Comportamiento Animal Apareamiento, Defensa e Instinto



Comportamiento Animal
Apareamiento, Defensa e Instinto

El tordo no ha recibido lecciones para construir su nido, ni la araña de jardín para tejer su tela. Sus acciones son instintivas, innatas, y no necesitan aprenderlas. Los instintos son corrientes en el reino animal, en especial entre los órdenes más inferiores de la vida, y a ellos se debe, en gran parte, el comportamiento animal — cortejo de la hembra, cuidados de la prole, migraciones y reacciones ante el peligro—.

tela de araña

Las acciones de los animales suelen iniciarse cuando uno o más órganos de los sentidos son estimulados. Basta un ruido fuerte para que los animales huyan o se agazapen en el terreno. La construcción instintiva de los nidos o el tejido de telas y capullos es  perfecta desde  un principio.

Las orugas de diferentes especies de mariposas nocturnas tejen sus capullos una sola vez durante su vida, pero lo hacen a la perfección. No importa que un pajarillo se haya criado aislado de sus padres para que construya el nido exactamente igual, e incluso empleando los mismos materiales. Pero ciertos instintos, como el de caminar, que también es propio del hombre, requieren tiempo y práctica para alcanzar la perfección.

oruga mariposa

Cada especie animal posee su propio grado y tipo de instintos diferentes, y todos los miembros de la especie se comportan, generalmente, de manera análoga frente al estímulo. Los instintos constituyen una herencia tan característica del animal como las estructuras que conforman su cuerpo.

marca de territorio

El reclamar sus propios territorios es «mi comportamiento instintivo enérgico que presentan animales y aves, particularmente en la época del celo. Las aves suelen indicar sus dominios cantando en sus límites. El bisonte europeo marea los árboles con los cuernos y deja su olor; el antílope impregna los árboles con una secreción olorosa de una glándula especial, situada debajo de ios ojos.

Los instintos son intencionales y, aunque se llevan ai cabo sin aprendizaje o causa aparente, cumplen una función definida y, en general, valiosa. El topo arranca de un bocado la cabeza de los gusanos que desea conservar para su alimentación.

El cuerpo se conserva vivo, pero privado de la cabeza no es capaz de enterrarse y escapar. Más complicadas son las proezas de ingeniería del castor, que derriba árboles, los trasporta por canales construidos al efecto y levanta presas con ellos. Un comportamiento instintivo muy variado se asocia al cortejo de la hembra en las distintas especies. Un ejemplo común es el paseo provocador de los faisanes y pavos.



hormiga cazadora de moscas

Una especie de avispa cazadora de moscas realiza una complicada serie de actos, antes de poner sus huevos. La hembra excava un agujero en el suelo. A continuación, busca una oruga y, cuando la encuentra, le clava el aguijón —no para matarla, sino, simplemente, para paralizarla—, la arrastra al agujero y pone los huevos sobre ella. Al nacer, las larvas se alimentan de su cuerpo. La avispa no ha visto nunca a otra compañera realizar esta tarea, ni verá nunca o sus hijos comer la oruga. Todo el proceso se   realiza   por  instinto.

cuerpo espin con puas abiertas

Los mecanismos defensivos son instintivos y no requieren aprendizaje. El puerco espín eriza los púas cuando lo amenaza un peligro; los gatos, bufan y arrugan la piel; algunos animales, como el pulpo, producen colores que atemorizan.

Zarguiyuela se hace la muerta

La zarigüeya tiene un curioso mecanismo es defensa finge que está muerta y su cuerpo queda flaccido, sus ojos se cierran su corazón late lentamente. Cuando el peligro pasa, el animal revive con rapidez.

Los colirrojos celebran concursos de canto, los chorlitos alardean de su potencia de vuelo, mientras que los ciervos y otros animales se entregan a pruebas de fuerza. Más asombrosos son ciertos instintos que impulsan a emigrar de una región. Cuando su población crece desmesuradamente, los lemings, roedores del tipo de las ratas de agua, inician una emigración sin retorno, en masa, desde sus lares, y no se detienen hasta que encuentran un nuevo territorio sin ocupar.

El número de muertos es considerable, pues estos animales son presa fácil durante su huida, y muchos más se ahogan en los ríos y mares que encuentran en su camino. Emigraciones similares se han observado en el springbok, antílope saltador del sur de África.

Menos cuantiosas son las emigraciones estacionales de aves y otros animales,   que   viajan   regularmente   desde las zonas en que se reproducen hasta aquellas en las que pasan el invierno. Los animales que viven en comunidades tienden a imitar las acciones de los demás.

