China el pais mas poblado del mundo Potencia economica futura Pekin






China el País Mas Poblado del Mundo

China es el país más poblado del mundo y uno de los más extensos. Debido al crecimiento económico de las últimas décadas, a su poderío militar y a su influencia geoestratégica y política, es una de las probables potencias del siglo XXI.

mapa de china

El país más habitado del mundo

China es el país más poblado de la Tierra: ronda los 1.400 millones de habitantes, lo que equivale a un tercio de la población de Asia y una quinta parte del total mundial.

En la actualidad, el crecimiento de la población es escaso: el índice de fecundidad es de 1,8 hijos por mujer. La reducción del número de nacimientos se debe al control de la natalidad en las últimas décadas. En 1979, cuando el país casi alcanzó los 1.000 millones de habitantes, las autoridades decidieron poner en práctica una dura política antinatalista, con el fin de impulsar el desarrollo económico, optimizar los recursos y elevar el bienestar de la población. Se inició entonces una campaña bajo el eslogan «una pareja, un hijo» y aquellas familias que tenían más de un hijo eran castigadas con el pago de multas, a veces equivalentes a más de tres años de sueldo de los padres, y, en algunos casos, incluso se sancionaba con el despido laboral.

El objetivo principal de esta política antinatalista se ha cumplido y desde 2002 es más moderada y permisiva, fue abolida de las grandes ciudades en 2004. En la actualidad, la tasa de crecimiento de la población china es del 0,7%.

Pero ha tenido también otras repercusiones, principalmente un fuerte desequilibrio entre la población masculina y la femenina, que condena a la soltería a miles de hombres. Por otra parte, se asiste a un rápido envejecimiento de la población. Además, se han llevado a cabo millones de esterilizaciones y abortos forzosos; se ha producido abandono de bebés, tráfico de niños y disimulos familiares, pues los padres esconden a los hijos para no ser multados. Se calcula también que más de 20 millones de niñas han sido sacrificadas por padres que deseaban un varón,

Una población esencialmente rural

Con casi 10 millones de km², China es el cuarto país más extenso del mundo. La población se concentra en las llanuras aluviales y litorales, donde se superan los 500 hab/km2. Las tierras interiores están menos pobladas, sobre todo la meseta del Tibet y los desiertos de Gobi y de Takla frlakan, están, prácticamente deshabitados.

Casi las tres cuartas partes de la población viven en el campo. Las principales ciudades se hallan en la costa:  Guangzhou (Cantón), Tianjin (Tientsin), Hong Kong, Y Chongquing (Chungking), Beijing (Pekín) y, sobre todo, Shanghai.

Hay niños que carecen de derechos
En China se producen anualmente unos  9 millones de nacimientos clandestinos, que no son inscritos en el registro -para evitar las represalias de las autoridades por incumplir la política de planificación familiar. Estos niños, que oficialmente no existen, carecen de todos los derechos. No cuentan en la planificaci6n escolar o sanitaria, no pueden ejercer un trabajo declarado e Incluso, si son detenidos, niegan conocer a sus padres.

En 1979, las autoridades chinas iniciaron cierta apertura económica, La principal medida adoptada fue la creación de cuatro «zonas económicas especiales» (Shenzhén, Zhuhai y Shantou, en la provincia de Guandong, y Xiamen, en la de Fujian), en las que se permitía el comercio con el exterior y las inversiones extranjeras. En 1984 se añadió una más en la provincia de la isla de Hainan y a partir de ese año se declararon abiertas al exterior 14 ciudades costeras. En 1990 se franqueó también la zona de Pudong en Shanghai. En la actualidad, estos y otros puntos de China, dotados de ventajas fiscales y financieras, atraen a las empresas extranjeras.

Esta política económica ha producido un espectacular desarrollo de la economía china, que entre 1986 y 1996 creció a ritmos superiores al 10%. Tras la conocida como crisis asiática de finales de los años noventa del siglo pasado, el ritmo de crecimiento se ha reducido un par de puntos, pero sigue siendo importante. Hoy, la mitad de la población se dedica aún a la agricultura, pero la industria es la actividad que más aporta a la producción nacional.

A pesar de ese boom de la economía china, subsisten problemas. Así por ejemplo, el incremento de la población es un obstáculo para el desarrollo económico, por eso, aunque es uno de los países con mayor PNB, la renta por habitante es todavía baja: unos 5.000 dólares. Además, existen grandes desigualdades regionales.

Una cuestión polémica es el hecho de que la liberalización económica no vaya acompañada de una liberalización política, si bien en los últimos tiempos ha tenido lugar también una mayor integración diplomática de China. Por otra parte, la duda sobre cuál será la política económica china en el futuro impone una cierta incertidumbre sobre el crecimiento de este país en el siglo XXI.

