Terremoto de San Francisco en 1906 Consecuencias



Terremoto de San Francisco en 1906

El terrible estruendo de un terremoto destrozó el silencio de la mañana del 18 de abril a las 5:15 AM. El terremoto duró sólo un minuto, pero causó el peor desastre natural en la historia de la nación. Un análisis de las estimaciones modernas  registró 8.25 en la escala de Richter, en comparación, con otro terremoto que también azotó a San Francisco el 17 de octubre 1989 y registró 6.7.

La mayor destrucción se produjo a partir de los incendios que el sismo provocó. Esto asoló la ciudad durante tres días  y alcanzó las a destruir 490 cuadras de la ciudad, con un total de 25.000 edificios, hizo que más de 250.000 personas queden sin hogar y mató entre 50o y 700. Los daños superaron las estimaciones 350 millones de dólares.

Algunos testigos oculares describieron sus experiencias:»…era como si la tierra se deslizaba suavemente por debajo de nuestros pies, luego vino el vaivén repugnante de la tierra que nos tiró de cara obre el suelo.  No podíamos ponernos de pie,  parecía que mi cabeza se dividiera, con un gran estruendo que se estrelló en mis oídos. Los edificios grandes se derrumbaban como uno podría aplastar una galleta en la mano. Delante de mí un gran cornisa aplastó a un hombre como si fuera un gusano.» (P. Barrett).

«Cuando se incendió el Hotel Windsor en la Quinta y en la  calle Mercado había tres hombres en el techo, era imposible bajar. En vez de ver a los hombres enloquecidos con la caída de la azotea y ser asados vivos, unl militar dirigió su hombres para disparar, lo que hicieron en la presencia de 5.000 personas. » (Fast Max).

«Lo más terrible que vi fue la lucha inútil de un policía y otros para rescatar a un hombre que quedó atrapado en los restos en llamas. El hombre indefenso que observaba en silencio hasta que el fuego comenzó a quemar sus pies. Entonces él gritó y suplicó que lo mate. El policía tomó su nombre y dirección y le dispararon en la cabeza. » (Adolphus Busch).

Un sobreviviente del terremoto de San Francisco lo comparó con un dogo y a la ciudad como «una rata con los dientes rechinando». El temblor empezó a las 5.16 del 18 de abril de 1906 y terminó 47 segundos después. La mayor parte de los edificios todavía se mantenía en pie en aquel momento.

La destrucción de la ciudad: Empresario Jerome B. Clark vivía en Berkeley  cerca de la bahía de San Francisco. Él experimentó una menor sacudida en su casa en la mañana temprano, pero esto no le impidió hacer su viaje regular a la ciudad. Él describe lo que vio cuando desembarcó del ferry:

«En todas las direcciones había fuego, el Ferry Building hervía, y mientras estaba allí, un edificio de cinco pisos, a media cuadra de distancia cayó con estrépito, y el fuego arrasó toda la calle y alcanzó un edificio de reciente construcción nueva a prueba de fuego. En las calles  había lugares hundidos, de tres o cuatro pies, en otros lugares grandes montículos de cuatro o cinco metros de altura, habían aparecido de golpe.

Las pistas de tranvía fueron dobladas y retorcidas. Los cables eléctricos estaban cortados y desparramados en todas las direcciones. Las calles de todas las partes estaban llenas de ladrillos y mortero, edificios totalmente destruidos, los frentes se desmoronaban por completo. Los vagones con caballos enganchados , y sus conductores  tendidos en las calles, todos muertos, golpeados por la caída de ladrillos.

En su mayoría los vagones era de los distribuidores de productos , que hacen la mayor parte de su trabajo a esa hora de la mañana. Naves industriales y grandes casas de venta al por mayor de todo tipo ya sea hacia abajo, algunos edificios desplazados dos o tres pies fuera de la línea , pero todavía en pie, con las paredes todas agrietadas.»



En una zona donde ocurrían unos 5 temblores menores al año, la madera era el material de construcción más utilizado por su flexibilidad. Sin embargo, el nuevo ayuntamiento, construido de piedra y tejas, se derrumbó como un castillo de naipes gigante. Los hoteles que estaban en promontorios resbalaron por lasladeras. La cúpula del hotel California destrozó por completo el tejado del cuartel de bomberos. Allí dormía el jefe de bomberos de San Francisco, que fue aplastado por los escombros.

«El fuego envolvía a todos los edificios sin distinción,  los viejos y los mejores y lo mejor de los edificios de oficinas y negocios estaban ardiendo. Se bombea el agua de la bahía, pero era demasiado lejos por lo que los esfuerzos eran inútiles. La red de agua se había roto por el terremoto. La única salida era la dinamita, y vi a algunos de los edificios más finos y bellos de la ciudad, los nuevos palacios modernos, volar en pedazos. Primero volaron edificios de uno o dos a la vez. Al comprobar que no sirve para nada, se llevaron a media cuadra, que era inútil, y luego tomaron un bloque;. Pero a pesar de todos ellos el fuego seguía extendiendo »

Luego vino el fuego: Por toda la ciudad empezaron los incendios provocados, por calentadores que se habían dejado encendidos, chimeneas, cocinas , chispas eléctricas o la ignición del gas que escapaba de tuberías rotas. Un ama de casa encendió un fósforo en lo que había sido su cocina y ocasionó una explosión que incendió cientos de casas que quedaron destruidas hasta los cimientos.