Dicho instinto se llama mimesis y también se observa en el hombre; si una persona bosteza, otra la imita. El valor de todos  los  ejemplos  de  mimesis  no   es  claro; pero, sin duda, la imitación de los demás tiene cierta ventaja para la supervivencia. Si un animal atisba el peligro y huye, los que lo siguen evitan también las consecuencias.



El instinto de la conservación propia es universal en el reino animal, aunque, en la época  de la  cría,  el instinto  de protección.

peces limpiadores

 Los peces limpiadores son muy eficientes para quitar bacterias, hongos y parásitos del cuerpo de los grandes peces, y aun llegan a nadar dentro de la boca y de las cavidades de sus branquias para completar la tarea. El pez limpiador obtiene una buena cantidad de alimentos al hacerlo, y el pez grande, al sentirse beneficiado con esa atención, no ataca al pez limpiador cuando éste termina su tarea.

Las termitas regulan la temperatura de sus nidos gigantes por medio de docenas de tubos de ventilación situados entre las paredes. El hormiguero puede tener hasta seis metros de altura y sus paredes, duras como el cemento, son muy escarpadas. Entre las rugosidades hay ventiladores verticales de aire. El aire caliente desciende a través de ellos, se enfría en el camino y llega a una gran bóveda subterránea, elevándose después gradualmente hacia las diversas cámaras del hormiguero.

Las obreras termitas se ocupan de modificar el tamaño de los ventiladeros de acuerdo con la luz del sol que dé sobre el hormiguero.

Las abejas se valen de distintas artimañas para mantener una temperatura uniforme en la colmena. Durante la estación del calor, la mayoría de ellas abandona la colmena para eiiminar el calentamiento que genera su presencia. Algunas abejas quedan en la entrada de la colmena abanicando vigorosamente las alas para llevar aire al interior.

Si es necesario, otras obreras traen agua y mojan cuidadosamente toda la superficie del panal. Al evaporarse, el agua contribuye a enfriar las provisiones de alimento y refrescar a las crías a la temperatura deseada de 35° C. Cuando hace frío, las abejas invierten estos procesos y se apiñan todas juntas en la parte superior de la colmena para generar tanto calor como sea posible.

corte de un hormiguero de termitas

Este corte transversal de un termitero muestra tos ventiladeros que permiten la circulación del aire a través del nido. Estos ventiladeros pasan tan cerca de la costra exterior que, a través de ésta, ingresa el oxígeno y es expelido el dióxido de carbono.

Asociaciones: La sociedad humana se basa en la asociación y el cambio. Todo cuanto hacemos depende de la cooperación de otra gente. Una situación similar existe en el mundo animal, donde algunas criaturas dependen de otras para hacer cosas que necesitan para ellas y que nunca podrían hacer solas.



Algunos peces viven limpiando a otros. Se instalan en determinadas zonas, y establecen un «puesto de limpieza» adonde llegan otros peces para que les saquen los parásitos y les dejen la boca y las branquias perfectamente limpias. El limpiador vive de los parásitos, de tejidos muertos y de las partículas de alimento que le saca al «cliente». El limpiador y el cliente (o huésped, para hablar en términos más exactos) forman así una asociación temporaria que beneficia a ambos. Esto se llama simbiosis, que significa «vivir en común». Hay alrededor de treinta especies conocidas de peces limpiadores y seis especies de camarones limpiadores.

Uno de estos camarones, que ha sido estudiado muy atentamente por los biólogos marinos, es el camarón de Pederson. Vive por lo regular en una cavidad que comparte con un animalito llamado anémona de mar. Cuando un pez pasa cerca del hueco, el camarón le hace señales con su antena y moviendo el cuerpo hacia atrás y adelante. Si el pez necesita limpieza, se detiene junto al camarón y lo deja treparse sobre él para que lo limpie desde la boca a la cola.

El camarón se mete incluso en la boca del pez y pasea entre las branquias, quitando toda materia extraña que se haya instalado allí. Los camarones limpiadores siempre cuentan con clientes, porque una vez que un pez, dentro de una zona, ha descubierto dónde está instalada la cueva del camarón, va allí automáticamente en cada oportunidad que necesita limpieza. Algunas veces llegan varios peces al mismo tiempo, y esperan su turno.

Entre los pájaros y algunos animales grandes existen diversos arreglos para hacer la limpieza. La bufaga de pico rojo le quita parásitos al rinoceronte y a otros animales, y el chorlo egipcio cumple un servicio similar con el cocodrilo del Nilo.

Algunas veces, los pájaros son útiles en otro sentido a sus huéspedes: les avisan de algún peligro con excitados píos. Para el rinoceronte, es particularmente útil porque ve muy poco.

pajaro sobre el lomo

La bufaga de pico rojo o espulgabueyes, puede verse en el lomo de diversos animales africanos. El pajarito paga tal hospitalidad limpiando al animal de garrapatas, moscas y piojos, y también avisándole de algún peligro cercano.