Las provincias costeras tienen una economía moderna, gracias sobre todo a las «zonas especiales». Estas provincias concentran las tres cuartas partes de los intercambios comerciales con otros países. Además, la industria china se localiza cerca de los puertos y las ciudades costeras, especialmente en tomo a Shanghai, Beijing, Chongquing, Hong Kong, Tianjin y Guangzhou, que son las principales aglomeraciones urbanas de China.


Anuncio Publicitario


Las provincias interiores tienen una economía básicamente rural y una población menor, cuyo nivel de vida es muy bajo. La renta es, en algunos casos, hasta 10 o 15 veces inferior a la de las provincias situadas en la zona costera.

Consideraciones sobre la evolución política de los chinos. — Los chinos habían gozado hasta los tiempos modernos de un gobierno patriarcal. El emperador era como el padre de una inmensa familia cuyos miembros eran sus subditos, y el chino, fundamentalmente tradicionalista, estaba habituado a tal sistema de gobierno. El atraso e incultura generales les mantenía ignorantes de cuanto pasaba en el mundo y no tenían apetencias reformistas. No es extraño pues, que la implantación de procedimientos democráticos no lograra el éxito que esperaban sus propugnadores.

¿Cómo unos principios fundados en los derechos individuales podían tener aceptación entre gentes que social y políticamente no son otra cosa que miembros de una familia, sin que para nada destaque su individualidad? Los chinos cultos y europeizados sí habían asimilado estas ideas, pero su número era insignificante, comparado con la masa del pueblo.

Además, la miseria y penuria generales presentaban a los desvalidos como problema primordial el de la subsistencia, cada vez más difícil de lograr y este descontento de las masas, rayano en desesperación, ha sido aprovechado por los secuaces del comunismo, para convertir a ese grande y atormentado país en uno de los más potentes instrumentos de su política.

IDIOMA: El idioma chino es monosilábico, dividiéndose en muchos dialectos que llegan a alcanzar grandes diferencias. Existe, sin embargo, una distinción entre las formas principales, que con el alto y el bajo chino, llamado el primero, dialecto mandaría, y siendo el segundo el dominante en el centro y sur de China. El usado como oficial en todo el país para efectos administrativos es el dialecto pekinés y para las relaciones comerciales el más asequible a los extraños es el hablado en Cantón.

Los dialectos varían en el número de palabras y en el modo de pronunciarlas. Pero la verdadera dificultad del idioma chino está en su escritura; ésta es silábica y está representada por signos de una significación entre ideográfica y fonética, poseyendo hasta 40.000; aunque para los usos corrientes no pase de 10.000 el número necesario. De todas maneras, el número mínimo de signos que hay que dominar para poder entenderse asciende a 3.000. Los signos se colocan verticalmente y por orden de arriba a abajo y de derecha a izquierda las líneas verticales. Pero la mayor dificultad está en su interpretación fonética, distinta en cada dialecto, no sólo en la pronunciación, sino en el tono que hay que dar al recitado.

Todas las enunciadas dificultades exigen que el aprendizaje del propio idioma absorba mucho tiempo y atención en los chinos cultos, y como el idioma y, sobre todo, su expresión gráfica, es el medio indicado para la adquisición de conocimientos, fácilmente se concibe que cuanto más dificultosa sea la posibilidad del dominio idiomático más cerrados estarán los caminos del saber.

Se comprende así que la clase dominante en China sea la de los letrados y que toda la administración esté mediatizada por esa clase burocrática que a los defectos comunes a la institución une el de la rapacidad.

Aportación china a la cultura universal. — En el caudal de conocimientos de los chinos figuran muchos rudimentos de invenciones modernas, pero que por el aislamiento de aquéllos no habían llegado a conocimiento de los occidentales, y el carácter pragmatista de la civilización china había impedido su posterior perfeccionamiento. Conocían la pólvora, aunque sólo la empleaban como mixto para juegos pirotécnicos; poseían una rudimentaria imprenta consistente en planchas de madera donde grababan en relieve los signos de su alfabeto; usaban el papel desde tiempo inmemorial; tenían ideas del magnetismo y del giro de la aguja imantada, conocían el sistema decimal, empleaban también una tosca regla de cálculo y hasta en su bárbara y primitiva medicina, eran usuales procedimientos que, modernamente, se ha visto que tenían fundamento científico.

Fuente Consultada:
Historia Universal de la Civilización  – Editorial Ramón Sopena – Tomo I  – Edades Antigua y Media – Historia de China





OTROS TEMAS EN ESTE SITIO



Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.