Meses antes, el jefe de bomberos, Danny Sullivan, había advertido a los funcionarios de la ciudad que su servicio podría resultar insuficiente para enfrentar una conflagración seria, y sus palabras sonaban aterradoramente serias. Para combatir 52 incendios sólo había 38 carros de bomberos tirados por caballos.

Enormes grietas en las calles habían fracturado todas las tuberías del agua. Excepto en los pozos artesianos aquí y allá, o proveniente del mar en incendios cerca de la costa, no había una sola gota de agua para apagar el fuego.

Atizados y llevados por una fuerte brisa, los incendios empezaron a aglutinarse en un único infierno, y un damnificado describió la vista que contempló desde una de las muchas colinas de la ciudad: “Mirando hacia abajo vi la enorme ola de fuego que rugía en la hondonada, quemando tan rápido que tenía el efecto de un inmenso horno; corría con estruendo hacia kilómetros de viviendas deshabitadas tan carentes de vida, que parecían esperar conscientemente su inmolación”. Vio también techos y cumbres de colinas destacándose desoladamente contra el resplandor de las llamas y “chispas saliendo con fuerza como el rocío de mares que estallaban”.

Para el mediodía de aquel primer día, el fuego estaba totalmente fuera de control. Tropas federales llamadas por la única línea telegráfica que permanecía intacta se hallaban en el camino, así como unidades de la Guardia Nacional y 600 socorristas de la Universidad de California en Berkeley, al lado este de la bahía.

En el lugar, en medio del infierno, sólo dos cosas podían intentarse: salvar el mayor número de vidas posible y abrir una brecha en el camino de las llamas. Durante aquella tarde y resplandeciente noche roja, Chinatown entera fue reducida a cenizas al igual que el Palace Hotel, las casas (excepto una) en Nob Hill, y las viviendas, chozas, cobertizos y cabañas en el resto de de la ciudad, en tanto que la Marina conducía a miles de damnificados en transbordadores a través de la bahía hacia Oakland en la costa oriental, y los voluntarios luchaban desesperadamente para mantener los puntos de embarque libres del fuego. Para muchos no hubo posibilidad de rescate; murieron quemados, atrapados bajo los escombros de sus casas. Ochenta personas perecieron de esta forma en un hotel. Al acercarse las llamas, un hombre atrapado persuadió a un policía para que lo matara de un disparo.



Fallaron los intentos por crear barreras contra incendios dinamitando los edificios. Las cargas explosivas fueron colocadas por hombres inexpertos, y en su mayoría resultaron excesivas, pues hicieron que los edificios estallaran en lugar de derrumbarse lo que originó nuevos incendios.

Cuando se iniciaron los incendios, pasando desde los conductos de gas rotos a través de los cables eléctricos, la madera se convirtió en el principal enemigo. Los bomberos corrían de incendio en incendio, encontrando todas las cañerías de agua rotas. Las llamas se extendieron sin impedimento alguno, en unas 1.360 hectáreas, y ardieron durante tres días. Al final, más de 28.000 edificios quedaron destruidos. La mitad de los 450.000 habitantes de San Francisco perdió sus hogares; unos 670 fueron dados por muertos y otros 350 por desaparecidos.

Después del terremoto y de los fuegos, más de 500 manzanas de la ciudad de San Francisco estaban en ruinas. Más de la mitad de la población de la ciudad quedó sin hogar. La gente vivía en tiendas de campaña y otros albergues, y cocinaban al aire libre. Con todo, a pesar de la devastación, no tardó mucho para que la gente comenzara a recoger los escombros.

El terremoto ocurrió cuando hubo un movimiento precipitado a lo largo de la falla de San Andreas. Esta gran falla de transformación (choque-deslice) está en California. Es el límite entre dos de las placas tectónicas de la Tierra.

Después del terremoto, un ingeniero llamado Herman Schussler, exploró la falla de San Andreas que corta a través de la montaña de la cordillera de la costa. En 1908, testificó ante una corte de Distrito Norteamericana de San Francisco acerca de lo que vió.

«La característica más notable fue que las montañas del este se acercaron cuatro pies y medio a las montañas del oeste» explicó Schussler ante la corte.  Piensen en eso. En sólo uno minuto, las montañas enteras se habían movido unos pies.

«Si San Francisco hubiera estado en o cerca de la falla no habría quedado nada de ella», continuó Schussler.

Ver: Terremotos Históricos

Terremotos Mas Importantes de Argentina



https://historiaybiografias.com/archivos_varios5/estrella1_bullet.png

ocio total

juegos siete diferencias

noparece

fotos

creencias

anticonceptivos

mujeres

actitudes

actitudes


puzzles


------------- 000 -----------

imagen-index

------------- 000 -----------