La asociación entre animales, como la de los hombres, puede servir a propósitos diferentes. Una de estas uniones asombrosas es la del tejón con el indicador. El indicador es un pajarito que vive en los bosques, muy aficionado a visitar panales, pero no lo suficientemente fuerte como para romper él solo los nidos de las abejas silvestres.

De modo que busca al tejón y lo lleva hasta el panal llamándolo repetidamente mientras vuela. El tejón lo sigue, y una vez en el lugar, derriba parcialmente el nido. Entonces el tejón devora la miel, mientras el indicador se da un banquete chupando el panal y devorando larvas que al tejón no le interesan.

Otras asociaciones interesantes se forman también entre el cangrejo ermitaño y las anémonas de mar. El ermitaño es un cangrejo de cuerpo blando que hace su hogar en las valvas abandonadas de los caracoles. La anémona de mar es un animalito que parece una flor, con numerosas células espinosas.

Las anémonas se adhieren a la valva donde vive el ermitaño, y lo ayudan con sus espinas a defenderse de sus enemigos, en tanto que ellas obtienen la ventaja de ser transportadas a cualquier parte mientras el cangrejo deambula en busca de nuevos lugares en los que abunde el alimento.

ABRIENDO CAMINOS: Los animales que tienen que abrirse camino a través de materiales duros tienen un equipo especializado, tal como tienen los excavadores.

Algunos crustáceos del tipo del caracol utilizan todo su cuerpo como barreno enroscándose mientras se hunden en la arena. A veces los animales tienen una boca o pico especialmente adaptado para barrenar agujeros.

Las partes de la boca de un gorgojo (también llamado gusano del roble) forman un largo y diminuto taladro suficientemente fuerte como para horadar una bellota. El gorgojo taladra por debajo de la corteza de la bellota para poner un huevo dentro del fruto y proporcionar a su cría una cuna segura provista de su alimento favorito.

pajaro carpintero

El pájaro carpintero emplea su pico como un buril para perforar la corteza de los árboles. Hace esto en busca de alimento, porque esta ave come insectos de la madera que viven en túneles en los troncos de los árboles. Una vez que el pájaro carpintero ha abierto un agujero en el interior del árbol, emplea su lengua, fina y flexible, para explorar los agujeritos en los que vive su presa.Uno de los mejores taladradores del reino animal tiene un barreno, no adelante, sino en la parte posterior de su cuerpo.

La avispa icneumónida, como el pájaro carpintero, taladra el interior de los árboles para buscar larvas de insectos de la madera. Pero la icneumónida hace esto para depositar sus huevos en el cuerpo de las larvas, y su barreno es una prolongación de su aparato de poner huevos, llamado oviscapto.

Con ese extenso y pequeño taladro, este delicado insecto perfora hasta cuatro centímetros en la sólida madera, en menos de veinte minutos.

CONTRUCTORES:  La avispa alfarera es otro insecto solitario, y se llama así por su técnica para construir nidos. Al igual que las avispas comunes que hacen sus nidos de barro en las grietas y hendiduras, y aun bajo los muebles, la avispa alfarera trabaja con barro.

Esta avispa es realmente una artista de ese elemento, y crea con él recipientes en forma de globo en miniatura, tan pequeños a veces como para tener un centímetro de diámetro. Cada uno de estos pequeños recipientes contiene una provisión de gusanos paralizados y un solo huevo. La avispa trabaja durante tres o cuatro horas para construir y aprovisionar cada uno de estos recipientes, y finalmente completa la tarea obturando la abertura del extremo.

Las construcciones de cemento de los insectos van desde los pequeñísimos y delicados recipientes de la avispa alfarera hasta los enormes termiteros, sólidos como piedras. Las termitas son insectos sociales, y los nidos que construyen pueden alcanzar un millón de habitantes.

Trabajan con barro y cemento manufacturado con tierra y hierbas mezcladas con su propia saliva y excrementos. Los montículos que construyen las termitas varían en tamaño y forma; algunos son como torres, otros como chozas de barro. Pueden tener hasta seis metros de altura, y algunas veces son tan sólidos que no pueden ser totalmente destruidos sin el uso de explosivos.

Los insectos son los únicos que trabajan con cemento. Algunos pájaros construyen nidos asombrosamente sólidos con una mezcla de tierra o arena y otras sustancias.

nido de hornero

El hornero sudamericano utiliza tierra y estiércol de vaca para construir un nido hueco que parece un primitivo horno de pan.

Fuente Consultada:
Revista TECNIRAMA N°120 Enciclopedia de la Ciencia y La Tecnología
La Naturaleza Lo Pensó Antes (Edit. SIGMAR)

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes



------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------