿Quién no conoce a «el Gordo y el Flaco», simplones y desafortunados? Constituyeron, durante muchos años, una de las parejas más célebres del cine cómico.

Ridolini (Lawrence Semon) – Nació en West Point (Estados Unidos) en 1890. Murió en Victorville (Estados Unidos) el 8 de octubre de 1928. Llevaba anchos pantalones oscuros, sujetos con tirantes negros que se destacaban sobre una camisa clara, zapatillas de tela con cintas oscuras y sombrero hondo. Delgaducho y pequeño, trabajaba con la cara enharinada, en la que un maquillaje excesivo ponía en evidencia sus ojos astutos, su boca grande y sus orejas en abanico.

Harold Lloyd (Harold Clayton) – Nació en Buchard (Nebraska, Estados Unidos) el 20 de abril de 1893. Es el más célebre «anteojudo» de la pantalla: así podría definirse a Harold Lloyd. Creó en la pantalla un personaje inocente, con enormes anteojos de carey y corbata a la La Valliére, que resumía el optimismo básico del hombre medio estadounidense. A los 12 años debutó en el teatro y, a los 20, se dedicó al cine. Estudió en la escuela de arte dramático de San Diego. Entre sus muchos filmes hay que recordar: «¡Ay, que me caigo!», «El Doctor Jack» y «La garra del gato».

Fotty, el primer gordinflón de lo pantalla



Fotty, el primer gordinflón de lo pantalla, en una de sus divertidísimas películas «de risa».

Stan Laurel y Olí ver Hardy

Stan Laurel y Oliver Hardy, cómicamente ataviados en uno de sus más risueños filmes.

Buster Keaton

El cómico Buster Keaton escruta el horizonte, montado en un pony, en uno de sus filmes.

Breve Historia de la Comunicación Humana

Bibliografía Consultada:
Enciclopedia Estudiantil Superior Fascículo N°44
El Gran Libro del Siglo XX de Clarín

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------