Importancia de la Ruta de la Seda y Especias El Comercio con China



Importancia de  la Ruta de la Seda y Especias
El Comercio de China con Europa

IMPORTANCIA COMERCIAL DE LA RUTA: Respecto a la  Ruta de la Seda, una red de senderos de caravanas, pasos de montaña, atalayas, oasis y fuertes en el límite de las zonas más inhóspitas del planeta, fue la vía de comunicación más larga del mundo en los siglos XIII y XIV. El comercio floreció a lo largo de este itinerario bajo la protección del Imperio Mongol o dinastía Yuan.

A fines de la edad media el comercio de Europa con Oriente fortaleció económicamente a Italia y demás países de occidente: los chinos estaban desde hacia años relacionados por el comercio con la parte más occidental de Asia y la más oriental de Europa, o sea el Imperio Bizantino.

A partir del siglo II d.C. los chinos llevaron mercancías, en especial los codiciados tejidos de seda, desde el centro de China hacia el occidente por un corredor natural entre las escarpadas montañas (camino que se llamó la ruta de la seda), extendiendo así su influencia económica hasta el mar Mediterráneo. Hacia el siglo VI d.C. la ruta de la seda llegó a Constantinopla.

PRIMEROS LAZOS COMERCIALES: El comercio a través de Europa y Asia se vio estimulado por la demanda de bienes de lujo -metales preciosos, especias, seda- por clientes de los grandes imperios. Tanto en Europa como en Asia central, los imperios de Persia , Grecia  y Roma  entraron en contacto con los reinos orientales, hasta la India.

En el este, las dinastías Qin y Han unificaron China. En 138 a.C, el emperador Han Wudi envió a Zhang Qian a conseguir aliados para luchar contra sus enemigos del noroeste. Las noticias que trajo de los reinos del oeste llevaron a la apertura de nuevas rutas comerciales. Pronto se formó una red comercial entre Oriente y Occidente: así llegó a Roma, a través de intermediarios como los partos, la seda de la China Han.

ANTECEDENTES DE LA RUTA DE SEDA Y ESPECIAS: En el año 206 antes de Cristo, llegó al poder una nueva dinastía, la dinastía Han, y el imperio empezó a moverse en una nueva dirección, más abierta.

Los Han restauraron gran parte de la literatura clásica de China, especialmente los trabajos de Confucio. También establecieron un gobierno central fuerte pero más humano, crearon el primer sistema de escuelas públicas y, en una lucha que duró casi 70 años, eliminaron total y definitivamente la amenaza Xiongnu.

Con Asia Central bajo control Han, se crearon rutas seguras para las caravanas – las legendarias Rutas de la Seda – , abriendo China al comercio y la cultura del mundo occidental.

Comerciantes de Roma, Antioquía, Baghdad y Alejandría viajaban hacia el este para comerciar con jade, oro, especies, caballos, gemas preciosas y, desde luego, seda. No importaba la ruta por la cual viajaran, no podían llegar a sus destinos sin pasar a través de la Gran Muralla.

Los Han habían continuado luchando con las tribus xiongni del norte y los prisioneros revelaron que era posible llegar hasta unos pueblos conocidos como los kushan en la zona situada justo al norte de la India.



Los kushan eran una tribu de ascendencia china afincada en el centro de Asia que había adoptado el budismo como religión y había recibido la influencia de la cultura helénica que existía en la región desde el reinado de Alejandro.

Wudi, dispuesto a unirse a este pueblo en su campaña contra los xiongnu, envió expediciones exploratorias lideradas por Zhang Qian en el año 138 a. C.

A su regreso, Zhang Qian trajo consigo artículos obtenidos a través de los lazos comerciales que había establecido durante su viaje y, de este modo, los Han abrieron el extremo chino a las rutas comerciales entre Asia Central y Europa. Los artículos que Zhang Qian importó eran altamente deseables, en especial la fuerte raza de caballos «celestiales» y un nuevo invento: el cristal.

El tránsito de caravanas a través de Asia Central era relativamente seguro y el intercambio de bienes entre China, Asia y con el tiempo Europa fue cobrando una importancia creciente. El comercio de productos chinos se amplió a Roma y poco a poco se introdujo en la cultura de Occidente, y viceversa.

