La Comunicación de los Gorilas Koko y Kanzi Lenguaje



La Comunicación de los Gorilas Koko y Kanzi

La razón de que los chimpancés y los humanos  estemos  tan  próximos desde el punto de vista genético se explica por la cercanía en el tiempo de estas   transformaciones   evolutivas probablemente no debamos retrotraernos más de cuatro millones de años. A pesar de este breve lapso de tiempo, la diferencia en lo que respecta a nuestra inteligencia y capacidad craneal es muy importante. Un cambio en apariencia tan simple como poder disponer de nuestras manos parece ser el punto de partida de una revolución evolutiva.

Los primates aparecieron por primera vez en la isla de Madagascar, separada de África desde hace 165 millones de años. La isla alberga en la actualidad algunas de las especies con mayor riesgo de extinción. Por ejemplo los lémures son algunos de los descendientes de aquellos primates primitivos, entre otras especies como los gálagos.

De los primates el grupo más numeroso de todos es el de los monos. Éstos dieron lugar a tres variedades: los monos del «Viejo Mundo», los del «Nuevo Mundo» y los simios.

La ciencia ha descubierto que sus genes son muy similares y, aunque los monos tienen cola y los simios no, lo cierto es que pertenecen a la misma familia biológica.

Los monos habitaron en un principio en África, pero hoy podemos encontrarlos también en Asia y Suramérica.

¿Cómo llegaron hasta allí?. No había forma de hacerlo por tierra, y desde luego no pueden volar ni nadar (al menos no como para atravesar un océano de miles de kilómetros). Eso quiere decir que sólo queda una posibilidad: hicieron auto-estop. De algún modo, hace unos veinticinco millones de años, uno o quizá varios grupos de monos africanos atravesaron el Atlántico en una balsa hasta llegar a las costas de lo que hoy es Brasil. Es ahora cuando aparecen los primeros fósiles de mono americano.

Estos monos del Nuevo Mundo se caracterizan por tener la nariz chata, y por usar la cola para ayudarse en sus balanceos mientras permanecen colgados de los árboles. De hecho, son capaces de suspenderse de una rama únicamente con la cola, como si fuera una tercera mano.

Ciertas pruebas genéticas recientes, así como el registro fósil, sugieren que los graneles simios africanos evolucionaron a partir de especies tales como los gibones y los orangutanes que antes habitaron Asia. Esto significa que, hace unos diez millones de años, uno de esos grupos de simios hizo el camino de vuelta a través de Asia hasta llegar a África.» Aquí evolucionaron y dieron origen a los gorilas y chimpancés actuales.

Los gorilas son unos educados vegetarianos que viven no en los árboles, sino en las praderas. Sólo dos especies sobreviven en nuestros días y ambas están en peligro. Varios cientos de ejemplares murieron en 2004 a causa del virus del Ebola, para el cual aún no se conoce vacuna.

Los gorilas son muy inteligentes. Koko, nacida en 1971, es un gorila hembra que vive en cautividad en California. Desde que tenía un año ha estado «recibiendo clases» de la lengua de signos. Su entrenadora, la doctora Penny Patterson, asegura que maneja un vocabulario de mil palabras. Desde que Koko demostró sus habilidades comunicativas por primera vez, se ha abierto una especie de debate científico.



¿Realmente comprende lo que dice? ¿O quizá sólo espera una recompensa si dice lo que se espera que diga? En agosto de 2004, Koko dio a entender que tenía dolor de muelas; según sus adiestradores fue incluso capaz de indicar el grado de dolor que sentía en una escala de uno a diez.

gorila koko

Pero no es ése el único rasgo humano que Koko es capaz de mostrar. Ella es uno de los pocos animales que se sepa que han cuidado de una mascota. En 1984, Koko pidió un gato y eligió uno de color gris de entre los gatitos de una carnada abandonada. Lo llamó All Ball. Koko cuidó del gato como si fuera un bebé gorila, hasta que un día All Ball se escapó de la jaula de Koko y murió atropellado por un coche. Koko estuvo llorando durante dos días. Desde entonces, ha adoptado a otras mascotas, incluidos dos gatitos más, Lipstick y Smoky.

Los seres humanos somos simios. Hasta los años sesenta del siglo XX se creía que nos habíamos separado de éstos hace unos veinte millones de años, principalmente porque por aquel entonces eran muy pocos los fósiles que podían probar lo que había ocurrido y cuándo. Se suponía que esa ruptura entre ambos debía remontarse bien atrás en la historia; de lo contrario, no habríamos tenido tiempo de evolucionar y convertirnos en seres tan aparentemente superiores. Hablamos, construimos cosas, inventamos máquinas sorprendentes, somos limpios (por lo general), ingeniosos, y parece que hemos dominado la naturaleza, adaptándola a nuestras necesidades.

Pero a comienzos de la década de 1990, los biólogos moleculares descubrieron que los humanos compartimos al menos el 96 por 100 de nuestro código genético (ADN) con los otros grandes simios (chimpancés, gorilas y orangutanes). Estos análisis demostraron que los humanos descendemos de un simio que vivió, probablemente, entre hace cuatro y siete millones de años, o lo que es lo mismo, justo noventa segundos antes de la medianoche en nuestro reloj.

Los descendientes de aquel simio se dividieron, por un lado, en el grupo de los chimpancés y sus primos los bonobos, y por otro, en los primeros seres humanos. Quién fue este antepasado y dónde vivió es un gran misterio aún por resolver.

¿En cuánto podemos cuantificar lo que nos diferencia de nuestros parientes más cercanos del reino animal?

Sabemos que los chimpancés, al igual que los gorilas, son capaces de comunicarse. Kanzi es un simio bonobo nacido en 1980 y que en la actualidad vive en Georgia (Estados Unidos). Es capaz de comprender más de 3.000 palabras inglesas, muchas más que Koko, la gorila. Cuando Kanzi quiere «responder», señala a una serie de dibujos para hacerse entender por los humanos.

gorila kanzi

En noviembre de 2006 sus cuidadores llevaron a Kanzi a dar un paseo por el bosque después de haber tocado los símbolos correspondientes a «dulces» y «hoguera». Cuando llegaron al bosque, Kanzi se dedicó a recoger y apilar ramitas, encender un fuego y calentar sus propias golosinas colocadas en el extremo de un palo.



Fuente Consultada:
Todo Sobre Nuestro Mundo
Historia del Planeta, La Vida  Hasta el Siglo XXI
Christopher Loyd

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------