Descripción de las Peregrinaciones de los Fieles



Descripción de las Peregrinaciones de los Fieles

EN LA EDAD MEDIA, viajar era lento y peligroso. Pero muchos cristianos, ricos y pobres, emprendían viajes de seis meses o hasta un año para visitar los lugares santos en remotas tierras. En primavera los caminos se atestaban de peregrinos, muchos a pie, que iban al Santo Sepulcro (Jerusalén) a las basílicas de San Pedro (Roma) y de Santiago de Compostela (España).

Al igual que el turismo moderno, las romerías medievales originaron negocios organizados, con guías, recuerdos, alojamientos y transportes. Aunque las condiciones eran rudas, los romeros no buscaban comodidades: las penalidades del viaje les hacían obtener indulgencias para la vida eterna.

Además de los tres lugares citados, hubo muchos otros. El más extraño quizá fue el Purgatorio de San Patricio, al noroeste de Irlanda, en el límite del mundo entonces conocido. Es una cueva en una desolada isla de la bahía de Donegal, donde en el siglo, según se dice, San Patricio ayunó 40 días para expulsar al diablo de Irlanda.

Los peregrinos ayunaban y rezaban antes de entrar. Se les prometía que si permanecían en la angosta cueva durante 24 horas tendrían visiones del purgatorio y el infierno. Aunque muchos decían no haber visto nada, otros tantos narraban sus visiones, y de todas partes llegaban peregrinos. Aunque aún hoy van romeros a la cueva, ya no buscan visiones.

Búsqueda común Se calcula que para fin de siglo llegará a cuatro millones el número de peregrinos musulmanes que oren cada año en la mezquita de la Kaaba, ante la Piedra Negra en La Meca.

El santuario de Lourdes, al pie de los Pirineos, se convirtió en sitio de romería durante el siglo XIX, cuando Bernadette Soubirous, hija de un molinero, vio a la Virgen María. Cada año hay más visitantes en Lourdes; pero, en general, en los últimos 500 años ha decaído mucho el número de peregrinos cristianos.

Movimientos de masas: En cambio, fuera del mundo cristiano la costumbre de peregrinar ha prosperado. Casi dos millones de musulmanes de todo el orbe se reúnen anualmente en la ciudad santa de La Meca, Arabia Saudita, para orar en el santuario de la Kaaba, el lugar más sagrado del Islam.

En la India, los hindúes viajan grandes distancias en autobús, ferrocarril, carreta de bueyes o a pie para visitar sus sagrados altares, en la creencia de que tendrán una visión del paraíso antes de su próxima encarnación en la Tierra. Y todo hindú devoto desea lavarse en las aguas sagradas del río Ganges.

Hasta hace poco, quizás el sitio más insólito de peregrinaciones se ubicaba en un Estado ateo. Todos los días, sin importar el clima, los fieles comunistas de la antigua URSS hacían fila en la Plaza Roja de Moscú para visitar la tumba de Vladimir Ilich Lenin, fundador del Estado soviético.

Ascenso al Himalaya Cada año, miles de peregrinos hindúes con ropa ligera rezan a Shiva en la cueva de Amarnath, a 3.800 m de altitud.



Fuente Consultada: Sabía Ud. Que..? Selecciones Reader Digest – Wikipedia – Historia Universal Tomo I y  II.

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------