Esta vía comercial se apodó la Ruta de la Seda porque el artículo que más se exportó desde China fue la seda, un tejido desconocido en Occidente antes de la apertura de las rutas comerciales. Otros productos chinos, como las cerámicas esmaltadas, el marfil, el jade, las pieles y el té no tardaron en ganar popularidad y exportarse.

La calidad de los productos chinos era alta debido a los eficaces procesos de elaboración usados en el país. Los chinos habían inventado un método más eficaz de trabajar el hierro, con hornos capaces de arder a temperaturas más elevadas, gracias a lo cual se obtenía un hierro de mayor calidad.

Dividían la mano de obra de modo que los artesanos se especializaban solo en un aspecto del proceso de producción, y con ello aumentaban la calidad y la cantidad. También fueron los inventores de la producción del papel. Sin embargo, por la Ruta de la Seda no solo transitaban artículos comercia les, sino que también se propiciaban los intercambios culturales y así el budismo se abrió camino hasta China.

Un mapa catalán representa a Marco Polo viajando en una caravana junto a sus hermanos por la ardua Ruta de la Seda, travesía que podía durar hasta cuatro años.

El Imperio Mongol:  Hacia 1250, Gengis Khan  y sus sucesores habían conquistado un área que iba desde el río Amarillo hasta el mar Negro. Bajo la protección mongol, la Ruta de la Seda floreció, convirtiéndose en una vía comercial de 6.400 km a lo largo de la cual los viajeros y mercaderes podían desplazarse con bastante seguridad.



Kubilay Khan, convertido en Gran Khan de los mongoles en 1260, se declaró emperador de China: fundó la dinastía Yuan, que gobernó el país hasta 1368, y estableció su corte en Dadu (actual Pekín).

Antes del s. XIII la idea de realizar un viaje de Europa a China era inaudita, pero aprovechando la Ruta de la Seda, algunos mercaderes y misioneros llegaron hasta la capital de Qubilay Khan. Éste fue el caso de Niccoló y Malleo Polo, que alcanzaron Dadu en 1266.

Al parecer fueron bien recibidos por el Gran Khan, que se interesó por el cristianismo y la ciencia occidental. Cinco años después, Niccoló, Matteo y Marco Polo -hijo del primero y sobrino del segundo-, llegaron a la corte de Kubilay. En el mismo siglo, Rabban Sauma, un chino cristiano, hizo un viaje en dirección contraria, de Dadu hasta Jerusalén, y siguió hacia Europa. Los relatos de ambos viajes constituyen documentos fascinantes de la vida del Asia medieval a lo largo de la Ruta de la Seda.

Comercio de tesoros: La seda no era el único producto valioso que se comercializaba por medio de este itinerario. También se llevaban especias, medicinas, marfil, plantas raras, animales exóticos, como los leopardos, y piedras semipreciosas, como el ámbar y el lapislázuli. Entre los productos de Occidente había tejidos, oro y plata. Las caravanas chinas llevaban seda, papel, armas, laca y ruibarbo. Estos bienes se vendían o se intercambiaban por otros en los bazares de las escalas de la ruta.

En función de la zona, las mercancías se cargaban en camellos, caballos, yaks y bueyes. El camello bactriano era la bestia de carga más resistente de Asia central: podía soportar el calor y el frío intensos, y le bastaba con el agua de los oasis. Las caravanas que recorrían la Ruta de la Seda solían ser bastante grandes y no era raro que llevaran hasta 400 camellos.

LA RUTA DE LA SEDA EN LOS VIAJES DE MARCO POLO: La descripción de Marco Polo de la vida en la corte del emperador chino dejó maravillados a los europeos de la Edad Media. Hasta entonces, casi nadie sabía que en el otro extremo del mundo había una civilización tan magnífica.Marco Polo afirmaba que sus palacios eran «tan grandes y tan fabulosos que resultaba imposible imaginarse arquitecturas de mayor belleza». En su interior había enormes y espléndidos salones, «todos pintados y adornados con oro batido».

En cuanto a las posibilidades de ganar dinero con el comercio de especias, Marco Polo describía un paraíso rebosante de jengibre, canela, clavo y «otras especias desconocidas en nuestras tierras».

En la Europa medieval los precios de especias como la pimienta eran muy altos. En el año 1511, un kilo de pimienta, por el que en Extremo Oriente se pedía un gramo de plata, podía costar hasta treinta gramos al llegar a Europa.

marco polo y la ruta de la seda

Fue precisamente la posibilidad de conseguir pimienta más barata lo que en un primer momento impulsó a los portugueses a buscar una nueva ruta marítima hacia Extremo Oriente. Aún se conserva la copia del libro de Marco Polo que tenía Colón.



