Lucha Por La Libertad en Inglaterra Fin del Absolutismo



Lucha Por La Libertad y Derechos en Inglaterra
Fin del Absolutismo

El régimen inglés ha sido considerado como modelo de las modernas democracias.

Son características de la democracia inglesa:

— el empeño en mantener él poder político limitado y controlado;
— el celo por la guarda y defensa de las libertades individuales y locales;
— la importancia dada al Parlamento como órgano de representación popular y de control de la acción gubernamental.

El espíritu y las instituciones de la democracia inglesa son fruto de un largo proceso, cuyas principales etapas señalaremos.
En el siglo XII se produce un crecimiento del poder real. Los antiguos privilegios y derechos de las ciudades y de la nobleza se ven avasallados por el absolutismo de los monarcas.

Enrique II Plantagenet lleva su absolutismo hasta querer avasallar a la Iglesia. Se encuentra con la oposición de Tomás Becket, arzobispo de Canterbury y Gran Canciller del Reino, que cuenta con el apoyo de prelados y nobles que no admiten el control del rey en los asuntos eclesiásticos. La oposición fue dominada mediante el asesinato del arzobispo Becket.

rey juan sin tierraA la muerte de Enrique II hereda el trono Ricardo Corazón de León, de carácter temerario, que aumenta di descontento al imponer nuevos tributos para el mantenimiento de sus ejércitos.

Su sucesor fue su hermano, Juan sin Tierra, quien pretende imponer grandes contribuciones para reconquistar las tierras perdidas en la Bretaña.

La medida es resistida; los representantes de la nobleza, del clero y de los burgos y las ciudades elevan sus peticiones y demandas a la Corona, pero el rey no las acepta.

Los nobles forman una liga con el apoyo de la Iglesia y de las ciudades.

Organizan un ejército, el «Ejército de Dios y de su Santa Iglesia», se apoderan de la ciudad de Londres, y en junio de 1215 lo obligan a firmar un documento, conocido como Carta Magna, por él que el rey reconoce sus derechos y libertades y se compromete a respetarlos.



La Carta Magna

Por la Carta Magna, Juan sin Tierra se compromete para siempre, en nombre propio y de sus sucesores, a satisfacer las demandas de los nobles, devolver la libertad a la Iglesia, y reconocer y respetar los derechos y privilegios de las ciudades y burgos.

Las cláusulas más importantes establecen:

— que la Iglesia de Inglaterra será libre y gozará de todos sus derechos.
— declaración de derechos, libertades y garantías para todos los nobles del reino y para sus bienes.
— restitución a la ciudad de Londres de «todas sus antiguas libertades y costumbres libres, tanto por tierra como por agua».
— restitución de sus antiguos privilegios y libertades a las demás ciudades, burgos y puertos.
— compromiso de no imponer nuevos tributos sin el consentimiento del Consejo Común del reino, previa consulta a arzobispos, obispos, abades, condes y grandes barones del reino.
— restitución de tierras o bienes a quienes se les hubiera despojado injustamente y la promesa de no hacer expropiaciones en el futuro sin previa indemnización.
— declaración de que ningún hombre libre podrá ser privado de su libertad si no es acusado judicialmente y con testigos, ni podrá ser juzgado sino por sus pares, de acuerdo con las leyes.
— las multas y castigos deberán ser proporcionales a las faltas y delitos.
— todos los hombres libres podrán, sin inconvenientes, entrar y salir del reino, y comerciar libremente.

la carta magna en 1215

Establece, además, la formación de un Consejo de veinticinco miembros, elegidos por los barones, que cuidarán la fiel observancia de los compromisos contraídos por el rey.

La carta magna es un documento típicamente feudal. Sin embargo es considerado como un antecedente democrático por cuanto delimita y controla al poder real y afianza el principio de la superioridad de la ley sobre el rey. Además, abrió camino para nuevas concesiones.

La carta no fue lealmente observada por Juan sin Tierra y fue abiertamente violada por su hijo Enrique III.

Otra vez se rebelaron prelados y nobles, quienes dirigidos por Simón de Montfort obligaron al rey, en 1258, a convocar el Gran Consejo del Reino y a firmar los llamados Estatutos de Oxford.