En ella subrayó los puntos que más le interesaban: «perlas, piedras preciosas, brocados, marfil, pimienta, frutos secos, nuez moscada, clavo y otras especias en abundancia…».

Colón quería navegar hacia el oeste hasta alcanzar el otro extremo del mundo, porque sabía que al final encontraría la costa oriental de China.

Lo único que no sabía con seguridad era cuánto tiempo necesitaría para encontrar la tierra mágica, ni qué había, si es que había algo, entre la costa meridional de España y el nuevo mundo que iba a encubrir.

Resulta increíble pensar que las riquezas de la civilización que había conocido Marco Polo y que tanto anhelaba conocer Colón en realidad no se basaban en mucho más que el papel. El que ahora consideramos el más común de todos los productos naturales fue el mayor éxito de la China medieval.

elogios importantes para la mujer

Durante más de seiscientos años, a pesar de los asiduos intercambios comerciales, los chinos ocultaron celosamente el secreto de la fabricación del papel a los pueblos de Asia central, Oriente Próximo y Europa.

El secreto no fue revelado hasta que en la batalla de Talas del año 751 unos chinos fueron capturados por unos jinetes árabes, y, de hecho, aún tuvieron que pasar varios siglos para que los molinos de papel fueran habituales en Europa.

Gracias a la fabricación del papel, el pueblo chino se convirtió en la civilización tecnológicamente más avanzada del mundo.

Tal vez la veneración que sentían los chinos por el papel fuera una reacción a la gran quema de libros que ordenó el paranoico y obsesivo emperador Qin Shi Huang en el año -213, famoso también por haber hecho construir un enorme ejército de terracota para que lo acompañen y defendieran en el mas allá.

mapa rura de la seda y especias

Siendo adolescente, Marco Polo llegó a la corte de Qubilay Khan junto a su padre y a su tío en su segunda expedición a China. Allí aprendió la lengua mongo!, y el Gran Khan lo contrató como embajador y gobernador ambulante en China oriental durante tres años. En 1295 regresó a Venecia. Al año siguiente fue capturado en una batalla naval contra los genoveses y dictó a un compañero de prisión el relato de sus viajes, el mejor informe sobre Asia oriental del que dispusieron los europeos durante mucho tiempo, conocido como Libro de las maravillas del mundo o El millón e impreso en 1483.

Factores que contribuyeron al declive de la Ruta de la Seda, que se abandonó en el s. XV.

LA PESTE NEGRA: En la década de 1330, en China, hubo varios brotes de peste bubónica, y la Ruta de la Seda fue probablemente el principal medio de transmisión de la llamada peste negra a Europa a través de Asia central.

CAÍDA DE LA CHINA MONGOL: Los mongoles, que habían protegido la Ruta de la Seda desde mediados del s. xm, perdieron el control de China ante la dinastía Ming  en 1368.

EL COMERCIO BAJO LOS MING: A principios del s. XV, los chinos se unieron a los mercaderes árabes, persas e indios que comerciaban en el índico. Las flotas comandadas por Zheng He transportaban mercancías como la porcelana azul y blanca a Oriente Medio e incluso a África.

POR MAR: El comercio entre Europa y Asia oriental fue posible gracias a la ruta marítima a la India  abierta por Vasco da Gama en 1498.

paginas web

ARQUEOLOGÍA: En el s. XIX, exploradores europeos redescubrieron la Ruta de la Seda. Fue Ferdinand von Rlchthofen, geógrafo alemán, quien le dio este nombre. En el desierto de Taklamakan se excavaron varias ciudades antiguas, entre ellas Dunhuang y Gaochang.

UNA NUEVA RUTA: En 1998, representantes de más de 30 países se reunieron para considerar la posibilidad de desarrollar una ruta Europa-Cáucaso-Asia equivalente a la antigua Ruta de la Seda.

EL DESIERTO DE GOBI: Esta ruta cruzaba uno de los desiertos mas grandes y peligrosos del planeta, extendiéndose a lo largo de unos 3.500 km desde el sudoeste hacia el nordeste, el Desierto de Gobi está formado por estepas y zonas áridas.