En estos Estatutos se determinaba:

— el Gran Consejo o Parlamento se reuniría tres veces al año.
— además de nobles y clérigos, estarían representadas en él las ciudades y burgos.
— los grandes dignatarios serían nombrados cada año por el Parlamento y deberían dar cuenta a él de su gestión.

Enrique III no cumplió lo establecido en los Estatutos. Hubo una nueva rebelión, encabezada también por Simón de Montfort. Los ejércitos del rey fueron vencidos, y aunque no fue depuesto, el gobierno efectivo fue ejercido por Simón de Montfort.



Simón de Montfort en 1265 convocó un Gran Parlamento al cual enviaron sus representantes no sólo la nobleza y el clero, sino también las ciudades. Este es el origen del actual Parlamento inglés.

Enrique III se vio obligado a confirmar los Estatutos de Oxford.

La declaración de derechos

La Carta Magna y los Estatutos de Oxford no impidieron que el absolutismo volviera a Inglaterra.

Jacobo I, de la dinastía de los Estuardo, partidario del más crudo absolutismo y sostenedor de la teoría del «derecho divino de los reyes», procuró imponer el anglicanismo por la fuerza y desató una cruel persecución religiosa. Impuso fuertes impuestos, chocó con el Parlamento que pretendía defender sus derechos y acabó por disolverlo.

Carlos I, hijo de Jacobo I, fue de tendencias igualmente absolutistas. Sin embargo el Parlamento en 1628 logró que el rey firmase la Petición de Derechos, por la que se ratificaba el contenido de la Carta Magna y además se establecía que nadie podría ser condenado sin escuchar antes su defensa y que la ley marcial no sería aplicada en tiempos de paz. El Rey no cumplió sus compromisos.

A causa del despotismo de Carlos I estalló la guerra civil. El rey fue condenado a muerte y decapitado en 1649.

El Parlamento asumió el gobierno, estableció la República Inglesa, elaboró el llamado «Instrumento de Gobierno», que se puede considerar la primera constitución escrita, y confió el poder a Oliverio Cromwell nombrándolo Lord Protector. Este, apoyado por su ejército, en lugar de aplicar el Instrumento de Gobierno estableció una dictadura.

Restablecida la monarquía, el rey Carlos II sancionó la ley de Habeas Corpus en 1679 por la que se establecía:

— los jueces, a solicitud de los familiares, o de otros interesados, estaban obligados a librar un mandamiento por el cual el carcelero debía mostrar en persona al detenido y exhibir la causa de su prisión.
— si esta causa no existía, debía ser liberado inmediatamente.
— ninguna persona, una vez puesta en libertad por el juez competente podía ser nuevamente encarcelada por el mismo delito.

En 1687, Jacobo II que había sucedido a su hermano Carlos sancionó la Declaración de Libertad de Conciencia por la que se ponía fin a la persecución que venían sufriendo los católicos desde el tiempo de Jacobo I y se concedía libertad a todos los credos religiosos en Inglaterra.



La actitud del rey, que era católico, provocó protestas y un levantamiento. El rey se vio obligado a huir. El trono fue declarado vacante y ofrecido a Guillermo III de Orange. El ofrecimiento fue acompañado por la Declaración de Derechos que el monarca debía comprometerse a respetar.
Guillermo III aceptó el ofrecimiento. Al año siguiente fue proclamado rey y fue promulgada la Declaración de Derechos.

Dicha Declaración establecía:

— la autoridad real no podía suspender las leyes, ni dispensar a nadie de su cumplimiento sin el consentimiento del Parlamento.
— el rey no podía mantener ejércitos sin consentimiento del Parlamento, ni imponer nuevos tributos.
— los subditos tenían derecho a presentar peticiones al rey.
— la elección de los miembros del Parlamento debía ser libre y debía haber libertad en el debate parlamentario.
— el Parlamento debía ser convocado para sancionar, derogar o modificar las leyes.

Además la ley que promulgaba la Declaración de Derechos establecía normas para la sucesión del trono y declaraba que ningún católico romano podría llegar a la corona.

elogios importantes para la mujer

Fuente Consultada:
Educación Democrática de Argentino Moyano Coudert – Texto Para 3º Año – Tercera Edición- Editorial Guadalupe

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------