Al norte se halla a 800 metros sobre el nivel del mar, y al sur, a 1000 metros. En estas infinitas estepas el calor es insoportable en verano, mientras que en invierno el frío es extremadamente agudo.

La flora se reduce a hierba raquítica, algunos pequeños árboles y unas cuantas plantas bulbosas. La hierba es más alta en los valles, los cuales, no obstante, carecen totalmente de bosques. La fauna no está mejor representada, pues, en realidad, sólo se pueden mencionar los caballos y camellos salvajes.

Las poblaciones se hallan situadas en los límites de la estepa, en el lado de la frontera china, aunque en otros lugares se encuentran nómadas mongoles que vagan por las llanuras y mesetas con sus tiendas y rebaños.

Las pistas de las caravanas serpentean por todo el norte de Asia hacia China, pero son raros los vestigios de antaño, sea porque hayan sido borrados sin consideración, o se perdieran en un pasado misterioso. Algunos sabios consideran al desierto de Gobi la cuna de la humanidad.

Las poblaciones que vivían en estas regiones figuran entre las más sanguinarias que recuerdan nuestros cuentos infantiles: los hunos, los kirguises, los tátaros (que nosotros llamamos tártaros) y los mongoles.

Antiguamente, los hunos fueron los amos del desierto de Gobi. Eran nómadas de Asia, con nombre turco. Unos tres siglos antes de Jesucristo habrían ocupado las regiones próximas al curso superior del Huang-ho o río Amarillo.

En aquel tiempo debieron de empezar a extender su territorio y adoptar costumbres nómadas. Montados en sus pequeños y nerviosos caballos, surcaban las estepas saqueando y exigiendo  el rescate a las demás poblaciones.

La lucha contra los hunos se convirtió pronto en una de las principales preocupaciones del Imperio chino. A fin de preservar su cultura del peligro siempre creciente representado por los nómadas del desierto de Gobi, los emperadores de la dinastía Ts’in. hacia el año 215 antes de nuestra era, empezaron a construir la Gran Muralla.

Cómo llegaron a Occidente los secretos chinos de la seda
Los dos monjes fueron muy insistentes: tenían que ver al emperador. Dijeron poseer un valioso secreto y que habían viajado de China a Constantinopla (hoy Estambul) para revelarlo a la corte.

Eso fue hacia el año 550 d.C., cuando Justiniano I encabezaba el Imperio Romano de Oriente (bizantino). El secreto de los monjes mereció su atención: ofrecieron revelarle la técnica china para obtener seda.

En la pequeña isla griega de Kos se produjo un poco de la lujosa tela, con gusanos de seda encontrados en la localidad, que ingerían hojas de roble. Pero no era comparable a la seda china, hecha por gusanos alimentados con hojas de morera. Los romanos orientales compraban seda china a comerciantes que la transportaban más de 4 800 Km. a través de Asia Central, por la peligrosa Ruta de la Seda, desde Luoyang hasta el Mediterráneo oriental. La travesía tomaba ocho meses.

Cuando la seda llegó a Europa su peso se valoró, literalmente, en oro. Y cada vez era más costosa y difícil de conseguir, pues la Ruta de la Seda atravesaba territorios en guerra. Justiniano intentó importarla por conducto de comerciantes etíopes, que recibían embarques de China.

Aquellos monjes eran persas que habían divulgado el cristianismo en China durante muchos años, y aprendido los secretos de la seda. Entonces hicieron una propuesta a Justiniano: dado que era imposible mantener vivos a los gusanos durante una travesía tan larga, ofrecieron transportar sus diminutos huevecillos. Bastan 28 g de éstos para obtener 36 000 gusanos.

Justiniano colmó a los monjes de regalos y les prometió jugosas recompensas. Los dos hombres volvieron a China y se abastecieron de huevecillos. Luego emprendieron el arduo viaje a Occidente, con su preciosa carga escondida en bastones de bambú.

A su regreso, los monjes enseñaron a los romanos cómo criar a los gusanos, que se usaron para hacer la primera tela de seda europea. A algunos gusanos se les dejó convertirse en mariposa para conservar la especie y así nació la primera industria de seda en Europa. Pero a pesar de ello, los gusanos siguen prefiriendo la morera china.

Fuente Consultada: Gran Enciclopedia de la Historia y Todo Sobre Nuestro Mundo de Christopher LLoyd

https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias
imagen truco limonimagen cazar serpienteimagen depositos acertijo


noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------